Estrés postraumático

Ansiedad y estrés postraumático por vivir una relación con violencia o abusos

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

Vivir abusos y violencia dentro de cualquier tipo de relación, es una situación que lógicamente nos puede generar ansiedad y estrés postraumático. Esto es porque te encuentras en varios momentos en situaciones de peligro, donde te sientes indefensa, indefenso, como si hubiera realmente un león atacándote.


Y no nada más sucede en momentos puntuales, a veces esta sensación es constante, es como una alerta que se queda encendida cuidando los detalles, cuidando de no hacer enojar al otro, revisando con toda tu atención su estado de ánimo, cómo está, qué necesita, para que esté tranquilo o tranquila y medio asegurar tu supervivencia.

Así es que no nada más es la percepción constante de estar en peligro, sino además, el abandonar tu cuerpo y tus emociones para estar al tanto de lo que está pasando afuera y poder controlar todas las posibles variables y no salir lastimado.

Para luego… sí salir lastimado y sentirte totalmente indefenso, vulnerable pues hagas lo que hagas, no es suficiente.

Al final del día, terminas perdiendo tu sentido de autoestima, de poder personal, te sientes inclusive culpable por estar permitiendo todo esto, por no poder controlarlo, te sientes avergonzado, alejado de las personas que quieres, incapaz de llevar a cabo tus labores…

¿Cómo todo esto no sería un trauma para cualquier ser humano? ¿cómo no te va a generar ansiedad?

La ansiedad normalmente viene después

Lo interesante es que tan estamos hechos para sobrevivir, que mientras que estás inmerso en esa relación, quizás no manifiestas tanto la ansiedad, a la mejor aparece por ahí con manifestaciones como comer compulsivamente o tener insomonio, pero la ansiedad aparece aún más fuerte una vez que terminas o sales de esa relación.

Y esto es algo bastante biológico, ya que mientras que estás en la relación y estás en modalidad alerta, estás en tensión, acumulando toda la adrenalina para prepararte para atacar o huir.

Una vez que el peligro se va o se termina, toda esa adrenalina va a salir (antes quizás no era para ti seguro hacerlo) entonces, todo lo que comprimiste o retuviste, sale ahora.

Todo el miedo, la angustia, la desesperación y también… o después, la tristeza.

Aumenta el insomnio, tu cuerpo tiembla más, lloras por todo, te sientes insegura, inseguro… tienes pensamientos o imágenes negativos, te sientes incapaz de estar solo, etc etc.

Todo esto no es más que la manifestación de un estrés postraumático (un tipo de ansiedad) por haber vivido la relación violenta o con abusos, que ahora no está.

¿Qué puedes hacer?

Dale permiso a tu cuerpo de liberarse

Bien pues tener muy en claro que es ahora que está saliendo toda esa tensión y emociones, y saber que no es peligroso. Confiar en que tu cuerpo necesita liberarse de todo eso y permitirle hacerlo.

Darte el tiempo y el espacio para sentirte y permitir esta liberación y descarga, pues a veces queremos salir y hacer como que no pasó nada, continuar con la vida, ponerte a trabajar, ser la persona más productiva de la vida, no sentir… y pues… ¿cómo?? cómo no sentir??

Procesa lo que has vivido

Se trata precisamente de que te des al menos unos 3 meses para procesar todo lo que has vivido, idealmente, acompañada o acompañado de un proceso terapéutico, donde te ayuden con ejercicios para sanar el trauma y procesar.

Por ejemplo, escribir todo lo que viviste, decir todo lo que no pudiste decir, inclusive, actuar con tu cuerpo todo lo que en su momento no pudo actuar pero quería hacer, como salir corriendo, empujar, gritar…

Hay que darle cauce a todas las emociones e impulsos que en su momento no se pudieron liberar, y hacerlo de una forma contenida, en un espacio seguro, con un terapeuta que te acompañe humana y profesionalmente en ese camino.

Pide ayuda profesional

Los mejores terapeutas para esto son los que tengan experiencia con el manejo del trauma, que tengan herramientas de experiencia somática y la liberación del trauma desde el cuerpo.

En desansiedad nuestros terapeutas te pueden ayudar, y también estamos preparando un curso en línea para sanar el trauma, mientras tanto puedes escuchar este audio.

Mientras tanto, simplemente tente paciencia, auto compasión, permite a tu cuerpo expresar esas sensaciones y emociones, date el espacio para ti y reconócete por todo lo que sí has sido capaz, reconstruye tu autoestima.

Dile a tu mente que ya no estás en esa situación

Después de mucho tiempo de estar en ese estado de alerta, de cierta forma nos acostumbramos a sentirnos en peligro. Por eso también es importante que le digas a tu mente y te recuerdes a ti mismo que ya no estás ahí, que esa persona ya no está, que ya no está el peligro presente. Y que reconozcas cuál sí es tu presente, cuáles son las señales que te indican que estás protegida, protegido y a salvo.

¿Y si sigo en la relación?

Si sigues presente en la relación… es súper súper importante que te vayas haciendo de una red de apoyo, al menos de dos personas de toda tu confianza en quien puedas apoyarte para dar el salto y salirte de la relación.

Si vives con esta persona, haz un plan para que tú y ya sea con tus hijos, puedan irse a un lugar seguro. Dependiendo del nivel de abuso y violencia, es importante que te apoyes también de instituciones legales que te asesoren en este proceso.

Reconoce que no estás sola, por más que te sientas así, que no es tu culpa, por más que te sientas así, y que sí podrás reconstruir tu vida, y será mil veces mejor lejos de esta relación donde eres abusada o violentado.

Tan sólo enfócate en los próximos 3 pasos, no tienes que tener toda tu vida planeada, ni todo el plan a la perfección, la prioridad es que te enfoques en tu seguridad y la de tu familia, para eso necesitas un lugar seguro donde ir, y ya a partir de ahí… todo lo demás se irá acomodando.

En conclusión

Vivir una relación con abuso y violencia te mantiene en un estado de alerta que eventualmente se manifiesta con ansiedad y estrés postraumático, el proceso para recuperarte es sanando ese trauma, recuperando tu autoestima y retomando tu vida poco a poco.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más