Reconcíliate con tu cuerpo: Entrevista con Lea Kaufman

Con mucho gusto te comparto esta entrevista con Lea Kaufman donde nos compartió muchas ideas donde te hace una invitación: reconcíliate con tu cuerpo a través del Movimiento Inteligente. Además podrás entender por que generamos ansiedad y como ayudarle a regresar a su equilibrio de manera natural

 

Fabiola: ¿Por qué creaste Movimiento Inteligente? ¿De dónde nace la idea?

Lea: Movimiento Inteligente nace de una exploración propia a través del estudio de la educación somática, tuve un momento en el que mi cuerpo me hizo ver dónde estaba mi mente. Fue un volver a casa, un volver a mi.

En esos momentos estudiaba ingeniería, teatro y danza pero sentía una insatisfacción con lo que estaba haciendo, no sentía que me llenaran. De esa insatisfacción surge la idea del estudio de la somática.

Viajé de Uruguay a México, me gradué en educación somática y empecé a trabajar en un consultorio y atendiendo  a personas, pero nuevamente surgía esa verdad incómoda, de que eso no era lo que tenía que hacer.

A partir de querer tener mas plenitud y de querer compartir lo que había ido adquiriendo a lo largo de los años comencé Movimiento Inteligente. Primero como una página Web, a través de vídeos y audios, compartir una manera diferente de habitar en tu cuerpo. Esto fue en el 2011 y poco a poco Movimiento Inteligente fue posicionándose, primero como marca y desde hace unos años como terapia en donde formamos gente y tenemos representantes en más de 10 países de todo el mundo atendiendo gente a través de esta manera de ayudarte a reconectar con tu cuerpo.

Mis logros profesionales van de la mano con mi propio desarrollo personal. Cuando trabajo con emprendedores es lo que les digo; no hay algo que te confronte con tu propio desarrollo, como ser emprendedor. Eso te exige estar centrado, trabajar contigo mismo y creo que cada paso profesional es un avance personal.

Fabiola: Si, y de hecho por eso estoy ahora aquí hablando contigo, porque siento que es un reflejo de la mayor importancia que le he estado dando al cuerpo en esta etapa de mi vida. Antes mi aproximación hacia la ansiedad y hacia mi misma estaba centrado en mente y emociones, hacía una rutina de estiramientos en la mañana y ya. Pero cada vez me doy más cuenta de que la conexión entre plenitud y habitar el cuerpo es muy íntima, ahora ya me siento en ese momento, un paso más. Quiero que nuestros seguidores sientan la conexión entre habitar el cuerpo y la plenitud. Me gustó mucho eso que dijiste sobre que tú ya movías tu cuerpo, eras bailarina, pero a la vez sentías que no lo habitabas, entonces Movimiento Inteligente no es tanto mover el cuerpo, sino habitar en él. ¿Cómo es esto de habitar nuestro cuerpo?

Lea: Hoy por hoy, hemos convertido a nuestro cuerpo en una máquina, que los que manejan esa máquina ni si quiera somos nosotros mismos, es la dieta de moda, el fitness, la estética, los médicos…entonces hay una enorme industria de cómo tienes que alimentarte, mover, ver…y todo es un máquina en la que quito y pongo: esto sobra, esto me falta y no sólo a nivel estético, sino que también cuando hay dolores, eso que me duele me lo quiero quitar.

Tenemos una concepción de nuestro cuerpo como máquina, esa máquina puede funcionar mal o puede funcionar bien, cuando nos duele nos quejamos y cuando funciona, no estamos conectados con él. La invitación de Movimiento Inteligente como terapia de conciencia corporal, es cómo dejar de concebir mi cuerpo como una máquina y cómo  dejarlo de tratar como una máquina para recuperar mi propia conciencia.

Fabiola: ¿Qué relación con el cuerpo tienen los clientes con ansiedad que llegan a ti? ¿Has encontrado algún denominador común sobre cómo tratan a su cuerpo?

Lea: Lo primero que la ansiedad implica que yo no esté en el presente. Siempre implica que creo que algo va a suceder y no esta´sucediendo y mi sistema nervioso entiende como si si. Si hablamos de un ataque de ansiedad, hablamos de sudación, taquicardia, frío…y son todas reacciones corporales que la mente en su desboque se lleva al cuerpo.

El cuerpo vive en el presente, el cuerpo no sabe del futuro y reacciona como si estuviese sucediendo eso que imagina y en el fondo tiene mucho que ver con nuestra superviviencia.

Lo imagino es que en algún grado voy a morir, o desaparecer, a lo mejor no me lo digo con esas palabras pero la reacción del cuerpo es muy reptiliana, en el sentido de defensa y superviviencia.

Hay una sobrevaloración de la mente sobre el cuerpo. La invitación de Movimiento Inteligente es utilizar nuestro cuerpo que vive en el presente para anclar nuestra mente y no permitir que se desboque hacía una fantasía que nos hace mal. Tenemos que entender que una de las funciones de la mente es imaginar, planificar, crear el futuro, nuestras obras, un plato rico de comida… pero esa función desbocada, es super dañina, tenemos que darle el espacio creativo para que nuestra mente desarrolle su función imaginativa, pero anclarnos en el presente a través de nuestro cuerpo.

Fabiola: Estoy muy de acuerdo contigo y me encanta que lo digas porque mi propuesta inicial es sentir al cuerpo sin querer entenderlo, en ese caos de explosión del sistema nervioso que está en alerta y poco a poco confirmar que él se sabe auto regular, que si se lo permitimos, el cuerpo se sabe regresar a su equilibrio ¿Cómo les podrías apoyar en vivir el cuerpo con todos los síntomas de la ansiedad?

Lea: Movimiento Inteligente muchas veces lo describo como el coraje de sentir. Vivimos en una sociedad en la que el miedo a sentir lo que sentimos es nuestro mayor miedo.

Movimiento Inteligente te propone una metodología para apoyarte a sentir lo que hay dentro de ti, que puede ser agradable, desagradable o las dos cosas a la vez. Como seres humanos tenemos la capacidad de albergar todo el rango de emociones. A veces decimos “yo nunca me enojo, yo nunca estoy triste”. El tomar en cuenta, ser conscientes de estas emociones es algo muy valioso en la confianza de que va  a pasar, de que es transitorio y ésta confianza es lo que va a permitir que mi sistema empiece a autoregularse.

El sentir mi cuerpo implica que abra un espacio interno, implica que suelte la necesidad de manipular mi experiencia interna. La mayoría de las modas a lo que nos lleva es a querer controlar esa experiencia interna “no te enojes, no estés triste” para que mi vida sea lo más parecido a lo que pongo en Facebook o en Instragram, lo cual no es humano, lo que es humano es todo ese rango de nuestras experiencias.

A través de eso, de crear un espacio interno para quedarme con la emoción que estoy sintiendo y esas emociones se pueden expresar a través de mis sensaciones. Entonces cada vez que me permito sentir esas sensaciones puedo dejar que pasen a través de mi. Si tu te sientas contigo en un acto íntimo, de ser real contigo mismo, las cosas pasan. Sino, ya se generan una serie de malestares crónicos a todo nivel que se instalan para que los veas.

Fabiola: Ahí es cuando el cuerpo ya te grita “necesitas sentirme para volver a la paz” ¿Cómo puedo confiar en que si siento la sensación no es peligrosa o confiar en que si siento el dolor, detrás de la sensación, no me va a pasar nada malo?

Lea: Tenemos que entender que en una situación de crisis de ansiedad no nos podemos exigir confiar de primera.

Durante mucho tiempo hemos venido practicando el malestar, por lo mismo, necesitamos practicar el bienestar. A mis alumnos les digo que nosotros practicamos el bienestar,  en el día a día vamos desarrollando una fuerza interna, desde mi esqueleto, que me va a permitir quedarme con mis propias tormentas. Entonces, si yo me pido, por primera vez, en medio de un ataque de ansiedad, confiar, probablemente me voy a frustrar, algunas personas lo logran, pero no es lo habitual. Lo que tenemos que hacer es no esperarnos a estar mal. Empezar a crear una práctica de bienestar en la que día a día voy conectando con mi cuerpo, voy viendo cómo mi cuerpo me responde. Voy atendiendo a mis sensaciones y comprobando que si las atiendo, desaparen, después de un tiempo prudente.

Voy viendo que si me muevo inteligentemente el dolor va desapareciendo, mi cuerpo se autoregula, y en base a esas experiencias, ante los retos de la vida, voy llenando ese tanque de bienestar y confianza hacia mi mismo. Entonces la invitación es practicar el bienestar diario. De hecho tengo un programa que se llama “Bienestar total” y de eso se trata: todos los días hacer algo, más vale hacer todos los días un poquito que una vez al año irte a un retiro de 2 semanas y volver a tu vida y que todo siga igual.

