< Categorias
x Ocultar Categorias

¿Te sientes mareado? 12 tips para equilibrarte

El mareo es la forma más clara en la que tu cuerpo te está diciendo que necesitas recuperar tu equilibrio interior. Es algo bastante incómodo. Nos limita mucho para estar tranquilos y hacer nuestras actividades, pero igualmente, es algo que está en tus manos mejorar si te atiendes a ti mismo en lo que en realidad estás necesitando para sentirte mejor.

¿Qué son los mareos?

Los mareos son una sensación de inestabilidad en el cuerpo. Son un síntoma o señal de que estás presentando algún desequilibrio interior. Rara vez aparecen aislados o de manera individual, ya que se deben a algo más. El mareo por sí sólo no es una enfermedad pero necesitas atender lo que lo está ocasionando.

En lugar de preocuparte u obsesionarte con el hecho de que estás mareado, hay que ubicar cuál es su causa y trabajar desde raíz. Una vez que resuelves su causa, el mareo disminuye por sí sólo.

¿Cómo se sienten?

Muy desagradable, claro.

  • Sientes como si estuvieras flotando
  • Como si no pudieras fijar la vista mientras que tu cabeza o lo de alrededor da vueltas
  • Puedes también sentirte inestable al caminar o como si te fueras a caer
  • Sientes como si tu cuerpo tuviera la necesidad de aventarse al piso
  • Sientes y piensas que te puedes desvanecer o desmayar, cosa que aumenta tu malestar
  • A veces ésta sensación se puede acompañar de vértigo, sudor o visión borrosa

Hay muchos tipos mareos y también diferentes causas para cada uno de ellos, en éste caso hablaré específicamente de los mareos ocasionados por el estrés y la ansiedad.

Algunas otras señales que acompañan los mareos

  • movimientos involuntarios de los ojos (llamados nistagmo)*
  • molestia o dificultad para mirar el brillo del sol o a las luces (en especial a las luces fluorescentes, a los flashes o a las luces en movimiento)
  • molestia en situaciones visuales “cargadas” (estampados, muchedumbres, mucho tránsito, áreas con muchos objetos como los centros comerciales)
  • trastornos en la percepción de profundidad que pueden afectar la coordinación entre los ojos y las manos o los ojos y los pies (que dificultan cosas como atrapar o patear una pelota).

Es normal que sientas miedo

Con los síntomas de la ansiedad es normal que nos asustemos, que tengamos miedos... y muchas veces, inclusive nos da más miedo que no nos encuentren una causa específico para lo que sentimos.

Sin embargo, es importante que poco a poco le vayas perdiendo el miedo al mareo, pues esta emoción nada más activa tu sistema nervioso, aumentando el desequilibrio que te está llevando a sentirte mareado.

Si además del mareo tienes otros síntomas como dolor de cabeza, tensión muscular y angustia, te recomiendo revisar este Post para comprender Por qué tienes todos esos síntomas tan extraños en tu cuerpo.

Relajación para los momentos de mareo

Precisamente, como la tensión y el miedo nada más aumentan tu malestar... te preparé un un audio específico para los momentos en los que te sientes mareado, te lo recomiendo mucho, y espero que te ayude.

Escucha el audio aquí.

Causas del mareo en general

Existen diversas causas que llevan a una persona a estar mareada. Pero te quiero platicar las principales que yo he descubierto en las personas que me consultan y que son miembros del tratamiento en línea para la ansiedad, Dale Alas a la Ansiedad.

1. Tensión muscular

Cuando estás preocupado, tenso o estresado, aprietas los músculos de tu espalda, tus hombros, cuello... pero sobre todo, los de tu quijada.

Apretamos la quijada cuando estamos molestos con alguna situación, inconformes, adisgusto, pero como no queremos mostrar esa molestia a los demás, entonces la acumulamos en la quijada, apretándola.

Y ¿Qué relación tiene esto con el mareo? 

Que al apretar tu quijada, tensas los músculos alrededor de tus oídos. Y al tensar esta zona, puedes estar generándote el desequilibrio, ya que en los oídos está nuestro centro de equilibrio interior.

Tus oídos son fundamentales para mantener tu equilibrio, ya que ahí está un nervio que envía señales al cerebro que controlan la audición (función auditoria) y ayudan con el equilibrio (función vestibular)

Por ejemplo, he visto una correlación entre personas diagnosticadas con bruxismo o que el dentista les envía una guarda para dormir, y el mareo. Así es que sí, si puede ser una posible causa.

Si sientes que el dolor en la quijada es algo que te puede estar generando tensión y mareo, te dejo este artículo donde encontrarás un video específico para relajar tu quijada.

2. Respiración superficial

Resulta que cuando estamos bajo mucho estrés, alteramos nuestra respiración, esta se hace más superficial (a nivel de pecho) y rápida. Esto genera que a la larga, no estemos oxigenando bien nuestro cerebro, y si lo juntamos con el hecho de que tenemos tensión muscular, y que la tensión no permite que circule del todo bien el oxígeno... entonces, básicamente te está haciendo falta respirar bien.

Entonces, en estos casos, necesitas aprender a abrir tu pecho, relajarte, respirar a nivel de diafragma y poco a poco recuperar el equilibrio en tu respiración.

3. Falta de sueño

El desvelo es una de las principales causas que he descubierto en quienes se marean, normalmente, el mareo viene acompañado de insomnio, y esto es porque la misma tensión, estrés y preocupaciones no te permiten apagar la alerta para irte a descansar, entonces, al desvelarte, tu cerebro no tuvo el tiempo necesario para hacer las millones de cosas que hace mientras duerme... y de cierta forma al día siguiente estás somnoliento, literalmente, tu cuerpo te está pidiendo que te recuestes y descanses, para recuperar las horas de sueño que no te has dado.

Si necesitas apoyo con el tema del insomnio, te recomiendo revisar la categoría del Blog de Sueño y Descanso.

4. Cambios en tu presión arterial

De igual forma, cuando te estresas, aumentas el ritmo de tu corazón para bombear más sangre a tus manos y pies, entonces, al estar con cambios en tu ritmo cardíaco constantemente en el día, junto con la presión en el pecho, generas que tu tensión arterial se eleve y después disminuya.

Ahora, la tensión arterial te disminuye después de que se elevó mucho para poder reponer el equilibrio, no significa que tengas un problema de presión arterial, simplemente estás acelerando mucho tu corazón cuando te preocupas por el futuro, enojas, o prácticamente ante cualquier emoción intensa, y después de tener un poco de presión elevada tu cuerpo compensa bajándola un poco más para recuperar el equilibrio.

Estos cambios en tu presión arterial son los que te pueden generar mareos, pero por favor, antes de empezar un tratamiento o auto diagnosticarte con presión arterial alta o baja, haz ejercicios de relajación, ve a terapia y deja de mandarle señales de alerta a tu cuerpo.

5. Alteraciones en tu sistema digestivo

Cuando comes algo pesado como café con leche, algo muy picoso o grasoso, o cuando presentas náuseas, gastritis, colitis, agruras, acidez… o simplemente cuando sientes una angustia que se va al estómago, cuando estás demasiado nervioso…te puedes generar mareos. Digamos que las emociones intensas se sienten principalmente en el estómago y en el pecho, por eso, la acumulación de éstas generan los síntomas físicos.

No es que las alteraciones en tu sistema digestivo generen directamente el mareo, pero si te hacen acelerar el corazón y con esto mandar menos oxigeno al cerebro y poder marearte, pero sobre todo, es la sensación de malestar en general la que te puede hacer sentir mareado. Puedes ver el post sobre trastornos digestivos y cómo mejorarlos, aquí. 

5. Dolores de cabeza o migraña

los dolores fuertes de cabeza o migraña también indican que tienes mucha tensión acumulada (pueden ser ocasionados por la misma tensión en la mandíbula o la falta de oxigenación). Cuando te duele mucho la cabeza es normal que te marees por el mismo dolor. También tengo un post sobre dolores de cabeza.

 

6. Despersonalización o irrealidad

Este es un síntoma particular del estrés postraumático, de la ansiedad y de haber tenido infancias difíciles. Cuando experimentas despersonalización o irrealidad te sientes desconectado, ya sea de ti o de lo que te rodea, y por lo mismo, te sientes inestable, mareado, inquieto... no sientes el piso.

Esta sensación se va disminuyendo a medida que aprendes a ubicarte y orientarte en el momento presente, en la realidad. Y ya después, hay que trabajar en aprender a sentir sin miedo, para que puedas volver a estar en tu cuerpo, ya que la despersonalización es la fuga del cuerpo, como un medio de supervivencia.

Igualmente si quieres leer más sobre este tema, da click aquí.

7. Tomar alcohol en exceso, medicamentos, hierbas o drogas

Cuando tomas alcohol en exceso tus vasos sanguíneos se dilatan, esto hace que la sangre que necesita llegar al corazón y al cerebro se tardan más en llegar, por eso, cuando te levantas o caminas mientras que estás alcoholizado, te sientes mareado, pues la sangre no está corriendo con la suficiente presión que necesita.

Realmente te recomiendo que dejes de tomar alcohol en exceso, al final no borra las penas.

Y por otro lado, hay medicamentos, hierbas, drogas o alimentos que te pueden generar mareos al bajarte la presión arterial, así es que si has comida algo “extraño” últimamente o consumido algún medicamento diferente, revisa si es por esa causa, para que entonces no te preocupes más.

 

8. Desnutrición generalizada

Cuando no estás bien alimentado tu cuerpo se debilita y te puedes generar problemas como la anemia, esta debilidad general por desnutrición y la anemia pueden generarte mareos. Puede ser que no estés comiendo porque te sientes angustiado o porque te da miedo ahogarte con la comida, puede ser que no comas por anorexia o bulimia, cualquiera que sea la razón, atiende su raíz emocional para que recuperes el gusto por la comida.

Me parece que en general, la principal causa es: la acumulación del estrés, el vivir en alerta y con preocupaciones, adelantarte al futuro, acumular tus emociones, descuidar tu cuerpo y no darte el tiempo de descansar.

9. Altos niveles de estrés y ansiedad

En general, la mayoría de las causas pasadas tienen que ver con altos niveles de estrés y ansiedad en tu cuerpo, así es que podríamos decir que es el estrés elevado el que nos genera los mareos. Y después, si te asustas y te alteras y quieres quitarte rápido los mareos, entonces te generas ansiedad. 

¿Por qué el estrés elevado genera mareos?

Cuando tienes estrés elevado significa que llevas mucho tiempo tensando tus músculos, guardando tus emociones y con pensamientos obsesivos, entonces, imagínate, ésta acumulación de tensión afecta tus oídos, tus ojos, cuello, pecho y estómago… todos ellos involucrados en mantener la sensación de equilibrio y estabilidad en tu interior.

Además, si lo que sientes es principalmente angustia o una sensación de que no puedes respirar bien… entonces la opresión en tu pecho baja la oxigenación en tu cuerpo y por eso te puedes sentir mareado también. 

¿Cómo es que la tensión interior genera mareos?

Por un lado la tensión muscular de tu cara, la cual puede llegar a alterar tu visión y sobre todo, al apretar tu mandíbula afectas tu oído, y ambas partes, oído y ojos, son fundamentales para mantener tu sensación de equilibrio interior.

Por otro lado la tensión emocional que te genera malestares estomacales, los cuales a su vez generan mareos, o bien, la tensión emocional que te hace apretar el pecho y con esto reducir tu capacidad de oxigenación, y lógicamente, al disminuir el flujo de oxígeno que le mandas al cerebro… te mareas.

¿Cuál es la relación entre mareos y ansiedad?

La misma ansiedad es por tener tensión en general, la cual te genera el mareo. Y al mismo tiempo, cuando te sientes mareado te da miedo y aumentas la ansiedad. Entonces se genera un círculo vicioso, y para salir del mismo hay que empezar por restablecer las necesidades de tu cuerpo.

¿Y si tengo mareos pero sin ansiedad?

Cuando presentas mareo de manera aislada a la ansiedad, o sea, llevas 1 mes sin ansiedad y de repente te mareas, o bien, tan sólo sientes el mareo sin sentir ansiedad o angustia en el momento…entonces quizás tan sólo tienes algún desajuste físico ocasionado por tensión leve, o por alguna causa médica que habría que revisar en tu oído, vista, oxigenación o metabolismo, o probablemente no dormiste bien anoche.

A veces nos mareamos simplemente porque nos levantamos muy rápido del piso (aunque si te pasa seguido hay que evaluar un poco más), o porque nos faltan unos buenos lentes o ajustar la graduación de los mismos, porque los audífonos que tenemos emiten un sonido extraño casi imperceptible o porque un día antes tomaste alcohol en exceso y no descansaste bien.

También nos podemos marear mientras vemos el celular rápido scrolleando hacia abajo, o cuando leemos cuando vamos en el coche. Esto es por efectos visuales momentáneos y el mareo no te debe de durar mucho tiempo.

De cualquier forma, tengas o no tengas ansiedad, es importante tener una revisión médica general, aunque recuerda, si resulta que tienes un problema en tu cuerpo, lo más probable es que sea ocasionada por la acumulación de estrés, así es que el camino de la relajación de todas formas es el indicado. 

Significado metafórico de los mareos

Ya sabes que yo no me quedo con el síntoma nada más, creo y estoy segura que representan algo que está sucediendo en nuestro interior a nivel existencial o psicodinámico.

Yo creo que si te mareas muy seguido es porque realmente te hace falta un poco más de estabilidad en tu vida, quizás tienes conflictos seguido, o llevas un ritmo acelerado e inestable. Quizás no te ubicas en la Tierra, o no tienes bien puestos tus pies sobre ella. O bien, puede ser que no encuentres tu punto de equilibrio interior, el cual es tu fuente de poder; tu esencia, y estés necesitando encontrarla.

Quizás escuchas demasiado las historias y opiniones de los demás, quizás estás confundido entre tanta información y necesitas empezar a contactar con lo que tú crees. La idea es que retomes tu centro, tu punto de equilibrio en la vida en general.

Ok, te mareas… ¿qué puedes hacer?

Las siguientes recomendaciones son para aprender a sobrellevar los mareos y disminuirlos en su momento, pero lo que en realidad necesitas hacer es transformar tu ansiedad, ya que ésta es la que los está generando.

En el momento que aceptes tu ansiedad, junto con todos sus síntomas, y empieces a trabajar en transformarla… (esto es, no querer eliminarla sino usarla para aprender y crecer), en el momento que atiendas las causas que te generan estresarte, (preocupaciones, futurear, presionarte, exigirte, aburrirte…), en ese momento pues los mareos disminuirán.

Así es que aprende a relajarte, a pensar de manera más positiva y a gestionar tus emociones.

Mientras tanto puedes aplicar las siguientes recomendaciones: 

1. Asegúrate de tener tus necesidades físicas cubiertas

Haz del dormir tu prioridad, descansa, tomate las cosas con calma, baja el ritmo y las luces a partir de las 6 de la tarde, ten un buen ritual y hábitat del sueño.

Aliméntate por lo menos cada 4 horas con comida no muy alta en azúcares de bajo índice glucémico y no te vayas a dormir sin cenar algo ligero.

Toma agua a lo largo del día para que tu cuerpo esté bien hidratado y con esto ayude a la oxigenación en general de tu sangre que va al cerebro.

2. Descansa despierto

A esto me refiero que por lo menos cada 2 horas te sientes en un lugar tranquilo, cierres tus ojos… y los descanses. Como yo digo “mirar para adentro”, y si te preguntan qué haces… diles, “estoy mirando pa´dentro”, pero date esos momentos de descanso y de respiración.

3. Haz un alto

En los momentos que sientas el mareo, deténte de lo que estés haciendo, aunque vayas en el coche busca donde orillarte (para que no vayas pensando “y si me mareo? ahorita me caigo… ahorita choco…), y que mejor hagas un alto, aflojes tu estómago, respires profundo y oxigenes de nuevo tu cuerpo manteniendo la calma.

