ayuda a México sismo
Manejo del tiempo

El requisito más importante para cambiar un hábito o actitud

Escrito por Fabiola Cuevas
   

Me encanta cómo pretendemos cambiar hábitos así como así, y al no lograrlos nos culpamos, nos hablamos feo y nos decimos debiluchos, creemos que no tenemos la suficiente fuerza de voluntad y que no tendremos salvación.  Pero el que no puedas cambiar un hábito no significa que no tengas fuerza de voluntad, significa que no estás dispuesto a abandonar las ganancias que hacer eso te da.

En éste post te platico sobre las ventajas que tiene todo lo que hacemos, sobre la importancia de buscar cubrir tus necesidades por medios más auténticos y naturales y el camino para realmente cambiar un hábito.

Todo lo que hacemos tiene una ventaja

Hasta el hábito más perjudicial para nuestra salud tiene una ganancia, ya sea a nivel social o emocional.   Realmente todo lo que haces, en algún lugar de tu mente, percibes que estás recibiendo algo positivo al hacerlo, aunque tú no lo creas.

Algunos ejemplos

  • Fumar, por más que te pongan imágenes de pulmones destrozados o bebes que no nacen, lo sigues haciendo, ¿por qué? porque la ventaja que recibes al hacerlo de relajarte o distraerte te es mucho más necesario que cuidar tus pulmones.
  • Tomar alcohol en exceso, sí… al día siguiente te dará la cruda de tu vida, pero en el momento es más importante para ti pertenecer con tus amigos y olvidarte de tus problemas, aflojar el cuerpo y bailar como si nadie te estuviera viendo, aunque en realidad te encanta que te estén viendo… jeje.
  • Comer en exceso y atracarte de comida, no lo haces nada más porque sí, te da un momento de paz y relajación, canaliza tu ansiedad y te deja un poco más tranquilo.
  • Levantarte tarde, quizás tienes metas por alcanzar, pero el simple hecho de sentir que puedes darte ese lujo y que eres dueño de tu tiempo y tu vida, te hace seguir haciendolo.

Y así me podría seguir.  Absolutamente todo lo que hacemos, por más nocivo o “malo” que parezca, satisface una necesidad por ahí escondida.

Entonces, ¿cuál es el requisito indispensable para cambiar un hábito?

Estar dispuesto a abandonar las ganancias que al hacerlo recibes

¿Cómo?

  1. Conocer las ventajas que te da hacer eso, por más maquiavélicas que parezcan o extrañas, atreverte a reconocerlas y ser honesto contigo mismo para descubrir realmente por qué lo haces.
  2. Ser conciente de las desventajas que también te genera ese hábito en tu vida.
  3. Hacer un balance y ser honesto contigo para ver qué es más importante para ti, las ventajas o las desventajas.
  4. Si decides cambiar el hábito, has de estar dispuesto a renunciar a las ventajas.
  5. Busca otros medios más sanos y poderosos para cubrir esa necesidad.

El último punto me parece el más improtante, si realmente quieres cambiar un hábito, has de estar dispuesto a dejar de recibir la satisfacción de ciertas necesidades a través de esa acción, pero no significa que tengas que dejar de cubrirla del todo.

La buena noticia es: hay otras formas de cubrir tus necesidades

Por ejemplo

Si fumar lo que te genera es relajarte, entonces puedes cubrir esa necesidad de manera más sana y poderosa, como realizar ejercicios de relajación y respiración.  Si lo que te da es que socializas y te sientes parte del grupo, entonces invítalos a hacer otras cosas que además de socializar, les deje algo de provecho, como ir a practicar un deporte entre semana.

Lo importante es que descubras todas las ventajas que te da ese hábito, y busques otras maneras que de manera directa cubren realmente esa necesidad, y no nada más en apariencia.

Las ganancias/ventajas son aparentes

Realmente, si un hábito ya no te está funcionando, te hace daño a tu salud o te mete en problemas, pero tu percibes que sigues recibiendo esas ventajas, puede ser que en el fondo sea una ilusión, una apariencia, o sea, realmente al comer compulsivamente no se solucionan tus problemas, al tomar en exceso no te olvidas de lo que te preocupa de fondo, tampoco lo solucionas.

Por eso es una ilusión que recibes esas ventajas, y lo importante es que busques otras formas más reales y auténticas para recibirlas.

Manos a la obra
  1. Anota hasta arriba de una hoja el hábito, actitud o sentimiento que quieras dejar atrás.
  2. Haz dos columnas debajo, una para ventajas y otra para desventajas.
  3. Ábrete a encontrar todas las ventajas a nivel emocional y si quieres verlo, maquiavélicamente, ventajas que te protegen o que te dan algo a cambio
  4. Escribe con honestidad todas las desventajas que también recibes al hacerlo
  5. Identifica cuál es la ventaja principal y cuál es la desventaja más fuerte
  6. Escribe cuál es tu creencia de fondo que sustenta ese hábito
  7. Una vez que analizas las ventajas y desventajas, escribe la nueva creencia en la que a partir de este momento crees
Aquí te va un ejemplo:

Actitud por cambiar:  ser perfeccionista

¿Cuál es la ventaja más importante?

Ser respetado y que no me rechacen

 ¿Cuál es la desventaja más grande?

Que no tengo relaciones íntimas y abiertas

 ¿De qué otra manera puedo ser respetado por los demás?

Mostrándome tal y como soy.

 Creencia pasada:

Tengo que ser perfecto para que los demás me respeten y me amen

 Nueva creencia: 

Más vale que los demás me conozcan por quien soy y que sepa si me aceptan de verdad, a andarme escondiendo y terminar siendo rechazado por quien realmente no soy.

Prefiero tener 1 relación auténtica y sincera donde puedo mostrar mi vulnerabilidad, a muchas donde nada más me relaciono desde la apariencia.

Cambia tu hábito con el reemplazo de uno nuevo

Ya que ubicaste de qué otra manera cubrirás esa necesidad, necesitas empezar un nuevo hábito, el cual reemplazará al pasado, realmente no quitas un hábito de tu vida o cambias una actitud, lo reemplazas por otro más sano y funcional para ti.

Normalmente estos nuevos hábitos te satisfacen realmente la necesidad profunda de lo que haces, la cual casi siempre gira al rededor de pertenecer, sentirte amado y aceptado o simplemente ser feliz.

En conclusión

Al final del día, detrás de cada hábito o actitud hay una creencia que la sustenta, una creencia que ayuda a cubrir una necesidad.  Estas creencias no necesariamente son verdaderas o funcionales, por eso te invito a que cuestiones por qué y para qué haces las cosas, y que desenmascares las mentiras con las que a veces te mueves, pues seguramente son esas las que te generan ansiedad o simplemente no poder lograr lo que quieres en la vida.

cambiar

Comentarios

  • Yo tengo los malos hábitos que la vida sedentaria conlleva, la ansiedad me está diciendo que ya es hora de cambiar, pero no sabía como….no confiaba en mi, porque es algo que tengo que hacer sola, sin ayuda, y eso, desde hace unos días, me asustaba mucho….pero la realidad es esa, tengo que hacerlo yo misma, dejar de creer en mis pensamientos distorcionados y superar esta etapa