Fabiola: Me encanta esta noción de auto generarnos momentos de bienestar para tener la práctica, la fortaleza de ese camino interno que nos lleva a nuestro bienestar y neurológicamente también.

Es un camino que si se reforzamos, en momentos de dificultad, podemos regresar a él más fácil, ya lo tenemos trazado, pavimentado, en mantenimiento. Estás practicas están enfocadas, no tanto en esperar al malestar para ponerlas en practica sino en momentos de tranquilidad o neutralidad donde generarte momentos de bienestar. En este sentido, ¿qué metodología utilizas en tu programa, propones ejercicios?

Lea: En bienestar total lo que trabajamos son clases de Movimiento Inteligente y una serie de ejercicios llamados prácticas de poder que son aplicaciones cortas de movimientos específicos para la mente y las emociones y luego las incorporaciones de conciencia,  actividades cortas que pueden incorporarse a tu vida cotidiana.

Hoy por hoy lo que necesitamos es algo que nos saque del automatismo cotidiano y ese mecanismo interno te va a poder sacar cuando la ansiedad se vaya agrando. También entender que una molestia no aparece de la nada, un ataque de ansiedad no te da de repente, algo pasa, pero como no te sientes, no te enteras en ese momento. De esta manera, habitando tu cuerpo, puedes tomar consciencia y aplicar movimiento inteligente evitando con ello que desemboque en algo más.

Fabiola: como dices, no da de la nada, por eso la importancia de la prevención. Hay muchas personas que recaen y recaen y siempre les comento que hubo algo que paso y que no te diste cuenta, pero sería mucho más fácil habitar en nuestro cuerpo para tomar consciencia de los avisos.

Mucha gente me pregunta: ¿cómo le has hecho para no recaer? les respondo que no me dejo llegar ahí, cuando ya me tiembla el ojo ,ya es mi gran aviso, por eso les recomiendo hacer su propia lista de cómo tu cuerpo te avisa que ya la intensidad es importante. ¿Cómo identificar que el cuerpo te avisa que el nivel de estrés pasó a un grado más de tensión?

Lea: Somos muy creativos para eso, pero yo creo que hay dos cosas.

Una es la respiración, si mi respiración es muy pequeña, agitada o superficial es porque hay algo que me provoca dolor, molestia o incomodidad, si mi respiración cambia es una señal de que algo está pasando.

Ahora, nosotros respiramos más de 20000 veces al día, es una función automática que dejamos de sentir y no la conoces, podemos estar parando la respiración pero no nos damos cuenta de que lo estamos haciendo. Es muy importante hacer un trabajo sobre la respiración, sin manipularla, de reconocerla.

Y la segunda, todos sabemos en qué parte de tu cuerpo empieza a aparecer. Ahí es dónde nos tenemos que dar cuenta de cuándo estamos haciendo mas trabajo del que nos corresponde.

Normalmente, nos damos cuenta cuando hacemos un sobre esfuerzo, por ejemplo, en el gimnasio. Entonces, cómo puedo empezar a introducir movimiento para que ese esfuerzo extra se desaparezca. En resumen, atender a mi respiración, darme cuenta de cuándo deja de ser fluida y atender al esfuerzo muscular para aprender a soltarlo.

Fabiola: Por eso creo que tu acompañamiento es fundamental para nuestra recuperación y prevención.

Yo también en la carrera hice muchos ejercicios y aprendí que podía relajar mis músculos.

Mi primera recomendación es relaja la panza, saliva un poco y déjate sentir lo que sientes para dejar salir la tensión, y ahí es donde entras tú, porque mucha gente me dice ¿cómo suelto la tensión? y me cuesta trabajo transmitir como soltar y ahí es donde la practica del contacto con el cuerpo nos lleva a ver que si tenemos esa capacidad de soltar la tensión y que no es qué me tomo, o a quien le pido ayuda

Lea: Es cierto, si tu le dices a alguien que sienta la espalda, la mayoría no sabe hacerlo, la gente no sabe porque no ha tenido esa educación y esa experiencia. Luego tampoco sabe cómo soltar los músculos y hay que entender que cuando yo contraigo no es consciente, yo no quiero contraer la panza, es automático, es primitivo y sabio. Lo que pasa es que la mente le hace creer a mi cuerpo que esta ante un peligro que no es real y él reacciona con mecanismos de defensa.

