Cómo reponerte después de separarte de tu pareja

Terminar una relación nos hace pasar por un proceso de desapego y de readaptación a una vida que no estábamos llevando, cambia la rutina y hasta los olores, y puedes experimentar angustia, ansiedad e inestabilidad emocional por esto, o bien, una extraña sensación de libertad… 😉 cualquiera que sea el caso, te quiero compartir algunas ideas para pasar por esta etapa lo más en paz posible.

Recuerdo un par de veces que pasé por un proceso difícil de ruptura de pareja, y creo que cambia mucho el panorama según las causas por las que se termina la relación, ya que muchas veces a partir de la ruptura puedes estar enojado y resentido con la otra persona, o bien, te puedes sentir culpable y responsable por lo que pasó, y por otro lado, te puedes sentir víctima de las circunstancias y deprimido por esta pérdida.

Puede ser que tú hayas tomado la decisión, ambos o la otra persona… puede ser que fuera por cuestiones circunstanciales externas a ustedes o simplemente tu momento de vida.

Cualquiera que fuera la causa o situación alrededor de tu ruptura, es un hecho que la relación se terminó, y tan sólo por eso es un hecho también que te encuentras en un momento de desapego, readaptación y re encuentro contigo mismo.  Así es que aquí te comparto algunas ideas para este momento de tu vida.

Aprende sobre ti a partir de la relación

Si de algo sirven las relaciones de pareja es para conocernos a nosotros mismos, quizás tú creías que se trataba de conocer al otro… y sí, pero sobre todo a ti. Así es que echa una mirada hacia atrás en tu relación, obsérvate, comprende por qué actuabas como actuabas, haz una descripción de lo que observas en ti durante la relación.

Por ejemplo, cuando yo hice este ejercicio después de una ruptura que me estaba costando asimilar, me di cuenta que a lo largo de la relación yo había callado lo que necesitaba, al mismo tiempo me había comportado muy dependiente de la otra persona y poco asertiva. Así es que pude llegar a agradecerle a la relación por el aprendizaje sobre mí misma que me estaba dando.

Reconoce qué sí aportaste a la relación

Y en este auto observación de lo que descubres de ti gracias a la relación, es importante que también reconozcas las cosas positivas, lo que sí aportaste y los aspectos positivos de ti que demostrarte durante la relación. Quizás al final ya no eras esa persona toda linda y detallista, pero quizás al principio sí. Entonces date cuenta de cómo puedes ser como pareja en el sentido positivo, y no creas que no lo puedes volver a ser, pues eso es algo que llevas dentro de ti y te acompañará siempre.

Asume tu responsabilidad

Te platico que en una relación de pareja prácticamente todo lo que sucede es responsabilidad de ambos, aunque sea un 1% de responsabilidad sobre lo que pasó en la relación sí tienes, y casi siempre gira alrededor del 50 – 50. Esto es porque aunque no nos demos cuenta nosotros tenemos actitudes y comportamientos que retroalimentar las actitudes del otro, ¿para qué? para poder aprender de esto, ser consciente y modificar nuestras actitudes. No significa que tú causes lo que el otro hace, ni que tú seas culpable por lo que pasó. No, la palabra es responsable. De alguna u otra forma ambos fueron responsables de lo que vivieron, consciente o inconscientemente.

Entonces es importante que asumas la parte que sí te corresponde, que analices cuál fue y que reconozcas qué quisieras modificar en tu interior para dejar de generar esas situaciones que no te gustaron en tu vida. ¿Qué harás diferente la próxima vez? Esta puede ser una pregunta que te puede ayudar a descubrir este punto.

Conviértete en tu propia pareja

A veces perdemos a una pareja de nuestra vida y nos sentimos como si nos faltara algo, como si nos quedáramos sin un pie o sin un pulmón, y bueno esto es tan sólo símbolo de que durante la relación te fusionaste demasiado con la otra persona y se te olvidó que tú ya eres una persona completa. Y por eso el punto ahora es que te conviertas en tu propia pareja, que no dejes de hacer algunas cosas que te gustaba hacer con tu ex pareja, que no porque ya no esté esa persona te tienes que privar de seguir disfrutando no sé, de tu serie favorita o de tu lugar favorito para desayunar.

El otro día estaba viendo una película sobre esto, te confieso cuál fue, la de Cómo ser soltera. Y me sorprendió que la chava iba a desayunar al lugar favorito que tenía con su ex, y me sorprendió que me sorprendiera, pues… ¿por qué no habrías de poder seguir yendo a los lugares que te gustan?

