Por qué hacerte el fuerte te debilita y dejarte sentir te fortalece

    Es común verme a mi misma y a los demás haciéndonos los fuertes por la vida, sobre todo cuando pasamos por situaciones difíciles o que nos impactan. Cuando digo “haciéndonos” no me refiero a una fortaleza genuina, sino a la negación de tu vulnerabilidad y los sentimientos que esa situación te generó. Hacerte el fuerte es una pantalla de evitación que tarde o temprano te debilitará.  Cuando aceptas tu vulnerabilidad, tus sentimientos y tus emociones ante lo que sucede… entonces sí encontrarás tu fortaleza.

      Tratamiento para desahogo emocional

      Ya es más que sabido que acumular y guardar tus emociones lo único que hace es enfermar tu cuerpo y tu alma, y tarde o temprano esas emociones acumuladas explotarán como olla exprés, generando un caos y un daño del cual después probablemente te de culpa o vergüenza.  Así es que evitemos esto, teniendo una semana de tratamiento para el desahogo emocional.