Cuando practicas Movimiento Inteligente habilitas un proceso de autorregulación, si tengo un hombro contraído, no muevo el hombro, muevo el pecho, la mano la pelvis y todo el cuero empieza a autorregularse, el tono de mi cuerpo baja y mi hombro baja. Pero si por un lado tengo un mecanismo que activa el peligro y por otro lado le digo que no, no sabe qué hacer, pero si empiezo a activar otras partes, esa parte donde se alojo la defensa, puede empezar a soltar.

Fabiola: ¿Creamos espacio para que empiece a moverse?

Lea: Si, una experiencia distinta pero sin manipular. Lo que hablamos hace rato, yo no puedo estar como que quiero soltar la mandíbula, no, sino que muevo el cuello, la respiración, el pecho…y entonces la mandíbula se suelta.

Fabiola: Es soltar la expectativa, soltar la idea de que lo quiero relajar, Simplemente sentirlo mientras practicas otras cosas y sucede.

Esa es una de las cosas que me maravilla del cuerpo y que tanto les digo, tu cuerpo, es perfecto. El cuerpo en cuanto percibe que ya no está en peligro se empieza a soltar y una forma de decirle que no está en peligro, es sintiéndolo, habitándolo, siendo consciente de él, para parar la mente. Entonces ahí nuestro cuerpo se vuelve en nuestra ancla del presente, porque la mente no puede estar en dos lados, o está en el cuerpo o está volando al futuro y las conclusiones catastróficas. Es traer la mente al cuerpo sin querer regularlo a propósito.

Lea: Si, atender lo que necesita ser atendido, no lo que no está.

Fabiola: ¿tendrías alguna recomendación para esos momentos de ansiedad? En mis recomendaciones les digo que aflojen la panza, se dejen sentir lo que están siendo, dejar que el cuerpo brote y luego si pido que echen los hombros un poco para detrás, abran las manos, abrir la postura y decir mentalmente vengan a mi los síntomas y las sensaciones en lo que voy conectando con mi respiración y que al exhalar permitir que vaya saliendo toda la tensión.

Hasta ahí es mi intervención física, luego si les digo que digan afirmaciones para irse autorregulandose hasta que pase. En la parte de la postura ¿hay algo más por hacer para que el cuerpo haga su trabajo?

Lea: Creo que la parte importante sería dejarme guiar a donde quiere ir mi cuerpo. Un movimiento que funciona muy bien son movimientos primitivos.

Si de verdad te escuchas y te preguntas qué necesito va a venir la respuesta y hay un momento en el que si permites a tu cuerpo que se exprese puedes intervenir y cambiar de dirección.

Lo único que puedes hacer es entregarte y cuanto más te entregues y dejes que tu cuerpo ruede en el piso, te mesas de izquierda a derecha y aparezcan movimientos más primitivos el cuerpo se autorregula.

Una recomendación importante es que en la posición que tu cuerpo te pida, trata de sentir tu esqueleto, esa practica me ayuda a construir esa fuerza interna que me permite pasar por estos momentos y salir.

Fabiola: Que ahí es donde entra la practica porque si a mi me dices que sienta mi esqueleto puedo pensar ¿pero cómo sentirlo si es hueso? Precisamente con la práctica.

Otra cosa que me pueden preguntar es ¿y si mi cuerpo me pide correr? a mi también me pasaba mucho, en esos momentos quería salir corriendo, quizás en esos momentos no lo hice, ahora ya lo haría, pero me salía a correr después reconectando con esa sensación de si estuviera huyendo de un peligro. ¿Les recomendarías correr en esos momentos?

Lea: Si, si vemos una situación de peligro, desde la teoría de Peter Levine, Somatic Speriencing, hoy por hoy como no tenemos los espacios de desahogo, porque no corremos, no gritamos, no sacamos de nuestro sistema todas las toxinas, tenemos que entender que el proceso de defensa es un proceso hormonal, del cortisol, adrenalina que genera muchas toxinas en nuestro cuerpo que necesitamos eliminar.

A lo mejor no necesitas salirte a correr a la calle pero si puedes en el propio sitio ponerte a correr porque si tu cuerpo te está pidiendo eso, así es cómo elimina todas esas toxinas que se acumulan en una situación de pánico.