A veces después de una ruptura sentimos que todos esos lugares, ropa, eventos, personas quedan como con una marca que nada más porque lo compartiste con tu ex ahora no puedes darte permiso de disfrutar.  Y bueno, creo que es válido y justo que te des el permiso de seguir disfrutando de las cosas que disfrutabas durante la relación, y que agradezcas que viviste momentos bonitos con tu ex pareja haciendo eso o yendo a esos lugares, y que no porque se terminó la relación significa que tengas que privarte de ser feliz.

Con esto me voy al siguiente punto.

Si te sientes triste… llora

Llorar no significa que estés deprimido, y tampoco significa que vayas a sufrir toda la vida por esta situación, significa que se siente doloroso el cambio y el momento en el que estás. Duele perder a una persona de nuestras vidas cuando seguramente compartías cosas positivas y se vale llorar. Solamente recuerda que no por perder a una persona en tu vida significa que pierdes la vida entera ¿ok? la vida sigue y te volverás a sentir bien, pero si ahorita estás en el momento de llorar por esta situación, hazlo, no te reprimas.

Recuerda que extrañar no es igual que querer regresar

Me acuerdo también un par de veces donde extrañaba a mi ex pareja y me daba permiso de extrañarlo, y comprendí que extrañar no significaba que quisiera regresar o que tuviera que hablarle en ese momento, significaba que lo estaba extrañando y nada más. Así es que también date permiso de sentir ese “lo extraño”… y no por sentir eso significa que tengas que hacer algo al respecto.

Cuando te invada la culpa, recuerda por qué se terminó la relación

Hay veces también en los que te puedes sentir con una ansiedad por querer regresar, por sentir que hiciste mal en terminar la relación o por querer hablarle y verle en ese momento, y hay veces que esto es genuino y que vale la pena analizarlo para ver si es realmente lo que quieres… o no. Ahí es donde entonces puedes preguntarte ¿realmente quiero regresar? recordando cómo era la relación y cómo te sentías en la relación. Si sientes que sí es lo que quieres, pues entonces vale la pena hablar y esforzarte por eso y arreglar las cosas, pero si no, entonces nada más estabas pasando por un momento de extrañar.

Reconoce que existe el síndrome de abstinencia

El amor es una de las drogas mas poderosas, y más que el amor, la codependencia. Se ha visto que esta genera las mismas sustancias en nuestro cerebro que la cocaína o alguna otra droga adictiva, y es por eso que al separarte de una pareja con la que te sentías así de fusionado, es normal que pases por el mismo proceso que pasa una persona cuando deja una droga. Esto se llama síndrome de abstinencia, y se siente horrible, es como si sintieras que necesitas de estar con tu pareja ahora, inmediatamente,  inclusive puedes sudar y sentir mucha angustia, y te sientes capaz de hacer cualquier cosa para lograrlo y convencer a todos de que te traigan a tu droga aquí  y ahora. Si sientes esto, entonces es tu cerebro tratando de adaptarse a la nueva realidad de la ausencia de esta droga.

En estos casos no queda más que aislarte a tu recámara y sentir con aceptación todo eso que sientes, fluyendo con las emociones que aparezcan y esperar a que pase, pues sí…eventualmente esta sensación pasa.

Toma tú la decisión de terminar la relación

Si tú no tomaste la decisión de terminar o te sientes víctima de la circunstancia, fuiste engañado o algo por el estilo, o bien, sí tomaste la decisión pero luego viene la culpa… entonces necesitarás volver a tomar la decisión de terminar, por ti mismo, por tus propias razones. La idea es de que estés convencido de que fue lo mejor para ti, y si te queda la duda y quieres retomar la relación entonces hacerlo, pero no quedarte en el limbo de… “el quizás”. Es importante que tomes la decisión de “quiero estar o no”, y que cada vez que te venga la duda o la culpa, vuelvas a tomar la decisión.

Quizás necesites tomar la decisión una y otra vez, recordarte tus razones muchas veces hasta que el sentimiento se calme y puedas sobrepasar esta etapa de readaptación. Lo importante es que salgas de la victimez y de la culpa, y estés más bien en un lugar de responsabilidad, donde te haces cargo de lo que pasó y de lo quieres que pase en tu vida a partir de ahora.

Ruptura no tiene que ser igual a sufrimiento

A veces ante las pérdidas de nuestros seres queridos en la vida pensamos que tenemos que convertirnos en protagonistas de un drama de telenovela y que no nos podemos dar permiso de volver a disfrutar, porque sería como dejar de serle fiel a la persona o al hecho en sí de terminar la relación. Estamos demasiado enviciados con tantos mensajes de películas y repito, telenovelas… que nos dicen cómo tendríamos que sentirnos después de una ruptura.

Por eso, date la oportunidad de descubrir como te sientes, sin adelantarte o sin predeterminar cómo te tendrías que sentir, y más bien, descúbrete. Quizás en momentos te sientes triste y después te puedas sorprender en momentos sintiéndote feliz.

Evita sentirte culpable por seguir con tu vida

Por esto mismo, te digo que no te tienes por qué sentir culpable de seguir con tu vida o de que alguien más te llame la atención, solamente cuida que no lo estés haciendo como fuga o evitación de un sentimiento genuino de tristeza que pueda estar por ahí. Pero si de manera genuina te nace seguir con tu vida y con tus actividades, hazlo, pues si terminaste la relación fue para sentirte mejor ¿cierto?

Retoma tus actividades y amistades

Poco a poco ve retomando tus actividades y amistades, las cuales probablemente abandonaste un poco durante tu relación, y no te sorprendas de que las cosas sean diferente a antes, quizás ya no es lo mismo, pero eso no significa que no puedas volver a pasártela bien haciendo lo que te gusta o pasando tiempo con quien disfrutas. Aprovecha este nuevo tiempo para hacer todo eso con lo que te quedabas ganas de hacer durante la relación, ve a los lugares que por codependencia y darle gusto a tu pareja no ibas, come lo que se te antoje de verdad… en fin, reconecta con todo ese mundo enorme que existe, el cual te puede proveer de muchos momentos de satisfacción genuina aunque no estés con una pareja.

Habla sobre tu relación pero no te sobrepases

Si sales con tus amigos y con tu familia está perfectamente bien y normal que hables sobre tu pareja, que te quejes si es necesario y que les platiques lo que necesites platicar, pero intenta hacerlo con tu atención puesta en eso, o sea, si vas a platicar de tu pareja hazlo así pero intenta no traer a la conversación constantemente el tema de tu pareja. A lo que me refiero es que a veces atrasas tu proceso de readaptación por estar constantemente trayendo a tu pareja a la conversación cuando quizás ya no venía al tema. Entonces, dile a tu amigo o amiga que quieres platicarle lo que pasó, y después, pasa a otro tema, y si necesitas volver a hablar sobre tu ex pareja, hazlo, pero intenta retomar otras conversaciones y actividades que no tengan tanto que ver con eso.

Aprovecha la soltería para tu crecimiento personal

En lo personal creo que la soltería es uno de los mejores momentos para conocerte a ti mismo y crecer como persona, para dedicar todo tu tiempo libre para ir a todos los cursos que se te antojan tomar, para aprender a meditar, a hacer ejercicio, a leer libros… y aprender a disfrutar de tu propia compañía sin la necesidad de estar haciendo algo o estar con alguien como pareja.

De verdad te digo, aprovecha esta oportunidad para conocerte a ti mismo, te dejo este post para que puedas reforzar en este punto: Los problemas de pareja empiezan en la soltería 

Disfruta la soltería

A veces pensamos que la vida siempre tiene que incluir estar en pareja, que esa es LA FORMA de vivir. Pero… la soltería también puede ser increíble. De hecho a mi me parece que en la soltería aprendemos a vivir de la forma en la que queremos seguir viviendo pero compartiendo con alguien más, y si no llega esa persona con quien compartir pues no es el fin del mundo porque ya vives como quieres vivir. Pero si vives la soltería como “una desgracia” que significa que entonces no tienes vida porque no tienes pareja… pues… probablemente vas a sufrir.

Mejor ve a la soltería como un momento de libertad absoluta, de disfrutarte a ti mismo, de conocer a otras personas, de ir y moverte a donde quieras, de saber qué te gusta para poder compartir eso con otras personas, y como te digo.. de sentirte libre, para que sepas qué es lo que te hace sentirte libre y después no lo tires a la borda tan fácil por alguien más.

