Aprende a meditar con Mindfulness
Aprende Mindfulness
Burnout

Ansiedad por estar al cuidado de un ser querido con discapacidad o enfermedad

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

Estar al cuidado de un ser querido con enfermedad o discapacidad puede ser muy desgastante tanto a nivel físico, como mental y emocional, incluso, quienes se dedican a ello profesionalmente, reciben entrenamiento y herramientas especiales para lidiar con esta realidad y aún así, son unas de las profesiones con más alto nivel de Burnout .Así que se podría decir que, quienes se han preparado y se dedican a esto, aunque lo hacen por amor y por realización profesional, se cansan y se estresan.

Por otro lado, también están las personas que no han estudiado para ser cuidadores (aunque claro, podrían tener la vocación), pero que están emocionalmente involucrados con sus seres queridos, además de que quizás tienen otros intereses, otras necesidades y proyectos, así que por supuesto que es entendible que estas personas se cansen y se estresen aún más.

Por eso te comparto algunos puntos para revisar y trabajar si estás en esa situación; para que puedas cuidar a tu ser querido sin descuidarte a ti mismo, y que al aprender a cuidarte, el apoyo que brindes sea mejor. Pues realmente, si tú estás bien, todo a tu alrededor fluirá de manera positiva.


¿Es tu profesión? ¿Lo haces por amor o por compromiso?

Las personas que se dedican a la enfermería, geriatría o comunicación humana, se preparan, se capacitan y tienen la práctica para saber cómo lidiar con la situación y con las emociones para saber de qué manera no engancharse, pero sí ser apoyo para el que lo requiere.

Por eso, el primer punto que hay que tener claro es que, si no te has capacitado en alguna de estas áreas, es totalmente normal que te sientas abrumado y que estés necesitando ayuda; incluso si se trata de un hijo o un familiar cercano de quien necesites seguir encargándote de cuidar. Lo importante es que veas la forma de buscar una capacitación que te prepare para ello, pues de ese modo puedes obtener herramientas y habilidades no sólo para el cuidado, sino también de gestión emocional para ti.


Hay que darle su lugar al dolor emocional que tú sientes

Hay que reconocer que eres un ser humano sensible y empático, es por ello que cuando ves a tu ser querido con dolor, sufrimiento o incapacitado para hacer ciertas cosas, lógicamente vas a empatizar con su situación y puedes experimentar en cierta medida el mismo dolor, no exactamente el mismo, pero sí un dolor emocional que es importante atender.

Este dolor emocional a veces se activa simplemente por pensar en la situación de tu ser querido, por estar sentado a su lado o por observarlo, y es importante tener consciencia corporal y estar en el presente para saber en qué momento se activa este dolor emocional y así saber qué hacer con él.

Es bueno que seas empático, que sientas el dolor del sufrimiento ajeno, eso habla de que eres un ser humano capaz de ayudar a otros en situaciones difíciles, pero se puede volver una desventaja cuando nos desvivimos al cuidar del otro y nos olvidamos de nosotros mismos


Aquí te dejo recomendaciones sobre qué hacer con el dolor emocional.

Vas a sentir que no lo necesitas, pero has de cuidar de ti también

Es lógico que en los primeros días o meses de que te encuentres al cuidado de una persona en condiciones especiales, te descuides a ti mismo, es por eso que quienes han pasado por situaciones similares te insisten tanto en que necesitas descansar.

Hace tiempo un amigo mío tuvo un accidente, su mamá se quedó toda una semana sin salir del hospital, dormía en un sillón con una cobija y sin ropa de dormir. Todos le propusimos relevarla, para que pudiera irse a casa a darse un buen baño, pero la adrenalina del momento, le permitía estar cien por ciento presente para su hijo.

La cuestión es que el cuerpo tiene un límite para aguantar ese esfuerzo y luego, claro, te vas a descompensar para tu cuerpo logre reequilibrarse por el desgaste y cansancio acumulado que aunque no lo sientas, se genera, sobre todo por la intensidad emocional que se viven en momentos así.

