¡Inscríbete al próximo retiro!

Saber más

¡Abiertos próximos retiros! Pulsa aquí

< Categorias
x Ocultar Categorias

Para qué y cómo hacer las paces con tu ansiedad

Si padeces de ansiedad, y alguna vez has vivido los ataques de pánico, ideas obsesivas que parecen no irse y temores repentinos; entonces sabrás que lo que te pido es un poco complicado... pero aunque no lo creas sí es posible hacer las paces con tu ansiedad.

¿Cómo hacer las paces con algo que se siente tan desagradable? ¿Para qué?

Creo que lo primero por aclarar es el para qué:

– Es necesario e indispensable hacer las paces con tu ansiedad (ataques de pánico, ideas obsesivas), para que ésta se pueda ir.

– Para no agregarle más sufrimiento y más pesar a lo que de por sí ya es una molestia.  (tu resistencia a tener ansiedad la aumenta)

– Para incorporar y hacerte a la idea de que no eres perfecto (a), aceptar tus defectos y debilidades, y descubrir ahí tu fortaleza.

Ahora imagínate que literalmente estás en una guerra, tú eres un contrincante, y la ansiedad es el otro.

De cierta forma te la vives peleando y queriendo controlar esos sentimientos y pensamientos que llegan, resistiéndolos, oprimiéndolos, haciendo como que no existen, distrayéndote con otras cosas, juzgándolos, haciéndolos menos o en algunos momentos haciéndolos más, pero la guerra es constante, a veces ganas algunas batallas y a veces pierdes otras.

Pero aquí sucede lo mismo que en la vida real, la guerra persiste hasta que una de las partes baje las armas, hasta que una de las partes deje de responder a los ataques de la otra parte.

Tú puedes bajar la guardia frente a tu ansiedad, puedes elegir no pelear y literalmente hacer las paces con ella. 

SI tienes un pensamiento obsesivo, o inclusive en los momentos pico donde sientes ese frío interno que recorre el cuerpo, puedes elegir en ese preciso momento no luchar contra ello, no interpretar por qué te está pasando, no juzgarte porque te está pasando, no quejarte, no lamentarte… y simplemente… hacer las paces, eso significa dejarlo estar.   Y así como el muro de Berlín, decide tirar y desaparecer esa barrera que existe entre tú y la ansiedad, dale la entrada y observa qué hay del otro lado.

¿Cómo dejarlo estar? ¿Cómo hacer las paces?

1.- Dale la bienvenida, dile “ya veo que andas por aquí, bienvenido seas”, literalmente aunque suene un poco raro.

2.- Obsérvalo pensando “te voy a conocer, voy a ver de qué se trata todo esto, simplemente observándote”

3.- Decide aceptarlo “ok, ya te conozco, ya vi cómo te sientes, ya veo que aquí andas… está bien, quédate el tiempo que quieras, yo no me voy a ningún lado”

4.- Decide amarlo “eres parte de mí, estás saliendo y naciendo de mí, y aunque ahorita no te entienda o no disfrute de tu existencia, decido amarte, pues eres parte de mí, y algo bueno debes de traer para mí”.

Te prometo que en cuanto logras hacer las paces con eso que te está molestando, sucede algo casi mágico, que hace que desaparezca con el poco tiempo.

Recuerda que lo que resistes, persiste.

Si tu atención está en dejar de experimentar eso, tu atención está en lo desagradable que es “eso”, y seguirás sintiendo desagradable.

Pero si eliges sentir agradable, sentir que haces las paces, sentir amor, a pesar de la existencia de “eso”, entonces tu atención estará en la paz… y eso será lo que experimentarás.  

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy