¿Cómo reconectar con tu cuerpo?

Es momento de reconectar con tu cuerpo y recuperar el amor hacia él.

¿Por qué nos desconectamos de nuestro cuerpo?

Básicamente por ideas en nuestra cabeza formadas a lo largo de nuestro crecimiento:

  • mi cuerpo no es igual que el de los demás, el mío no es tan bonito
  • tengo que conquistar a los demás en base a mi apariencia física
  • si se dan cuenta de mis imperfecciones no me querrán
  • si mi cuerpo da lata en algo necesito medicarlo y erradicar la molestia rápida
  • mi cuerpo tiene que ser perfecto (la perfección dependerá de las creencias de cada quien)
  • mi cuerpo me sirve para trabajar, es un medio nada más
  • tengo que verme de tal forma para ser aceptado
  • los demás me rechazan por mi apariencia
  • puedo explotar a mi cuerpo tanto como mis intereses lo necesiten

Además de estas ideas, fuimos adoptando actitudes y conductas que no nos ayudan:

  • medicarlo ante cualquier molestia
  • conectarnos más con Facebook, el celular o la computadora y cada vez menos con nosotros mismos
  • omitir la infinita cantidad de estímulos y sensaciones que podemos sentir, nos conformamos con ver tele, sentir frío y calor y comer ciertos alimentos
  • perdimos el contacto con la naturaleza y la conexión que tiene con nuestro cuerpo
  • prolongar lo que nos pide el cuerpo en tema de hambre, sed, sueño (ahí es donde lo explotamos)
  • ponemos nuestra atención en lo que pensamos, desconectándonos de lo que sentimos
  • esconder nuestros atributos porque “no me gustan mis tobillos”

¿Cuáles son los riesgos de estar desconectados de nuestro cuerpo?

  1. te toman de sorpresa sensaciones desagradables y no sabes ni por qué están ahí o cuándo empezaron a emerger
  2. eres incapaz de encontrar la relación entre las dolencias y las emociones o estados de ánimo que las generan (gastritis=querer controlar, dolor de cabeza=demasiadas preocupaciones, etcétera).
  3. empiezas a rechazar tu cuerpo y te privas de hacer cosas que sí se te antojan, pero como no tienes el cuerpo perfecto no lo haces.
  4. básicamente te enfermas, pues lo descuidas, le hablas mal y lo maltratas, y el cuerpo eventualmente tiene que avisarte que necesitas cuidarlo más.

¿Cómo recuperar la conexión con nuestro cuerpo?

  1. Acéptalo: esto es lo principal y lo primero que necesitas hacer tanto con tu cuerpo como con la ansiedad: aceptar.  Aceptar tu cuerpo significa que dejas de hablarle mal cada vez que encuentras un defecto o que no puede realizar algo.  Acepta que tu cuerpo es único, es especial y refleja en gran medida cómo te siente en el interior, así es que lejos de criticarlo, pregúntate qué está pasando contigo.
  2. Hazlo tu aliado: en lugar de que te prives de hacer ciertas cosas como ponerte un bikini, subir un cerro, quitarte la playera si eres hombre, ponerte el vestido soñado… haz de tu cuerpo tu aliado para hacer todo lo que deseas en la vida.  Si empiezas a hacer lo que disfrutas a pesar de lo que pienses de tu cuerpo o cómo te sientas en él, inmediatamente él empezará a reaccionar positivamente.
  3. Contacta con todas las sensaciones: antes de tomarte una pastilla para el dolor de cabeza o la gastritis, contacta con ellas, obsérvalas, siente su movimiento, inclusive aunque sea doloroso puedes observar el dolor sin sufrir.
  4. Obsérvalo: esto es tal cual el escaneo, con el cual entras constantemente en contacto con tu cuerpo repasando qué necesita.
  5. Dale lo que necesita: (y dáselo de calidad) el hambre y la sed son avisos de que llevas mucho tiempo aplazando la necesidad de tomar agua o comer, de la misma manera con las ganas de ir al baño.  Necesitas ir al baño, comer y tomar agua en el momento en el que te das cuenta que lo necesitas.  También relájalo en el momento en el que te das cuenta que está tenso.
  6. Respétalo: me refiero a que le hablas bonito, y le das el valor que tiene, dejas de explotarlo y de tratarlo como si fuera la peor cosa que te ha pasado.
  7. Agradécele: date cuenta de todo lo que te permite hacer y sentir, date cuenta que puedes experimentar esta vida gracias a tu cuerpo, y además, creas tu vida gracias a él también, ya sea por tu cerebro o por tus manos y pies, pero al final del día te permite vivir, así es que agradécele todos los días.

En conclusión

Haz las paces con tu cuerpo, y vuelve a amarlo.  Para amarlo, necesitas aceptarlo tal y como es.  Date cuenta como la mayoría de las ideas que tienes sobre él fueron creadas a lo largo de que crecías y que no necesariamente son verdad o te hacen un bien.  Atrévete a mejorar esa relación con tu cuerpo, a decirle cosas bonitas y cuidarlo como si fuera lo más preciado que tienes, pues ¿qué crees? Sí es de lo más preciado que tienes, nada más que como ha estado ahí contigo siempre, crees que puedes hacer con él lo que quieras.

Y tú… ¿qué haces que te desconecta de tu cuerpo? ¿Cómo te vas a volver a conectar con él?

Contenido relacionado

Gratuito

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

Comprende por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es una guía gratuita que te da respuesta a las principales preguntas de la ansiedad
Ebook gratuito Lo primero que necesitas saber de la ansiedad
No estás solo

Obtén ayuda profesional de quienes han superado la ansiedad