La parte importante es que, tú no sientes necesitarlo, tú te sientes fuerte para estar ahí desvelándote y estando todo el día cuidando a tu ser querido, pero en realidad, tu cuerpo, tu mente y tus emociones sí necesitan un descanso.

Así que será importante hacerte de ciertas reglas, horarios y recursos para que sí o sí, cada día puedas tener un momento de descanso y desconexión de la situación. Sobre todo, sí o sí, cubrir tus necesidades físicas, ya que son igual de importantes que las de tu ser querido.


A medida que cuides de ti, estarás en condiciones óptimas para cuidar de los demás

Lee más sobre 7 acciones para lidiar y disminuir el Síndrome del Burnout (muy común en personas que cuidan de otras personas)

Dirige la atención de regreso a ti de vez en cuando

Implica tiempo, atención, esfuerzo, energía física, mental y emocional para ponerle atención a esa persona. Todos esos recursos, en lugar de utilizarlos para cubrir necesidades tuyas, están siendo utilizados para cubrir las necesidades de alguien más. Lógicamente esto hace que tus necesidades empiecen a pasar a segundo plano, y aquí es cuando empieza el desgaste.

Tienes una carga de batería que se acaba, se te vacía el tanque de gasolina. Estás ahí, con toda tu atención puesta en tu ser querido y lógicamente en los ratitos que toca cubrir tus necesidades, ya no sabes ni por dónde empezar, y es ahí cuando te encuentras con angustia, agotamiento, inquietud, ansiedad y desorientado, simplemente sobreviviendo.

Por esa razón es tan importante dedicarte tiempo, cerrar tus ojos y ponerte atención; dedicar tu propia energía física y mental para cubrir tus propias necesidades.


Conoce más sobre cuáles son las necesidades que hay que cubrir para estar en equilibrio.

Te comparto mi experiencia

Tengo familiares cercanos que se dedican al cuidado de personas con necesidades especiales y yo también he estado al cuidado de otros, y sí, al principio sentía tener la adrenalina al tope, lo que me permitía mantener el ritmo de estar en los hospitales, corriendo de un lado al otro, atendiendo la emergencia, pero luego empecé a enfermar, incluso un doctor me diagnosticó como asmática y me mandó todo el kit de respiradores y demás. Como a las tres semanas de que mis papás tuvieron un accidente automovilístico, mi mamá seguía en terapia intensiva y yo empecé a tener estos ataques de tos y dificultad para respirar, lógicamente no había descansado, tenía mil emociones por procesar y una especie de estrés postraumático pues me tocó estar al tanto de la situación desde un principio. Así es que hice un alto total, no fui al hospital en un par de días, me interné en mi cuarto a descansar, llorar, escribir... Y así fui saliendo de la tos, apoyada de homeopatía y flores de Bach.

Después mi mamá salió del hospital, entramos en una segunda etapa de cuidados en casa y ahí fue donde aprendí la importancia de este equilibrio que te menciono; entre pedir ayuda de profesionales, pedir ayuda a otros familiares, no abandonar el ejercicio, meditación, descanso, alimentación, incluso ni los ratos de recreación; porque sí, aunque tengas una situación difícil con un ser querido, mereces y tienes derecho de salir a divertirte o distraerte, esto es súper importante. 

Así es que... ¿qué puedes hacer?

Capacítate y pide ayuda profesional

La prioridad es que inviertas económicamente en ayuda y socialmente en crear una red de apoyo que te pueda relevar. Necesitas tener en quién apoyarte, ya sea otro familiar o alguien profesional.

Enfréntate a la culpa de no ser tú quien lo está cuidando o de separarte

Es normal que te entre la culpa remordimiento de "¿Cómo lo voy a dejar?, ¡Me necesita! Pero la realidad es que, aunque no te lo haya dicho, incluso tu ser querido también puede necesitar ese relevo de ti y le vendría bien recibir cuidados de personas diferentes. Enfrenta esa culpa, es natural, poco a poco irá bajando a medida de que veas que todo sale bien aunque tú no estés.

Por favor, no te culpes a ti mismo, no tendrías por qué tener que poder con todo solo, no eres débil, no eres mala persona por no querer ir a ver o cuidar a tu familiar.


