¡Inscríbete al próximo retiro!

Saber más

¡Abiertos próximos retiros! Pulsa aquí

< Categorias
x Ocultar Categorias

Diferencia entre causas y disparadores de la ansiedad

A veces confundimos las verdaderas causas de la ansiedad, con sus disparadores, y es importante que te des cuenta para que no te vayas por la finta y trabajes con las causas de raíz.

Diferencia entre causa y disparador

La causa de cualquier padecimiento emocional son factores más profundos que trabajan a nivel de nuestros pensamientos, creencias, estilos de comportamiento y respuesta ante la vida, y manejo de nuestras relaciones y emociones.

Los disparadores, son situaciones que suceden de un momento a otro y activan las causas que estaban “dormidas”.

Digamos que la ansiedad está latente cuando hay dentro de nosotros ciertas actitudes, creencias y comportamientos, y cuando éstas causas se acumulan, hacen uso de los disparadores para manifestarse.

¿Con qué confundimos las causas de la ansiedad?

Por ejemplo, es común para mi escuchar que “me dio ansiedad porque me despidieron del trabajo, o porque mi padre falleció, porque me cambié de ciudad, por fumar marihuana…”, etcétera.

Todos esos son disparadores, son los eventos que fueron la gota que derramó el vaso, pero el vaso… ya estaba lleno.

Se necesita agua para que la pastilla haga efervescencia

Así como lo muestra la imagen, cuando echas una pastilla efervescente a un vaso con agua, se genera la combustión necesaria y el efecto son las burbujas.  Si aventáramos la misma pastilla a un vaso vacío, no pasaría nada…

Entonces, hazte de cuenta que tu tienes cierta cantidad de agua, la cual depende de la tensión que tienes acumulada dentro, tus miedos generados por tus creencias, actitudes y comportamientos, y el evento disparador fue la pastilla.

Es por eso que cada quien reacciona diferente ante un mismo evento o situación, pues dependerá de su cantidad de agua.

Entonces, ¿cuáles son las causas reales de la ansiedad?
  • estilos de pensamiento contraproducentes como: pensar en extremos de bueno y malo, blanco o negro; magnificar las cosas que suceden; racionalizar en base a como te sientes; tomartelo personal; echarte culpas a ti o a los demás… etcétera.
  • estilos de comportamiento contraproducentes: dedicarte más a cuidar a los demás que a ti mismo, descuidar tu cuerpo y tu salud, desvelarte mucho, tomar sustancias nocivas por mucho tiempo, descuidar tu alimentación.
  • actitudes contraproducentes: querer controlar lo que te sucede, anticiparte a las cosas, rechazar o negar la realidad tal y como es, huir de tus problemas, callar tus emociones, forzarte a hacer lo que no te gusta, victimizarte por tus problemas, cerrarte emocionalmente a los demás… etcétera.
  • una baja autoestima: hablarte y tratarte a ti mismo negativamente, hacerte menos que los demás, no creer en tus capacidades para afrontar los retos de la vida.
¿Y los disparadores?
  • físicos: consumir algún medicamento o droga con efectos secundarios que generan malestares físicos como taquicardia, sudoración, etcétera.
  • ambientales: cambiarte de ciudad, quedarte sin trabajo, estar expuesto a mucho ruido o ambientes estresantes en casa o en el trabajo.
  • relacionales: fallecimiento de algún ser querido, conflictos con tu pareja, relaciones codependientes, ser sobreprotegido por tus padres o tu pareja, querer sobreproteger a tus padres o a tu pareja…
Los disparadores por sí solos también pueden generar ansiedad

Claro, suponiendo que no tengas agua en tu vaso, pero vives expuesto a muchos de los disparadores por un corto periodo de tiempo y con alta intensidad… bueno, pues es probable que derives en un trastorno de estrés postraumático con su consecuente ansiedad.  Pero trabajas el evento o el disparador, y la ansiedad se va.

Diferencía tus causas de tus disparadores

Te recomiendo que revises si dentro de ti ya habían causas más de tu forma de actuar y ser contigo mismo y los demás, y que diferencies estas causas de los disparadores.  Para que te enfoques en trabajar de raíz y que no creas que la próxima vez que te corran de un trabajo te va a volver a dar ansiedad, pues si vacías tu vaso del agua, si modificas esos patrones de pensamiento y comportamiento, entonces… la pastilla hará menos efecto efervescente, o al menos podrás realmente controlar la efervescencia o no la generará.

En conclusión

Para que realmente puedas transformar la ansiedad en libertad, te recomiendo que trabajes con las causas profundas que generaron que el disparador te hiciera efervescer, y de esta forma, estarás previniendo para que los eventos de tu futuro no te generen tanto problema.  Sí puedes vivir sin ansiedad, créeme que puedes volver a disfrutar de tu vida y enfrentarte a situaciones estresantes, pero sí es necesario esa evolución interior de la que tanto hablo, y también créeme, vale la pena hacerlo, pues cuando habitas en la realidad del momento presente, cuando crees en ti y generas tu propia realidad, accedes a mucha más felicidad de la que creías que existía.

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy