< Categorias
x Ocultar Categorias

¿Qué hacer durante un ataque de pánico?

A veces, lo más común que hacemos es querer distraernos o bien querer controlar. Distraer y controlar no funciona, pues aunque por el momento puedas sentir que el ataque de pánico no llegó a su máximo esplendor o no te sentiste tan mal, es muy probable que después ese ataque de pánico regrese. Si no con la misma intensidad, con más. ¿Por qué? porque tu cuerpo está necesitando descargar mucha tensión emocional y física que has acumulado por mucho tiempo.

Cuando viene el ataque de pánico, es un ataque de pánico porque tienes miedo respecto a él. Crees que si te dejas sentirlo,  algo malo o peor puede pasar. Pero es al revés, cuando te dejas sentirlo, tu cuerpo descarga esa tensión y puede relajarse. Si tú estás en un momento de miedo, pánico y lo que le dices a tu cuerpo es “relájate, relájate, contrólate…” lo único que estás logrando es aumentar la tensión. Toda resistencia y todo control aumenta la tensión. Tensión que te genera ataques de pánico. Para romper con este círculo vicioso, es importante que cuando empieces a sentir las sensaciones, antes de adelantarte a “chin ya viene el ataque, tengo que distraerme, o controlarlo” te dejes sentir lo que estás sintiendo. Quizás nada más es un pequeño hormigueo al principio y sientes el hormigueo, le pones toda tu atención, sin miedo, dejas que el hormigueo se sienta en tu cuerpo y quizás pasa. No sigue en un ataque de pánico. Pero como empiezas “chin un hormigueo, lo tengo que controlar, lo tengo que quitar, no debe de evolucionar más, lo tengo que controlar” entonces, aumentas la tensión, tu corazón se acelera, empieza la taquicardia y todos los demás síntomas de un ataque de pánico. Por eso es muy importante que te atrevas a ver qué es lo que pasa si me dejo sentir, sin resistencia y con total aceptación, lo que mi cuerpo está necesitando descargar.


Lo que te recomiendo es cuando te venga un ataque de pánico o sientas que ya te está dando, busques un lugar tranquilo, te sientes a cerrar tus ojos, abrir tus manos y decir “estoy dispuesto a sentir esto que estoy sintiendo” y entonces empiezas a sentir todas las sensaciones: quizás te viene un miedo, un pensamiento y dices “voy a descubrir qué es esto que estoy sintiendo, como científico. En ese momento, tu cuerpo se va a sentir libre para descargar toda la tensión que está necesitando descargar y va a poder pasar de un estado de alerta, que es nuestro sistema simpático, al sistema parasimpático que es el de relajación y tranquilidad.


Ya que te dejas sentir todas las sensaciones puedes aflojar tu estómago, hacer respiraciones y calmar tu cuerpo con esta respiración. Aflojando la tensión cada vez que exhalas, inhalando inflando tu estómago y al exhalar, dejas ir la tensión. Pero si al inicio de un ataque de pánico quieres aplicar las técnicas de respiración o distraerte o controlarte, es muy probable que no te funcione y que nada más aumente el miedo y la tensión. Entonces busca ese espacio de privacidad, inclusive puedes estar al lado de la gente y simplemente sentarte y sentir todo lo que estás sintiendo y darte cuenta que no vas a perder el control, no vas a enloquecer y tampoco vas a morir. Pero si no te dejas sentir el ataque de pánico en su máximo esplendor va a seguir la duda de “ que tal si la próxima vez si me muero, que tal si la próxima vez me da un ataque de locura, qué tal si pierdo el control” Esto pasa porque no lo has vivido al máximo. Inclusive hay muchos amigos que comparten y recomiendan y yo estoy de acuerdo y es lo que yo hice, pídele más a ese ataque de pánico. Cuando te estén viniendo las sensaciones y las aceptes, pídeles más “ven, dame más, quiero sentir estas sensaciones, quiero que el miedo me invada, quiero que la taquicardia llegue a su máximo esplendor” y solo así te vas a dar cuenta de la realidad. La realidad de que un ataque de pánico es un episodio en el que tu cuerpo necesita, descargar mucha tensión y que si tu lo haces y dejas que tu cuerpo lo haga sin miedo, después, lo más probable es que puedas relajarte. Y ya después necesitas trabajar en lo que está generando el ataque de pánico y la ansiedad en tu vida y una vez que trabajes en todo eso, los ataques de pánico irán disminuyendo. Pero yo estoy segura y al menos es lo que a mi me funcionó y lo que he visto en muchas personas que les funciona “deja de resistirte, acepta los síntomas y vive el ataque de pánico en su máximo esplendor” con aceptación para que puedas ver que al terminar acabas más relajado.


Espero que este video te ayude, se que es muy difícil, por eso me dedico a esto. Sé que es lo peor que nos puede pasar, pero a la vez es lo mejor que nos puede pasar si aprendemos de esto.

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy