Vive el próximo evento de Desansiedad en
Eventos en
Paso 2 - Recupera tu equilibrio físico y emocional

Cómo escribir de forma terapéutica para bajar tus niveles de estrés y ansiedad

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

Desde la era de las cavernas, hemos buscado formas de plasmar en el exterior mensajes, ideas, conceptos; es decir, nuestro mundo interior. Hemos encontrado muchas maneras de darle forma a nuestras ideas para poder expresarlas y el lenguaje juega un papel súper importante en el procesamiento de nuestro mundo interior, además de nuestras emociones y experiencias difíciles.

Escribir es una de las principales herramientas terapéuticas que recomiendo dentro de "Dale alas a la ansiedad" para liberar la tensión emocional, y esto es porque la escritura en sí misma es terapéutica. 

Muchos estudios han demostrado que quienes escriben de forma continua, bajan sus niveles de estrés y además mejoran su salud física y mental. Existen círculos de escritura terapéutica, libros para enseñarnos a hacerlo y profesionales que se especializan en ello. La razón es que existe mucho poder detrás del simple hecho de sentarnos a escribir.

Desde mi experiencia personal lo puedo comprobar, ya que tengo una caja llena de diarios que he escrito desde que aprendí a escribir. Es algo que me ha acompañado, me ha brindado contención y liberación en momentos difíciles de mi vida.

Lo que he conseguido en mi vida al mantener esta práctica es lo siguiente: 

  • Poner en perspectiva lo que me está molestando o inquietando 
  • Plasmar todo lo que siento sin miedo al juicio o al qué dirán 
  • Darle voz y palabra a aquello difícil de ordenar en mi mundo interior 
  • Procesar y acomodar en mi interior situaciones que en su momento han sido difíciles de entender
  • Frenar la velocidad de mis pensamientos, para que puedan ir a la velocidad de mi mano, de esta forma, me ayuda a procesar
  • Al escribir es como encontrarme conmigo misma como alguien que me escucha y que al mismo tiempo me da contención.

Por estas razones me gustaría que por ti mismo descubras el poder que hay detrás de practicar la escritura.

¿Por qué escribir te ayuda a sentirte mejor? 

Además de mi experiencia personal, te comparto lo que se ha investigado sobre los beneficios de escribir de forma terapéutica.

Te permite poner afuera los sentimientos o emociones complicadas que llevas dentro 

Muchos estudios han demostrado que con el simple hecho de vaciar tus preocupaciones, sentimientos o emociones, ya empiezas a sentirte mejor. Incluso, si la situación que te molesta sigue vigente, si las otras personas no han cambiado, si la realidad exterior sigue siendo la misma... Tu realidad interna cambia al ver afuera todo eso que llevas dentro, relaja y te ayuda a procesar.

Disminuye la velocidad de tus pensamientos 

Al escribir haces que tu mente baje el ritmo y se adapte a la velocidad que tu mano es capaz de ir, al practicar esto de forma constante, vas logrando emparejar tus pensamientos para que logren ir a la par de tu mano, esto te ayuda a dejar de lado la hiperactividad mental, aprendiendo a razonar de una forma más tranquila y pausada.

Deshila y desenreda la cantidad de ideas, pendientes o problemas que llevas dentro

Constantemente tenemos enredos mentales, saltamos de una idea a otra, nos complicamos en el interior porque la velocidad del pensamiento es como la de la luz. Entonces, al ir vaciando cada una de esas ideas de forma un poco más ordenada, vas deshilando la madeja de complicaciones.

Te conecta de forma honesta con lo que estás sintiendo

Es relajante sentir congruencia entre lo que sientes y lo que reconoces que sientes. Darte cuenta, con honestidad, de lo que está pasando en tu mundo interior te integra, te conecta y te relaja. Es por eso que es importante activar esta actitud de honestidad total al escribir, para que puedas sentirte satisfecho contigo mismo de que te estás escuchando lo que realmente quieres decir.

Aumenta el autoconocimiento 

Al tomarnos una pausa para escribir, e incluso, reflexionar sobre lo que estamos escribiendo, vamos conociéndonos. Al hacerlo de forma constante podemos ir reconociendo patrones o tendencias en nuestras formas de sentir y reaccionar, también podemos encontrar cuáles son las situaciones que funcionan como disparadores de nuestro estrés y ansiedad. Así nos vamos conociendo desde la honestidad, qué nos gusta, qué nos molesta, qué necesitamos, etcétera.

El uso del lenguaje ayuda a darle sentido a nuestras emociones 

Si bien existen emociones o sentimientos muy complejos que las palabras no alcanzan a expresar, sí creo que hay momentos en los que logramos poner en palabras eso que nos parece complicado, eso que ni tú mismo entiendes, y de esta forma el lenguaje cumple una de sus principales funciones: darle sentido a nuestras emociones.

