Alimentación

Ansiedad y comida. Alimentación para bajar la ansiedad.

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas
Psic. Fabiola Cuevas

Como yo no soy experta en nutrición y alimentación, le pregunté a un buen amigo el Dr. Gabriel Bertona, co-fundador de El Síntoma y Su función, que me platicara qué alimentos son los mejores para disminuir los niveles de ansiedad, y terminó no nada más platicándome eso, sino compartiéndome cómo algunos alimentos en realidad nos pueden estar causando ansiedad sin darnos cuenta. Por eso es importante mejorar nuestra dieta y tipo de alimentación que tenemos, para ayudarle a nuestro cuerpo a equilibrarse a sí mismo.

¿Somos lo que comemos?

Antes de pasar a los alimentos, te quiero recordar esta frase que dice que somos lo que comemos. Yo por mucho tiempo dudé de que esto fuera verdad.. pero, todo está relacionado e interconectado. Lo que comes, lo que ves, lo que escuchas, lo que piensas… todo tiene que ver con la forma en la que te sientes y cómo te comportas.

Los alimentos tienen una gran influencia en nuestro cuerpo, y pueden tener tanto la capacidad de activarnos y estresarnos, como la capacidad de relajarnos y equilibrarnos. Así es que sí, si modificamos nuestra alimentación nos podemos sentir mucho mejor, y si la descuidamos el cuerpo se percibe en estrés y nos podemos sentir con mayor ansiedad.

Recomendaciones del  Dr. Gabriel Bertona

– Fabi: ¿qué alimentos nos recomiendas para bajar la ansiedad?

– Gabriel: Por un lado hay que recomendar ir dejando alimentos adictivos, que a su vez generan ansiedad por el síndrome de abstinencia que producen cuando no los consumimos. 

En ese ámbito entra el trigo por el gluten que es endorfínico, las azúcares refinadas, los lácteos por la caseína también adictiva para que la cría se haga adicta a la leche de la madre y las carnes por el ácido úrico que es una xantina parecida a la cafeína, además de adictiva es estimulante e irritante, por eso las culturas más carnívoras son más violentas e irritables, enojonas…

En la misma línea del ácido úrico entra el café, la coca cola, las bebidas estimulantes como el redbull y esas cosas que además pueden causar arritmias

Esto en relación a lo que hay que quitar, pero además hay que agregar grasas saludables – semillas en particular chia, linasa y nuez por el omega 3 que protege la función neurológica, como alimentos ricos en magnesio como los germinados, frutas y verduras crudas en general, algas por los minerales, leguminosas, o sea, una dieta balanceada con alta calidad nutricional.

Entonces de preferencia alimentos orgánicos, sin conservantes, colorantes, quimicosque también pueden ser estimulantes y adictivos como el glutamato monosódico que está presente en muchos alimentos de góndola– Fabi pregunta: ¿cómo recomendarías la dejada de estos alimentos?, si de por sí ya tengo ansiedad, y empiezo a dejar todo esto, pasaré por el síndrome de abstinencia.. aumentarían mis síntomas al dejarlos?– Gabriel: Al principio si, pero el proceso es como dejar el cigarro… te engañas pensando que el cigarro te alivia la ansiedad pero al final la aumentahay que pasar por la angustia del vacío que evado.  hay que dejar de correr y afrontar la emosion de la cual huyo. Ese si es un proceso que hay que hacer. – Fabi pregunta: ¿por cuál alimento nos recomiendas empezar a quitar?

– Gabriel: Por el que seas más adicto. 

Ahora te explico un poquito más

Lo que comes puede estarte generando ansiedad

Cuando tu cuerpo se hace adicto a algún alimento o sustancia, y dejas de consumir ese alimento, droga o sustancia, entonces pasas por un síndrome de abstinencia en el que el cuerpo pide a gritos la sustancia que está acostumbrado a tener.

Esto me hace pensar cuando tuve la crisis de ansiedad, un par de meses antes decidí hacerme vegetariana, de un día para el otro dejé de comer carnes. Y ahora entiendo que lógicamente pasé por un fuerte síndrome de abstinencia que junto con fumar marihuana un día como detonador, me generó el cuadro de ataques de pánico por el que atravesé.

Este síndrome lo experimenta cualquier persona con adicción a diferentes drogas, alimentos, estimulantes, colorantes, medicamentos y también alimentos.

Durante los síndromes de abstinencia el cuerpo entra en un estado de estrés elevado, pues no tiene la sustancia a la que está acostumbrado y es ahí que se activa la señal de alerta en nuestro interior, generando los síntomas de intranquilidad, sudoración, taquicardia, irritabilidad.

Quitarte el alimento no es lo que ocasiona ansiedad, es el alimento el que la ocasiona 

Como dice Gabriel, pensamos que la ansiedad se genera por quitar el alimento, pero en realidad fue el alimento el que generó la ansiedad en un principio al hacerte creer a ti y a tu cuerpo que la necesitas. Y es ahí donde hay que tener herramientas de aceptación y relajación, para tolerar las sensaciones en lo que pasan. Y tener alternativas, como la respiración y el ejercicio, o snacks sanos para ir remplazando la ansiedad por comer.

¿Cómo se relaciona el síndrome de abstinencia, la ansiedad y lo que comemos?

Entonces resulta que no nada más podemos generar adicciones al cigarro o al alcohol, sino que también el cuerpo genera adicción a ciertas sustancias que vienen en los alimentos que consumimos hoy en día. Entonces por ejemplo si toda una semana consumo salchichas que contienen un alto nivel de glutamato, y la semana siguiente no compré salchichas, probablemente mi cuerpo pase por una etapa de readatapación y síndrome de abstinencia.

Entonces en lugar de salchichas comes un jamón o algo que también lo tenga, tu cuerpo te lo pide, y te sientes ansioso por comer.

¿Cuáles son los tipos de alimentos más adictivos?

  • Trigo por el gluten que es endorfínico
  • lácteos por la caseína
  • carnes por el ácido úrico que es una xantina parecida a la cafeína, la cual además de adictiva es estimulante e irritante
  • Café, cooca cola y bebidas estimulantes como el redbull. Estas últimas pueden causar arritmias.
  • Alimentos con colorantes. (Evitar principalmente estos: caramelo, ácido carmínico, tartrazina, amarillo crepúsculo)
  • Alimentos con glutamato monosódico

¿Qué sí le hace bien a tu cuerpo?

  • Las grasas saludables (semillas en particular chia, linaza y nuez por el omega 3 que protege la función neurológica)
  • Alimentos ricos en magnesio (germinados, frutas y verduras crudas en general)
  • Algas por los minerales
  • Leguminosas (garbanzo, lenteja, frijol, habas)
  • Alimentos con triptofano (plátano, salmón o atún de origen natural, aguacate, frutos secos)

¿Cómo empezar el cambio?

Revisa las etiquetas

Me acuerdo cuando acompañaba a una de mis hermanas al súper y nos tardábamos más de lo normal porque se detenía a revisar las etiquetas de todo lo que compraba. Esto lo hacía por un tema de salud de sus hijos, y yo cuestionaba si realmente eso era necesario. Y ahora hago lo mismo. Mi principal regla, que ella me pasó, es que si no puedes pronunciarlo, no lo compres. O sea, si lees algo en la etiqueta tan largo y complicado que no puedes pronunciarlo, mejor no lo compres porque si así es el nombre imagínate el proceso de generarlo.

Mientras más procesado e industrializado sea un producto, más alejado de lo natural está, por lo mismo, es mejor evitar…

Te confieso que de vez en cuando ahora que soy mamá, y encontrarme con menos tiempo, he caído en la tentación de la mercadotecnia y los alimentos procesados, pero intento que mis comidas principales al día sean de origen natural y local.

Ubica los mercados a tu alrededor 

Algo que me funcionó mucho para el cambio fue contactar los mercados a mi alrededor, lugares donde venden productos crecidos por las propias personas del lugar, hechos con procesos naturales no industrializados. Y además de ver que no era la única “loca” tratando de comer diferente y generar pertenencia, descubrí que la comida sabe mil veces más rica. Sí, hasta el jitomate sabe mejor. Todo huele diferente… y mis pupilas gustativas volvieron a ponerse contentas y hasta empecé a disfrutar más de la alimentación.

