Por qué sí hay que decirle a los demás que tienes ansiedad

Por qué sí hay que decirle a los demás que tienes ansiedad

Es muy común que cuando estamos atravesando por las intensidades de la ansiedad no nos atrevemos a decir que la tenemos; sobre todo a gente que conocemos poco, pero aquí te quiero platicar la importancia del por qué sí hay que decirle a los demás que tienes ansiedad.

¿Por qué callamos o escondemos que tenemos ansiedad?

Puede ser que por alguna o muchas de las siguientes razones es que estés callando que tienes ansiedad:

  • quizás te da vergüenza aceptar que tienes un punto débil o una vulnerabilidad
  • te importa demasiado lo que piensen los demás de ti, quieres que piensen que eres perfecto, indestructible, fuerte, en control
  • te da miedo “inquietar o darle de qué preocuparse” a los demás (el otro ya sabrá qué hacer con tu información, tu no serías responsable de que se inquiete)
  • probablemente alguna vez lo platicaste y no te sentiste del todo entendido, quizás fuiste juzgado o criticado, y estás evitando repetir eso
  • crees que tener ansiedad te hace menos valioso o inteligente, y no quieres que los demás vean eso
  • te da miedo que si lo dices, te sueltes a llorar y te veas aún más vulnerable
  • puede ser que muy en el fondo de ti te guste sentirte especial por tener ansiedad y no quieres perder el encanto (al decirlo, si la otra persona no lo ve tan importante, perdería el encanto para ti)
 

¿Qué pasa cuando estás con alguien, sientes ansiedad, y no lo dices?

Básicamente, la ansiedad se hace más grande.

Es más, estoy segura que a veces empiezas a sentir ansiedad por el mismo hecho de tener miedo a que se den cuenta o por querer esconderla.  Es como tener miedo a que aparezca un elefante rosa detrás de ti, gigante, y entonces aparece, y una vez que lo hace, lo pretendes tapar con una cobijita tamaño recién nacido.

Entonces dejas de estar en el presente, pues tu atención se va a “que no se de cuenta que tengo ansiedad”, “ojalá que no me empiece a dar”, “chin, ya me dio, quítate quítate quítate! tendré que ir corriendo al baño”.  Todo esto mientras que sólo ves como mueve la boca la otra persona.

Y como ya sabes, una de las causas de la ansiedad es dejar de estar con tu atención puesta en el momento presente, y por eso, sigues haciendo lo que te genera ansiedad y hasta la aumentas.

En el transcurso de todo esto, aumentas la tensión al querer evitar, esconder, negar o disimular la ansiedad que sientes, y al final del día, terminas actuando “raro”.  Tu que querías quedar bien… estás lejos de lograrlo, y entonces así empiezas a evitar salir con personas o estar con más gente, y con esto, tan sólo refuerzas el círculo vicioso de la ansiedad.

 

¿Y qué pasa si lo platicas?

  • Probablemente te entiendan, probablemente no te entiendan, pero tú ya te quitaste la tensión de querer esconderlo.
  • En caso de que te entiendan, te sentirás conectado con alguien más a nivel profundo, (cosa que en realidad estás necesitando)
  • Podrás poner tu atención en lo que está pasando y quizás hasta de repente, se te olvida que tienes ansiedad, hasta que te acuerdas y te regresa 😉
  • Aceptas lo que está pasando contigo, aceptas tu vulnerabilidad, y por lo mismo, empiezas a recuperar tu fortaleza y confianza en ti
 

Errores en los que caemos el compartirlo

Ahora, ten cuidado que no caigas en los siguientes errores al hablar sobre tu ansiedad, pues esa no es la intención de hacerlo:

  • Esperar que entonces ahora te traten con más cuidado, atención o consideración
  • Hablar de la ansiedad como si fuera algo que te dio de la nada, lo cual te haría completamente una víctima de la situación (mejor habla de las cosas que ya no te funciona hacer en tu vida y qué necesitas ayuda para dejar de hacerlo)
  • Esperar ser entendido al 100%, recuerda que si alguien no ha sentido ansiedad o ataques de pánico, le costará trabajo entenderlo
 

Entonces, ¿para qué sí compartirlo?

Simplemente para conectar con el otro, para abrirte, aceptar que necesitas apoyo, pedir la ayuda que necesitas, tener relaciones auténticas, y empezar a hablar de lo que sientes con tus seres queridos.

Con esto, tu tensión disminuirá, dejarás de pretender, demostrarás que estás listo para que te deje de importar lo que piensen los demás de ti, y poco a poco recuperarás tu poder y confianza en ti mismo.

Además, dejarás de evitar salir a la calle con otras personas, tendrás más gente con la que recibir apoyo para hacerlo y no caerás en el aislamiento que muchas veces nos generamos en la ansiedad.

 

Para quitarle el peso al miedo, hay que desenmascararlo

De cierta forma, cuando empezamos a hablar de nuestros miedos, estos se empiezan a desvanecer, pues al escucharte, te das cuenta de lo poco probables o irracionales que son, es como si le quitaras la máscara que lleva puesta cada vez que callas sobre él.

En este proceso necesitarás activar la humildad, pues empezarás a reconocer que la ansiedad y los miedos disminuyen, y para eso, habrás de desprenderte de la misma ansiedad y de tus miedos.

 

En conclusión

Me parece muy importante que te animes a hablar más con los demás sobre el hecho de que tienes o sientes ansiedad, a veces te sentirás entendido y conectado y a veces no, pero no lo haces para ver cómo reacciona el otro, lo haces para reconocerte a ti, para aceptarte a ti y escucharte, además, de que le quitarás peso al miedo.

Etiquetas: , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Clinton
    • 18 noviembre, 2016
    Responder

    Chicos necesito ayuda hiba super bien en el tema de la ansiedad de echo estaba superandolo hasta que me vino un pensamiento sobre mi pestañeo que segun yo se me habia olvidado estoy seguro que esto esta en mi mente yaque hay veces q no lo recuerdo pero esta recaida me tiene mal y nose como salir no se si es ansiedad o otra cosa ayuda

      • Jesica Campos/Equipo Desansiedad
      • 24 noviembre, 2016

      Hola Clinton!

      Gracias por escribirnos.

      Normalmente, cuando nuestra mente se fuga a obsesionarse es una forma de “protección” ante alguna situación que necesitamos enfrentar o alguna emoción que necesitamos sentir. Te animo a reflexionar sobre el tema, para ello te comparto este audio en el que se habla más ampliamente sobre:

      “¿Cómo salir de la obsesión?”
      https://soundcloud.com/desansiedad/como-salir-de-la-obsesion

      Y este post sobre:

      “Las recaídas son retos a superar”
      http://www.desansiedad.com/2015/06/22/las-recaidas-son-retos-a-superar/

      Espero que sea de tu ayuda,
      Te mando un saludo!

  1. Responder

    Quisiera ver más comentarios d otras mujeres q pasan por lo mismo q yo sobre el pensamiento horriblef los hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

176 comparte