Aunque tu no entiendas por qué correr o por qué hacer algo de mucha descarga, confiar en que si tu cuerpo te lo pide, hay una sabiduría, el cuerpo no necesita que le digas lo que tiene que hacer, lo que necesita es que le permitas hacer lo que tiene que hacer.

Tenemos nuestros propios impulsos sanadores y en la propia “normalización” es que hemos perdido el contacto con ellos.

Fabiola: Tengo la intención de cambiar la terminología de que el ataque de pánico se convierte en pánico cuando la mente entra a interpretar la liberación del cuerpo, pero tengo la sospecha que fisicamente es lo mejor que esta haciendo el cuerpo para activar el sistema parasimpático porque tú no lo has sabido activar.

Esa es mi intención, de reconocer que mi cuerpo está haciendo algo que yo no he venido haciendo, es el momento de dejar que libere la tensión para regresar al equilibrio. ¿Podrías sumarte a mi propuesta?

Lea: Si, cualquier cosa que nos pasa es lo mejor en ese momento. De hecho después de un ataque de pánico hay sensación de alivio.

Yo creo que el cuerpo siempre que pasa algo es una invitación a mirar algo que no estaba mirando ¿qué no estoy viendo de mi? ¿Qué no estoy integrando de mi o en mi vida? y cada malestar es un entrar a la oscuridad, traerlo a la luz e integrarlo de alguna manera.

También es como pedirle al cuerpo que resuelva algo que no le corresponde, como por ejemplo: manipular el futuro, tratar de resolver algo que no está en nuestras manos. Hay cosas que tenemos que aceptar que no están en nuestras manos, cuando no lo aceptamos le pedimos al cuerpo que lo resuelva y el cuerpo no puede resolverlo. Entonces activa mecanismos absolutamente primarios de supervivencia que es lo más que él puede hacer.

Fabiola: Ya todo lo demás nos toca a nosotros, me encanta poder ir concluyendo nuestra entrevista mencionando que el cuerpo es un mensajero de algo que no habías visto y que si podemos encargarnos, aunque la mente nos juega y nos dice que no podemos.

Da mucha frustración cuando nos vamos a hacer análisis y todo nos sale bien y pensamos ¿mi cuerpo está bien y no lo voy a poder curar con una pastilla? no, es a través de hábitos, creencias, manejo de las emociones, pero si creo que el camino de entrada a todo esto es como dices la conciencia de habitarte y sentir lo que esta pasando en el presente. Ahí es donde podemos tomar la responsabilidad de nuestra propia vida y por eso la ansiedad es una mensajera que incluso le puedes agradecer por enseñarte todas las cosas que no te dejaban ser feliz y a partir de transformarte todo eso que te vino a mostrar, la ansiedad no viene al caso.

Esa es mi línea central, me gustaría animar a todos los que nos están leyendo a vivir el cuerpo y yo también le voy a entrar porque es un área que aunque estoy sintiéndome me encuentro subiendo el hombro o con dolor y quiero hacer este trabajo e invito a todos a hacerlo como practica diaria con tu membresía de bienestar total.

Lea: Si, la metodología de Movimiento Inteligente es sentirme en movimiento, porque a veces ni si quiera sé lo que siento pero cuando convino la atención con el movimiento los dos florecen. La atención y el movimiento mejoran.

Es una conciencia apoyada en nuestro esqueleto ,que relaja nuestros músculos, y nos permite ir a otras áreas de la vida.

En bienestar total trabajamos con clases Movimiento Inteligente, prácticas de poder para la mente, prácticas de poder para las emociones, incorporaciones a la vida diaria y también sesiones de acompañamiento mensual para practicar bienestar total.

Para que cada día hagamos algo para conectarnos, para apoderarnos de nuestro cuerpo, dejar de concebirlo como máquina y verlo como un vehículo para nuestra conciencia y recuperar nuestro poder personal. ¿qué es mi poder personal? es cuando yo sé qué es sano para mi y qué no, sentirme y conocerme lo suficiente para yo poder decidir, que salga desde mi y no que alguien me lo tenga que imponer. Cuando hay ansiedad entrego ese poder personal, y ese poder yace en mi cuerpo. Así que me apodero de mi cuerpo y conecto con eso, puedo estar en una situación y decidir lo que quiero y necesito. Tenemos una herramienta que es nuestro cuerpo y bienestar total tiene ese objetivo, aprender a usar tu cuerpo.