La alimentación ha de ser un placer que provee de nutrientes que el cuerpo pide y necesita, no algo que quema la lengua con esa sensación de acartonado y que quizás genera estimulación momentánea, pero no un verdadero placer.

Empieza a quitar/ agregar uno por uno 

Creo que para no pasar tan de golpe el síndrome de abstinencia, puedes empezar por quitar alimentos de uno por uno.. puedes probar 3 semanas quitando los alimentos con glutamato, luego quitar azúcares procesadas, y así ir quitando uno por uno, mientras que a la par vas agregando uno por uno.

Yo lo que hago normalmente es que me enfoco en pequeños cambios, primero me concentro en agregar un licuado en la mañana, y que mi alimento de medio día sea lo más sano posible. No pretendo cambiar toda mi dieta de golpe, sino voy eligiendo momentos del día donde repetidamente voy mejorando hasta que se hace un hábito, y ya que se hizo un hábito, paso al siguiente.

Aprende a lidiar con la ansiedad 

Así como dice Gabriel, hay que afrontar el vacío, la incomodidad, el malestar… hay que sentirlo para poder atravesarlo. No es peligroso, es incómodo, es molesto… sí. Pero no es peligroso, y somos capaces de enfrentarnos a nosotros mismos e ir más allá de la comodidad fantasiosa que generan esas pequeñas grandes adicciones a las que nos vamos haciendo.

Evita agregar más agobio 

Si vas a mejorar tu alimentación, hazlo convencido de que es lo mejor para ti, hazlo por amor a ti. Evita hacerlo por obligación y sintiendo que ahora tienes que cambiar muchas cosas en tu vida. Sí tenemos que modificar hábitos y estilos de vida que nos llevan a la ansiedad, eso es un hecho, pero puedes ir uno por uno y eligiendo hacerlo por amor a ti mismo.

Haz tu menú semanal 

En mi caso personal mi semana cambia radicalmente cuando me doy el tiempo de hacer mi menú semanal, con el cual voy después al súper, al mercado o a las tiendas de productos naturales. Si ya sé que voy a comer y lo pienso desde antes, me es muchísimo más fácil seguir este tipo de alimentación. Teniendo opciones en el refrigerador y lunchs a la mano para evitar caer en los antojos de la comida rápida.

Entonces…¿qué voy a comer?

Este es un pensamiento muy común cuando escuchamos todo lo que no podemos comer y nos damos cuenta que en la industria alimentaria abundan estos alimentos. Pero no te preocupes, solamente piensa en cómo le hacía tu abuelita, imagínate que eres ella y que vas a cocinar como lo hacías hace no sé.. 60 años, ya con eso te podrás dar cuenta de la cantidad de alimentos que sí puedes consumir, solamente se trata de encontrar fuentes de alimentos libres de químicos, colorantes y hormonas. Sí los hay, poco a poco mientras más te abras a ese mundo, los vas a ir encontrando.

En conclusión

Pensamientos, emociones, cuerpo, alimentación, ambiente… todo está interconectado conformando nuestra experiencia interna, y estoy convencida de que cuando mejoramos un área de nuestra vida, las otras se mejoran también, se han de readaptar a esa evolución interna por la que vamos pasando, y la alimentación es una de esas áreas que tanto se modificará si mejoras tu forma de pensar, como ayudará a mejorar las otras áreas. Saldremos del círculo vicioso y entremos en uno virtuoso, donde las cosas que hacemos por amor a nosotros mismos, nos motivan e impulsan para seguir haciéndolo.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

Ebook Lo Primero Que Necesitas Saber
TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
te podemos apoyar

Tratamiento para la ansiedad

Accede hoy a un acompañamiento terapéutico en línea con psicólogos especialistas en escucharte y guiarte en tu proceso.

¡Sí, quiero empezar!
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más