Burnout

Síndrome de Burnout - 7 acciones para sentirte mejor

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas
Psic. Fabiola Cuevas

El síndrome del burnout, o en español, el síndrome del desgaste laboral, hace referencia a un "trastorno" (ya sabes lo que opino de la palabra: girar hacia el otro lado de tu esencia), relacionado al estrés laboral, y le sucede principalmente, a personas que se entregan demasiado a su trabajo, que se fusionan con los problemas de sus pacientes o clientes y que se descuidan a sí mismos en medio de tanto trabajar.

Este síndrome fue descrito por primera vez por H.B Bradley en 1969, como staff burnout, y después, en 1974 Freudenberger lo describe como "sentimientos de agotamiento y frustración además de cansancio que se generan por una sobre carga y adicción al trabajo" Y explica que esta sobre carga normalmente se debe a cargas irracionales que ellos mismos o quienes los rodean les imponen.

¿Cómo se siente el burnout?

Las sensaciones y síntomas propias del síndrome de burnout son las siguientes, no necesitas tener todas y tampoco significa que las vayas a tener, pero sí te pueden dar un parámetro para ver si es lo que estás presentando:

  • dolores de cabeza
  • molestias gastrointestinales
  • insomnio
  • agotamiento
  • dificultad para dejar de pensar
  • insatisfacción laboral
  • malestar los domingos
  • alejarte emocionalmente de los demás
  • hacer las cosas en automático
  • mal humor a la hora de lidiar con clientes o pacientes
  • dificultad para tomarte un tiempo, un respiro, descansar
  • culpa y sobre exigencia hacia el perfeccionismo
  • tristeza o depresión
  • sentirte frustrado por falta de tiempo para hacer lo que quieres
  • empiezas a dudar de que te guste lo que haces
  • tener mil cosas por hacer pero no tener claridad por dónde empezar
  • baja la confianza en ti mismo a la hora de ejecutar tu trabajo
  • despersonalización

Y algo importante en medio de estos síntomas, es que existe cierta negación a los mismos. Nada que una aspirina no pueda curar ¿cierto?

¿Cuáles son sus causas?

  • Sobrecarga laboral
  • Tener un jefe que te exige demasiado (incluído tu mismo si eres tu jefe) 
  • Falta de equilibrio entre vida personal y vida laboral
  • Exceso de involucramiento con tus clientes o pacientes
  • No saber usar tu empatía y sensibilidad
  • Trabajar a altas horas laborales
  • Llevarte el trabajo a casa
  • Trabajar más de 8 horas al día
  • Ausencia de ejercicio, hobbies y actividades culturales
  • Estar en trabajos altamente exigentes a nivel emocional o de atención mental
  • Sentir que por más que trabajas... no recibes el reconocimiento que quieres, no te alcanza el dinero para lo que quieres

¿Quiénes son más propensos a vivir el Burnout?

Según un estudio realizado por Christina Maslach y Susan Jackson, estas son las profesiones que tienen más probabilidad de presenter burnout:

  • todas las relacionadas con la salud: enfermeros, paramédicos, médicos, masajistas, psicólogos, terapeutas
  • todas las relacionadas con la educación, como los maestros
  • todos los relacionados al servicio social: trabajador social, brigadista, abogado

Y normalmente, quienes tienen más tendencia son quienes están en el medio de la educación, la salud mental y los servicios sociales.

La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena noticia es que tú eres el piloto. Michael Altshuler

¿Por qué estás profesiones tienden más al burnout?

Supongo que mucho tiene que ver con la empatía. Si te fijas, son trabajos donde la variable principal es el ayudar a los demás, y más que un trabajo, es algo que te apasiona, realmente no me imagino una enfermera haciendo lo que hace por dinero, quienes estamos en estas profesiones nos dedicamos a ellas porque hay algo en nuestro interior, que simpatiza con el dolor de los demás, y a partir de ahí, buscamos un medio para ayudarles.

Y resulta, que nuestro mismo perfil (sí, me incluyo) de personas empáticas y sensibles, tenemos una tendencia de desconectarnos de nosotros mismos y vaciarnos en el darnos a los demás. En este desconecte de nosotros mismos, tendemos a dejar de ver nuestras necesidades.

