¿Qué pasa durante un berrinche?

Cuando un niño está atravesando un berrinche, en la superficie lo que vemos son gritos, llanto, la intención de luchar para defender su juguete o más tiempo de juego, pero debajo de todo esto hay muchas emociones sucediendo como miedo, frustración, ira, etc. Y también puede haber sobrecarga sensorial y cansancio.
¿Qué pasa con los niños durante un berrinche? ¿Qué hacer?

¿Sabes qué es  la desregulación? 

Cuando el niño se encuentra en este estado la parte de su cerebro que se encarga de razonar, gestionar las emociones y buscar soluciones adecuadas digamos que está “en pausa” y la zona emocional está al mando de la situación.   A este estado se le conoce como desregulación.  Antes de que vuelva a razonar y pueda reflexionar necesita entrar en calma y bajar su frecuencia cardiaca y respiratoria.  Hasta que esto suceda, saldrá de la pausa su parte racional y entonces sí estará listo para entender razones, adaptarse a lo que es y seguir adelante.

Ceder o castigar no son opciones efectivas

Si al escucharlo llorar nosotros también entramos en desregulación, entonces podríamos ser agresivos tratando de que el berrinche termine rápido. Esto lleva a decir amenazas, críticas, juicios, comparaciones e incluso  hasta castigos físicos. Todo esto hace que las emociones, que son la causa original del berrinche, se activen aún más. 

En algunos casos parece que funciona porque el berrinche se corta en ese momento, pero dejan al niño cargado, predispuesto a la irritabilidad y copiando estrategias agresivas de sus adultos. 

Cuando cedemos frente a los berrinches del niño aprenderá que éstos lo mantienen a salvo o le ayudan a lograr sus objetivos. Por ejemplo: “si lloro ya no me llevan a la escuela” o “si lloro lo suficiente, me compran lo que quiero.” Y pues ninguna de estas dos es útil a mediano y largo plazo ¿verdad? Es mejor hacer algo diferente.

Sugerencias cuando ya empezó el  berrinche

  • Recuerda que tu hijo está viviendo un estado fisiológico que no puede controlar por completo. 
  • Concéntrate en mantener la calma. Tu calma es la mejor ancla para ambos. Y esta la consigues concentrándote en respirar lenta y profundamente. 
  • Seguramente vas a tener una reacción, algo te va a pasar, ponte atenta a que surge en ti, mientras sigues respirando.  
  • Te sugiero mandar señales de calma con tu mirada, con el movimiento de tus manos, con tu cuerpo. 
  • Los berrinches son como una ola, empiezan por una emoción, sube la reacción a su tope y luego vuelve a bajar. Te sugiero que durante este recorrido, evites decir cosas como: “ya deja de llorar”, “que feo gritas”, “deberías estar tranquilo”, “te van a escuchar los vecinos”. Todo esto intensifica aún más sus emociones desagradables.
  • Cuando empiece a bajar de intensidad, cacha las primeras señales de calma que mande, y esas sí valídalas.  Por ejemplo: “bien estás respirando profundo”. “Bien, llora, estás liberando tensión”, “bien hijo siéntate, esto que pasó fue intenso, tienes ganas de descansar”.
  • Hacia al final viene un suspiro, cachalo y dile, bien tu cuerpo ya está regresando a la calma. Puedes respirar profundo para sentirte mejor.” El truco no es anticiparnos, porque parecería una orden y eso ya quedamos que no funciona. 

En resumen 

Como ves la estrategia no es pedir que deje de llorar y gritar, sino una invitación a regresar a la calma. Y la mejor manera de llevarlos a ese lugar es siendo tu esa calma, actúandola delante de ellos.  Afortunadamente aprender a calmarse es una habilidad que se puede enseñar.  En el curso de Nidos, te compartimos estrategias y herramientas para ayudar a tu hijo a entrenar  cómo tranquilizarse y regresar a la calma. 

Espero que esta información te sea de utilidad y que te quedes la idea de que en  los berrinches más que calmarlos a ellos nos toca calmarnos a nosotros mismos. 


Gratuito

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

Comprende por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es una guía gratuita que te da respuesta a las principales preguntas de la ansiedad
Ebook gratuito Lo primero que necesitas saber de la ansiedad
Gratuito

Educando a nuestros hijos a través de la conexión

Te acompañamos a entender cómo puedes generar un vínculo estrecho con tus hijos para beneficiar su desarrollo.
Ebook Desansiedad Educando a nuestros hijos a través de la conexión
No estás solo

Obtén ayuda profesional de quienes han superado la ansiedad