Existen muchas terapias y enfoques psicológicos que se dedican a investigar las maravillas del lenguaje y cómo este da forma a nuestra experiencia emocional. Por eso, la práctica de usar el lenguaje para expresar lo que sentimos, nos puede llevar a darnos cuenta de cómo lo estamos usando y, en algún momento dado, ir modificando nuestro lenguaje, con esto modificaremos también nuestra experiencia interior. El punto aquí es que darle palabra y voz a lo que sentimos, nos ayuda a procesarlo.

Aumenta tu consciencia, te contacta con tu sabiduría interior 

Si escribes activando esa consciencia interior que es capaz de observar la situación desde una nueva perspectiva, dándose cuenta de lo que está pasando para encontrar caminos de soluciones, entonces, poco a poco, irás aumentando el contacto con tu sabiduría interior, y puede ser que escribir sea como tener un encuentro contigo mismo que te deja con mucha mayor claridad de qué estás necesitando en este momento de tu vida.

Conectas tu experiencia interior con tu cuerpo - mente - mano 

Escribir es un acto que nos ayuda a integrar mente con cuerpo, al igual que el movimiento somático y las prácticas similares. Te integra, te conecta y te ayuda a relajarte.

Objetivos de la escritura terapéutica 

La idea de la escritura terapéutica es que lo uses precisamente para por un lado desahogarte y ser honesto con lo que estás sintiendo, pero por otro lado, para entender, encontrar soluciones y descubrir una nueva perspectiva más consciente a lo que estás sintiendo o viviendo.

No es nada más relatar lo que sucedió, aunque puedes empezar por ahí, es más bien, escribir sobre lo que sientes y piensas en relación a eso que sucedió o está sucediendo.

Ahora, el objetivo no es remplazar el ir a una terapia porque, al escribir, seguimos filtrando la información bajo nuestros propios conceptos, y siempre es bueno ir con alguien que nos refleje otra parte de la historia.

Pero sí es un muy buen objetivo el de mantenerte en cierto equilibrio, permitiéndote tener un espacio de desahogo emocional y autoconocimiento.

Cómo lograr una escritura terapéutica 

Te comparto algunas ideas para empezar con esta práctica saludable de la escritura terapéutica.

Consíguete un libro, cuaderno o diario que te inspire y te guste

No tiene que ser muy sofisticado ni nada por el estilo, pero sí creo que es importante que elijas un cuaderno o diario para ti y para esta intención. Date una vuelta por las papelerías o por un mercado de manualidades o reciclaje, hay cuadernos muy lindos, elige el que más te inspire.

Hazte de un espacio donde te sientas cómodo para sentarte a escribir

En lo personal suelo escribir acostada en mi cama, pero puede ser en cualquier rincón que te guste, e incluso dentro de tu refugio o lugar seguro. Si acostumbras a tu mente a estar en un mismo lugar a la hora de escribir, puedes irte acostumbrando a ese encuentro contigo mismo y que cada vez sea más fácil.

Regálate el tiempo

Creo que lo más importante es hacernos del tiempo y del espacio para escribir, tomar la decisión, porque claro que hay resistencias, barreras y siempre hay "cosas más importantes por hacer". Entonces el reto es tomar la decisión de darte ese espacio para ti, pueden ser desde 15 minutos hasta una hora, el tiempo que necesites.

Escribe para qué quieres escribir

Puedes empezar por escribir para qué quieres escribir, imaginando que le estás hablando a tu consciencia, a tu ser sabio interno o a alguien que te escucha con total empatía y sin juicios. Esto lo puedes hacer incluso cada vez que te sientes a escribir, o como "portada" de tu cuaderno.

Escribe a mano, no en la computadora

Si eres como yo, que escribe velozmente por la computadora, no va a tener el mismo efecto terapéutico que escribir a mano. Además, hay muchos estudios que demuestran que el darle forma a cada letra, el trazo, la presión de tu mano sobre la pluma, entre otras cosas, te van ayudando a procesar las emociones que expresas a través de lo que escribes.

Es por eso que hay gente que incluso analiza la letra de los demás y puede llegar a describir su personalidad o estado emocional, pues en nuestro trazo y presión plasmamos mucha información.

Puedes narrar lo que sucedió, y luego abrirte a compartir lo que sentiste

Si te sientes bloqueado o no sabes cómo empezar, puedes tomarlo como si fuera un diario de registrar lo que pasó, lo que hiciste, lo que te dijeron, empezar por compartir los hechos de la realidad, y después, puedes escribir qué piensas sobre eso que sucedió, finalmente puedes escribir qué sentiste o qué sientes al respecto. Así, poco a poco vas abriéndote a esta experiencia interior.

Ten presente que nadie te juzga, que nadie lo leerá

Para esto, quizás luego tienes la necesidad de quemar o romper lo que escribiste, también puedes encontrar un escondite secreto donde guardar tus cuadernos, al menos al principio, ya luego podrás incluso compartirlo con otras personas, (lo cual es todo un proceso terapéutico por el que yo pasé y eventualmente sí lo recomiendo). De inicio,es importante tener presente que nadie leerá lo que estás escribiendo, eso te ayudará a abrirte un poco más.

