¡Inscríbete al próximo retiro!

Saber más

¡Abiertos próximos retiros! Pulsa aquí

< Categorias
x Ocultar Categorias

Hipocondria: Trucos mentales para dejar de pensar que estás enfermo todo el tiempo

La hipocondría es el estar constantemente preocupado por tu salud, sospechando de enfermedades graves ante cada signo de “peligro” en tu cuerpo, o sea, ante cada cosa que encuentras diferente o fuera de lo “normal”. En este post te cuento sobre la hipocondría y algunos trucos mentales para dejar de pensar que estás enfermo todo el tiempo.

Hay muchas causas detrás de la hipocondría, como por ejemplo, la creencia de que no debes de sentir nada, nunca, y que si sientes algo “extraño”, debe de ser peligroso. También está la creencia de que en cualquier momento enfermarías, como si de un día para el otro se manifestaría una enfermedad terminal que no fue detectada a tiempo y que entonces, por eso mismo, tienes que estar muy al pendiente de tu cuerpo.

Existe la creencia también de que ante la enfermedad, no tienes ventaja, que una vez que el cuerpo enferme, el único camino es hacia abajo y hacia el empeoramiento de tu vida en todos los sentidos. Está la creencia de que una persona enferma ya no disfruta de su vida, de que ya no es nadie prácticamente y que será juzgado y apartado de la sociedad, y por ende, de la vida.

Todas estas creencias se activan sin darnos cuenta cuando tenemos ansiedad elevada, y lógicamente, con los altos niveles de estrés que tenemos, el cuerpo expresa muchas cosas diferentes cada día, y es agotador estar sospechando de cada una de estas cosas.

Modifica la creencia: sensación extraña = enfermedad = muerte

Te quiero compartir un truco que yo aplicaba hace un par de años. Después de ser mamá, como que mi cuerpo pasó por una etapa de readaptación. Realmente sentía cosas nuevas, diferentes en mi cuerpo. Hubo una ocasión en la que “pensé lo peor”.

Me acuerdo que me estaba saliendo de bañar sintiéndome deprimida por realmente pensar que seguramente tenía algo grave. Escupí una flema con sangre, en ese entonces… estaba pasando por complicaciones con mi sistema linfático; pero cuando vi la sangre en mi flema, me imaginé muriendo al día siguiente.

¿Qué sí estaría pasando si este pensamiento fuera verdad? 

Pero no morí, aquí sigo… y lo que en ese momento hice fue decirme a mi misma: “si realmente estuviera a punto de morir, si realmente estuviera muy enferma… ¿qué sí estaría pasando en mi y en mi alrededor?” y entonces… una flema con sangre no fue suficiente respuesta. Me imaginé, que si realmente estuviera muy enferma, mi cuerpo lo demostraría de muchas otras formas, y no nada más con eso, ya habría visitado varias veces un hospital o estaría internada en él… y aún estando internada, no sería suficiente motivo para estar segura que estaría a punto de morir.

Entonces entendí eso, que realmente el único momento en el que me puedo permitir pensar que estoy a punto de morir… sería cuando me digan que ya estoy en etapa terminal de alguna enfermedad muy grave, cosa que no estaba pasando en ese momento.

Ve objetivamente tu realidad y encuentra en ella los signos de salud 

El punto es que comparé mi realidad con la realidad que representaría ese pensamiento de “estoy muy grave”. Pude ver que mi realidad no era la de una persona a punto de morir.

Inmediatamente después de este microsegundo donde pensé todo eso, me dediqué entonces a buscar signos en mi cuerpo que indicaran que sí estoy sana, que sí tengo salud y que mi cuerpo estaba bien y encontré muchísimos. Estaba chapeada, mis ojos lubricaban bien y no tenía ningún otro dolor.

En cuanto me terminé de vestir le envié un mensaje a mi doctor, y me dijo que lo más probable es que de tanto toser mi pared interna de la garganta se haya raspado y que se hiciera un coágulo que salió con esa flema. Me pareció muy lógico pues sí había estado tosiendo muy fuerte últimamente… y listo, lo dejé pasar.

