Ser mujer exitosa y libre de ansiedad en la empresa

Ser mujer exitosa y libre de ansiedad en la empresa

Desde que entré al mundo laboral de México, me he topado con una realidad: en las mejores empresas de México existen mujeres altamente eficaces, productivas, inteligentes y audaces, capaces de mantenerse a ellas mismas y a su familia, mujeres que mantienen el equilibrio entre pareja, hijos, comida, ejercicio, arreglo personal y reuniones sociales. Mujeres que me han inspirado y motivado a dar lo mejor de mí misma.

 

Pero también me he dado cuenta de que éste equilibrio en ocasiones es difícil de alcanzar, y que para mantener la trayectoria y el éxito laboral, la mujer se ha visto en la necesidad de realizar algunos sacrificios personales. He encontrado mujeres súper exitosas en la empresa pero con graves problemas de salud, o con una sensación de abandono a sus familias, o con la frustración de no tener una pareja estable.

Me he encontrado mujeres que han aprendido a reprimir sus sentimientos, a simplemente no hablar de ellos para no mostrarse vulnerables ante los demás, que han tenido que mostrarse fuertes cuando en realidad tenían ganas de llorar, y mujeres que han aprendido que es mejor imponerse sobre los demás con fuerza, pues al parecer era la única manera de obtener el siguiente puesto.

Supuestamente, las empresas de hoy en día ya no tienen discriminación hacia la mujer, pero pareciera que traemos un chip interno, aprendido, el cual nos dice “has de actuar como hombre para ser una mujer de éxito”. Y bajo éste chip, empiezan a aparecer muchos problemas de salud, de relaciones y de bienestar.

Me llama la atención el alto nivel de ansiedad de las personas en las empresas, pero sobre todo, el miedo y la ansiedad bajo el cual viven muchas mujeres, los cuales las llevan a hacer a un lado su vida personal, con tal de no perder aquello que se han esforzado por ganar. Las llevan a reprimirse y a hacer a un lado sus intereses personales, con tal de no depender de alguien más.

Yo invito a toda mujer que esté leyendo esto, y a todo hombre sensible a ésta realidad, que nos atrevamos a ser auténticas mujeres y auténticos hombres en la empresa; expresando con inteligencia nuestros sentimientos; pidiendo los espacios que necesitamos para encontrar el equilibrio; sin miedo a vernos vulnerables como mujeres ante los hombres; utilizando nuestra inteligencia e intuición para alcanzar los retos y atreviéndonos a ser como somos; sin querer imponernos sobre el hombre o dejarnos imponer, simplemente encontrando el equilibrio y el balance que nos permita estar en bienestar.

No tiene nada de malo hablar de sentimientos en la empresa, y más allá de volvernos frías e indiferentes ante lo que sentimos, enseñemos a los hombres a hacerlo (porque sí les cuesta mas trabajo contactar con sus sentimientos), y a usar esos sentimientos en pro de las relaciones laborales, y con esto, del éxito personal y organizacional.

Etiquetas: ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 comparte