Eso, junto con el hecho de que realmente te gusta lo que haces, pues claro que puedes caer en situaciones que parecerían adicción al trabajo. Y además, si en tu vida personal tienes conflictos, o internamente muchas emociones por lidiar, entonces, sigues encontrando en el dar un medio para no sentir, para evitar tus conflictos y poner toda tu atención en ayudarle a los demás a resolver los suyos.

Esto genera que a la larga, entras en un estado de agotamiento y malestar, que te obliga a detenerte, pues te deja de gustar lo que haces, te sientes obligado, dejas de conectar... y puedes llegar a dudar de tu profesión.

Si no te quieres quemar, deja de vivir como si te estuvieras incendiando

Esta frase me encanta, en inglés dice "if you don't want to burn out, stop living like you're on fire". Y claro, vivimos como si tuviéramos fuego en los pies, (ahora que lo pienso, quizás queremos hacerle tributo a Moctezuma?) jeje broma.

Pero es que piénsalo, ¿quién te corretea? ¿quién te exige? ¿quién te presiona? ¿quién te dice que tienes que salvar a todos al mismo tiempo? ¿cuál es la prisa y la exigencia?

Realmente nadie, pero quizás, es nuestra propia mezcla de pasión, con evitación a nuestro mundo emocional, empatía y altruismo, el que nos lleva a estos estados de Burnout.

La despersonalización y el burnout

Quisiera hacer un énfasis en algo que me parece muy curioso, y es que dentro del burnout se considera a la despersonalización como uno de los principales síntomas. Y desde mi lógica tiene mucho sentido, pues las personas que mas han sufrido, a veces... son las más empáticas y las que se dedican a ayudar a los demás. Y son estas personas las más propensas a sentir burnout, y son estas personas las que traen quizás, memorias de traumas y emociones fuertes en sus sistemas nerviosos.

Y estas memorias en el sistema nervioso, nos lleva a activar la separación de nosotros mismos y del mundo, para sobrevivir, pues así lo aprendimos a hacer, en momentos donde la intensidad emocional era demasiado.

Así es que ahora, de adulto, te encuentras queriendo sanar tus propias heridas, a través de sanar a los demás, pero se te olvida, que tu cuerpo tiene memoria, que tu cuerpo tiene necesidades y que a medida de que aumenta el estrés, reactivas estas memorias, y con eso, la sensación de sentirte separado de ti y de lo que haces.

El burnout en mamás y papás

Recientemente se ha ampliado el alcance de la palabra a mamás y papás, y sí, un poco más en mamás. Y esto es porque estás todo el día, en una actividad que demanda de tu capacidad y atención mental, además de quizás las cuestiones de la casa, organizar al vida en tu cerebro y... trabajar.

Es lógico que te sientas sobrecargada, presionada y saturada, e igualmente normal, que te sientas incapaz de darte tus espacios para separarte un poco de todo ese mundo y descansar.

Pero es importante hacerlo, así como organizarte, pedir ayuda y tener un balance entre las cosas que haces por los demás y las que haces para ti.

¿Cómo saber si lo que siento se debe al Burnout?

Estos son los reactivos del inventario de Maslach, si respondes que sí a la mayoría, lo más probable es que si se deba a esto: 

  • Me siento emocionalmente agotado por mi trabajo   
  • Cuando termino mi jornada de trabajo me siento vacío
  • Cuando me levanto por la mañana y me enfrento a otra jornada de trabajo me siento fatigado
  • Siento que puedo entender fácilmente a los pacientes
  • Siento que estoy tratando a algunos pacientes como si fueran objetos impersonales 
  • Siento que trabajar todo el día con la gente me cansa 
  • Siento que trato con mucha eficacia los problemas de mis pacientes
  • Siento que mi trabajo me está desgastando
  • Siento que estoy influyendo positivamente en la
  • Me preocupa que este trabajo me esté endureciendo emocionalmente
  • Me siento con mucha energía en mi trabajo    
  • Me siento frustrado en mi trabajo 
  • Siento que estoy demasiado tiempo en mi trabajo  
  • Siento que realmente no me importa lo que les ocurra a mis pacientes   
  • Siento que trabajar en contacto directo con la gente me cansa
  • Siento que puedo crear con facilidad un clima agradable con mis pacientes  
  • Me siento estimado después de haber trabajado íntimamente con mis pacientes   
  • Creo que consigo muchas cosas valiosas en este trabajo
  • Me siento como si estuviera al límite de mis posibilidades 
  • Siento que en mi trabajo los problemas emocionales son tratados de forma adecuada  
  • Me parece que los pacientes me culpan de alguno de sus problemas 

¿Qué hacer para evitarlo y salir de ahí?

Saberlo identificar

Bueno, primero que nada, reconocerlo y saberlo identificar. Como por ejemplo, estar muy consciente y presente en ti mismo y darte cuenta cuándo estás haciendo lo que haces por este sentimiento de obligación y fuga de estar contigo, y cuándo lo estás haciendo desde tu equilibrio, desde tu centro.

Y saber identificar cuándo se empieza a manifestar, pues como sabes, las cosas no llegan de un momento al otro, se van dando... nuestro cuerpo nos va mandando avisos. Entonces, cuando ya te empieces a sentir un poco harto, adisgusto, evitativo de hacer lo que haces o en desconexión de tus hobbies personales, de tu "me-time", (tiempo para ti), puede ser un indicativo de que empieza a generarse el Burnout.

El burnout ocurre cuando evitas ser humano por mucho tiempo. Michael Gungor

Aprender a manejar tu sensibilidad y empatía

Sé que no es fácil lo que te voy a decir pero... los problemas de los demás no son tus problemas a resolver.

Tú estás ahí, para poner a su disposición tus conocimientos, tu humanidad, tus habilidades y tus dones, para ser un espejo, para ser un apoyo o para ser quien le ayude a recuperarse de una enfermedad o salir de una crisis en su vida, más sus problemas no son tus problemas... y si yo hubiera leído esto hace años, me hubiera caído mal a mi misma. 

Pero es que es la verdad.

Puedes sentir dolor, puedes sentir coraje, puedes sentir pasión por querer hacer algo bueno por los demás, y ¡claro! hay que hacerlo, no te detengas, pero... es muy diferente hacer todo lo que está en tus manos por el otro, que deshacerte a ti mismo en el camino.

Al final se trata de amar al otro, pero sí, como dijo Jesús, es improtante que primero te ames a ti mismo. Y un acto de amor por el otro que implique un descuido a ti mismo, deja de ser amor puro y verdadero, se convierte en sacrificio, y eventualmente... el enojo reprimido detrás de ese sacrificio saldrá, pero no hacia los demás, pues eso no te lo permitirías, pero sí hacia ti mismo, generándote tristeza y apatía.

Así es que hay que aprender a usar tu sensibilidad y empatía. Y para eso te dejo este post: 

Administrar tus tiempos contigo como prioridad

Sé que esto no te nace, sé que no te es fácil, sé que no lo ves importante... pero, si consideras tener Burnout, es súper necesario, que tu auto cuidado sea tu prioridad.

Aunque te sientas niño regañado dándote tus 15 minutos de relajación, aunque todo tu cuerpo te pida salir corriendo a hacer algo relacionado con tu trabajo... necesitas darte tiempos para ti, para tus hobbies, para tus gustos, para cosas mundanas que no tengan que ver con contactar con el sufrimiento de los demás.

Velo como una recarga que después te permitirá ayudar con fuerzas renovadas, y poder ayudar mejor a los demás ;)

Y más si tienes historia de haber vivido abusos, traumas o dificultades emocionales en tu infancia, tu sistema nervioso NECESITA que constantemente le estés recordando que todo está bien, que puede relajarse... esto principalmente para evitar la despersonalización, fatiga crónica y demás síntomas del estrés.

Darte tus tiempos

Creo que en el proceso de aprender a gestionar esto, es totalmente válido que de repente te des tus tiempos. Que le pongas pausa a lo que estás haciendo, y te vayas de vacaciones sin culpa ni remordimiento.

Tienes el derecho de darte a ti mismo la misma atención y cuidado que le das a los demás. Y no por hacerlo, dejas de amar a otros, más bien, les das el ejemplo de cómo amarse a ellos mismos.

Reconoce cuáles son tus necesidades

Creo que hay necesidades compartidas, como dormir, descansar, ejercitarte, salir al aire libre... escribir, dibujar... tocar algún instrumento, etcétera. Necesidades que nos ayudan a estar en equilibrio y bienestar. Pero seguramente que también tienes necesidades personales, que es importante que las puedas identificar, y tenerlas muy claras, para que aunque no te nazca, aunque no lo consideres importante, te cubras esas necesidades antes de pedírtelo.

Y creo que ahí está la clave, en no esperarte a sentirte quemado para echarle agua al fuego :D 

Sigue haciendo lo que te apasiona

Se trata de hacer lo que te apasiona, y si eso es ayudar a los demás, ¡adelante! nada más ten muy presente en tu interior, que así como ayudas a otros necesitas ayudarte a ti, y darte tus tiempos para relajar, desahogar, soltar... y disfrutar, divertirte, tener placer en tu vida y gozo de verdad.

Tienes permiso de disfrutar tu vida, a pesar de todas las cosas dolorosas que hayas vivido y a pesar de las cosas dolorosas que ves a tu alrededor.

Pide ayuda

Creo que muchas de las personas que tienden al Burnout también tienden a la auto suficiencia y alta competitividad en lo que hacen, lo cual los lleva a literalmente, cargar todo el barco sobre sus hombros, porque pueden, y porque saben que pueden. Pero si algo he aprendido en mi vida, es que no tengo que hacer todo lo que puedo, nada más porque puedo.

Yo sé que podría estar todo el día trabajando... pero sé también, que a la larga, no podría seguir trabajando si mantengo ese ritmo elevado. Así es que sí, es muy importante que aprendas a pedir ayuda, para que puedas enfocarte en lo que es prioridad para ti.

Mide tus alcances

Ahora, todos quisiéramos salvar al mundo entero... pero no lo vamos a hacer solitos, para eso hay que unirnos entre todos, y reconocer nuestros propios alcances. Y no creo que tenga nada de malo que sepas identificar hasta dónde llegó tu capacidad al día para estar en movimiento, para estar haciendo cosas o trabajando. Es válido decir "hasta aquí llegué". Y recuerda, no tienes que esperarte al límite, di hasta aquí llegué, antes de llegar al límite.

Es como tomar agua, antes de tener sed ;) 

Mi experiencia con el Burnout

La primera vez que recuerdo haber vivido un Burnout fue regresando de unas brigadas de ayuda social, y no fui la única, todos en el camión veníamos en silencio, con caras largas, y lejos de sentirnos felices por lo mucho que habíamos ayudado, algunos de nosotros veníamos tristes. En lo personal, estuve deprimida por un buen tiempo, sin querer hacer nada, sin querer ayudar a nadie... agotada.

Después, me pasaba en menor medida cuando hacía voluntariados en obras de acción social, hasta que empecé a descubrir que estaba queriendo sanar mis heridas a través de ayudar a los demás, y empecé mi proceso para sanar las mías.

Después de los ataques de pánico, pasé por una etapa de no querer ayudar a nadie, de enfocarme al 100 en mi, me sentía egoísta, me sentía mala persona... pero comprendí que me estaba exigiendo ayudar, que no lo estaba haciendo meramente por amor, sino por sentirme culpable si no lo hacía.

Hasta que siento que le di la vuelta, y empecé a ayudar por amor, por voluntad, y en equilibrio con mis propias necesidades.

Aún así, en muchas ocasiones, sobre todo al principio de abrir mi blog y estar horas y horas respondiendo mensajes, sí me pasaba que quedaba mareada, harta y triste... así poco a poco fui aprendiendo a medirme, a ver cuántos mensajes podía responder, y así fue que desansiedad empezó a crecer, como un camino para evitarme mi Burnout, invité a Jesi al equipo para apoyarme con esta labor de responder mensajes.

Y este tema es un tema dentro de Desansiedad, entre todos necesitamos tener actividades de diversión, hobbies y un balance para evitar caer en el burnout. Y en mi experiencia, no tuve que dejar de ayudar a los demás, más bien, tuve que aprender a pedir ayuda :D para poder estar en equilibrio y seguir ayudando a los demás.

Recuérdalo, es un mensajero más

Al igual que la ansiedad, el Burnout no es una mala noticia, es un mensajero de que necesitas recordar que eres importante, tanto o igual, que a lo que te dedicas ;)  

En conclusión

Mi conclusión es que todo se trata de equilibrio, entre ser sensible y empática al mismo tiempo que hacerte responsable de ti y confiar en los demás, entre dar y recibir, entre hacer y ser, entre activarte y descansar, entre soñar y ejecutar...

Referencias: https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_desgaste_profesional

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

Ebook Lo Primero Que Necesitas Saber
TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
te podemos apoyar

Tratamiento para la ansiedad

Accede hoy a un acompañamiento terapéutico en línea con psicólogos especialistas en escucharte y guiarte en tu proceso.

¡Sí, quiero empezar!
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más