Aquí te dejo un audio sobre cómo salir del autosabotaje y la culpa

Aprende Mindfulness

Si aprendes a estar en tu cuerpo, reconocer cuándo empiezas a tener una emoción y sabes qué hacer con ella, te va a ser mucho más fácil estar a lado de tu ser querido y a la vez lidiar con las emociones que se remueven en consecuencia de ello.


Haz este ejercicio: 

Cuando estés con tu ser querido, nota tu respiración, siente tu respiración, contacta con tu cuerpo, revisa  tu postura, revisa si hay tensión en tu cuerpo, relaja tu cuerpo y respira sin la actitud de hipervigilancia; esto no es para diagnosticarte ni evaluarte, el objetivo es sentirte.

Si estás sintiendo mucho las sensaciones del otro, entonces, regresas a ti. Claro, con la ansiedad nos da miedo sentir, por eso hay que practicar el sentir con aceptación, curiosidad y sin juicio. Vivir la experiencia con el cuerpo, no con el pensamiento; bajar del cuerpo a la mente empezando por tu respiración, tus sensaciones y darte cuenta que de ese modo siguirás ahí, estando con tu ser querido, pero recordando ¿Qué hay de mí?", "¿Dónde estoy yo?",  “¿Dónde anda mi mente?”, “¿Qué estoy sintiendo?”.


Ten intervalos de actividades

Cada dos horas date un descanso. En todos los trabajos hay momentos de descanso, puedes ponerte una alarma en tu celular que te recuerde tenerlo. Para ello, puedes buscar un lugar que te inspire y si se puede, donde tengas contacto con la naturaleza, te sientes a cerrar los ojos, sentir la presión, el cansancio acumulado, cómo va bajando hacia tu cuerpo y se va estabilizando y calmando mientras le pones atención, sin forzarlo, sucede mientras estás ahí sentado sintiendo tu respiración y tu cuerpo. Puedes sentir tensión, dolor, adormecimiento, pesadez o picazón, pero si te quedas ahí solamente sintiendo el aire que entra por tu nariz poniendo atención y dejando fluir todo, te restableces.

Pon ciertas prioridades que no son negociables de tu autocuidado

Tu momento del baño en la mañana, tu té de la tarde, tu momento de platicar con alguna persona por teléfono, tu salida a caminar, es decir, hazte de rutinas que cada vez sean más fácil de hacer, para que los demás sepan que son TUS MOMENTOS.

Suelta el sufrimiento de tu ser querido y recuerda que es capaz de lidiar con esto que está viviendo

Es sumamente importante que no veas a tu ser querido como "pobre, indefenso o vulnerable", porque al final del día, es una persona, necesita sentir que lo dignificamos, que le damos su lugar y que lo respetamos; empezando por confiar en que es capaz de lidiar con lo que le pasa.

Enfrenta y procesa tus propios miedos

Es natural que sientas miedo al futuro, pero no eres 100% responsable de las cosas que puedan pasar, ni tampoco 100% vulnerable ante ellas. A veces la vida se pone difícil, nos reta con emociones complicadas, intensas y hay que animarnos a vivirlas y reconocer que esto es parte de la experiencia de ser humano.

Date tiempo para escribir, para hablar de lo que sientes, incluso si lo necesitas, para ir a terapia. No tiene absolutamente nada de malo, al contrario, necesitas ese espacio de contención y apoyo para ti en los momentos difíciles de la vida.

Resuelve tu propia ansiedad

Si la ansiedad está siendo un problema para ti, si estás teniendo crisis de ansiedad, entonces definitivamente es prioridad que te atiendas. Y de nuevo te lo digo, no tiene nada de malo que cuides de ti al mismo tiempo que alguien más necesita de ti, ¿Ok?


Puedes inscribirte gratis a este curso de Ataque de pánico, o tomar nuestro tratamiento en línea de Dale alas a la ansiedad.

En conclusión

Yo sé que estar al cuidado de alguien más no es nada fácil, pero si sigues estas recomendaciones, podrá ser mucho más llevadero para ti y en consecuencia de ello, estarás mucho mejor con tu familiar.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más