Ser feliz

¿Qué necesitas hacer si realmente quieres ser feliz?

ser feliz
Escrito por Fabiola Cuevas

Lo que más buscamos es cómo ser feliz. Pero realmente hay algo en ser felices que no nos gusta, y por eso a veces, puede ser… que no queramos ser felices. Pero si realmente quieres ser feliz, aquí te doy algunas ideas de qué necesitas hacer si realmente quieres ser feliz.

Por qué no queremos ser felices

Hay varias razones por las que en realidad no queremos ser felices.  Básicamente, nos es más cómodo y familiar vivir en el dolor y en la búsqueda incansable de la felicidad, que realmente atrevernos a serlo.

Para ser felices, tendríamos que renunciar a varias cosas, como nuestra identidad depresiva o ansiosa; el dejar de escudarnos en culpar a los demás o a la vida por nuestra infelicidad; ser vulnerables y abrir nuestro corazón; romper el confort de la cómoda y aparente victimez de la tristeza… y muy importante, dejar de creer que al ser feliz aumentan tus probabilidades de sufrir.

Básicamente, no queremos ser felices por los riesgos mal entendidos que tenemos de lo que implica vivir.

Arriesgarte

Tomar las riendas de tu vida y asumir la responsabilidad de tus decisiones, guiándote por tu sabiduría interior, sin juzgarte por equivocarte, reconociendo que toda decisión es correcta siempre y cuando la tomes desde el amor.

Serte fiel a ti mismo

Hacerte caso, escuchar a tu esencia y tu verdadero ser en su autenticidad que te dice lo que le gusta, lo que quiere hacer de su vida, más allá de lo que se te dice o se te ha enseñado. ¿Para qué elegiste venir a vivir? y conquistar esa elección con pasión.

Abandonar el orgullo

Ese que te hace guardar los enojos de todas las veces que has salido lastimado, ese que te hace creer que si te mantienes enojado, alerta y en protección, tendrás menos riesgos de salir lastimado. Necesitarás perdonar tus heridas del pasado y dejar de querer estar alerta y en guardia “por cualquier cosa”.

Vivir el presente

Dando todo lo que tienes por dar en cada momento, recibiendo todo lo que puedes recibir en cada momento, sin miedo a que se termine o a que se acabe.

Abrir tu corazón

Dejarte volver a amar, dejarte sentir la vulnerabilidad, ser niño y niña inocente en cuanto a que te dejas sentir, te dejas asombrar, te dejas vivir.

Renunciar a la victimez y a la dependencia

Mientras sigas creyendo que eres víctima de las circunstancias y dependiente de los demás, encontrarás muchos pretextos para no ser feliz, por eso, toma tu propia responsabilidad y hazte cargo de lo que necesitas tanto a nivel físico como emocional.

Abandonar por momentos tu razón

Dejar de querer tener siempre el control de lo que te sucede y más bien descubrir que fluyendo con lo que sientes y con la vida, momento a momento, puedes descubrir los milagros diarios.

Buscar adentro lo que buscas fuera

Esto ya lo sabes, la felicidad no está en obtener el trabajo nuevo, el coche o la pareja, está en ser feliz con quien eres ahora, y en expresar eso quien eres a tu exterior.

El exterior es un reflejo de tu interior, por eso, sé feliz primero dentro y tu exterior tan sólo lo reflejará.

 

Pero mientras busques que el exterior sea feliz para que tu interior lo sea, lo estás haciendo al revés.

Aceptarte tal y como eres

Aceptarte a ti así como eres, con tu físico, con tus cualidades, tus dones y tus fortalezas, con todo el paquete que tu eres, para entonces ser auténtico y mostrarte al mundo, para crear tu propio mundo, con tus propias reglas, con tu propio estilo.

Despedirte de tu identidad depresiva y ansiosa

Este es uno de los más interesantes, pues crees que es parte de ti el ser melancólico, depresivo y ansioso, pero no es así, eres sensible, y si quieres ser feliz, haz de despedirte de esa identidad que te hace sentir especial o diferente, y ver que ya eres especial y único, pero por como eres en esencia, y no en disfraz.

