Ansiedad generalizada Paso 4

Baja la intensidad de tus miedos aumentando tu confianza

intensidad miedo confianza
Escrito por Fabiola Cuevas

En el cuarto paso del curso de Dale alas a la ansiedad trabajamos con este tema, pues me parece que es fundamental para superar la ansiedad. La ansiedad tiene sus fundamentos en el miedo, y muchos de los miedos que tenemos, están basados en interpretaciones y valoraciones que hacemos de do cosas: del exterior y de uno mismo.

Cuando evaluamos el exterior como “más fuerte, más peligroso, más imponente” que nosotros, y al mismo tiempo a nosotros nos vemos como “el débil, incapaz, vulnerable”, entonces… aparece el miedo limitante, paralizante que nos lleva a la ansiedad.

Cuando te percibes en una situación que “no puedes controlar” pensando que.. “deberías de controlarla, que deberías de ser capaz de hacerlo, de sentirte fuerte frente a eso, que ni si quiera deberías de tener miedo…” entonces, aumenta tu miedo y disminuye la confianza en ti.

Por algo existe la frase por ahí de “hazlo con todo y miedo”, y se refiere a que a pesar del miedo, enfrentes… porque la huída y la evitación, tan sólo hace que refuerces que no pudiste, que no fuiste capaz, y que regreses a casa realmente creyendo que no pudiste.

O luego peor, sí lo hiciste, pero evalúas tu ejecución con ojos de juez estricto en busca de la máxima perfección, entonces por ejemplo, suponte que tienes algo de fobia social, y por fin te animas a acercarte a un grupo de personas para preguntarles… la hora, pero lo hiciste tartamudeando uuuuun poquito, porque lógicamente estabas nervioso, y entonces en lugar de registrar “wow! logré acercarme”, registras y te evalúas como “qué vergüenza, mejor sería no haberme acercado, seguro pensaron que soy un freak”.

Para que puedas confiar más en ti frente a lo que temes, evalúate objetivamente 

¡O no te evalúes en lo absoluto!

A lo que voy con todo esto, es que a veces somos demasiado severos con nosotros mismos, minimizamos nuestras habilidades y logros, y maximizamos aquellas cosas que pensamos que están mal en nosotros, las cuales a su vez, son evaluadas por estas creencias de perfeccionismo y exigencia exagerados.

Y es así, que vamos perdiendo fuerza y poder sobre nosotros mismos y nuestra realidad, llegando a creer realmente que no tenemos influencia sobre nosotros ni sobre nuestro exterior, que somos víctimas de las circunstancias y que no somos libres. Y todo esto, porque no has aprendido a confiar en ti.

La confianza se aprende y se desarrolla 

Esta parte es importante, a veces pensamos que las personas que confían en ellas así nacieron, con el gen de la confianza. Pero no es cierto, la confianza se trabaja y se desarrolla, se practica y se practica y se practica, registrando con objetividad tus avances, tus logros, tus habilidades, proponiéndote mejorar en esas habilidades.

La parte de la práctica es muy importante, porque a veces esperamos que ya porque tomaste el curso o leíste un libro serás un “master de las relaciones interpersonales” (retomando la fobia social), y quizás sí avanzas internamente en un 50%, pero considero que el otro 50% es la práctica. Como dicen, la práctica hace al maestro. Y tanto con las habilidades sociales, como con la habilidad para relajarte, como con la habilidad de tener tu mente en el presente sin fugarte o sin juzgar, son habilidades que se desarrollan y se fortalecen con la práctica.

Por eso no se vale que te juzgues tan fuerte la primera vez que logras salir de casa, o que logras acercarte a otros o asomarte por un balcón, lo que importa es que lo estás practicando… y como les recomiendo en el paso 4, empieza por hacerlo en tu mente, luego en tu casa ensayando como una obra de teatro, frente al espejo.. tómate un video mientras que lo haces y vete a ti mismo.

Yo antes le tenía miedo a verme en los vídeos 

Te tengo una confesión, antes me daba muchísima, muchísima pena salir en vídeos, si ves mis primeros vídeos de youtube la verdad es que estaba muy nerviosa y hasta medio tensa, pero al mismo tiempo, era capaz de hacerlo… y entonces me dediqué a verme en los vídeos encontrando objetivamente qué me gustaba de mi, desde físicamente hasta lo que decía y cómo lo decía.

Lo mismo me pasó con la escritura.. es a través de la auto evaluación objetiva, tanto de lo que me gusta como de lo que no me gusta, que la confianza en mi ha aumentado hasta que al día de hoy he disfrutado mucho de grabar el programa en línea. Ya no me pongo realmente nerviosa.. sino más bien me emociona. Pero esto no lo hubiera podido hacer hace años que empecé con videitos grabándome yo misma para youtube, lo he logrado porque lo he practicado y he dejado de ser severa con la evaluación a mi misma.

Así es que… ¿cómo aumentar tu confianza para que bajen los miedos? 

  • Sé objetivo. Con la evaluación previa, durante y después de enfrentarte a lo que temes.
  • Evalúa objetivamente qué tan peligroso es eso que estás pensando que es peligroso, abre tu mirada y sal de “la visión del túnel”.
  • Evalúate a ti mismo objetivamente, reconociendo tus habilidades, virtudes, capacidades, conocimientos… todo lo que traes dentro de ti.
  • Practica las habilidades que te gustaría seguir desarrollando.
  • Practica nuevas habilidades, inclusive habilidades físicas.
  • Recuerda que tú estás en tu cuerpo, tú puedes dirigir tus movimientos y tu atención hacia donde quieres.

Equipo, entrenador, capacitación adecuada y auto regulación 

Te comparto otra anécdota, yo antes también le tenía mucho miedo a las alturas… y tuve la oportunidad de trabajar con un instructor de deportes extremos, que le encantaba llevarme a repelar… las primeras veces me temblaban las piernas y no podía separarme de él, hasta que poco a poco me fui animando a hacerlo sóla, hasta que un día, me aventé yo sola y en ese momento que me empezó a temblar la pierna… pensé y entendí, que no porque sentía que me podía caer significaba que lo iba a hacer, pensé “traigo el equipo adecuado? si… he sido bien capacitada? si… ¿yo tengo control de donde poner mis pies y mis manos? si…”

Eso hizo que me sintiera con confianza para dar ese salto hacia abajo, (con todo y lluvia) disfrutándolo bastante.

Entonces, cualquiera que sea tu miedo: prepárate, capacítate, entrénate con los expertos, reconoce tus logros, reconoce tus habilidades, reconoce que tú estás en tu cuerpo y tú diriges lo que haces, que tú estás contigo, que tú puedes cuidarte.

Y sí… también ayuda mucho, acompañarte de personas que te den confianza y que te acompañen al momento de enfrentarte a tus miedos, ayuda mucho. Pero aún así, quien lo hará serás tu y el logro será tuyo. Porque luego puede pasar que la auto evaluación negativa te haga pensar “bueno, lo logré porque iba con alguien más”, en lugar de ver que “yo lo logré, el logro fue mío”.

Por eso también revisa que las personas a tu alrededor confíen en ti, pues a veces es difícil ir contra corriente rodeado de personas que resaltan el peligro y tu baja capacidad para enfrentarlo. Acércate a las personas que sí confían en ti y que son más objetivos, y al resto simplemente mándales mucho amor pues igualmente viven con mucho miedo.

A veces no es tanto si puedes, sino si crees que puedes 

Aquí voy con otra anécdota, pero es que me están llegando muy fluidas jeje.

Yo antes (en mi juventud jaja) jugaba mucho golf, lo disfrutaba y los demás me decían que tenía un swing increíble, pero era mi etapa de inseguridad y baja autoestima, entonces realmente yo no pensaba que fuera buena, además, me sentía insegura con mi cuerpo y constantemente me comparaba con las demás, así como con sus palos de golf, juzgando a los míos de “chafas” porque no eran los de marca.

En este caso, yo realmente tenía un muy buen swing, ahora que me veo en algunos videos lo reconozco, y era capaz de jugar muy bien, lo curioso es que cuando jugaba sola llegaba a tirar par de campo, pero tan sólo llegaba el torneo o me tocaba jugar con alguien más, y no pasaba el corte. ¿Por qué? porque  no confiaba en mi, ni en mi juego, ni en mi físico, ni en mis palos de golf.

Y así le pasa a muchos deportistas, pueden tener la habilidad, el talento.. pero si no se sienten seguros con ellos mismos y si no creen en ellos mismos, simplemente no sobresalen.