En esos momentos también ayuda el fijar tu mirada en un punto fijo en el piso o frente a ti, para que de cierta forma visual “te agarres de la estabilidad”.

4. Baila con tu mareo

Esta es una forma de aceptar y fluir con tu mareo que te ayudará no sólo a disminuirlo, sino a dejar de sufrir por tenerlo. Cuando sientas mareo, siéntate en un lugar tranquilo, cierra tus ojos… y déjate llevar por el mareo, siente cómo todo tu cuerpo se mueve y viaja o baila junto con él. Al pasar unos minutos, empieza a respirar tranquilo y poco a poco vete reincorporando. 

5. Siente tus pies en el piso

A mi me ayudaba mucho darme cuenta que el piso no se mueve, que ese está estable con todo y que vaya en movimiento con la Tierra, está estable. Entonces sentía con conciencia mis pies sobre el piso y absorbía esa estabilidad llevándola al resto de mi cuerpo, es como si sintieras que tu cuerpo se solidifica pero no hacia la rigidez sino hacia la estabilidad. Ahora si que… ancla bien tus pies sobre la Tierra.

6. Respira

Precisamente la respiración es algo que te acompaña todo el tiempo y que puede convertirse en tu punto de equilibrio, la respiración entra hasta el centro de tu cuerpo, al sentirla y respirar con conciencia, podrás empezar a sentirte mejor.

7. Haz las cosas un poco más despacio

Antes de saltar del piso hacia arriba o de la cama al baño, pon pasos intermedios. Siéntate, híncate, mueve más despacio la cabeza cuando voltees a algún lugar.. intenta hacerlo más despacio para que no te generes el mareo en el momento. Te comparto este post donde hablo de la importancia de ir más despacio a nivel físico y mental.  

8. Ejercicios de relajación

Creo que esto es de lo más importante. Necesitas relajar tu mandíbula, tu cuello y tu rostro en general. Te recomiendo hacer los ejercicios de Lea Kauffman que vienen en youtube, así como que revises los tips de relajación que tengo aquí en el blog.

9. Canaliza tus enojos al exterior

Por aquello de que estés acumulando tensión en tu mandíbula por enojos reprimidos, te recomiendo que los escribas todas las noches o que los hables con alguien a quien le tengas confianza, pero que no te guardes tus enojos porque esos son los que te tienen tensando la mandíbula. Aquí te dejo un post para aprender a desahogar tus emociones. 

10. Expande tu pecho y tu capacidad de oxigenación

Practica con más frecuencia el abrir tu pecho, echando los hombros hacia atrás, aflojar tu estómago y respirar profundo pero no muy profundo, para que no te generes más mareo. Se trata de que poco a poco vayas ensanchando tu capacidad torácica para que respires mejor y te oxigenes más. En un inicio el respirar profundo te puede generar mareo, pero no te preocupes que es cuestión de práctica.

Si necesitas ayuda para respirar a nivel de diafragma, cuento con este video.

 

11. Bájale a las sustancias tóxicas

Con esto me refiero a que dejes de tomar alcohol y que consideres dejar el café, o cualquier alimento que irrite tu estómago, acelere tu corazón o adormezca tu cerebro.

12. Disminuye el uso de celular y computadora

Registra un día cuanto tiempo pasas usando la computadora o celular, date cuenta que muchos de esos momentos lo haces por aburrición, a veces ya ni si quiera pones atención a lo que ven tus ojos en pantalla, y además.. te estás generando mareos, así es que disminuye el uso de éstos y cuando scrolees hacia abajo hazlo más despacio.

En conclusión

Espero no haberte mareado con tanta información, y que al contrario, te ayude a ubicarte más en tu centro y hacer lo que necesites hacer para sentirte mejor.

Recuerda que siempre es bueno revisarte médicamente y apoyarte de la medicina natural si te es posible, o tradicional, para atenderte en caso de tener una infección en el oído, bajar tus malestares estomacales, o mejorar tu vista.

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy