¿Burn out parental?

Te quiero contar cómo habla el burn out parental para que puedas identificarlo. El burn out parental es una condición que experimenta mamá, papá o los cuidadores primarios del niño y es una consecuencia de cargar con mucha tensión en forma crónica.

Los niños necesitan una base sólida, una estructura que los proteja y les ayuden a entender cómo funciona el mundo, también requieren de validación y apoyo para enfrentar los retos de la vida. ¿Y qué crees? Mamá y papá también lo necesitan. Requieren  de  una estructura que les ayude a llevar una dinámica  nutritiva, que les dé soporte emocional y apoyo, que asegure que sus necesidades físicas y emocionales estén cubiertas. Y cuando no se logran satisfacer adecuadamente, nos “visita” el burn out.

La diferencia entre niños y adultos, es que los pequeños aún no pueden darse a sí mismos todo lo que necesitan, dependen de que nosotros se los brindemos. En cambio los adultos sí podemos satisfacer nuestras necesidades si nos los proponemos.  

¿Cómo sé que estoy experimentando burn out parental?

Digamos que el burnout tiene tres maneras de expresarse.

  1. A través de sensaciones.

Como el cansancio, agotamiento crónico, dolor de cabeza, dolor de espalda, de hombros y otros achaques recurrentes. 

  1. A través de pensamientos negativos. Que dicen cosas como: “No haces nada bien”,  “las cosas siempre te salen mal”, “deberías ser mejor mamá”, “deberías tener la casa tan limpia como un museo”, “tal vez no eres tan buena madre, pobre de tus hijos”. “Otra vez no jugaste con tus hijos”, “otra vez hiciste estas cosas mal”.

Y por si fuera poco también dice cosas como: “¿vas a descansar? pero cómo te atreves, si no has hecho tus pendientes”. “¿Que quieres ver a tus amigas? ¡No! ¿cómo se te ocurre? Tu deber es estar 24/7 atenta y al servicio de tu familia”. “¿Quieres hacer ejercicio? ¡No! haz algo productivo con tu tiempo, algo que sea útil para toda tu familia.” “¿Qué tienes necesidades? No cariño, no son tiempos para consentirte.”

  1. Por último, pero no menos incómodo, también se expresa a través de emociones. Entonces se activa la culpa, la desesperación, la desmotivación, no tienes ganas de nada, estás apática, canalizando la poca energía para resolver tu lista de pendientes.  También la irritabilidad y el enojo suelen estar presentes. 

De hecho, detrás de muchas de nuestras reacciones de enojo con los pequeños, hay miedo a estar fallando como padre o madre y esta sensación de que lo estoy haciendo mal, se proyecta como enojo y exigencia sobre los hijos y nuestra pareja.  

Bueno ese es el lenguaje del burn out. Y aunque es muy desagradable, llega con un aviso: te viene a recordar que estás funcionando de forma desequilibrada, dando más hacia afuera de lo que estás nutriéndote a ti misma. 

Si ahora que te platique de él, identificas que lo estás experimentando, te comparto un par de cosas que puedes hacer al respecto para recuperar el equilibrio, reconocer y satisfacer tus necesidades físicas y emocionales y apapachate tanto como puedas, ya que eso tendrá un efecto positivo en ti, y como consecuencia será benéfico para toda tu familia.

Aquí te dejo una lista de actividades que puedes realizar con la intención de cuidar de ti. Las estrategias de autocuidado que son efectivas para prevenir y salir del burn out. 

Ideas de autocuidado 

  • Cuida tu sueño.
  • Toma siestas.
  • Come saludablemente.
  • Mueve tu cuerpo, haz ejercicio.
  • Sal a caminar.
  • Cierra tus ojos por 5 minutos y relaja tu cara y abdomen.
  • Agenda tiempo para ti, únicamente para ti.
  • Continúa con tus hobbies o encuentra nuevos: canta, baila, pinta, corre, patina, anda en bici, toma fotos, lee, escribe, aprende idiomas, toma cursos,  etc.
  • Medita.
  • Visita a su amigas.
  • Asiste a tus citas médicas, dentales,etc.
  • Regálate masajes.
  • Procura reír.
  • Escribe en tu diario.
  • Pide ayuda cuando te sientas muy cargada de tensión o de actividades.
  • Prioriza tus necesidades.
  • Sé amable, compasiva y considerada contigo misma.
  • Date afecto, escríbete cartas, habla contigo en el espejo, échate porras. 
  • Anota todas las cosas en las que te esforzaste durante el  día y felicitate por ellas.
  • Se parte de una comunidad, de una tribu o construye tu propia red de apoyo.
  • Asiste a terapia cuando requieras apoyo emocional.
  • Habla con otras mamás/papás  y nota como no eres la única que vive esto que experimentas.
  • Agradécete por cuidar de ti.
  • Deja que tu esencia salga a la luz.

En resumen

Como ves son actividades y acciones que al cuidar e invertir tiempo en tí, es la mejor inversión que puedes hacer, tanto para ti como para tu familia. Autocuidarte te ayudará a prevenir o salir del burnout y estarás más lista para poder reconocer qué te sucede, ser consciente de tus reacciones, de tus impulsos,  de tus pensamientos y emociones; y por lo tanto podrás ofrecer mejores respuestas a los tuyos.


Gratuito

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

Comprende por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es una guía gratuita que te da respuesta a las principales preguntas de la ansiedad
Ebook gratuito Lo primero que necesitas saber de la ansiedad
No estás solo

Obtén ayuda profesional de quienes han superado la ansiedad