Aparta tu lugar
Recursos
Desansiedad icono

Cómo tener una mente sana y pensamientos positivos

La mente necesita de ciertas cosas para tener un ambiente mas sano con el que permita la aparición de pensamientos más positivos, que en realidad son pensamientos realistas que van de acuerdo a lo que sí está pasando en el momento presente, si le damos a la mente lo que necesita, podremos sentirnos mejor.

Pensamientos negativos

¿Por qué la mente y los pensamientos se tornan negativos?

Yo me imagino a la mente y los pensamientos como una televisión, en la que se proyecta lo que en otro lugar fue producido o generado. La televisión no está generando esos programas por sí misma, solamente hace lo que se le programó a hacer. De igual manera, la mente solamente hace lo que sabe hacer: procesar la información que recibe del exterior y del interior.

Tu mente y tus pensamientos son el resultado de creencias, aprendizajes, hábitos, información del exterior, ambiente e incluso nutrición. Reflejan como una televisión aquello en lo que han sido programados y muestran qué tan equilibrado es esa programación. La programación en este caso, implica las creencias, aprendizajes y lecciones de vida que hemos ido recibiendo, las cuales, mientras que el estrés es bajo y el ambiente medio positivo, no parecen dar muchos problemas.

El problema empieza cuando el estrés interior o exterior (o ambos) empieza a elevarse, y entonces, saca a flote todas esas programaciones que traemos desde niños. Si la programación fue positiva, generaremos pensamientos positivos, pero si por el contrario, tenemos por ahí guardada información negativa, entonces utilizaremos esa programación para interpretar lo que nos está pasando ahora.

¿Por qué tomamos la información más negativa?

Porque la función de la mente, de tu cerebro, es prepararte para sobrevivir, y para eso, tomará el peor escenario posible, la peor conclusión posible sobre lo que está pasando, para que te prepares a la acción y evites ese escenario. No lo hace para congelarte y dejarte asustado por su contenido, lo hace para que si eso fuera lo que está pasando te prepares y actúes.

Entonces, empecemos por comprender que el problema no son tus pensamientos ni tu mente, el problema es la programación, el diseño de la información, los aprendizajes y experiencias de vida que te han ido sembrando ciertas ideas o estilos de pensar que en momentos de tensión, estrés o dificultad, salen a flote.

La interpretación es la clave

Quiero platicarte sobre la interpretación. Tu cerebro está constantemente interpretando, dando sentido a la información que recibe desde el interior de tu cuerpo y el exterior. La interpretación que hará se basa precisamente en la información y programación previa. Solamente podemos interpretar algo tomando información que hemos aprendido en el pasado, ya sea de experiencias propias o de los otros, de lo que vemos en la televisión, en las películas o lo que nos contaron.

El cerebro necesita interpretar rápidamente lo que está sucediendo dentro y fuera para poder llegar a la acción más óptima y ayudarte a sobrevivir, entonces, tomará la información que ha generado un mayor impacto emocional en ti, porque ¿qué crees? esa es la que mejor se afianza en tu memoria.

Por ejemplo, un día te dice tu pareja que ya no estará contigo, que necesita irse a vivir solo y que no hay nada que puedas hacer para cambiarlo de opinión. En ese momento, es natural sentirte rechazado, abandonado y con tristeza, sentimientos que puedes superar en cuestión de días o semanas si tienes las herramientas necesarias. Pero imagina que en tu infancia tu mamá vivió un mismo abandono y se deprimió, lloraba todas las noches, y literalmente te dijo que no iba a poder sobrevivir sin tu papá.

Al mismo tiempo, tu tía materna fue abandonada por su pareja pero ella no se deprimió, estuvo triste pero al mismo tiempo decía "sé que voy a estar bien, puedo estar bien conmigo". ¿Qué situación te genera más impacto y emoción? Obviamente que la de tu mamá, no nada más por la cercanía sino por el movimiento emocional que eso genera.

A veces tenemos información positiva, buenos ejemplos a nuestro alrededor, pero no se afianzan en nosotros porque no vienen cargados de tanta emoción como para hacerlos "pegar".

Esto es un descubrimiento relativamente reciente que nos dice que aquello que se aprende mejor es aquello que conlleva una carga de emoción más alta. Por eso, habríamos de llenar de emoción positiva los aprendizajes o mensajes positivos que queremos para nosotros y nuestros niños.

Regresando al ejemplo, te abandonan e inmediatamente, de forma inconsciente pensarás "seguramente que me deprimiré igual que mi mamá, no creo ser capaz de lidiar con esta situación". A partir de esa interpretación, empezarás a sentirte más triste de lo que la situación amerita, y llegarás a conclusiones equivocadas sobre ti misma y la situación.