Así es que te recomiendo que hagas una lista de todos los signos de salud que encuentras en tu cuerpo, y así como crees saber cuáles son los signos de enfermedad, hazte experto en reconocer los signos de salud. Pues estamos muy bien condicionados a preocuparnos por la enfermedad pero rara vez reconocemos la salud. Y esto podemos cambiarlo.

Dale al estrés lo que es del estrés

Así como la frase de dale al César lo que es del César… creo que es muy importante que conozcas tu cuerpo y que sepas y te convenzas a ti mismo de que la mayoría de las cosas que sientes o son normales, o son por estrés (tensión física, mental y emocional).

A veces no es fácil creer que no puedas respirar porque tienes mucha tensión acumulada, pero es cierto… la falta de aire es porque tienes el pecho apretado y te cuesta trabajo relajarlo para inhalar profundo.

También es difícil de creer que tu corazón lata fuerte y acelerado por acumulación de estrés, pero así es… el estrés genera adrenalina y la adrenalina hace que lata más tu corazón y que suba la presión, es estrés, no es enfermedad.

Así como estos ejemplos, cuando empieces a pensar que tienes algo grave, pregúntate si eso que sientes no será por estrés? y en lugar de buscar en Internet otras causas, ponte a conocer cómo funciona tu sistema nervioso y tu sistema muscular para que dejes de pensar otros motivos y sepas reconocer las cosas que se sienten por estrés.

En lugar de pensar ¿qué me tendré que tomar? intenta relajarte

Si empiezas a sentir algo extraño y empiezas a imaginar tratamiento médicos complicados que tendrás que tomar para quitarte eso que sientes… intenta en lugar de eso relajarte, y si al relajarte ves que te sientes mejor, entonces lo que sentías sí que era por estrés y puedes dejar de darle vueltas.

Algo que también pensaba en mis momentos de preocupación por mi salud, es que de cualquier forma, tuviera o no algo mal en mi… estresarme y tensarme de más no iba a ayudar, tuviera lo que tuviera, algo que se necesitaría para mi “súper tratamiento especializado”, sería estar relajada.

Entonces, sea lo que sea, el camino es relajarte… y si con eso te sientes mejor, ya puedes relajarte aún más. Y si no te sientes mejor, puedes consultar doctores (te recomiendo que sean naturistas), y ayudarle a tu cuerpo de otras formas.

Reconoce que tu cuerpo tiene toda la capacidad de sanarse a sí mismo 

Desgraciadamente hay muchas creencias equivocadas alrededor del cuerpo, la salud y la enfermedad. Es un hecho que socialmente estamos un poco alejados de la forma integral de tratar estos temas, y pensamos que enfermedad es igual a sentencia de muerte y que el cuerpo es indefenso ante muchas cosas.

La verdad es que yo sé de más casos de personas que se han sanado del Cáncer, que de las que han fallecido por él. En lo personal conozco de 6 personas que han salido adelante, y 1 que falleció (mi abuelo, hace ya muchos años).

Es un hecho que cada día hay mejores tratamientos, y es un hecho también que cada día vemos más la importancia del manejo mental y emocional para sanar. Quienes hacen un trabajo integral de sanar, se sanan y eso es porque el cuerpo es muy agradecido y poderoso.

Entonces, cuando estaba pensando que quizás podría estar enferma, siempre pensaba que si lo estuviera, lo más probable es que me sanaría a mi misma a través de echarle muchas ganas, pero que no tendría por qué darme por vencida ni creer que ya sería el fin de mi existencia porque… no sé, me dolía la cabeza.

En conclusión

Yo sé que la obsesión por la enfermedad es muy desgastante y que realmente en esos momentos estás convencido de que algo muy grave está pasando contigo, pero… pregúntate, si realmente estuviera pasando algo grave, qué estaría pasando en realidad? y luego, vuelve a ver tu realidad y descubre por qué sí estás sano.

Y si junto con esto modificas las creencias alrededor de enfermedad y salud, verás que tu preocupación por el tema disminuye muchísimo. Recuerda que la hipocondría es una distracción que nos impide vivir nuestra realidad del momento presente, reconecta con el presenta y sal de la obsesión, reconoce lo que sí hay, lo que sí está pasando y dedícate a estar relajado y cuidarte desde el amor, que eso es lo mejor que puedes hacer por ti mismo.

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy