Ataque de pánico

Ataque de pánico: 5 acciones que lo agravan

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

El ataque de pánico nos hace sentir en un verdadero peligro, y para evitar o disminuir ese peligro... a veces hacemos cosas que realmente no funcionan, sino todo lo contrario, lo agravan.

¿En qué radica el poder del ataque de pánico?

Cada vez que evitas o luchas contra el ataque de pánico, estás reafirmando la creencia de que “esto me puede hacer daño”.  Así es que el poder del ataque de pánico radica en el miedo que sientes hacia él, y en la certeza de que es peligroso, o en la duda de que qué tal que en tu caso sí es peligroso.

Cada vez que haces alguna de las siguientes acciones, estás alimentando al monstruo que vive dentro del clóset en tu recámara, cada vez que lo evitas o ignoras, es como si le pasaras un vaso de leche con sus galletas, y así, el miedo se hace más grande hasta que ya ni siquiera puedes entrar a tu casa.

Las 5 acciones que agravan el ataque de pánico son

1.  Querer Distraerte

La distracción no funciona, si te funcionara, ya no tendrías miedo de volver a tener uno.  Es como si estuvieras en tu cama acostado viendo hacia la ventana, cuando sabes que el monstruo está dentro de tu clóset, ¿se va el miedo? claro que no… solamente lo agrandas.

2.  Inhalar con bolsa de papel

Tampoco funciona, porque le estás mandando a tu cuerpo y a tu cerebro el mensaje de que realmente estás en peligro, quizás de manera inconsciente, ¿pero es bastante claro no? Basta con ver tantas películas donde cuando realmente está sucediendo algo malo les pasan la bolsa de papel.

3.  Salir corriendo del lugar

Sigues reafirmando que estás en peligro, y aún más, que estar en ese lugar es peligroso.  Yo se que es lo más instintivo que puedes hacer, la respuesta natural del estrés es “ataca o huye”, y es inevitable que te den ganas de hacerlo, pero cada vez que lo haces, sigues confirmando la creencia de que en realidad estás en peligro.

4.  Caminar dando vueltas por toda la habitación

De nuevo, yo se que es natural hacerlo, que la desesperación te lleva a girar y girar, como si estuvieras buscando marear al miedo.  Pero… ¿funciona de fondo? en realidad no…el que queda mareado eres tu.

5.  Checar tu pulso

Es otra manera en la que reafirmas que en el fondo crees que sí te puede pasar algo, necesitas tener la certeza de que tu cuerpo está bien y que no está a punto del colapso.

¿Qué si funciona?

Claro que todas estas acciones funcionan para bajar de momento tus síntomas, pero éstos vuelven a aparecer, y tu miedo de que vuelvan a llegar cada vez se aumenta, pues no sabes si la próxima vez servirá tu estrategia, o si llegarán nuevos síntomas.

Lo que sí funciona, es aceptar absolutamente todo lo que sientes, (aceptar no es igual a rendirse), aceptar es que dejas de participar en la guerra de tu interior.

Sin juicio, sin resistencia y sin control

Al aceptar lo que sientes, y observar tus síntomas sin juicio, sin control y sin resistencia, inmediatamente le dices al miedo “yo sé que no me vas a matar”.  Es ahí que entonces sí tomas el control realmente de lo que te está pasando, ya no eres víctima y tampoco justiciero, eres amo y señor de tu propio cuerpo.

Escucha este audio para los momentos de ataque de pánico, donde te guío para practicar lo que te propongo. 

La duda mantiene vivo al miedo

Mientras tu sigas dudando en alguna parte de tu mente, que realmente puedes perder el control, volverte loco, desmayarte o morir… el miedo seguirá teniendo poder sobre ti.

Necesitas dejar de creer que eso es una posibilidad, para eso, si dejas que los síntomas lleguen a tu cuerpo, e inclusive, les pides más… entonces te darás cuenta que no sucede realmente nada grave, más que la experiencia muy desagradable de sentirte así.

Abre la puerta del closet

Sí, necesitas de mucha valentía, esa que crees que no tienes… pero búscala en algún rincón dentro de ti, y actívala.  Necesitas abrir la puerta del clóset y asomarte a descubrir si realmente hay monstruo o no.

A poco no sería mejor saber la verdad, que vivir con miedo a algo que en el fondo sabes que no es real… pero… ¿qué tal que sí es real?

Necesitas abrir la puerta del closet cuantas veces sean necesarias, hasta que la próxima vez que tengas la duda, sepas exactamente que no hay peligro.

En conclusión

Cualquier acción que represente una evitación, negación, huida, control o resistencia de tus síntomas físicos…agravan tus síntomas físicos.

Comienza a practicar el sentir tus sensaciones físicas tal y como son, yo sé que son desagradables, pero si ya las estás sintiendo… ¿qué caso tiene luchar contra ellas?

Haz la prueba y dime qué tal te va.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más