ayuda a México sismo
Síntomas físicos

¿Por qué tienes todos esos síntomas tan extraños en tu cuerpo?

Taquicardia, sudoración, ahogarse, tensión, dolor muscular, hormigueos, escalofríos, gastritis y colitis
Escrito por Fabiola Cuevas
   

Algo que necesitamos entender con la ansiedad es que los síntomas tan extraños en tu cuerpo (taquicardia, sudación, sentir que te ahogas, tensión en el pecho, dolor muscular, hormigueos, escalofríos, gastritis, colitis, acidez) son la consecuencia del desgaste físico interior que por mucho tiempo se ha ido llevando a cabo, sin que te dieras mucha cuenta.

¿De dónde viene el desgaste de tu cuerpo?

Del mecanismo natural y positivo que tu cuerpo tiene para sobrevivir: estrés

Cada vez que tu mente se viaja al futuro, se preocupa o se tensa (ya sea por una razón legítima o no), le manda la señal a tu cuerpo de que necesita ponerse alerta y prepararse para correr o huir.  Esta es la respuesta natural del estrés.

Por otro lado, aunque tu mente esté tranquila, si te encuentres en ambientes estresantes, el cuerpo reacciona poniéndose a la defensiva.

Lo importante aquí es, ¿qué pasa con tu cuerpo cuando se prepara para atacar o huir? ¿cuando se estresa?

Segrega adrenalina, aumenta el latido de tu corazón, lleva la sangre a tus manos y a tus pies, paraliza el sistema digestivo por un momento, tensa los músculos de tu cara, aprieta la quijada… en fin, todo se aprieta con tal de prepararte para sobrevivir.

Ahora imagínate que haces esto 24/7

Conoce tu sistema nervioso

Necesitas saber que el encargado de prepararte para sobrevivir es el mismo encargado para ayudarte a relajar y reponer. Este es tu sistema nervioso autónomo, y se llama así porque es un conjunto de cables con terminaciones nerviosas que recorren todo tu cuerpo regulando funciones de manera automática sin que tú tengas que ocuparte por ello. Este sistema nervioso automático está conectado a través de ciertos nervios con tu sistema nervioso central que está en tu cerebro, mandándole las indicaciones de lo que necesita activar y relajar. Estas indicaciones dependerán de tu percepción de lo que está pasando, así como de tu interpretación.

Es por eso que puedes mandar la señal de que estás en peligro y activar todas estas funciones, sin que en realidad lo estés.

Cuando te estresas algunas funciones se activan y otros se inhiben y luego para relajarte, algunas se vuelven a activar y otras se inhiben. Todo en una perfecta coordinación para mantenerte en equilibrio. Entonces para que puedas entender por qué tienes tus síntomas físicos, has de entender que tu sistema nervioso autónomo regula las siguientes áreas y funciones junto con los síntomas más comunes en la ansiedad:

  • Visión: apertura de pupila y capacidad para enfocar la mirada
  • Corazón y vasos sanguíneos: latido del corazón y presión sanguínea (taquicardia, latidos fuertes).
  • Pulmones: Ritmo para inhalar. (sensación de ahogo o falta de aire)
  • Tubo digestivo: digestión involuntaria. (malestares estomacales)
  • Genitales: erección, eyaculación, excitación. (falta o exceso de excitación)
  • Secreción de enzimas y de residuos: lágrimas, sudor, heces, saliva (resequedad o deshidratación, sudoración excesiva, calores internos, fríos internos, incapacidad para llorar o llanto excesivo, sensaciones extrañas en la lengua)

Todas estas sensaciones son normales cuando nos estresamos y se vuelven más intensas cuando el cuerpo tiene que reponerse a si mismo en su propio equilibrio. La ansiedad se genera cuando nosotros con nuestra interpretación queremos controlar o entender qué es lo que nos está pasando, al no entenderlo, nos asustamos más, activando el sistema de estrés aún más y aumentando los síntomas. De ahí es que controlar y resistirnos no funciona, más sentir y permitirnos sí.

Las consecuencias de vivir con estrés por mucho tiempo es el desgaste

Obviamente que el desgaste dentro de tu cuerpo se va generando, vas usando los recursos de los alimentos para reponer el equilibrio (pero no siempre comes muy nutritivamente), entonces tu cuerpo se las ingenia para mantener el equilibrio y cubrir ese desgaste, pero si sigues así por mucho tiempo… es donde entonces aparece la ansiedad.

¿En qué situaciones generamos este desgaste interno?

  • Cuando te molestas o inquietas en la fila del súper, del banco, del tráfico…
  • Al enojarnos o molestarnos porque los demás no hacen lo que tú quieres que hagan
  • Cuando despiertas y piensas… ay… otro día más… en el tono de queja o frustración
  • Esas veces que temes que la mirada de tu jefe significaba peligro
  • Cuando discutes con tu pareja y crees que lo vas a perder
  • Cada vez que piensas en el futuro y de lo difícil que se te hará pagar la renta, el crédito
  • Cuando vas corriendo temiendo por tu imagen personal de llegar tarde

En fin, cada vez que te sientes en algún tipo de peligro o riesgo, por más pequeño que sea.

Tu cuerpo no sabe cuando el peligro es real o no

Tu cuerpo sólo sabe que le mandas la señal de peligro, y hará todo lo posible por sobrevivir.  Él no sabe que no es el fin del mundo, que solamente estás yendo tarde a la oficina, él sólo sabe que tú te sientes en peligro, y que necesita activarse para enfrentarlo.

Tu cuerpo aguanta y aguanta

Nuestro cuerpo es tan increíble, que tiene todo un sistema para aguantar tus altos niveles de estrés que le generas, esto se llama carga alostática.  

Este sistema se encarga de hacerte sentir que “todo está bien”, cuando por dentro tu cuerpo va a mil por hora reparando el daño que el estrés genera en tu cuerpo.

Pero llega un día, que esta carga alostática se cansa, se quiebra, deja de funcionar, ya no encuentra los recursos necesarios para tomar de tu cuerpo y reponer el equilibrio.

Ese día se conoce como el primer ataque de pánico que tuviste, o simplemente esa primera señal de enfermedad grave en tu cuerpo como son las alergias.

Cada vez que te estresas, necesitas descansar

Nuestro cuerpo tiene dos sistemas increíbles, el sistema simpático y el parasimpático.  El simpático se encarga de preparar a tu cuerpo para sobrevivir en esos momentos de peligros (reales y no reales), y tu parasimpático se encarga de relajar.

Y me asombra que esperamos que después de todo un día de tener el sistema simpático activo, llegue la noche y en 8 horas repongamos el desequilibrio.

Los episodios de cansancio extremo y fatiga crónica son una señal de que tu cuerpo ya no está aguantando más, o descansas, o descansas.  (la gripa también)

No funciona así, necesitamos permitirle a nuestro cuerpo que se relaje cuando necesita hacerlo, y dejar de exigirle de más, simplemente porque lo estás llevando al límite de sus capacidades.

Tensión vs expansión

Cuando tu cuerpo se acostumbra a estar tenso la mayor parte del tiempo, las células literalmente se tensan también, se comprimen, y todo tu cuerpo empieza a generar tensión tanto a nivel muscular como celular.

En cambio, cuando estás relajado, las células, tu mente, tus músculos se expanden, y al estar expandidos, permiten que las sustancias que necesiten pasar por tu cuerpo, pasen, restauren el equilibrio interior y te mantengan tranquilo.

Entonces, ¿qué hacer?

  • Distingue los miedos reales contra los irreales, y estrésate por lo que valga la pena por así decirlo, pero deja de estresarte por situaciones que todavía no suceden o que solo están sucediendo en tu mente.
  • Dale permiso a cuerpo de descansar a lo largo del día, no lo explotes por favor
  • Afloja la panza, y respira profundo cada vez que te acuerdes
  • Respira con consciencia, la respiración profunda activa al sistema parasimpático, es casi mágico, en verdad hazlo.
  • Observa constantemente a tu cuerpo, y cuando veas que se está tensando, y simplemente relájalo, suéltalo
  • Haz ejercicios de estiramientos
  • Mejora tu dieta para que tu cuerpo tenga nutrientes de donde agarrarse
  • Toma vitamina B, calcio y vitamina C
  • Aprende a relajarte, con ejercicios de relajación y también de meditación
  • Olvídate de hacer corajes, deja que las cosas fluyan como son

En conclusión

El que tu cuerpo te lance todos esos síntomas tan extraños, tan sólo es porque te está avisando que necesitas aprender a relajarte, a dejar ser las cosas como son y a cuidarte.  Nada más, empieza a cuidarte, a restablecer el equilibrio interior, y verás lo agradecido que será tu cuerpo, haciéndote sentir mejor.

Comentarios

  • Te felicito, muy buen articulo para utilizar con las jovenes. Seria un buen tema para un taller de manejo de emociones. Gracias!

  • Buenas tardes. Te sigo desde hace tiempo, me gusta mucho todo lo que haces. Estoy en un gran proceso de recaida.. Tras tres años de ansiedad diaria.. He tenido una gran crisis, todas las mañanas me despierto con muchisimas taquicardias.. Y lo peor de todo, tengo acúfenos diarios desde hace un año. Consigo relajarme todo el cuerpo, pero estos zumbidos me recuerdan mi trastorno y ahi vuelven a empezar las taquicardias… Me vuelven realmente loca. Me han vuelto a recetar medicacion para calmar ansiedad y depresion.. Pero estos pitidos constantes no los quita nada. Estoy desesperada. ¿Podrias recomendarme algun tipo de ejercicio o relajacion que ayude? Por supuesto, tengo bruxismo desde hace 9 años y duermo con férula de descarga.
    Muchísimas gracias por tu trabajo.
    Un saludo,
    Virginia