Aceptar y transformar el dolor

Para ser feliz, necesitamos aceptar que existe el dolor emocional, pero la clave está en no identificarte con él y creer que eso lo es todo, el chiste es aceptar ese dolor y transformarlo en amor, a través de la aceptación y agradecimiento, pero siempre reconociendo que detrás del dolor existe el amor, sin dejarte llevar por su apariencia negativa.

Ser autocompasivo

Y con esto no me refiero a pobretearte o autoflajelarte, me refiero a que aceptas las decisiones que tomas y sus consecuencias, que dejas de juzgarte, criticarte, regañarte, culparte o castigarte, que te tratas con amor genuino, como si fueras la persona que más amas en la vida y quieres lo mejor para él o ella.

Atreverte a evolucionar

En todo momento estás cambiando y evolucionando, así como la vida y la Tierra misma. Mientras más te quieras aferrar a como eras antes, a lo que tenías antes o a donde estabas antes, menos puedes ser feliz ahora con lo que sí eres y lo que sí hay (y no significa que lo sí eres o sí hay ahora sea menos).  La evolución siempre es en expansión y en mejora para ti, siempre y cuando estés dispuesto a transformarte.

En conclusión

Para ser feliz, necesitas ser feliz, eso significa, que te conviertas en la misma felicidad, que seas la felicidad en persona, en lugar de buscar querer tener felicidad o experimentar felicidad. Sé feliz, desde tu interior, ahora, como eres, donde estás, con quien estás, con lo que tienes…y una vez que te dejes ser la felicidad en sí, podrás transformar tu exterior para que se acomode a tu interior.

Comentarios

  • es realmente admirable su punto de vista realmente me gusta el tema que ha desarrollado, el cual es un problema personal del ser humano entenderse así mismo y tratando de lograr la felicidad, se embauca en numerosas tareas. de las cuales el tiempo le dirá en que se equivoco y que hizo excelente. así que todos somos victimas de nuestro entorno ya sea a grande o pequeña escala y en algún momento debemos reparar lo que hicimos mal. en algún momento nos olvidamos de muchas otras cosas (como cuidar nuestra salud) y nos concentramos en una sola asumiendo que estamos en lo correcto.
    DIOS nos advirtió, de esto es algo que debemos saber pero a veces leemos mas no entendemos.
    Eclesiastés 2,2
    Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida.

    4
    Engrandecí mis obras, edifiquéme casas, plantéme viñas;

    5
    Híceme huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todos frutos;

    6
    Híceme estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde los árboles crecían.

    7
    Poseí siervos y siervas, y tuve hijos de familia; también tuve posesión grande de vacas y ovejas, sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalem;

    8
    Alleguéme también plata y oro, y tesoro preciado de reyes y de provincias; híceme de cantores y cantoras, y los deleites de los hijos de los hombres, instrumentos músicos y de todas suertes.

    9
    Y fui engrandecido, y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalem: a más de esto perseveró conmigo mi sabiduría.

    10
    No negué á mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo: y ésta fue mi parte de toda mi faena.

    11
    Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacer las: y he aquí, todo vanidad y aflicción de espíritu, y no hay provecho debajo del sol.
    aunque busquemos la felicidad de acuerdo a nuestro pricipios y pensamientos dicilmente lo sera total porque se encuentra en cristo jesus

  • Estoy de acuerdo contigo en todo lo que aquí has explayado y doy gracias por haberme llegado tú sabiduría.
    Siempre busqué la felicidad y asumo que gran parte -por no decir todas- he cometido esos desaciertos que citaa como camino erróneo de la búsqueda de la felicidad. Debemos buscar la plenitud espiritual en nuestro ser interior, esa caja de herramientas que llevamos dentro sin estar consciente de ello y en donde se encuentran alojadas las soluciones de todos nuestros dramas. Busquemos soluciones creativas a todos los inconvenientes que surgen en nuestra vida, y evitemos el drama..Así decía un escrito que leí hace poco. Te sigo leyendo. Gracias, gracias! !!.