Los pensamientos y ambiente mental están conformados por esa interpretación

Entonces, ese ambiente interior, ese diálogo, pensamientos y estilos de razonamiento, están conformados por estas creencias inconscientes, pensamientos que en realidad son interpretaciones de lo que te está sucediendo.

Si miramos la interpretación y aprendemos a modificarla, el ambiente mental será más positivo y saludable. No significa que no sentirás tristeza o miedo, pero será en la proporción adecuada a los eventos, en la medida tolerable, sin llevarte a un extremo insoportable.

¿Cómo mejorar la interpretación?

Primero, necesitamos descubrir cómo estamos interpretando. Aprender a observar tus pensamientos, a diferenciar hechos de interpretaciones, a reconocer el diálogo mental automático, y reconocer esos patrones de pensamiento equivocados.

Existen diferentes parámetros y guías de la terapia cognitivo conductual que nos ayudan a descubrir estos errores en nuestra interpretación, así mismo, tenemos las creencias contraproducentes más comunes y las distorsiones de la realidad, existen sesgos de memoria, de atención y de percepción que nos llevan a caer en errores de pensamiento.

El reto aquí consiste en estudiar estas interpretaciones, sesgos y distorsiones para poder identificar cuando estamos cayendo en una de ellas, y hacer las correcciones internas que nos lleven a mirar más de cerca la realidad y los hechos.

Hay que aprender a vivir en la realidad, en los hechos, en la objetividad de la situación, sin agregarle el sazón de nuestras interpretaciones, y a la par, desapegarnos del drama, de la intensidad emocional que esas interpretaciones nos llevan.

Pues si, a veces, nos identificamos como personas intensas, dramáticas o problemáticas y nos cuesta mucho trabajo soltar esa identidad.

A partir de esto, entramos en un constante modificar nuestro diálogo interno, con el propósito de alinearnos a la realidad, sin exigencia ni perfeccionismos, con mucha autocompasión.

En medio de este proceso ayuda practicar Mindfulness (meditación de atención plena), ya que con esta meditación aprendemos a observar sin juzgar nuestra mente, nuestro cuerpo y la realidad que nos rodea. Al mirar, podemos separarnos de esa identidad y observar a los pensamientos como algo externo a nosotros que puede aparecer y desaparecer sin generarnos tanta reactividad.

Aquí te comparto una meditación para sentirte mejor con Mindfulness.

Y así, observando y conociendo nuestros pensamientos, interpretaciones y diálogo interior, después podemos evaluar en qué sesgo, distorsión o error estamos cayendo para abrirnos a descubrir cuál es la realidad.

En este proceso es fundamental activar el científico que todos llevamos dentro, pues para salir del error de pensamiento y de la negatividad, necesitaremos descubrir entonces qué sí es lo que está pasando, qué otra información hay, ejemplos, aprendizajes nuevos, abrirnos a experiencias que nos confirmen e incluso preguntar y llegar a nuevas conclusiones.

Así como el ejemplo de la mamá y la tía, habríamos de mirar más los otros ejemplos, esforzarnos en considerar ese aprendizaje como real y válido aunque no venga cargado de tanta emotividad.

Además de mejorar la interpretación, ¿qué más podemos hacer? 

La mente necesita de ciertas cosas para tener salud, para estar tranquila, para sentirse mejor.

El ejercicio y movimiento físico es fundamental para la salud mental, porque es una de las mejores formas en las que descargamos el estrés que nos lleva a intensificar la negatividad o sentirnos en peligro e interpretar todo de forma negativa. El movimiento es clave para una mente sana.

Después, el sueño y el descanso, las actividades de placer, de disfrute y de relajación. Si no le damos a la mente y a nuestro ser información sensorial positiva, experienicas agradables y la oportunidad de reponerse después de un largo día, la mente, así como la televisión, empezará a sobrecalentarse, y a mostrar falta de concentración, problemas para concluir cosas positivas, simplemente porque está cansada, sobre estimulada o sin los nutrientes que necesita.

Hablando de nutrientes, necesitamos comer bien, nutrirnos con alimentos buenos para el cerebro como el brócoli, el salmón, las grasas saludables y otros alimentos como las moras azules y las almendras. Evitando alimentos o bebidas estimulantes, alcohol y nicotina, ni qué decir de drogas psicoactivas. Aquí te comparto los alimentos que recomiendo para bajar la ansiedad que también son buenos para el cerebro.

Y no menos importante, el desahogo emocional.

Muchos de los pensamientos negativos que tenemos aparecen como un intento para comprender el mundo emocional interior.

Lo que esto significa es que si tenemos emociones reprimidas que causan sensaciones, angustias y malestares, la mente intentará por un lado procesar, y por otro lado entender todo eso que está pasando.

Ante la saturación emocional, de tensión o de estimulación exterior, la mente se puede tornar negativa, y si además tenemos creencias contraproducentes y un ambiente tóxico para nosotros, pues... es lógico ¿no crees? 

Recomendaciones

Dentro de la metodología que desarrollé de Dale alas a la ansiedad, propongo que primero trabajemos en los aspectos que van a relajar tu mente y mejorar tu capacidad para analizar tus pensamientos. No creo que sea conveniente querer cambiar tu mente de un día para el otro o quitarte los pensamientos negativos.

Querer quitar, eliminar y hacer desaparecer tus pensamientos no funciona.

Tampoco funciona tratar a tu mente como tu enemiga.

Lo que vamos a hacer es las cosas que necesitamos hacer para que la mente se relaje y después cambiar nuestros pensamientos.

¿Cómo?

Primero, hay que cambiar la actitud que tenemos hacia lo que sentimos, hacia tu mente y hacia tus pensamientos, siendo más comprensivo, compasivo y empático.

Segundo, empezar a desahogar tensión emocional y física, para quitarle esa carga a tu mente por procesar tantas cosas.

Después, mejorar tu ambiente nutricional, tu ambiente que te rodea, empezar a darte cosas nutritivas en todos los sentidos no nada más en los alimentos, para tener los recursos necesarios.

Y entonces sí, con un cuerpo y emociones más relajadas, empezamos el trabajo cognitivo de escribir, observar esos pensamientos y debatirlos, contrastarlos con la realidad para descubrir por qué son un error.

Pero no nada más hay que descubrir el error, hay que encontrar cuál sí es la verdad, cuál sí es la realidad, y tomar el acto de valentía de creer más en ello.

Se trata de un proceso en el que vas relajándote para poder abrir la mente a estar en el presente, donde están los hechos y la verdad, y aprender a desapegarte de las fantasías que te hacen sufrir para elegir creer más en la realidad.

Si quieres que te acompañe en ese proceso con mucho gusto te invito a inscribirte a mi tratamiento de Dale alas a la ansiedad.

Conclusión

La mente necesita ciertas cosas para estar sana: 

  • creencias profundas realistas, aterrizadas en la realidad y los hechos del presente
  • una forma de interpretar la realidad lo más objetiva posible, haciendo a un lado las distorsiones
  • una actitud positiva hacia si misma y hacia los pensamientos, donde activamos compasión y empatía con nosotros mismos
  • un ambiente emocional tranquilo, con las emociones procesadas y liberadas
  • un ambiente de tensión y estrés equilibrado
  • un ambiente exterior adecuado a tus necesidades y personalidad, para evitar la confrontación constante o la falta de congruencia contigo mismo
  • nutrición adecuada para el cerebro
  • movimiento o ejercicio físico
  • contacto con la luz del sol y el aire libre, con la naturaleza
  • evitar la saturación de información, de sucesos estresantes, malas noticias, películas de terror, etcétera

Quizás parezcan muchas cosas pero una vez que incorporas todo esto como un hábito y rutina diaria, vas sintiendo los beneficios y de repente, tu vida da un giro y te encuentras sintiéndote mucho mejor mientras que disfrutas de todas esas cosas que te hacen bien. Quizás al principio necesitamos esforzarnos un poco más para obtener este cambio, pero con la motivación y herramientas adecuadas, todo es posible.

Gratuito

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

Comprende por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es una guía gratuita que te da respuesta a las principales preguntas de la ansiedad
Ebook gratuito Lo primero que necesitas saber de la ansiedad
Gratuito

Educando a nuestros hijos a través de la conexión

Te acompañamos a entender cómo puedes generar un vínculo estrecho con tus hijos para beneficiar su desarrollo.
Ebook Desansiedad Educando a nuestros hijos a través de la conexión
Logo Desansiedad
Mira el podcast con video en youtubedesansiedad facebookicono des instaframDesansiedad Spotify

Somos especialistas en el tratamiento de la ansiedad a través de cursos en línea, terapias en línea, retiros y libros que permiten a miles de personas en el mercado de habla hispana, recuperar su bienestar.

Política de PrivacidadTérminos y condiciones
El nombre y logotipo de Desansiedad son marcas registradas.
💜  Hecho en México - 2022
Logo Desansiedad
Mira el podcast con video en youtubedesansiedad facebookicono des instaframDesansiedad Spotify

Somos especialistas en el tratamiento de la ansiedad a través de cursos en línea, terapias en línea, retiros y libros que permiten a miles de personas en el mercado de habla hispana, recuperar su bienestar.

Servicios

Recursos

Nosotros

💜  Hecho en México - 2022
Política de PrivacidadTérminos y condiciones
El nombre y logotipo de Desansiedad son marcas registradas.