ayuda a México sismo
Agorafobia Ataque de pánico

Puntos para liberarte de tus fobias y miedos intensos

Puntos para liberarte de tus fobias y miedos intensos
Escrito por Fabiola Cuevas
   

Cuando nuestros miedos son muy intensos, generan que los evitemos a toda costa y se pueden convertir en fobias. Los griegos determinaron fobia como la personalización del miedo en sí, yo lo entiendo como que todo tu miedo lo depositas en un objeto, una situación o una persona, y crees que en realidad ese es el problema, tu fobia, pero dejas de ver el sol por estar viendo el dedo que lo señala. O sea, te pierdes en la fobia y no te das cuenta que en realidad se trata de resolver tus miedos más profundos. En este post te cuento 10 puntos para liberarte de tus fobias y miedos intensos.

Realmente a cualquier cosa le podríamos generar una fobia, en cuanto a que nos obsesionemos con eso, lo evitemos y creamos que tiene poder sobre nosotros, entonces se puede.

 

1. Mientras más evitas lo que temes, más grande se hace el miedo

Cada vez que evitas la situación, persona u objeto al que le temes, se hace más grande el miedo, pues de cierta forma te estás diciendo a ti mismo que efectivamente eso es peligroso y debes de evitarlo.

 

2. Mientras más evitas, menos crees en ti mismo

Por lo mismo mientras más evitas lo que temes, menos crees que seas capaz de enfrentarlo. Llegas a conclusiones equivocadas como “mi miedo es más grande que yo”, “otra vez no pude enfrentarme, creo que jamás podré hacerlo”, “como me sentí muy mal mientras me enfrentaba, el miedo me dominó”.

 

3. Date cuenta cómo sí lo estás enfrentando

Muchas veces convives de cerca con tu miedo y tu fobia y realmente lo pudiste enfrentar, y realmente no pasó nada grave, pero como tu te sentías mal ante su presencia, (porque te invades de pensamientos negativos al respecto), llegas a la conclusión de que no pudiste enfrentarlo, cuando en realidad sí pudiste.

 

4. Registra cuántas veces no ha pasado lo que creías que pasaría

Haz un registro de la realidad. Anota cuantas veces en el pasado te has acercado o hecho eso que temes, y cuántas de esas veces ha sucedido lo que temes, y cuántas no. Haz una balanza que refleje la realidad, y entonces… será momento de creer más en la realidad que en tus interpretaciones.

 

5. Si tanto lo quieres evitar… ¿por qué lo harías?

Con esto me refiero a que hay miedos y fobias dentro de la ansiedad respecto a nosotros mismos, de que podamos hacer alguna “locura” como tirarnos del balcón o hacerle daño a algún ser querido. Tanto es que no queremos hacerlo, que empezamos a evitar todas las situaciones en las que podríamos salir de control y hacer eso…entonces ¿por qué sí habríamos de hacerlo?

Es como si sintiéramos que de repente se nos va a botar el switch del autocontrol y vamos a hacer esas locuras, pero…así no funciona la locura, podemos hacer cosas impulsivas, pero en realidad no queremos hacer eso a lo que le tenemos miedo. Sentir que puedes hacerlo no significa que vayas a hacerlo.

Necesitas confiar que siempre estás en control de ti mismo en cuanto a las decisiones que tomas en cada momento, por más ansiedad que tengas, estás en control de lo que haces.

 

6. ¿De qué te estás queriendo proteger?

El origen de los miedos es protegerte de algún daño, salvaguardar tu vida, pero hoy en día tenemos miedos que realmente no tienen fundamentos verdaderos más que tus propios pensamientos. Así es que la próxima vez que tengas miedo, pregúntate ¿de qué me estoy queriendo proteger? ¿cuál es el peligro real? porque a veces nada más el miedo es sentirnos mal, pero en realidad no hay peligro más allá.

Las fobias, los ataques de pánico y los miedos realmente se pueden erradicar, más allá de solamente aprender a controlarlos.  Pero se necesita tiempo, esfuerzo y dedicación.

 

7. Deja de juzgarte por no poder enfrentarlo

Te recomiendo que bajes un poco la vara del perfeccionismo y la ejecución impecable en cuanto a los miedos se refiere. Ten auto compasión contigo mismo y date cuenta que no es que seas débil, no es que no vayas a poder enfrentarte a tu miedo, es que no has tenido las herramientas indicadas para hacerlo, y tampoco has desmentido los pensamientos y creencias detrás de él.

 

8. Encuentra cuál es el miedo profundo

Como seguramente ya has visto en el blog, recomiendo mucho hacerte la misma pregunta muchas veces ¿qué es lo peor que podría pasar si…? sucede eso a lo que temes? Y cuando encuentres una respuesta, vuélvele a preguntar la misma pregunta pero ahora con la nueva respuesta.

Casi siempre detrás de un miedo hay otro más profundo, y ayuda mucho descubrir cuál es para que entonces te dediques a enfrentar ese, y al hacerlo, te será más fácil enfrentarte al miedo superficial, a la punta del iceberg. Por ejemplo, si tengo miedo a viajar, en realidad, el miedo último, es morirme en medio de la nada viajando en avión. Entonces, lo que realmente tengo que resolver es mi miedo a la muerte, y con eso, le perderé el miedo a viajar.

 

9. Realmente cree que eres capaz de enfrentarlo

Veamos algo, si el miedo vive en tu mente, de ahí nace, y tú no eres nada más una mente, eres un espíritu, tienes alma, (claro, si lo crees), tienes un cuerpo, tienes personalidad, tienes herramientas, tienes historia, tienes raíces… ¿por qué el miedo habría de ser más grande que tú? ¿por qué no habrías de poder enfrentar tu miedo si tu lo creaste?

El engaño radica precisamente en dejar de ver que fue tu propia creación, y pensar que en realidad estás en peligro, entonces, el truco aquí está en reconocer que el miedo es producto de tu futurización, imaginación y evitación que has ido generando al rededor de él, y entonces empezar a creer que en realidad sí eres capaz de enfrentarlo.

 

10. Atrévete a enfrentarlo

Aquí es donde ya entraría la exposición gradual a tu miedo, en la que poco a poco te vas enfrentando a eso que temes, dándote cuenta más de la realidad que de tus propias conclusiones, aprendiendo a mantener un nivel de ansiedad bajo mientras que te enfrentas. Hay todo un proceso para hacer exposición a nuestros miedos que abordaré en otro post. Sin embargo, ve considerando que para desmantelar a tus miedos, será necesario acercarte a ellos.

Comentarios

  • Hola Fabi. Mi miedo es a tragar. De tragar ahogarme y morir. Entonces sería miedo a la muerte. Donde puedo ver eso? Mas fuerte me agarra a la hs de cenar. En el desayuno como normal. ( debe ser porque estoy dormida) para colmo pienso en eso y me agarra ansiedad… bueno, besos. Espero tu rta.

  • Hola Fabiola!
    Muchas gracias por tus posts, los vídeos y la generosidad que tienes para compartir tu propia experiencia.
    Estoy teniendo episodios de pánico de quedarme encerrada y no estoy perdiendo ni subirme a un ascensor. Al mismo que antes me montaba todos los días tranquila y sin pensar en nada extraño!
    No he tenido ningún episodio de quedarme encerrada en ningún lado, o sea no es por un trauma. No se que será.
    Lo que quería preguntarte es por donde podría comenzar a investigar que está pasando.
    Todo lo que he leído aquí y los vídeos me ayudan mucho pero sigo sin saber cuál ha sido el detonante de esta situación que me está limitando bastante pues ya la he sentido en otros ámbitos.
    De antemano muchas gracias por tu respuesta, un abrazo

    • Hola Marcela!

      Gracias por escribirnos.

      Te comparto que, cuando permanecemos por mucho tiempo con estados altos de estrés activamos nuestro sistema de alarma y nuestro cuerpo reacciona para sobrevivir, pues la mente no distingue cuándo estamos ante un peligro real o imaginario y de lo que se trata es de llegar a la raíz y trabajar las creencias y pensamientos que hay detrás.
      Un primer paso es comprender qué es y cómo funciona la ansiedad. En la guía gratuita sobre “lo primero que necesitas saber de la ansiedad” encuentras respuesta a las preguntas frecuentes sobre la ansiedad. La puedes descargar desde el siguiente enlace:
      http://www.desansiedad.com/lo-primero-que-necesitas-saber-de-la-ansiedad/

      También, en el siguiente enlace, encuentras cómo navegar por la página:
      http://www.desansiedad.com/family-members/bienvenido/

      Espero que sea de tu ayuda,
      Te mando un saludo!