Afirmaciones positivas para empezar el día y para antes de ir a dormir

Todos conocemos la importancia de dormir bien. Sin embargo, ¿sabías que también es importante estar atentos a la calidad de los pensamientos que tenemos antes de dormir?

Los pensamientos que tenga tu mente justo antes de conciliar el sueño perduran en el cerebro por 4 horas una vez que duermes. Por eso es tan importante la información que recibe nuestra mente por las noches. Razón por la cual se recomienda no ver o leer noticias, películas o programas de televisión que generen miedo o tensión en ese tiempo previo al descanso.

Podemos aprender a obtener los beneficios de descansar lo suficiente y programar nuestra mente para lograrlo. Se ha demostrado que las personas que tienen pensamientos positivos antes de irse a la cama tienden a dormir mejor y a despertarse más refrescadas por la mañana. Lo mismo ocurre cuando se empieza el día con positividad. Por eso en este post hablaremos de cómo la práctica de las afirmaciones puede mejorar tu estado de ánimo, tu actitud frente a la vida y hacerte una  persona más equilibrada y en paz.

¿Cómo es que las afirmaciones positivas influyen en nuestra mente?

Lo que nos sucede y lo que pensamos acerca de aquello tienen el mismo efecto neurológico en nuestro cerebro.  Esto significa que los pensamientos y los sentimientos están estrechamente relacionados. Nuestra interpretación de las situaciones puede impactar en nuestro estado de ánimo, generando emociones agradables o desagradables según sea el caso. Pero los pensamientos que tengamos no sólo afectan nuestro estado de ánimo, sino que tienen un impacto directo en la manera en que nos percibimos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

Las afirmaciones positivas nos ayudan a enfocar nuestra mente en emociones y resultados positivos. Los pensamientos recurrentes afectan nuestro cerebro haciendo más probable que en el futuro sigamos pensando más de lo mismo y sintiéndonos de la misma forma. Por eso es importante que las afirmaciones que hagamos estén enfocadas hacia lo positivo. 

Podemos utilizar las afirmaciones positivas como una manera de generar un bienestar en nuestra vida a corto y a largo plazo. La mente es muy obediente y cuando aprendemos a dirigirla, podemos manifestar todo aquello que deseamos que suceda. 

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Una afirmación positiva es una oración que describe algún hecho o situación que deseas experimentar en tu vida. Debe ser en positivo, en tiempo presente y en primera persona. Y hay que repetirla con regularidad a lo largo del día para reforzar nuestro estado mental hacia aquello que deseamos. 

Las afirmaciones funcionan enviando señales de la mente consciente al subconsciente, lo que ayuda a cambiar los viejos hábitos y comportamientos que ya no sirven para nada, por otros nuevos que nos ayuden a conseguir lo que más deseamos en la vida. De este modo, crean una mentalidad positiva.

¿Cómo nos ayudan las afirmaciones positivas?

Tu cerebro no funciona en el futuro ni en el pasado, siempre opera en tiempo presente. Así que sólo podemos conectar con lo que nuestra mente nos muestra en el momento presente, ya sean estímulos o emociones. Por ejemplo, si piensas: “Voy a salir a comer a mi restaurante favorito el viernes”, tu cerebro se conecta con tu restaurante favorito exactamente en ESTE momento. Si piensas en tu lugar favorito ahora, vendrán a ti esas emociones positivas en el presente, no mañana, ni ayer.

Esta respuesta se puede tener tanto para emociones agradables y positivas como para emociones desagradables o negativas. Tu mente no puede distinguir entre la realidad o la imaginación, así que de cualquier manera genera una emoción y una reacción a cada pensamiento. 

Aprender a influir en nuestros procesos mentales estimula el cerebro para cultivar estados positivos de la mente, sentimientos ejemplares, y conductas alineadas con la vida que realmente queremos vivir. Aunque nuestros pensamientos sean negativos, eso no significa que tengamos que enfocarnos en ellos.

Si quieres ser positivo durante el día y dormir mejor por la noche, las afirmaciones pueden ayudarte a conseguirlo. Recuerda que incluso unos minutos de repetición cada mañana harán que tu mente subconsciente crea que lo que dice es cierto.

Las afirmaciones funcionan mejor cuando son personales. Es más probable que una afirmación sea eficaz si existe una asociación visual o auditiva con algo significativo en tu vida, como lugares favoritos, personas que nos quieren incondicionalmente, recuerdos de la infancia, etc. Esto hace que nuestro cerebro acepte esas afirmaciones como verdaderas a todos los niveles, a pesar de cualquier realidad actual que contradiga su mensaje. Por lo tanto, escribir estas cosas ayuda porque nos trae recuerdos felices.

La repetición de afirmaciones positivas ayudan a reconfigurar nuestras rutas neuronales que nos sacan de la negatividad y la angustia y así nos permiten vivir mejor.

¿Cómo y cuándo utilizar las afirmaciones?

Las afirmaciones positivas no son mágicas y no tienen el poder por sí mismas de cambiar nuestras situaciones, pero sí cuentan con el potencial para transformar la manera en que percibimos e interpretamos lo que nos rodea.

