Psicólogos online

Terapia Cognitivo Conductual para el TOC: ¿Cómo puede ayudar?

De un tiempo para acá, cada vez escuchamos hablar más acerca de los pensamientos obsesivos y la ansiedad. Esta combinación de síntomas nos lleva a realizar compulsiones intentando que no suceda, sin embargo, esto no funciona, por lo que nos generamos más ansiedad y, al sentir la misma, generamos también más pensamientos obsesivos, creando así un círculo vicioso.

Antes que nada, ¿qué es la ansiedad?

Primero, hay que establecer que la ansiedad es una respuesta natural, no solamente de los seres humanos, sino también de los animales. Es algo instintivo que nos concede la oportunidad de sobrevivir, debido a que prepara nuestro cuerpo para luchar o huir cuando nos enfrentamos a algún peligro. Esta respuesta es la misma que nos ha mantenido a salvo como especie los últimos millones de años.

Pero entonces, si la ansiedad en sí no es un problema, ¿qué es lo que la convierte en uno?

Podríamos decir que la respuesta a esa pregunta es sencilla. Lo que transforma a una ansiedad adaptativa y útil en una ansiedad desadaptativa y problemática es la frecuencia, intensidad e interpretación que nosotros tenemos sobre ella.

A veces tenemos interpretaciones tan negativas sobre la ansiedad que empezamos a desarrollar una fobia a ésta misma, lo cual nos impide experimentarla de forma sana, creándonos mayor malestar.

Así que para poder comenzar a manejar nuestra ansiedad es importante poder identificar a qué se debe esta. Algunas de las causas de la misma pueden ser por evitar sensaciones desagradables comunes, baja tolerancia a la frustración, querer mantener el control, entre otras.

Pero ¿cómo se relaciona el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) con la ansiedad?

El TOC se caracteriza por una combinación de pensamientos, imágenes, impulsos recurrentes y persistentes que se experimentan como no deseados, lo cual genera preocupación, miedo y ansiedad. En otras palabras, es tenerle un miedo excesivo e irracional (o fobia) a tus propios pensamientos, ocasionando que hagamos actos mentales o comportamientos para detenerlos. A continuación, te lo explicaremos mejor.

Hablemos un poco sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo o, como le decimos de cariño, TOC

El TOC es bastante común: se estima que aproximadamente del 2-3 % de la población lo tiene.

Se da en todas las edades, desde niños pequeños hasta adultos mayores, pero típicamente empieza en la adolescencia.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

Los síntomas varían de gravedad en momentos, y esta fluctuación puede estar relacionada a eventos estresantes en la vida.

Los principales síntomas del TOC son los siguientes:

  • Pensamientos intrusivos (obsesiones): Son pensamientos desagradables e indeseados. Pueden ser imágenes, dudas o pensamientos sobre daño, violencia, contaminación, sexo, pecados y ofensas a Dios, salud, orden y simetría, entre otros. Como ves, hay una infinidad de obsesiones.
  • Rituales (compulsiones): Existen rituales o compulsiones conductuales, es decir, actos como lavar las manos, limpiar superficies, checar todo constantemente o prender y apagar algún aparato. Y también los hay mentales, como contar, rezar o tener determinados pensamientos. Estas últimas compulsiones son diferentes de las obsesiones porque, aunque ambas son pensamientos, las obsesiones causan ansiedad y las compulsiones la reducen.
  • Otra característica es el evitar y escapar de las situaciones, objetos, personas o lugares que disparan las obsesiones y pensamientos intrusivos.

En pocas palabras, las obsesiones son las ideas que el TOC pone en tu cabeza y te causan malestar y las compulsiones son las cosas que haces que crees que te alivian temporalmente ese malestar.

Recuerda...

Es muy importante que no te autodiagnostiques. A pesar de que a muchas personas les parezca que tienen TOC por leer los síntomas e identificarse, no significa que necesariamente lo tengan. Para poder tener un diagnóstico es necesaria la evaluación de un profesional.

¿Por qué se desarrolla el TOC?

En realidad, no se conocen bien las razones por las cuales algunas personas desarrollan TOC y otras no.

Existe evidencia de que las personas con este trastorno tienen ciertos desbalances químicos en el cerebro que involucran neurotransmisores como la serotonina o dopamina, que son importantes para el funcionamiento cerebral. Estos desbalances pueden ser debido a causas orgánicas o por factores ambientales y conductuales. Es por eso que algunos medicamentos que alivian los síntomas del TOC también cambian los niveles de serotonina. Sin embargo, no se sabe si ésta es realmente un factor importante en el desarrollo del trastorno.

También hay evidencia de que el TOC tiene un componente hereditario.

Pero en sí, las investigaciones demuestran que las causas del TOC derivan de una combinación de factores biológicos o genéticos y ambientales, como la crianza y la cultura.

¿Cómo tratar el TOC?

