Vive el próximo Retiro Desansiedad
Retiro en
Ansiedad generalizada

Tipos de ansiedad

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

La ansiedad se manifiesta de diferente manera en cada persona, según una serie de factores que va desde la edad, información genética, circunstancias de vida, etcétera.

Los diferentes tipos de ansiedad pueden existir aislados entre sí, o combinados.  O sea que puedes tener ataques de pánico y a la vez hipocondria o fobias y trastorno obsesivo compulsivo.  Lo importante es que si presentas alguno de estos tipos de ansiedad, encuentres el diagnóstico indicado para saber por cuál empezar.

Recuerda que todos tenemos un poco de todo esto, pero si algo ya te está impidiendo disfrutar de la vida y realizar tus actividades normales, entonces estás en momento de recibir ayuda. 

Los tipos de ansiedad son

Preocupación crónica: 

Te preocupas constantemente por tu familia, tu salud, tu carrera, tu economía.  Tienes la impresión de que está a punto de pasarte algo malo, aunque no sepas realmente cuál es el problema.  Constantemente se te revuelve el estómago al pensar en éstos asuntos.

La preocupación en su mayoría es sobre aspectos del futuro, pero igualmente puede ser del pasado.  Imaginas los peores escenarios, y eso te genera que vivas como si ya estuviera pasando eso que te preocupa.

Por ejemplo: 

Que tus hijos no lleguen a tiempo a casa y te preocupes por lo que les pueda pasarCelos por estar preocupándote lo que hace tu pareja o con quién estáPreocuparte por no tener dinero en el futuro o que no te alcance

Miedos y fobias

Un miedo nace a partir de que te sientes en peligro, y normalmente esos miedos viven solamente en tu mente.  Puede ser a partir de algo que te sucedió o que viste que le ha sucedido a otros.  El miedo está fundamentado en creencias y suposiciones irreales, donde magnificas el riesgo.

El miedo nace del temor, y el temor es una emoción para sobrevivir ante lo que realmente amenaza contra tu supervivencia, pero actualmente tenemos miedos que realmente no son una amenaza, pero evitas a toda costa que sucedan.

Las fobias son un miedo intenso generado por experiencias traumáticas o simplemente por evitar por mucho tiempo aquello que empezó por un temor. Puede ser fobia a las agujas, sangre, alturas, ascensores, manejar, viajar en avión, las serpientes, las arañas, las tormentas, los puentes o quedarte encerrado en lugares cerrados.  La fobia no te permite acercarte o tan si quiera imaginarte que eso pueda suceder, pues inmediatamente empiezas a sentir sensaciones extrañas y desagradables en tu cuerpo.

Por ejemplo: 

miedo a… la soledadla oscuridadla inseguridadfobia a las jeringas, sangre, arañas, lugares cerrados.

Ansiedad por la actuación

Te quedas paralizado siempre que tienes que hacer un examen, actuar o hacer algo delante de otras personas o competir en alguna prueba deportiva.

Ansiedad por hablar en público: te pones nervioso cuando tienes que hablar frente a un grupo de personas y te dices a tí mismo “todos se van a dar cuenta que estoy nervioso, se me quedará la mente en blanco y haré el ridículo, les voy a caer mal”, etc.

Timidez

Te sientes nervioso y apurado en las reuniones sociales porque te dices a tí mismo “todo el mundo parece encantador y relajado, pero yo no tengo nada interesante que decir”.  ”Lo mas probable es que se den cuenta de lo tímido que soy y de lo fuera de lugar que me siento”,  ”Deben de pensar que soy una especie de tipo raro o de fracasado”, “Soy el único que se siente así, ¿qué me pasa?”.

Se te dificulta acercarte a otras personas, especialmente a las del sexo opuesto. Tienes un bloqueo que te impide decir lo que piensas y expresar tus sentimientos a personas que no tienes mucha confianza. Crees que es mejor pasar desapercibido que llamar la atención, pero en el fondo quisieras que los demás sí te pusieran cierta atención.

Ataques de pánico:

Sientes ataques de pánico repentinos, terribles, que parece como si aparecieran sin más y te atacaran de manera inesperada, como un rayo.  En los ataques te sientes mareado, el corazón te palpita con fuerza y tienes hormigueos en los dedos.  Quizás te digas a tí mismo “debo de estar teniendo un ataque al corazón” “y si me desmayo?” “o me muero?” “!no puedo respirar¡ ¿y si me ahogo?”.

Intentas aferrarte a la vida, quizás salgas corriendo a emergencias del hospital más cercano. Al poco rato la sensación de pánico desaparece de manera tan misteriosa como llegó, pero te quedas con una sensación extraña, desconcertado, asustado y hasta humillado.  Te preguntas qué paso y cuándo volverá a suceder, y que ¿qué está sucediendo conmigo?.