Fabiola: Si, también yo he podido entrar en ese contacto, con ese equilibrio, con mi cuerpo, de lo que me hace bien, lo que no,  inclusive pude  así es como pude bajar casi 10 kg, porque me di cuenta de que era preguntarle a mi cuerpo qué necesitaba. Esto hasta nos puede modificar la dieta, qué cosas permitimos en las relaciones, porque te das cuenta de los límites que necesitas poner a tiempo nos ayuda a no llenarnos de cargas que eventualmente se convierten en tensión.

Lea: Si, esta conciencia permea todo, si estoy consciente de mi cuerpo, estoy consciente de todas las demás áreas.

Fabiola: Es justo eso, y también saber cuándo podemos llevarlo un poco más al límite, porque yo caí en el error de querer mantener mi equilibrio y me puse demasiado rígida y ahora estoy aprendiendo esa danza, de repente me voy hasta acá y se regresar.

Lea: Si, porque no es tampoco ahora convertirnos en obsesión por estar bien, porque es tremenda la moda de que todo sea natural, orgánico, que es fantástico, pero muchas personas que antes tenían problemas alimenticios entran en esta moda y lo único que hacen es trasladar su compulsión de no comer o de comer demasiado a una nueva obsesión de no comer nada porque no es orgánico y así.

Fabiola: Si, lo mismo es con la ansiedad, la trasladamos a la preocupación de no perder el equilibrio. Entonces, en este intercambio podemos fortalecer eso y ojalá sigamos en este camino del cuerpo, hay mucho más por compartir y te agradezco muchísimo. Les platico que Lea está ahora en una gira mundial y si nos quieres platicar dónde vas a estar.

Lea: La gira es en Colombia, Argentina, Uruguay, Mexico y España. Con una serie de conferencias gratuitas que se llaman “Del cuerpo a la consciencia” y un taller buenísimo que se llama “Re conociéndote” que es acerca de este proceso, para yo poder conocerme a mi mismo, quién soy, en todo mi potencial. Para ello necesito sentirme, poder sostenerme en mis huesos y entonces poder florecer. El taller trata de cómo abordar esas tres etapas a través del Movimiento Inteligente. Lo acabamos de dar en Colombia, ahora estoy casi saliendo para  Argentina, estoy muy contenta porque hacía tiempo que no viajaba dando talleres. El año pasado estuve dedicada a la creación de la certificación de Movimiento Inteligente y ahora en ruta.

Fabiola: Te sigo tus pasos, ahora mi meta es la certificación y ya luego la gira. Luego te pediré tips. Muchas gracias Lea, voy a poner todos sus enlaces aquí abajo para que la sigan con plena confianza de que estamos en la misma sintonía y encontremos esa rutina diaria de generarnos bienestar habitando con consciencia al cuerpo, que no es nada más moverlo, sino moverlo con inteligencia consciencia de vivirlo.

Fabiola: Una última pregunta como cierre: Si pudieras decir que la ansiedad para ti ha traído un mensaje, ¿cuál sería?

Lea: Si, cuando yo era chica vivir con mucha ansiedad sobre el futuro sobre muchas cosas, pero creo que lo que me ha traído la ansiedad es el reconocer lo que en verdad quiero.

Cuando uno trata de juzgarse, trata de encajar, de complacer a la familia, al jefe, a lo que se espera socialmente, vamos dejando lo que de verdad queremos. El verdadero motor de tu vida es el querer y si pienso en los momentos de mi vida en los que he tenido ansiedad han sido momento en los que yo creía que me tenía que evitar a mi misma en algo que no estaba dispuesta a perder y asociado a eso estaba el miedo a la muerte porque era yo si quiero esto, pero no lo puedo querer, el hacerlo es como otro paso.

Esa lucha es interna, querer hacer algo que yo creo que esta mal.

Tener un deseo muy auténtico, de mi esencia y tratar de no tenerlo.

Fabiola: Muchas gracias Lea, totalmente de acuerdo contigo. La ansiedad nos trae un mensaje de nuestra esencia que nos ayuda a retomar un camino que si queremos.

Me da mucho gusto que lo veas así y gracias por compartirlo, nos ayuda mucho.

Lea: Con muchísimo gusto, gracias.

Fabiola: Te mando un abrazo y a todos los que nos escucharon, muchas gracias por escucharnos.

 

También te comparto los recursos de los que hablamos en la entrevista:

“¿Qué hacer cuando sentimos miedo?”

Programa Bienestar Total

Canal de Youtube de Lea

Página Web

Esenciales de la espalda

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy