Pensamientos negativos

Tus pensamientos, aunque desagradables, te están protegiendo

Escrito por
Psic. Anel de León
Psic. Anel de León

Tus pensamientos, esos que quieres quitar porque te generan mucho malestar, ¿Son un mecanismo de defensa? En muchas ocasiones suele suceder que, los síntomas físicos como la taquicardia, el mareo, el zumbido en los oídos, etcétera, no son tan molestos como resultan ser los pensamientos negativos que aparecen en nuestra mente.

Tus pensamientos, esos que quieres quitar porque te generan mucho malestar, ¿Son un mecanismo de defensa? En muchas ocasiones suele suceder que, los síntomas físicos como la taquicardia, el mareo, el zumbido en los oídos, etcétera, no son tan molestos como resultan ser los pensamientos negativos que aparecen en nuestra mente.

Estos pensamientos negativos terminan por ser una especie de lastre por su contenido, o sea, por lo que nos están diciendo, que aunado a eso creemos que son reales. Por ejemplo pensamientos como “me voy a volver loco”, “le puedo hacer daño a mi hijo”, “soy una mala mamá porque no sé cuidar de mi bebé” o “seguro tengo una enfermedad terminal”; se convierten en el pan nuestro de cada día, haciendo que realmente la pasemos mal y nuestra necesidad principal sea erradicarlos de nuestra mente.

Pero esta tarea se convierte en algo gigantesco, porque estos pensamientos no terminan por irse y en ocasiones hasta suelen aumentar en su aparición. Pero, ¿Por qué no se van y por qué son un mecanismo de defensa?, ¿De verdad algo que me está haciendo sentir tan mal me está protegiendo?

¡Así es!

Estos pensamientos que te hacen creer que estas loco o que eres una mala persona por el simple hecho de tenerlos, realmente tienen una función y aquí abajo te la comparto.

Los pensamientos en la ansiedad tienen como características principales el hacernos percibir la realidad de manera distorsionada, el hacernos creer que son reales y sobretodo tener un contenido catastrófico o negativo. Esto te lo comento, porque quiero que lo tomes en cuenta en aquellos momentos donde más te la hacen pasar mal, para que recuerdes que no eres tú, sino tus pensamientos producto de la ansiedad.

Cuando tenemos una preocupación (muy común en la ansiedad) y no hemos podido encontrar una posible solución, además no hemos llevado a cabo acciones para remediar la situación que nos preocupa, nuestra mente va a encontrar un canal para resolver lo que nosotros no hemos llevado al acto, ¿Cómo? Con la generación constante de pensamientos en torno a aquello que nos preocupa. Sí, por ejemplo, supón que lo que te preocupa es tu salud física, quizá no has acudido al médico para hacerte tu chequeo, no tienes en este momento el efectivo necesario para acudir, entonces, como no lo has llevado a cabo en el plano físico, tu mente va a estar generando por las noches pensamientos en torno a este tema; “seguro tengo una enfermedad grave”, “el médico se equivocó al darme el diagnóstico”, “me va a suceder algo peligroso”

Nuestra mente necesita cerrar ciclos, terminar pendientes, cerrar la gestalt, (en psicología lo conocemos como cerrar ciclos) y por lo mismo, una de sus funciones será ejecutar aquello que ha visto que no está completado; en este caso aquellas acciones físicas necesarias para transformar la situación que nos preocupa, y una forma de terminar este pendiente, es generar pensamientos en torno a este tema, pero recuerda, los pensamientos en la ansiedad tenderán a presentarte una realidad sesgada y/o catastrófica.

Una segunda función, y más protectora que la anterior, es esta que te platico a continuación. Probablemente todos en nuestra vida hemos vivido alguna situación que nos ha hecho sentir tristes, enojados o con miedo, es probable que estas emociones hayan sido muy fuertes o vividas en momentos muy importantes de nuestra vida, pero lo que también probablemente a muchos nos ha sucedido (esto en ocasiones es producto de la crianza, de la cultura y de la educación que promueve más una evasión que un reconocimiento de nuestras emociones), es que terminamos por evadir nuestra tristeza, postergarla, aplazarla o de plano negarla. Y así seguimos en nuestra rutina, acumulando emociones como la tristeza y evadiendo el evento que nos la hizo sentir.

Y cuando aparece en algún momento la ansiedad, con ella llegan los pensamientos desagradables que tanta lata nos producen (lata aquí en México es molestia), y sin embargo, seguimos negando nuestras emociones o evadiéndolas, pero nuestro cuerpo en su infinita sabiduría encuentra otro canal para liberarlas a la par que también funciona como vía para seguir desviando tu atención.

Un poco más claro... Nuestros pensamientos repetitivos, que aparecen constantemente en nuestra mente y que en ocasiones nos hacen pensar que ya son una obsesión, tienen dos funciones: Primero, liberar la tensión emocional acumulada a lo largo de un periodo de tiempo prolongado, (porque de alguna forma necesita salir esta tensión) y la segunda función es, desviar tu atención. Así es, si mantienes tu atención puesta en ese pensamiento de “estoy enfermo de algo grave”, estás evitando conectar con ese evento que originó una tristeza o un enojo, quizá la muerte de un ser querido por una enfermedad prolongada.

Ya tiene más sentido lo que te decía, que los pensamientos te estaban protegiendo, ¿Cierto? Entonces, ahora que estás conociendo esto, te quiero invitar a que pruebes un camino diferente al que has venido recorriendo.

- Cuando veas que aparecen los pensamientos, desidentifícate de ellos. No eres tus pensamientos, no estás eligiendo tu el tenerlos, son producto de la ansiedad

- Si te hace sentido el tener alguna situación que te está preocupando, bríndate un espacio para reflexionar y poner en papel aquellas acciones que te ayudarán a resolver la situación, pero fija fechas para llevarlas a cabo

- Date el permiso de conectar con la emoción que probablemente estás evadiendo, recuerda que nuestras emociones no son malas y antinaturales, al contrario, están allí porque nos ayudan a saber cómo nos encontramos y una vez cumplida su función, que es el hacernos saber cómo estamos, se van. Ninguna emoción estará contigo eternamente. Todas cumplen su ciclo

Resumiendo, tus pensamientos te han ayudado a resolver a nivel mental aquello que no has ejecutado en un plano físico, aunque también te ayudan a desviar tu atención de aquello que puede ser doloroso.Si ahorita estos pensamientos ya te están pasando factura, puede ser un excelente momento para, llevar a cabo acciones físicas que te ayuden a resolver aquello que te preocupa y también para que te permitas vivir y expresar tus emociones.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

Ebook Lo Primero Que Necesitas Saber
TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
te podemos apoyar

Tratamiento para la ansiedad

Accede hoy a un acompañamiento terapéutico en línea con psicólogos especialistas en escucharte y guiarte en tu proceso.

¡Sí, quiero empezar!
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más