Los médicos te dicen que te encuentras perfecto de salud, que necesitas aprender a relajarte y quizás te manden un rivotril.  Pero el miedo sigue ahí… la inquietud y sensación de extrañeza no se va.

Agorafobia

Te da miedo estar fuera de tu casa porque piensas que te puede pasar algo terrible, como tener un ataque de pánico quizás, y que no habrá nadie que pueda ayudarte.  Puedes tener miedo a los espacios abiertos, a los puentes, a las multitudes, a estar en la cola del supermecado o a viajar en transporte público.

Prefieres quedarte en la seguridad de tu casa donde no te enfrentarás a todas esas probabilidades tan terribles que pueden suceder afuera.  O simplemente te sientes tan extraño por sentirte mal, que no deseas socializar y que nadie te va así.

Obsesiones y compulsiones

Te acosan pensamientos obsesivos que no puedes quitarte de la mente e impulsos compulsivos de realizar rituales supersticiosos para controlar esos miedos.  Por ejemplo, puede que te consuma el miedo a los microbios y que tengas el impulso irresistible de lavarte las manos una y otra vez, todo el día.  O tal vez tengas que regresar a revisar la hornilla de la estufa para ver si la cerraste por muchas veces.

El trastorno obsesivo compulsivo requiere de un tratamiento especializado al igual que los demás tipos de ansiedad, donde puedas disminuir el miedo intenso en el que vives.

Trastorno de estrés postraumático

Te acosan los recuerdos o imágenes de algún suceso terrible que sucedió hace meses, e incluso hace años, como una violación, unos malos tratos, torturas o asesinatos.  Cada vez que te acuerdas regresan las sensaciones de ansiedad intensa, se te dificulta dormir, cambias de ciudad o de hábitos para evitar aquello que temes, y no logras olvidarte de lo que pasó.

Preocupación por tu aspecto físico (trastorno dismórfico corporal)

Tienes la sensación de que tu aspecto tiene algo de grotesco o de anormal a pesar de que tus amigos y tu familia intentan decirte que tu aspecto es normal.  Puede que pienses que tienes la nariz deformada, que tienes una forma de cara rara, etc.  Puede que pases mucho tiempo consultando cirujanos o mirándote al espejo en el intento de corregir ese defecto, y estás convencido de que todo el mundo se da cuenta de él y les pareces desagradable.

Preocupaciones por tu salud (hipocondría)

Vas de médico en médico quejándote de molestias, dolores, fatiga, mareos u otros síntomas.  Estás seguro de que padeces de alguna enfermedad terrible, pero el médico siempre te tranquiliza diciendo que estás perfecto.  Te sientes aliviado por unos días, pero no tardas en obsesionarte de nuevo en tu salud.

Creas un círculo vicioso entre revisar constantemente tu cuerpo en búsqueda de síntomas nuevos y extraños e ir al doctor en búsqueda de ese diagnóstico de 1 en un millón.

¿Qué tienen en común los tipos de ansiedad?

Si te fijas, los tipos de ansiedad tienen en común la preocupación obsesiva sobre algún tema en específico, ya sea morir, enfermar, que algo terrible pase si no haces cierta cosa, que te ataque la serpiente… etcétera.

Vives obsesionado y toda tu atención se va a aquello que temes, y normalmente lo que pasa es que reafirmamos con nuestras acciones que es mejor mantenernos alejados o quitar de nuestra vida eso que tememos.

También tienen en común que todos ellos son un intento por tener el control absoluto de lo que te sucede, a partir probablemente de que en tu vida aprendiste a estar alerta y activar todos tus sentidos para protegerte, pues el ambiente exterior parecía amenzar contra ti.

Es por eso que cualquier trastorno de ansiedad es consecuencia de vivir con altos niveles de estrés por mucho tiempoy de desapegarte constantemente de la realidad, en la cual el hecho es que sigues vivo y que nada terrible te ha sucedido (y no es porque has evitado exponerte a aquello que temes ¿ok? es porque aquello que temes vive en tu mente y no en la realidad)

Busca más información en los posts del blog, donde podrás encontrar cómo manejar tus preocupaciones y obsesiones de tal manera que desaparezcan de tu mente y te permitan vivir tu vida en paz.

¿Qué hacer al respecto?

La terapia cognitivo conductual junto con la meditación plena (mindfulness) ha demostrado tener los mejores resultados para los diferentes tipos de ansiedad.

Créeme que puedes vivir sin ansiedad, busca la ayuda indicada y lo descubrirás.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más