Para poder empezar a tratar el TOC es necesario entender que más del 90 % de las personas tienen pensamientos intrusivos ocasionalmente. Esto quiere decir que aproximadamente 9 de cada 10 personas los tienen en algún momento. Los más comunes son estos:

  • Brincar desde un lugar alto.
  • Chocar o atropellar a alguien, ya sea a propósito o sin querer.
  • Picar los ojos a propósito.
  • Impulso de saltar hacia el tráfico o hacia las vías del metro.
  • Imagen de lastimar o matar a un ser querido.
  • Pensamiento de hacer algo malo a un anciano o a un bebé.
  • Pensamiento de atropellar a alguien que camina muy lento.
  • Impulso de golpear a alguien que habla mucho.
  • Pensamientos de que algo sale terriblemente mal por un error que se cometió.
  • Pensamientos de tener un accidente mientras se maneja con niños.
  • Imagen de un ser querido siendo lastimado o asesinado.
  • Ideas de recibir noticias de la muerte de un ser querido.
  • Pensamientos de que otros creen que eres culpable o de que robaste algo.
  • Idea de contraer enfermedades por estar en lugares sucios como baños públicos.
  • Sensación de que las manos siempre están sucias.
  • Impulso de insultar o decir algo feo o inapropiado a un amigo.
  • Imagen de gritarle a los seres queridos.
  • Pensamiento de dejar algún aparato prendido (estufa, luz, plancha) y sus consecuencias trágicas.
  • Pensamiento de dejar puertas abiertas, de que roban la casa mientras no está uno dentro, de que se quemó la casa y se perdió todo, de haber dejado el coche abierto.
  • Pensamientos contrarios a las creencias religiosas o morales.
  • Pensamientos violentos durante el sexo o de actos sexuales "raros".

Estos son sólo algunos ejemplos de los pensamientos intrusivos que comúnmente se tienen. Es algo así como tener "hipo mental".

Es por eso que es tan importante normalizar el tenerlos, ya que si comenzamos a verlos como algo malo o nos hacemos la idea de que hay alguna razón oscura tras de ellos, es muy probable que empecemos a temerles y evitarles, convirtiéndolos en obsesiones, lo que nos lleve a utilizar compulsiones para lidiar con este malestar.

¿Cómo ayudaría la terapia cognitivo conductual?

Para tratar el TOC, tendrás que aprender una nueva forma de lidiar con las obsesiones sin recurrir a la evitación o a los rituales. La mejor manera de hacerlo (comprobado con estudios) es la Exposición y Prevención de Respuesta (EPR), y quien mejor puede darte este estilo de terapia es un especialista en el enfoque Cognitivo Conductual o Conductual.

La terapia cognitivo-conductual, o TCC, es un tipo de psicoterapia que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de una variedad de trastornos de salud mental, incluido el TOC.

La TCC ayuda a las personas a cambiar su forma de pensar y de comportarse con respecto a sus pensamientos y sentimientos, lo que puede ayudar a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Los terapeutas cognitivo-conductuales trabajan con los pacientes para desarrollar estrategias de afrontamiento útiles y les ayudan a practicar estas nuevas habilidades en la vida cotidiana.

En general, la terapia cognitivo-conductual tiene tres componentes principales:

  • Exposición: El punto es exponerse gradualmente a situaciones que desencadenan pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos. Esto se hace en condiciones muy controladas para que te sientas seguro mientras aprendes a manejar tus miedos de forma eficaz sin utilizar la evitación o los rituales.
  • Prevención de la respuesta: Trabajar en evitar el uso de rituales, como las conductas de evitación y las compulsiones mentales.
  • Reestructuración cognitiva: Se trata de trabajar la forma de ver nuestros pensamientos y emociones. La idea es enseñarte nuevas formas de responder que no impliquen evitarlas o suprimirlas realizando cualquier tipo de ritual (mental o físico).

Así que, si la terapia cognitivo-conductual está dentro de tus posibilidades, te recomendamos que busques un terapeuta formado en este enfoque para que puedas ser diagnosticado y, si es tu caso, tratar tu TOC.

En Conclusión

Como te decíamos, los pensamientos intrusivos son en realidad una parte muy natural e inofensiva del ser humano. Todos los tenemos de vez en cuando. Pero si comienzas a notar que llegan con mucha frecuencia, que el malestar es muy intenso y sientes que te están alejando de hacer las actividades de tu día a día, entonces te recomendamos que consideres un tratamiento psicoterapéutico.

Recuerda que no estás solo. Ponte en contacto con nosotros para que te acompañemos en el camino.

Antes de despedirnos, queremos recordarte que toda la información que aquí te compartimos, así como las recomendaciones que hacemos, no sustituyen lo que es una terapia psicológica o un diagnóstico. Por lo que te invitamos a buscar ayuda profesional para encontrar la guía adecuada.


Colaboradores: Karen Hidalgo y María Milagros.

Logo Desansiedad
Mira el podcast con video en youtubedesansiedad facebookicono des instaframDesansiedad Spotify

Somos especialistas en el tratamiento de la ansiedad a través de cursos en línea, terapias en línea, retiros y libros que permiten a miles de personas en el mercado de habla hispana, recuperar su bienestar.

Política de PrivacidadTérminos y condiciones
El nombre y logotipo de Desansiedad son marcas registradas.
💜  Hecho en México - 2022
Logo Desansiedad
Mira el podcast con video en youtubedesansiedad facebookicono des instaframDesansiedad Spotify

Somos especialistas en el tratamiento de la ansiedad a través de cursos en línea, terapias en línea, retiros y libros que permiten a miles de personas en el mercado de habla hispana, recuperar su bienestar.

Servicios

Recursos

Nosotros

💜  Hecho en México - 2022
Política de PrivacidadTérminos y condiciones
El nombre y logotipo de Desansiedad son marcas registradas.