Vive el próximo Retiro Desansiedad
Retiro en
Ansiedad generalizada

¿Necesitas tomar medicamentos para la ansiedad?

Escrito por
Psic. Fabiola Cuevas

En éste post te quiero compartir algunas ideas básicas para que puedas tomar conscientemente la decisión de si necesitas tomar medicamentos para la ansiedad o no, y que sepas qué hacer en caso de no tomarlos o bien, en caso de que ya los estés tomando y así reflexionar si realmente necesitas tomar medicamentos para la ansiedad.

¿Por qué tomamos pastillas para la ansiedad?

Porque necesitas una cura rápida, porque estás desesperado, porque crees haber intentado otras cosas que “no funcionaron” y sospechas de que tu problema sea mas orgánico que emocional o mental, porque en todos lados ves que se indican medicamentos para la ansiedad y porque… el cardiólogo te lo recomendó.

Tomas pastillas para la ansiedad porque necesitas seguir con tu vida diaria y dejar de sentirte extraño, y para lograrlo necesitas estar tranquilo y sin síntomas extraños… ¿cierto?

Y ahí está el dilema, ya que precisamente es la manera en la que llevas tu vida lo que te genera ansiedad…pero como a veces se dificulta poner pausa y hacer un alto, además de que queremos resultados rápidos…acudimos a los medicamentos.

Es una salida rápida y accesible

En mi opinión muy personal, tomar pastillas en la ansiedad es una salida fácil y momentánea, queremos tomar píldoras mágicas que nos curen de esta “terrible enfermedad que me dio”, y eso realmente no es una cura de fondo o de raíz.

…que si funciona…? Sí, claro que funciona, igual que una aspirina te quita el dolor de cabeza, hasta que te vuelves a descuidar, tensar… y regresa el dolor.

Quizás tomar pastillas te hace sentir que desaparece la ansiedad por un rato, permitiéndote sentir la tranquilidad, pero pasarán los años, o quizás los meses, y si vuelve a llegar la ansiedad, ¿volverás a correr a la farmacia? ¿por cuánto tiempo más?

Es una salida que no implica responsabilidad

Sobre todo, cuando tomamos pastillas para la ansiedad sin hacer a la par un trabajo o proceso personal de transformación, en realidad no nos estamos responsabilizando por nosotros mismos, no estamos tomando las riendas de lo que nos pasa, estamos dejando que “los expertos” o sea, el psiquiatra, se encargue de ti, que la ciencia te salve, que la pastilla te calme… y claro, es fácil, pero al final, le estás cediendo la responsabilidad a algo fuera de ti, y eventualmente esto dejará de funcionar.

¿Por qué se empezaron a recetar medicamentos para la ansiedad?

Los medicamentos para la ansiedad, así como para los de la depresión, se empezaron a recetar realmente para que la persona pudiera estar tranquila y tuviera la capacidad mental de racionalizar sobre su situación, ya que la intensidad emocional no se lo permitía.

Llegaba la gente a terapia y al tener tantos síntomas físicos y emocionales, se le dificultaba al terapeuta mantener un diálogo socrático o de debate, ¿la solución? una pastilla que le adormeciera los síntomas mientras que trabajábamos en terapia.

Necesariamente los medicamentos venían acompañados de terapia

Ahora el problema es que como tiene un efecto en sedar los síntomas y mejorar el estado de ánimo de la persona, se recetan los medicamentos sin el acompañamiento de una terapia. Y entonces, lo que sucede, es que al finalizar el tratamiento… si la persona no generó cambios en su interior a nivel emocional o cognitivo, tarde o temprano, ante nuevos estresores de la vida real, la ansiedad regresará.

Así es que los medicamentos para la ansiedad se recetan para que a la par puedas hacer una terapia o un proceso de crecimiento personal que te de las herramientas para saber enfrentar el estrés diario, el cual es la causa real de tu ansiedad, no algo físico que tienes que curar.

Se demostró que existían alteraciones bioquímicas en el cerebro

Claro, por supuesto que después de estar mucho tiempo expuestos a altos niveles de estrés, el cortisol, la adrenalina, la serotonina y la dopamina, por decir los principales, se ven alterados en su equilibrio natural.

Y no sería de extrañarse, si llevas más de un año viviendo con altos niveles de estrés, tiene que haber una consecuencia física a nivel cuerpo y cerebro…pero…lo importante es ¿de qué manera quieres restablecer el balance metabólico en tu cerebro? ya que existen muchas opciones para lograrlo.

Las alteraciones se pueden curar de muchas otras formas 

Necesitas saber que tu cerebro no es independiente a tu cuerpo ni a tus emociones. La química de tu cerebro está en comunión con tus pensamientos, acciones y emociones, una sin la otra no puede existir.

Lo importante aquí es que tú puedes generar un cambio metabólico a través de modificar tus patrones de pensamiento y emociones, eso está más que demostrado.

Basta con leer este artículo para que encuentres un sustituto poderoso: Mindfulness y su efecto en el cerebro

También puedes probar restablecer el equilibrio en tu cuerpo con homeopatía, flores de bach, acupuntura, ejercicio… y sobre todo, con un cambio en la manera en la que interpretas la realidad.

 

Tomar pastillas, sin un cambio interno, te estanca en tu evolución y ésta regresará después

Si tienes ansiedad, necesariamente necesitas entrar en un proceso interior de evolución y crecimiento, y si te pasas por el arco del triunfo ese proceso, relajando nada más los síntomas incómodos, entonces te perderás de la oportunidad de evolucionar y de ubicarte en un lugar mucho más consciente, libre y pleno en tu vida.

Y desde mi opinión personal, por lo que he visto en los demás, eventualmente la ansiedad regresará a volverte a pedir que atiendas lo que tienes que resolver para dejar de generar ansiedad en tu interior, digamos que de evolucionar nadie se salva, pero sí puedes elegir la forma y el momento en el que lo haces.

 

¿En qué casos sí se vale tomar medicamentos?

En el caso de que primero intentaste de todo…  (medicina alternativa, terapia, talleres, ejercicios de relajación, meditación, alimentación que nutre, tomar vacaciones, hacer actividades que disfrutas, perdonar, sanar las heridas del pasado) y sigues sintiendo ansiedad elevada, por más de 2 años, diario.

En ese caso, quizás tu cuerpo sí necesite la ayuda de algún agente externo un poco más fuerte para relajarlo, pero estoy segura que si antes pruebas todo lo demás, no tendrías por qué recurrir a los medicamentos.

Te aseguro que el dinero que invertirías en todo esto sería mucho menor que la cajita de pastillas que te encantan.  Eso sí, necesitas organizar mejor tu tiempo, salir de tu zona de confort, pedir ayuda a gente que te quiere… dejar de mostrar que soy fuerte e invencible. 

 

Y… ¿en qué casos sí funciona realmente el tomar medicamentos?

Claro que he visto gente que con la ayuda de medicamentos salió adelante y sin recaídas, son personas que tomaron pocas dosis, durante no más de 3 a 6 meses, y que mejoraron su vida en muchos sentidos.

Son personas que quizás no tenían tanta ansiedad, sobre todo, que su ansiedad fue consecuencia de algún suceso momentáneo, más no de un patrón de personalidad de más tiempo atrás.

Revisa qué tanto la ansiedad llegó a ti por una forma de reaccionar ante la vida, por tener un patrón de interpretar negativamente lo que te pasa, de acumular emociones, de descuidarte en tus necesidades básicas haciendo a los demás prioridad, de vivir altos niveles de estrés por mucho tiempo… y entonces, yo te diría, que pruebes primero la terapia.

 

¿Cuáles son las desventajas de los medicamentos?

Seguramente ya sabes las desventajas de tomar medicamentos, que si generan dependencia física y emocional, que si dejarlos es difícil, que si además de los síntomas de la ansiedad te pueden dar otros que te generan más ansiedad, que si te limitan de poder manejar, que si te tienen dormido todo el día…

Pero la desventaja principal que yo le veo a utilizar medicamentos para la ansiedad, es que estás dejando que ellos hagan por ti lo que tu tienes que hacer por ti.

Claro que por un momento te ayudarán a segregar ciertos químicos en tu cerebro, pero lo harán con ayuda externa, y…¿qué pasará cuando dejes esa ayuda? si no aprendiste a generar esas sustancias por ti mismo, tu cuerpo resentirá la ausencia del medicamento y no sabrá cómo generarlas por si mismo.

Así es que eventualmente volverá la ansiedad, y… desgraciadamente, te encontrará con un poco menos de fuerza y entusiasmo para ahora sí hacer lo que en un inicio tenías qu hacer.

Y bueno, además de todo, para acabarla de amolar… en realidad no te quitan los síntomas al 100%, cuando tú en un inicio para eso era que los querías tomar.

Digamos que ante la ansiedad, tienes 2 caminos para sanarte

Opción 1

Ir al psiquiatra o el doctor de tu familia y pedirle que te recete algún ansiolítico, saliendo le dices a los demás que te enfermaste de ansiedad y que por eso ahora tienes que tomar pastillas, pasas a la farmacia, pides el medicamento, abres la caja… te tomas la pastilla, y listo, adiós ansiedad.

Ventajas de la opción 1: 

te relacionas con la ansiedad como algo que te dio, que te pasó de repente, y que necesitas curarte como cualquier otra enfermedadpuedes atribuir tu ansiedad a factores externos a ti, sigue intacta tu imagen de siempre fuerte, invencible y poderosono requiere de mayor tiempo e inversión, mucho menos salir de tu zona de confort

Opción 2

Haces una evaluación interior de qué ha estado pasando dentro de ti que te tiene hoy así, platicas con tus seres queridos sobre el hecho de que no te sientes fuerte y que necesitas de su ayuda (yo se que tu familia no ha de ser muy sensible, pero igual te quiere y buscará la manera de ayudarte)

Empiezas a generar cambios en tu estilo de vida, aprendes a decir que no para dedicarte tiempo a ti, asumes la responsabilidad personal que tienes sobre la ansiedad, te esfuerzas y activas la paciencia, asistes a terapia y comienzas el camino de evolución.

Ventajas de la opción 2: 

Identificas la verdadera raíz de la ansiedad, la sanas, y previenes de que en un futuro se vuelva a presentar tan intensa.Maduras tu manera de ver la realidad, te ubicas en ella y eso hace que disfrutes aún más de tu vida.Fortaleces los lazos emocionales con las personas que te rodean.Recuperas el camino que realmente quieres tomar, en lugar de seguir por el equivocado.

“El camino fácil no siempre es el que te lleva de salida”

 

Y si… ¿ya estoy tomando pastillas?

Bueno, tampoco te asustes de más o estreses si ya estás tomando pastillas y yo estoy aquí regañándote.  Lo que sí te recomiendo es que no pretendas nada más tomar pastillas para salir de la ansiedad.  Combina las pastillas con una terapia de preferencia con enfoque cognitivo conductual, con un terapeuta humanista.

Identifica esos hábitos mentales y conductuales que te generan ansiedad, escucha videos al respecto, infórmate y capacítate para que la evolución dentro de ti de todas formas se lleve a cabo.

Y finalmente, ten presente que lo ideal es tomar pastillas por un año, si en un año no lograste salir de la ansiedad, entonces busca otro tipo de terapia y psiquiatra.

 

¡IMPORTANTISIMO!

Si después de leer este post dices empoderado ¡hasta aquí! Ahora mismo dejo de tomarme el clorazepam! (o cualquier ansiolítico que tomes) NO LO HAGAS.

Por nada del mundo te automediques o te quites el medicamento de golpe y por tus pantalones. Ve con tu doctor y dile que quieres irlos dejando poco a poco, y a la par ve a una terapia mínimo una vez por semana.

También es importante que lo hagas con supervisión

Que no hagas cambios en tus dosis nada más porque… “ya me siento mejor” y que tampoco las aumentes porque…”me estoy sintiendo peor”, necesitas dejar que los medicamentos hagan efecto, eso necesita tiempo, y también, necesitas saber que no porque ya tomas medicamento estarás 100 por ciento libre de síntomas.

 

Un poco de mi experiencia personal

Yo en lo personal, al tener ataques de pánico y llevar más de dos semanas considerando seriamente terminar con mi vida, salí corriendo con una psiquiatra, así es que por supuesto que te entiendo, es desesperante sentirse así, es demasiado atemorizante. Yo que estaba desde siempre en contra de los medicamentos, estaba dispuesta a tomarlos, me sentía rebasada por lo que sentía y sin capacidad para salir adelante sin la ayuda de los mismos.

Gracias a Dios, me topé con una psiquiatra ética y humana quien en la primera sesión me dijo la frase más sabia que pude escuchar en ese momento:

Tú no necesitas pastillas, porque tú no quieres dejar de vivir, lo que quieres es dejar de vivir así… ¿qué vas a hacer para cambiar tu vida?

Y saliendo de ahí hice mis maletas, me salí de mi ciclo vicioso de inactividad y me fui a buscar trabajo a otra ciudad, de ahí decidí irme a vivir a la playa, donde logré reconectar con mi misión en la vida, mi sentido y mi libertad, además de darle un giro de 180 grados en la manera en que interpretaba mi realidad.

Así es que sí, no es fácil, y quizás constantemente te digas, es que no me queda de otra… tengo que estar aquí dándole duro a la vida, pero… no creo que ese sea el único camino, creo que si quieres… puedes transformar tu vida y tu realidad, quizás te lleve tiempo, pero de que se puede, se puede.

 

¿De qué otra forma podrías ayudarte sin medicamentos?

Sé que es desesperante y que lo único que quieres es volver a sentir tu cuerpo tranquilo, pero existen un mil otras formas más de regresar a tu cuerpo a su tranquilidad:

Por ejemplo:

Ubicar lo que te estresa en tu vida y ver cómo lo estás interpretando, cambiar la interpretación irracional por una más real, ser un poco más objetivo y dejar de tomarte las cosas de manera personal, esto por sí sólo relajará tu cuerpo a lo largo del día.Ejercicios de respiración, estiramientos, sesiones de musicoterapia enfocado a relajarte.Ejercicios físicos como natación, yoga, chi kun.20 minutos diarios de meditación con atención plena (mindfulness)Observar el atardecer, hacer una pausa a tu corredera mental, habitar tu cuerpo con toda tu atención puesta en él, cuidarlo y sanarlo tu mismo.Modificar tu estilo de alimentación, olvidarte del café y la coca, o cualquier otro estimulante, comer más natural, aprovechar los beneficios de lo que la naturaleza tiene para ti

Y quizás piensas… a qué fácil y bonito se oye todo eso, pero… ¿a qué hora quieres que haga todo eso con la vida que llevo, que tengo que llevar porque no hay de otra?

Bueno, pues de eso se trata precisamente que tengas ansiedad, de que hagas un alto de tu rutina y busques un espacio para ti y para sanar, que te olvides del no tengo de otra, así me tocó, tengo que aguantarme, porque eso nada más está reforzando la ansiedad dentro de tí.

 

En conclusión

El origen de tu ansiedad es mental y emocional en su mayoría, si fuera puramente física, no te inquietarían tantos los síntomas, tomarías vitaminas y listo.Así es que si el origen es mental, o sea, que depende del contenido de tus pensamientos, de tu manera de interpretar y de sesgar la realidad… entonces, ¿por qué habría de bastar nada más tomando pastillas?Necesitas esforzarte un poco más, te invito con muchísimo amor a emprender ese viaje a tu propio autodescubrimiento y evolución personal.Además, al hacer esto, no sólo te liberarás de la ansiedad, sino que también adquirirás mucha más plenitud de la vida de la que imaginabas.

gratis

Lo primero que necesitas saber de la ansiedad

En este libro: "Lo primero que necesitas saber de la ansiedad" comprenderás por qué y para qué estás teniendo ansiedad. Es tu respuesta a la pregunta: "Porque tengo ansiedad" y a muchas otras más.

TRATAMIENTO EN LÍNEA

Recupera el equilibrio
paso a paso

Accede a un proceso terapéutico hecho por expertos que han transformado la ansiedad en libertad. Comienza un tratamiento psicológico en línea para ayudarte a superar la ansiedad y recibe apoyo por especialistas.

Ver beneficios
2 Retiros en México - Tepoztlán
Julio y Agosto
¡Aparta las fechas!
Ver más