Ríe, juega y mejórate con las terapias alternativas en psicología

Además de la terapia psicológica, existen terapias alternativas y complementarias que resultan muy beneficiosas si se combinan con el proceso que se está llevando a cabo.

Un ejemplo es la risoterapia, que ha demostrado reducir los niveles de estrés y mejorar la salud física. O la musicoterapia, que ayuda a las personas a sentirse más relajadas utilizando ondas sonoras y melodías para crear diferentes estados de ánimo en función de las necesidades del paciente. Entre muchas otras opciones de las cuales te platicaremos en esta entrada del blog.

Aunado a estas terapias alternativas, recomendamos siempre iniciar un proceso de terapia psicológica, pues estas alternativas no lo sustituyen, únicamente lo complementan. 

Terapias alternativas y su influencia en la salud mental

Las terapias alternativas son un conjunto de prácticas que se han utilizado durante siglos para complementar algunos procesos de salud mental.

Estas prácticas apuntan al bienestar de la persona enfocándose en la relación mente y cuerpo. En general, son terapias basadas en una filosofía, que en muchos casos tiene que ver con la naturaleza o la energía.

Las terapias alternativas pueden utilizarse como complementos de tratamientos psicológicos para la depresión y la ansiedad. Algunos ejemplos son la musicoterapia, la terapia de danza o movimiento, la terapia artística, el yoga y la meditación.

Estos tratamientos resultan útiles por su capacidad de reducir los niveles de estrés, al tiempo que mejoran la calidad de vida y les permite a las personas sentirse más relajadas.

Terapias alternativas y complementarias

Las terapias alternativas han de complementarse siempre con las terapias tradicionales para tratar distintos temas, sobre todo aquellos relacionados con salud mental o con enfermedades como el cáncer o el dolor crónico, por ejemplo.

Estas terapias se centran en enfoques alternativos, naturales y holísticos para ayudar a las personas a conocer la conexión mente-cuerpo. 

Una de las grandes ventajas de estas terapias es que combinan actividad física con prácticas de atención plena y técnicas de respiración, lo cual ayuda a reducir los niveles de estrés al tiempo que se trabajan varios aspectos de nosotros mismos.

Cuantas más terapias alternativas probemos, más ampliaremos la posibilidad de comprender cómo funciona nuestra mente y la conexión que tiene con nuestro cuerpo. 

Lo ideal es que las técnicas sean recomendadas por psicólogos que puedan aportarnos su conocimiento sobre ambas perspectivas, tanto terapias alternativas como tradicionales. Por ejemplo, hay muchos especialistas que emplean técnicas de meditación para relajar y ayudar al paciente en complemento con su tratamiento psicológico tradicional.

A continuación te compartiremos algunas de las terapias alternativas más comunes:

Flores de Bach

Las Flores de Bach son un conjunto de esencias naturales utilizadas para tratar diversas cuestiones emocionales, como miedos, soledad, desesperación o estrés.

Esta técnica fue descubierta por el Dr. Edward Bach, quien creía que las emociones influyen en cómo nos sentimos.

Consiste en un sistema terapéutico basado en la utilización de 38 remedios naturales (cada uno con su propia cualidad), los cuales se preparan con flores frescas, maceradas en agua mineral y a la luz del sol.

Estas flores influyen en el estado emocional y en nuestros sentimientos. Lo importante no es necesariamente qué tipo de enfermedad o problema tienes, sino cómo te hace sentir emocionalmente: estresado, triste, nervioso.

Cada una de las 38 flores del sistema Bach ayuda a equilibrar un estado emocional específico.

A continuación te presentamos las 38 Flores de Bach:

  • Agrimony: Para personas que ocultan sus problemas bajo una apariencia feliz.
  • Aspen: Para el miedo o la ansiedad.
  • Beech: Para la intolerancia.
  • Centaury: Para saber decir “no”.
  • Cerato: Para la autoconfianza.
  • Cherry Plum: Para el miedo a perder el control.
  • Chestnut Bud: Para aprender de los errores pasados.
  • Chicory: Para luchar contra el egoísmo y el amor posesivo.
  • Clematis: Para los que son demasiado soñadores y no viven el presente.
  • Crab Apple: Para aquellos que les desagrada algo de su personalidad o presencia.
  • Elm: Para los que están abrumados por la carga de alguna responsabilidad.
  • Gentian: Para los que se han dado por vencidos.
  • Gorse: Para los que han perdido la esperanza.
  • Heather: Para el egocentrismo.
  • Holly : Para el sentimiento provocado por la envidia y los celos.
  • Honeysuckle: Para no vivir añorando el pasado.
  • Hornbeam: Para el cansancio mental ante un esfuerzo.
  • Impatiens: Para la impaciencia.
  • Larch: Para la falta de confianza.
  • Mimulus: Para el miedo de cosas desconocidas.
  • Mustard: Para tratar una tristeza.
  • Oak: Para combatir el agotamiento de los que luchan fuertemente sin descanso. 
  • Olive: Para el agotamiento tras un esfuerzo físico o mental. 
  • Pine: Para el sentimiento de culpa.
  • Red Chestnut: Para los que se preocupan en exceso por otros.
  • Rock Rose: Para enfrentarse al miedo extremo.
  • Rock Water: Para ser más flexibles mentalmente.
  • Scleranthus: Para los indecisos.
  • Star of Bethlehem: Para paliar un estado de shock.
  • Sweet Chestnut: Para la angustia extrema.
  • Vervain: Para el exceso de entusiasmo.
  • Vine: Para el exceso de seguridad e inflexibilidad.
  • Walnut: Para protegerse de influencias externas.
  • Water Violet: Para los orgullosos y distantes.
  • White Chestnut: Para luchar contra los pensamientos no deseados.
  • Wild Oat: Para la incertidumbre ante la vida.
  • Wild Rose: Para la apatía.
  • Willow: Para la autocompasión.
  • Ciruelo de cereza: Para liberar miedos y ansiedades que pueden ser paralizantes o causar pesadillas.
  • Impatiens: Libera la ira permitiéndote ver las situaciones con más claridad.
Recibir un recordatorio del evento