Lo mejor es repetir las afirmaciones varias veces al día. Hay dos momentos importantes en el día para decirlas. El primero es al despertar. Comenzar un día así nos ayudará a enfocar de manera positiva todas esas cuestiones que se encuentren en las afirmaciones. El otro momento importante es justo antes de dormir, pues así generamos un “bombardeo positivo” de nuestra mente inconsciente durante el sueño. Información que se quedará ahí por más tiempo, causando un mayor efecto positivo en nuestra mente. 

¿Para qué utilizar las afirmaciones positivas?

Las afirmaciones positivas pueden utilizarse de diversas maneras, dependiendo de lo que quieras que hagan por ti.

Aquí tienes algunas sugerencias:

Para mejorar tu estado de ánimo:

Escribe pensamientos positivos sobre ti mismo y sobre lo maravillosa que va a ser la vida hoy. Esto te ayudará a cambiar tu estado de ánimo lo antes posible para que se refleje positivamente en todo lo demás a lo largo del día.

Para tener más confianza en ti mismo:

Recuérdate cada mañana, antes de salir de casa, quién eres realmente, escribiendo todas esas características que te hacen especial. Ten presentes todas aquellas cualidades que te caracterizan, no importa que no estén el 100 % de tu tiempo o que aún no estén muy fortalecidas. Repite esas palabras cuando las dudas empiecen a aparecer en tu mente durante el día.

Para tener éxito:

Afirma algo nuevo que te gustaría conseguir o probar en la vida y luego escríbelo. Di esta afirmación todos los días durante 30 días consecutivos para que tu subconsciente crea que puedes conseguir lo que más deseas en la vida. Pero, sobre todo, actúa en consecuencia.

Para dormir mejor por la noche:

Antes de acostarte, anota todo lo que te preocupa o perturba y conscientemente déjalo para el día siguiente, así tu mente no estará activa toda la noche preocupándose por esto. Anotarlo te ayudará a descansar mucho más tranquilo y liberarás toda esa tensión de pensamiento.

Recibir un recordatorio del evento

¿Cuáles son los beneficios de las afirmaciones?

Las afirmaciones pueden tener muchos efectos positivos en tu salud y bienestar, entre ellos:

  • Llegan a tu subconsciente, por lo que permiten que se dé la flexibilidad de pensamiento, cambiando las creencias negativas que te acompañan quizás desde la infancia. Por lo tanto, borran los patrones mentales negativos.
  • Disminuyen los niveles de estrés y generan efectos positivos en la respuesta química de nuestro cuerpo. 
  • Mejoran la autoestima.
  • Reducen los síntomas de ansiedad y depresión.
  • Ayudan a crear una mentalidad positiva.
  • Ayudan a centrarse en  los objetivos y los sueños para poder alcanzarlos.
  • Nos permiten adaptarnos mejor a las situaciones de la vida, permitiéndonos estar más en paz.

Afirmaciones  positivas para empezar el día

Al repetir tus afirmaciones, imagínate como si estuvieras viendo la escena de alguna película. Visualízate manifestando lo que vas describiendo:

Tengo un día saludable, armonioso, próspero y creativo para mí. 

Mi día está lleno de alegría. 

Acepto el cambio y la aventura

Me apruebo, merezco amor, estoy dispuesto a cambiar y a aprender una nueva forma de expresar y experimentar la vida. 

Me permito vivir un día lleno de bienestar para mí. 

Disfruto este momento único e irrepetible de mi vida.

Estoy dispuesto a disfrutar más el momento presente.

Estoy agradecido de poder disfrutar de otro día.

Tengo las habilidades necesarias para resolver los retos que se me presentan hoy.

Tengo todo lo necesario para que hoy sea un gran día.

Afirmaciones positivas para antes de dormir


Suelto y libero el día que he vivido. 

El día ya se terminó, las experiencias ya pasaron y es tiempo de dejarlas partir. 

Me permito liberar y soltar el día. 

Soy y tengo suficiente, y ahora me permito descansar.

Duermo tranquilamente sabiendo que he hecho todo lo que podía hacer hoy.

Estoy agradecido por esta vida y por las personas que forman parte de ella.

Me doy permiso para cerrar los ojos esta noche y despertarme renovado mañana. 

Mi cuerpo, mente y alma son dignos de descanso.

Cada día mi cuerpo y mi mente descansan mejor.

Es momento de descansar y dormir. Me permito hacerlo tranquilamente. 

Elijo perdonar y soltar el pasado para permitir que fluya el amor en todas las áreas de mi vida.. 

Agradezco por un día más en mi vida. 

Sé que todo está bien y estoy a salvo. 

Me permito deslizarme al sueño, un sueño profundo y reparador para mí. 

En la mañana me despertaré sintiéndome bien, viéndome bien, con mucha energía. 

En Conclusión

Las afirmaciones positivas son una forma estupenda de empezar o terminar nuestro día, reforzando aquellos pensamientos u oraciones que nos llevarán a la felicidad y al éxito. Ayudan a mejorar la autoestima, así como a disminuir los niveles de estrés. Y esto conduce a una mejor salud en general y a sentirnos en equilibrio y bienestar.