Para mi ha sido un reto personal de crecimiento el continuar con esa sensación de libertad que me daba la soltería ahora que estoy casada, y me he dado cuenta que la libertad radica en fluir y ser como soy, en permitirme ser inclusive a lado de la persona con quien decidí compartir mi vida, y en darle prioridad a mis necesidades siempre abierta a ver las de él y negociar, pero sin abandonarme a mí misma. Y todo esto sé que lo logré gracias a que me di el tiempo en mi soltería de realmente disfrutar de mi misma y de saber qué es lo que me hace feliz.

Y ya después hay cosas que me hacen feliz de compartir con mi pareja, pero de muchas formas yo sigo siendo mi propia pareja también. Así es que como conclusión te puedo decir que aproveches este tiempo para convertirte en esa persona de quien disfrutes su compañía,  ya que te aseguro que estarás contigo el resto de tu vida.

Recuerda que el otro está en su derecho de tomar la decisión que quiera tomar

Sobretodo si la relación terminó porque la otra persona ya no quería estar contigo necesitas recordar que el otro está en su total derecho y libertad de tomar la decisión que quiera tomar, y que por más que tú quieras estar con esa persona… si él o ella ya no quiere estar contigo, entonces seguramente es lo mejor para ti.

Quizás de momento no lo ves o te parezca difícil de creer, pero… si tú quieres estar con alguien y la otra persona no, entonces no es tu pareja ideal para este momento de tu vida y el ciclo de aprendizaje que tenían que pasar juntos ya terminó.

Y si te terminó por tener ansiedad, por favor, no te culpes…tú no elegiste tener ansiedad y quizás estar sólo de momento sea lo que más necesites para enfocarte en ti y sanar enfocándote solamente en tu bienestar.

En conclusión

Creo que para reponerte de una ruptura necesitas recordar que no estás roto, que no estás incompleto por no estar en pareja y revivir lo que es sentirte completo contigo mismo, disfrutando de ti, de tus actividades y retomando todo aquello que habías dejado atrás, así como aprendiendo todo aquello nuevo que te llame la atención, permitiéndote sentir en el proceso el duelo de extrañar y de llorar de vez en cuando, recordando las razones por las que terminaste la relación en esos momentos de vulnerabilidad, y tomando de nuevo la decisión que te haga sentir más en paz, cuantas veces sea necesario.

 

 

 

 

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Sandra
    • 17 enero, 2017

    Hola 🙂 ….en mi caso no es extrañarlo por cuestiones amorosas…tuve un novio hace dos años, fuimos compañeros de secundaria y nos reencontramos a travez de facebook, él estaba al tanto de la enfermedad de una de mis hermanas, creo que era la única persona que no me cambiaba el tema, me hacía sentir bien y me apoyaba, ya que él pasó por algo similar cuando falleció su abuelito….solo duramos dos meses porque él es muy dedicado a su carrera y por lo que me había platicado, esperaba a que sus parejas le rogaran para volver…yo nunca lo hize..un mes despues de la separación me volvió a contactar, pero yo no le respondí…y ahora dos años despues y en las vísperas del cumpleaños y fallecimiento de mi hermana, me pongo muy sensible cuando pienso en él, incluso he llorado, me siento algo ridícula por eso, porque nunca me había pasado…quiero decirle que mi hermana falleció y que no la he pasado muy bien desde entonces, pero ya no hay forma de contactarlo, me bloqueó de sus redes sociales…había pensado en escribirle una carta de agradecimiento aunque nunca se la de entregue, pero aun así no se porque no puedo evitar llorar algunas veces

      • Marinela Nicolás / equipo desansiedad
      • 18 enero, 2017

      Hola Sandra, gracias por escribirnos.

      Quizás aún no hayas cerrado esa relación y aún tengas cierta dependencia con tu ex. Te recomiendo este audio relacionado con este tema:

      Cierro El Ciclo Y Olvida A Tu Ex
      https://soundcloud.com/desansiedad/cierro-el-ciclo-y-olvida-a-tu-ex

      Y te animo a escribir esa carta en la que además de agradecerle puedes despedirte de él, no importa si no se la entregas porque es algo que tienes que cerrar dentro de ti.

      Espero te sirva de ayuda.
      Un saludo

    • andreina faria
    • 17 enero, 2017

    gracias fabiola, nuevamente has dado en el clavo. Importantisimo lo de estar conmigo , ser mi propia pareja, en fin enamorarme de mi. Gracias por ayudarme a llorar.

Los comentarios están cerrados.
0 comparte