Ahora, que sí tú eres el que te juzga a ti mismo por lo que vas escribiendo, habla contigo, date ese permiso de ser honesto, lo que escribes no significa que sea lo que quieres o quien eres, es más bien el desahogo de lo que tenías acumulado.

Puedes apoyarte de estas frases

Completa las siguientes frases o haz listas de lo siguiente: 

  • Me preocupa que… 
  • Me estresa que… 
  • Lo que en este momento de mi vida me inquieta es… 
  • Me molesta, enoja o irrita que… 
  • Lo que estoy necesitando es… 
  • realmente lo que siento es...
  • Lo que me da miedo es...
  • Necesito resolver... para sentirme más en paz

Olvídate de las reglas y de la escuela

A veces traemos el chip de que lo que escribimos lo va a revisar la maestra o el asesor de tesis... ¡Olvídate de eso! Nadie va a revisar cómo escribes, ni si escribes bien o no, la intención de este tipo de escritura es conocerte, liberar tus emociones y descubrir lo que estás necesitando.

Date pausas reflexivas

Una vez que desahogas lo que estás sintiendo, trata de darte un momento para cerrar tus ojos, sentir y después, volver a escribir una conclusión, por ejemplo, “ lo que concluyo a partir de todo esto es que", “lo que creo que estoy necesitando es…”, “lo que me gustaría hacer con todo esto es…”. Esto es importante para que no te quedes con dudas y llegues a una conclusión que te sea de ayuda.

No uses tu cuaderno como diario de la victimez

Se vale quejarse, se vale expresar lo que te molesta, se vale ser totalmente vulnerable al momento de escribir; pero después date el tiempo de encontrar el aprendizaje, la solución, la nueva perspectiva, para que no se convierta nada más en una actividad que le eche más limón a la herida o que refuerce las creencias equivocadas.

A veces duele darnos cuenta de lo que traemos cargando, a veces también terminamos cansados, pero muchas veces también terminas con mucha claridad mental con respecto a lo que necesitas hacer para sentirte mejor. 


¿Qué hacer ante el bloqueo o miedo a escribir?

Es normal sentirte bloqueado, sin inspiración o sentir que no eres capaz, te dejo algunas ideas de qué puedes hacer.

Vete a un mundo de fantasía

A veces para abrir nuestra capacidad de escritura podemos irnos a un mundo de fantasía donde no escribes sobre ti, sino quizás de un personaje ficticio que te inventas, e ir desarrollando alguna historia alrededor de este personaje. Después puedes leerlo y verás que al final, encuentras similitudes contigo o con lo que estás viviendo, y entonces, escribe sobre lo que descubres al escribir esa historia.

Escribe en tercera persona

Narrar situaciones difíciles, sobre todo cuando se trata de alguna situación traumática, no es fácil. Pero si lo haces en tercera persona puede ser un buen inicio. Por ejemplo puedes tal cual plasmar "él estaba sentado cuando empezó a sentir una sensación rara en su cuerpo...". Al finalizar, puedes escribir lo que sentiste al escribirlo, desde el yo, en primera persona.

Escríbete una carta a ti mismo

A mí me gusta mucho escribir cartas a mi misma, platicándome cómo estoy viviendo ahora, lo que estoy necesitando, etcétera. Incluso he escrito cartas para Fabi del futuro, aunque luego fue una práctica que me dejó de gustar porque caía mucho en las expectativas, así que ahora escribo sobre lo que creo en este presente, nada más para recordarle a la Fabi del futuro lo que ahora siento y pienso.

Escribe palabras al azahar y luego saca oraciones

Por un tiempo hacía esto y es que por ejemplo, tomas un libro y vas viendo palabras que te llaman la atención y las escribes, o bien, mientras que escuchas una canción, o simplemente las que se te van ocurriendo. Después, miras esas palabras y vas formando oraciones, ideas, conceptos o frases. Al final lo vuelves a leer y verás que al final del día expresaste algo que necesitabas expresar o que tiene algo de sentido para ti.

Dale una oportunidad a los poemas 

Para mi escribir poemas tiene el poder de expresar cosas aún más intangibles en mi interior, sin meterle tanta cabeza, es más bien como expresión genuina, no me preocupa si queda bien o mal o si rima o no, es más bien usar el concepto de expresar algo que no encuentro las palabras, de una forma poética.

Continúa a pesar de que sientas que no estás escribiendo nada de valor 

Creo que lo importante para salir del bloqueo es continuar escribiendo a pesar de que sientas que no tiene sentido hacerlo, intentarlo y poco a poco podrás ir sintiendo que algo se desbloquea dentro y te vas sintiendo más cómodo con la práctica.

En conclusión

Escribir te puede ayudar a entrar a un mundo increíble en tu interior, puede ser un gran aliado, un refugio y a la vez una herramienta que te permita estar en mayor equilibrio y autoconocimiento, anímate a poco a poco ir descubriendo a tu estilo, a tu forma y siguiendo también tu intuición al respecto, la idea es que sientas que te ayuda, que te aporta y que eventualmente lo añoras.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más