< Categorias
x Ocultar Categorias

¿Cómo crear tu propio refugio? (te puede ayudar con la Agorafobia)

Imagina tener un lugar donde puedes ser tú mismo, sentirte, encontrarte contigo, que eres realmente la persona más importante con la que necesitas estar en constante contacto.

¿Qué tanto necesitas tu propio refugio?

Una de las tantas interpretaciones que se pueden hacer alrededor de la agorafobia, es que quien la presenta, tiene una necesidad de sentirte a salvo y seguro en su espacio privado, en su casa, en ese lugar donde puede controlar las variables y no sentirte expuesto a otros o a peligros externos.

Y un poco la idea de este artículo es invitarte a que sí generes ese refugio, pero que lo hagas conscientemente, que lo hagas con las ganas de realmente crear un espacio donde puedas sentirte seguro y a salvo pero sobre todo, seguro y a salvo de ser tu mismo, de estar contigo, de estar como sea que estés.

Muchas veces podemos pasar todo un día pretendiendo, poniendo cara de que todo está bien, evitando gente, huyendo de ellos y buscando momentos para estar sin todas esas cargas, o quizás, nada más pasas días enteros fuera de casa, haciendo mil cosas a la vez, en contacto con los demás, y se nos olvida entrar en contacto con nosotros.

Tener contacto contigo te ayudará a muchas cosas

Como por ejemplo, sentir cómo estas y darte cuenta de qué estás necesitando en cada momento, reflexionar sobre qué ajustes necesitas hacer en tu vida, o simplemente sentarte a no hacer nada, dándote permiso de estar así, sin poner atención a nada, sin distraerte... solamente sintiéndote.

Y sobre todo, creo que es importante de un refugio el hecho de recibir ese espacio donde puedes estar como quieras estar, que te sientas a ti mismo y que si lo necesitas, desahogues tus emociones sin vergüenza, sin represión, sin auto control.

Este contacto contigo mismo te permitirá mantenerte más en equilibrio porque podrás ir cubriendo las necesidades que en esos momentos te das cuenta que están siendo necesarias cubrir.

Todo ser humano necesita su espacio

Creo que muchos de los síntomas de la ansiedad, como la falta de aire o la opresión en el pecho, nos indican que de cierta forma estamos necesitando nuestro espacio, respirar nuestro propio aire, dejar de sentirnos saturados por las demás personas, sus peticiones o las ideas de las exigencias que tienen sobre nosotros.

Necesitamos tener un espacio que nos pertenezca, donde puedas poner y quitar lo que se te antoje, donde puedas ir ahí en el estado emocional que estés, con la ropa que traigas, con el caminar que te fluya, con la cara que quieras. Y que puedas expresar en ese espacio lo que estás necesitando y sintiendo, para escucharte por ti mismo.

Y creo que lo necesitamos, sobre todo si somos introvertidos o con tendencia a serlo, pues es ahí donde tomamos perspectiva, nos recargamos y tomamos pila para volver afuera, al encuentro con otros, al hacer.

Una vez recargado, puedes llevar tu refugio contigo

Ahora, es importante que sepas que eso que encuentras en tu refugio, lo puedes seguir activando aunque estés rodeado de mil personas, en el centro comercial en domingo o a lado de tu pareja. La idea es que en tu refugio, encuentres ese camino hacia la conexión contigo, esa sensación de "aquí estoy conmigo" y que cuando lo necesites, lo reactives, estés donde estés.

Tu refugio es donde estás tú, sintiéndote a ti mismo

Ejemplos de mis espacios

En Instagram subí un video donde te platico sobre mis espacios de refugio, si tienes cuenta, lo puedes ver aquí

Ahí te platiqué sobre cómo hice de mi cuarto mi refugio, un clóset, el cuarto de servicio donde viví un tiempo, y actualmente el bosque y el coche así como un espacio dentro de mi casa. La idea es que son lugares donde puedo encontrarme conmigo sin que nadie me interrumpa (al menos no por diez minutos), sentirme, desahogarme y escucharme.

Entonces... ¿cómo crear tu propio refugio?

Dentro de tu casa

  • Saca de tu habitación prácticamente todo lo que tienes, y vuelve a meter nada más lo que al verlo te inspira, te motiva o te genera un sentimiento agradable
  • Pon cobijas, cojines, y cosas cómodas que te inspiren comodidad
  • Dile a los demás que a partir de ahora ese es tu espacio, que si alguien quiere entrar a él te pregunte... pero que de momento, es tu espacio (tú pones los límites de quién entra y a qué hora, y que no te interrumpan cuando estás ahí)
  • Decora tu espacio de tal forma que te sientas reflejado ahí, que tu personalidad se exprese libremente
  • Ve ahí cuantas veces lo necesites
  • Busca imagenes de inspiración con ideas, eso ayuda también.

Puedes también buscar refugios fuera de tu casa, lugares con naturaleza, algún parque o banca que te inspire, pero lo importante es que de cierta forma te puedas ir apropiando de ese espacio y lo vayas cargando de ti mismo.

Realmente, como lo expresa la foto, con un mini rincón basta, (quizás a la foto le agregaría más cojines y cosas cómodas), pero la idea es que sea un lugar que repitas, que uses frecuentemente para que cuando entres ahí sientas ese "si... estoy en mi espacio".

En conclusión

Encuentra ese espacio donde te puedas sentir a ti mismo, te den ganas de estar, te sientas cómodo y seguro y después, lleva esa sensación a tu exterior, llévala contigo al encuentro de otras personas, sabiendo que cuando quieras puedes regresar a tu refugio.

Psic. Fabiola Cuevas
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.

También podría interesarte...

Obten información gratuita sobre Desansiedad

¿Quieres estar más en contacto con nosotros,
y recibir información de valor en tu correo electrónico?
Hemos recibido tu información con éxito. :)
Oops! Puedes intentarlo más tarde

En Desansiedad, te ayudamos a transformar la ansiedad en libertad

¡Comienza hoy a aprender qué es la ansiedad y que puedes hacer para sentirte bien! Únete a las miles de personas, que han descubierto el propósito de la ansiedad en su vida.
Sí, quiero empezar hoy