Risoterapia

La risoterapia es una forma de terapia alternativa que utiliza la risa para gestionar nuestros niveles de estrés e influir en algunos procesos físicos de enfermedad, pues libera neurotransmisores como la serotonina y la dopamina que nos ayudan a sentirnos más felices.

La risoterapia consiste en reír de una manera natural, sana y que salga del vientre de un modo simple. Para que la risa sea efectiva y pueda brindarnos beneficios, la carcajada debe ser franca y sincera.

Se ha descrito como una estrategia para mejorar la calidad de vida y como mecanismo protector para prevenir enfermedades.

Entre sus beneficios encontramos los siguientes:

  • Reduce el dolor.
  • Disminuye la tensión muscular.
  • Con los movimientos musculares y del diafragma estimula los diferentes órganos.
  • Mejora la función pulmonar.
  • Facilita la enseñanza, situaciones socialmente incómodas y la exteriorización de emociones y sentimientos.
  • Mejora las relaciones interpersonales, el autoestima y la comunicación.
  • Aumenta la amabilidad, el optimismo, la esperanza y la creatividad.
  • Incrementa la actitud positiva y la confianza.

Originalmente, la risoterapia se desarrolló a partir de otras formas de medicina alternativa, como el yoga y los ejercicios de meditación, pero hoy en día se utiliza también con personas que viven procesos de depresión o de ansiedad, por su capacidad para reducir los niveles de cortisol y aumentar las endorfinas (hormonas responsables de la sensación de bienestar). 

Terapia con animales

La terapia asistida por animales tiene como objetivo hacer que las personas se sientan mejor, tanto física como emocionalmente.

Los animales de terapia pueden mejorar el bienestar de los pacientes porque les proporcionan amor incondicional, afecto, comodidad o compañía. También ayudan a las personas a recuperarse o a afrontar mejor los problemas de salud, ya sea física o mental.

Puede reducir significativamente el dolor, la ansiedad, la depresión y la fatiga en personas con diversos problemas de salud, como aquellas que reciben tratamiento contra el cáncer o las que tienen enfermedades cardiovasculares, demencia o trastorno de estrés postraumático, por ejemplo.

Los perros de terapia también se utilizan en diversas situaciones sociales cuando el paciente lo desea, de modo que mejora su calidad de vida mediante técnicas de relajación que han demostrado reducir la tensión, disminuir los niveles de ansiedad y aumentar la felicidad general.

Este tipo de terapia puede ser especialmente beneficiosa para las personas con depresión debido a su capacidad para estimular las emociones positivas, lo que repercute en nuestro estado mental y nos hace experimentar sentimientos como la alegría y la felicidad. 

Es importante que la persona se sienta cómoda con la mascota con la que va a trabajar, ya que esto le permitirá beneficiarse al máximo de la sesión. Algunos animales son más adecuados para este tipo de terapias que otros, en función de lo que necesites en cada momento, por lo que es importante no precipitarse sin antes considerar detenidamente todas las opciones.

De igual manera, la terapia con mascotas también se usa en entornos no médicos, como las universidades, para ayudar a las personas a lidiar con el estrés.

Musicoterapia

La musicoterapia se define como la aplicación científica del arte (música y danza) con la finalidad terapéutica de prevenir, restaurar y acrecentar la salud tanto física como mental del ser humano.

En ella, los terapeutas utilizan la música para abordar las necesidades psicológicas, sociales, cognitivas y físicas de los pacientes.

Es un medio terapéutico de ayuda, por lo que no importa la perfección de la expresión musical, sino lo que la persona exprese.

Se ha demostrado que mejora el estado de ánimo al reducir los niveles de estrés y crear emociones positivas mediante vibraciones y melodías.

La música ayuda a reducir el ritmo cardíaco y la presión arterial, a la vez que refuerza la inmunidad al aumentar la actividad de los glóbulos blancos en el cuerpo contra los agentes causantes de enfermedades, como las bacterias o los virus. Los estudios también han descubierto que reduce la percepción del dolor cuando escuchamos melodías relajantes durante los procedimientos médicos.

Los musicoterapeutas trabajan con sus pacientes a través de la improvisación o desarrollando canciones diseñadas especialmente para ellos, de modo que puedan sentirse más relajados cuando escuchen esos sonidos o melodías.

Este tipo de terapia alternativa se ha utilizado desde la antigüedad para tratar afecciones físicas, pero ahora también se utiliza como forma alternativa de tratamiento para las personas que viven con ansiedad, depresión, Alzheimer o Parkinson, así como también para niños con autismo y problemas de conducta.

En Conclusión

Si buscas terapias alternativas o complementarias a tu proceso de terapia psicológica, hay muchas entre las que elegir.

Los tratamientos son muy variados y tienen diferentes beneficios, así que no olvides tomar en cuenta cuáles son tus necesidades antes de tomar una decisión.

Sigue visitando nuestra página para conocer más información, así como para buscar ayuda profesional para encontrar el tratamiento adecuado para ti.