Es por eso que la “mezcla ganadora” en los deportes, es quien logra tener la habilidad practicada, pero sobre todo, la confianza en esa habilidad. Y lo que me queda claro, es que la confianza llega a medida de que te sientes cómodo con tu habilidad, con tus movimientos, con tu cuerpo y con las posibilidades. Y te sientes cómodo a medida de que practicas y te ves a ti mismo objetivamente.

En conclusión 

A medida que aumentes tu confianza la intensidad de tus miedos disminuirá, y para aumentar tu confianza, necesitas verte a ti mismo tal y como eres y aumentar las habilidades que estés necesitando aumentar. Pero sobre todo… auto valorándote como realmente eres y reconociendo cada paso que das como logros que son.

Te dejo este video, para que te lo pongas cada noche y te aplaudas por lo que sí sucedió en ti.

Comentarios

  • Hola Fabi! estoy muy agradecida contigo porque has formado una parte importantisima(por no decir toda) de mi recuperacion, si es verdad que no me dan los ataques de panico siento algunas veces que estoy en tension total.. cuanto tiempo una persona puede tolerr eso para vivir en total armonia? lo deseo tanto pero a veces no se que mas hacer para que todo pase.

    • Hola Andrea! creo que no se trata de aprender a tolerarlo para poder vivir en armonía sino generarnos por nosotras mismas la armonía que anhelamos, estirándonos, haciendo ejercicio, manejando nuestras emociones, haciendo lo que nos gusta.. siendo congruentes con quienes somos en esencia, creo que todo eso es lo que nos lleva a experimentar la armonía y que baje la tensión. 🙂 un abrazo!

  • Muy buen artículo.

    Le quiero contar mi situación brevemente. Durante el año 2014 y la primera mitad del año 2016 estuve con depresión. Ahora ya no tengo depresión porque me propuse a ser más feliz! 🙂 Pero…..Lo que sucede es que antes de estar con depresión, me gustaba mucho ir a la playa. mirar el bosque detrás de mi casa y me gustaba oler las lavandas cuando me sentía feliz. Cuando estuve con depresión, solía ir a la playa u oler lavandas o mirar el bosque… El problema es que ahora siento repulsión a esas cosas que antes me hacían feliz porque ahora sólo me traen recuerdos de toda la tristeza que sentí en ese tiempo de depresión. Por ejemplo, en vez de recordar la playa como algo genial… solo recuerdo cuando caminaba sola, llorando con gran tristeza. Por eso, ya no puedo ver la playa como un recuerdo genial, se convirtió algo amargo para mí. Lo mismo sucede cuando miro al bosque, o huelo lavandas.

    Y eso no me gusta. Me gustaría volver a sentir esos bonitos sentimientos que esas cosas me provocaban. Me gustaría que hicieses un artículo sobre cómo transformar lugares o cosas que asociamos con malos recuerdos, en buenos recuerdos.

    Se lo agradecería mucho.

    • Hola Tamara!

      Espero que te encuentres muy bien,

      Y si, te entiendo, cuando estamos en ansiedad o depresión se nos queda una especie de pegamento a situaciones, lugares, personas, que relacionamos con las sensaciones o lo momentos desagradables. Aquí el reto es empezar a despegar esas situaciones de las emociones que se generaron.

      Te comparto un audio que habla más ampliamente del tema:
      https://soundcloud.com/desansiedad/5-ideas-para-romper-asociaciones-con-la-ansiedad

      También te recomiendo mucho la práctica del Mindfulness que ayuda a conectarnos con el momento presente, observando todos esos recuerdos pero sin identificarnos con ellos.

      Saludos!

  • Hola Fabi! Me gustan mucho tus artículos, he comprendido mucho de la ansiedad, ahora estoy pasando por la etapa de cambios y uno de ellos es crecer en mi negocio y cambiarme de casa para poder hacerlo, todo esto me ha puesto muy mal. Ahora no quiero hacerlo por que me da miedo,pongo pretextos , no quiero renunciar a mi comodidad y sin embargo se que esta misma es la que me llevó a la ansiedad! Me puedes dar un concejo?

    • Probarlo Miriam, no hay más que hacerlo para darte cuenta qué es lo que sí pasa en realidad, si es miedo a perder la comodidad.. exponerte a ese miedo haciéndolo. 🙂