Síntomas físicos

¿Cómo dejar de revisarte constantemente?

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas
Psic. Fabiola Cuevas

El estar constantemente revisando tus signos vitales como tu presión arterial, temperatura, niveles de oxigenación, respiración o cualquier otra cosa que te preocupe que pueda estar mal en tu cuerpo y mente, te sumerge en un círculo vicioso de tensión que no es positivo, aunque en el momento creas que es necesario hacerlo. Por eso en este post te quiero compartir más ideas sobre cómo sentirte mejor al respecto.

¿Por qué caes en la conducta de revisarte constantemente? 

Básicamente, porque quieres vivir, y quieres o necesitas asegurarte de que todo está bien contigo, mientras que al mismo tiempo, por alguna razón, dudas de que así sea. 

Hay muchas cosas que han de estar equilibradas o en ciertos rangos, para saber que estamos con salud, que todo está bien, a veces medimos estos rangos por prescripción médica, otras veces por mera preocupación personal y otras más por experiencias traumáticas. 

Pero sobre todo, cuando tenemos miedo a enfermar o morir, entonces vamos a estar revisando constantemente que todo esté bien para asegurarnos que todo está bien. 

La misma ansiedad es una causa en sí de que te estés revisando, pues te sumerge en un estado de alerta y miedo, preocupación por tu salud y la de los demás, y eso te lleva a buscar información que te haga sentirte a salvo y seguro, aunque en realidad, no terminas de recuperar la confianza o certeza de que todo está bien. 

Piensas que revisándote estás haciendo algo para asegurar que sobrevivirás, que evitarás la enferrmedad o que te recuperarás de cualquier cuestión por la que estés atravesando. Tenemos el entendido de que precoupación = solución, a sentir o pensar que estás haciendo algo. En mi libro de "Cómo dejar de preocuparte", te explico más sobre cómo es que creemos que la preocupación en realidad es algo positivo, algo que nos pone a salvo. 

Entonces, te auto vigilas, revisas y monitoreas, porque crees que esa es la forma de asegurarte de que todo está bien, y de que si hay algo que no lo esté, actuar rápido para evitar enfermar o morir. 

Por este lado, date chance, ten compasión y comprensión contigo, te sientes en peligro y esta es una forma en la que has encontrado de sentirte más a salvo, (aunque en realidad no funciona del todo). 


¿Por qué no funciona estarte revisando constantemente? 

Aceptémoslo, por más que te estés revisando todo el día y los resultados sean positivos o favorables, de alguna forma siempre queda la duda, la incertidumbre, el “qué tal que el próximo sale baje o alterado, qué tal que ahorita fue un momento de buena suerte, qué tal que en unos minutos todo sale mal”. Sin darnos cuenta, estarnos constantemente revisando es una conducta que refuerza la idea de “hay algo mal en mi”, y cada vez que lo haces, aumentas ese sentimiento de desconfianza en tu cuerpo, y activas aún más la sensación de estar en algún tipo de peligro o en riesgo. 

Además, es una distracción que te impide poner atención a aquello que realmente necesitas atender para equilibrar tu cuerpo, como quizás buscar menús saludables, salir a caminar, o despejar la mente de verdad. 

Por otro lado, con la tensión que se genera ante estas conductas, impides que tu cuerpo y tu mente terminen de relajarse y fluir, cosa que necesitan para restablecer su propio equilibrio. 

Igualmente, se puede generar una cierta obsesión, así como compulsión, a depender de que tus niveles de lo que sea que te mides estén bien, para poder relajarte, y en cuanto sientes miedo o ansiedad, acudes de nuevo a revisarte. La confianza se sigue depositando fuera de ti, retroalimentas la desconexión de tu propio cuerpo y de obtener las respuestas de cómo está y qué necesita a partir de sentirlo. 

Pero claro, a veces te revisas con el miedo y la ansiedad y eso hace que tus signos vitales no salgan tan equilibrados, o bien, el simple hecho de estarte revisando y con esa tensión y control, impide que tu cuerpo fluya y haga lo que necesita hacer. 


¿Cuáles son las cosas que más solemos revisar? 

Como los miedos principales en la ansiedad son a enfermar, enloquecer o morir, vas a estar revisando cuestiones que tengan que ver con esto. 

  • presión arterial 
  • ritmo cardiaco 
  • respiración 
  • peso 
  • sueño 
  • digestión 
  • color forma de orina o heces 
  • nivel de tensión muscular 
  • la glucosa 
  • caída de cabello 
  • revisión general para asegurar que no hay cosas nuevas - raras 
  • la actividad mental o el tipo de pensamientos que tienes 
  • habilidades mentales (concentración, atención, olvidos, distracciones, etc) 
  • por covidsin (miedo a contraer COVID-19)
  • temperatura 
  • olfato y gusto 
  • sensaciones en la garganta 
  • saturación de oxígeno 


Existen muchas más cosas que podemos estar monitoreando, sobre todo si tuviste alguna experiencia traumática relacionado a eso, o recibiste alguna información sobre su importancia. 


¿Cómo llevamos a cabo estas revisiones? 

A veces nos revisamos manualmente bajo nuestros propios cálculos o percepciones, nos tocamos y nos miramos al espejo constantemente. O bien, a veces usamos los aparatos pertinentes, igualmente, acudimos a clínicas y médicos para que nos hagan las revisiones. 

Cuando lo hacemos con nuestras propias manos y percepciones puedes caer en el error de “asegurar” que estamos mal, cuando en realidad no lo estás. O sea “me siento como acelerado, me siento con la presión baja”, pero en realidad todo está en orden. 

¿Cómo es esto posible? con el estrés y la ansiedad puedes sentirte mal y todo estar equilibrado, así como también puede ser por el mismo estrés y ansiedad que se te altere algún valor. Depende mucho de qué tan emocional sea el malestar que sientes, o qué tanto sea que tu cuerpo ya está buscando su equilibrio a nivel físico. 

O sea, puedo estar en un momento de angustia que no llega a alterar mis niveles físicos, pero sí se siente con esa incomodidad. Pero bueno, eso es algo que he podido comprobar en mi propio autoanálisis y no es que esté científicamente comprobado ;) 

Aquí el punto es que sería importante salir de las percepciones y el “siento como que…” y tratar de ver las cosas de forma más objetiva, sin caer en la compulsión de estarte midiendo todo el tiempo, y más bien, dándote un tiempo para relajarte, respirar, esperar a que pase el malestar, y entonces sí, percibir objetivamente cómo te sientes. 

Ya si después quieres usar un aparato para medirte, se vale, pero que no sea como un reflejo o reacción de “tengo miedo a estar mal ahorita, corro a medirme”, ese será el objetivo: romper el circulo vicioso y la reacción de correr a revisarte para bajar la ansiedad. 


Tratamiento para dejar de revisarte constantemente 

Como verás, se trata de un tratamiento, esto significa que hay que llevar a cabo ciertas acciones, de forma repetida en el tiempo, para ver los resultados. Tente paciencia, no te exigas ver un cambio de un día para el otro. Y recuerda que si en cualquier momento necesitas apoyo profesional, estamos para ayudarte, tanto a través del programa de Dale alas a la ansiedad, como de nuestra terapia en línea.


¿Cuáles son los objetivos del tratamiento para dejar de revisarte?  

  • que recuperes la confianza en ti y en tu cuerpo 
  • que disminuyas las acciones que haces para estar bien y confirmar que estás bien, y sueltes un poco el control para permitir que tu cuerpo haga lo que necesita hacer, a veces, mientras más hacemos cosas por controlarlo, más tensión aplicamos y menos oportunidad le damos de hacer lo que sabe 
  • que distingas cuándo sí es importante revisarte y cuándo no 
  • que esta conducta deje de generar tensión en ti o te impida disfrutar de tu vida 
  • que te des cuenta que puedes sentirte tranquilo a pesar de no revisarte 


Así es que manos a la acción, el proceso por el cual te recomiendo pasar para dejar de revisarte constantemente es el siguiente: 

Primeros pasos: 

  1. Confirma con una revisión médica que todo está bien, o que estás recibiendo el tratamiento necesario según tu caso. Cuando te llegue la duda sobre tu salud, recuérdate que ya te revisaste, y que no desarrollarás algo terriblemente grave en los pocos meses que llevas de no revisarte ;) 
  2. Aprende a auto regularte y relajarte por ti mismo, con técnicas de permitirte sentir, observar lo que sientes, relajar tensión, liberar emociones, respiración diafragmática (todo esto lo puedes aprender en nuestro programa en línea de Dale alas a la ansiedad) A medida de que sepas relajarte por ti mismo, podrás ir quitando el poder y la confianza en las mediciones o revisiones. 
  3. Infórmate más sobre la capacidad que tiene tu cuerpo para regularse y sanarse a sí mismo, y que más que controlarlo, se trata de darle todo lo que necesita, y ayudarlo, a que haga su trabajo. Parte de ayudarlo es estar tranquilo y permitirle restaurar su equilibrio. 
  4. Recuérdate que independientemente de lo que sea que esté pasando en tu cuerpo, relajarte le ayudará a tener salud. La prioridad es estar tranquilo y tranquila. 


Para la conducta tal cual: 

  1. Date permiso de todo un día, revisarte todo lo que quieras, y muy importante: sin culparte, sin juzgarte por hacerlo o intentar dejar de hacerlo. O sea, dale rienda suelta a la conducta, date permiso de revisarte todo lo que quieras durante un día. Y observa qué sientes. 
  2. Al día siguiente, vuelve a darte permiso pero registra cuántas veces al día te revisaste, llega a un número tal cual. 
  3. Registra o hazte consciente de cómo te sientes antes, durante y después de revisarte. Para darte cuenta si realmente revisarte te está ayudando a sentirte más tranquilo o no. 
  4. Al día siguiente proponte revisarte ¼ menos de veces de lo que te revisas, o sea, si te revisas 20 veces el pulso, te revisarás 15 veces. 
  5. Cada vez que sientas el impulso por irte a revisar, haz un alto y pregúntate si podrías lidiar con esa ansiedad tú mismo, y auto regularte. Si te es posible, hazlo, si no, vete a revisar. Si te pudiste auto regular confirma que terminaste tranquilo y no fue necesario revisarte. 
  6. Date permiso de revisarte sin juicio, sin juzgarte, en caso de que no lograste auto regularte por ti mismo y que la duda o necesidad es demasiada. 
  7. Registra al final del día, cómo te sentiste con esta nueva forma de responder ante esos momentos de querer revisarte. 
  8. Dependiendo de qué tanta ansiedad te haya generado el no revisarte, puedes seguir disminuyendo el número de veces “que te das permiso”, hasta que realmente te sea cómodo y con mayores beneficios, el optar por auto regularte en lugar de revisarte. 

Para después:

  1. Una vez que pasen unos cuantos días sin revisarte en la misma cantidad, hazte consciente de cómo a pesar de que no te revisaste, te sientes bien, y no paso nada grave como pensabas. 
  2. Llega a un número de revisiones con el que te sientas cómodo, quizás te das permiso de revisarte tres veces al día, o una vez al día, o una vez a la semana, el punto es que no interfiera con tus actividades, que no aumente tu tensión, y que sí te ayude para el fin real de ser objetivo con cómo está tu cuerpo. 
  3. Trabaja la o las experiencias traumáticas relacionadas con esta conducta, así como el miedo profundo detrás de enfermar y morir. Esto lo podrás trabajar mejor acompañado de un profesional de la salud mental. 
  4. La idea es que cuando te revises algún valor, lo hagas en un momento tranquilo, evitando que sea luego luego en el momento que aparece la preocupación. Aprende a lidiar con la preocupación y la incertidumbre en el momento, y ya que estés más tranquilo puedes ir y evaluarte. Pero hay que romper la asociación que hay entre “me siento con miedo, me mido con miedo, me quedo medio inquieto” 


Reflexiona… 

A veces buscamos pruebas que confirmen que hay algo mal en nosotros, por lo mal que nos sentimos cuando tenemos ansiedad. Nos gustaría que hubieran pruebas, hechos y que realmente algo estuviera mal, como para explicarnos a nosotros mismos, y a los demás, por qué nos sentimos así de mal. 

A veces también es una forma de decirle a los demás “¿Ves? hay algo ma en mi… necesito atención”, ¡y si! sí necesitas atención… pero no la vas a obtener de esta forma, no tiene que ser a través de una enfermedad física que pidas un abrazo, una pausa, ayuda, frenar, o ser visto. 

De forma inconsciente a veces buscamos esta confirmación que nos de claridad de por qué nos sentimos con tanto miedo o preocupados, pero créeme, es por cuestiones psicológicas y emocionales que te sientes así, y la salida está a través de poner atención a ese mundo emocional que necesita ser visto, sanado y procesado. 

Así es que la solución detrás de este tratamiento, está en sentirte a salvo a pesar de no tener certezas absolutas, y poner tu atención en las cuestiones emocionales que hay detrás. 


En conclusión 

Recuerda que este es un proceso de recuperar la confianza en nuestro cuerpo, de darle lo que necesita para estar bien, hacer nuestro mejor esfuerzo y dedicarnos a disfrutar de nuestra vida, no tienes que llevar el absoluto control de todo lo que sucede en tu cuerpo, de sus cambios y de sus adaptaciones, enfócate en generarte salud, pero que esa salud sea para permitirte disfrutar de tu vida, y en cuanto tu cuerpo requiera de tu atención, la pedirá, no tienes que estar esperando o sobrevigilándolo, no es necesario, a menos de que realmente estés pasando por un proceso de salud donde sea necesario ese monitoreo. 

Enfócate en hacer lo que es mejor para ti, recupera la confianza en tu cuerpo, suelta un poco, y verás que él junto con tu mente te ayudarán a regresar a tu equilibrio, pero si algo requieren de ti y de mi, es que les ayudemos estando más tranquilos, disfrutando y relajados. 


gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

Ebook Lo Primero Que Necesitas Saber
TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
te podemos apoyar

Tratamiento para la ansiedad

Accede hoy a un acompañamiento terapéutico en línea con psicólogos especialistas en escucharte y guiarte en tu proceso.

¡Sí, quiero empezar!
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más