Cómo ir a una entrevista de trabajo con más confianza y sin tanta ansiedad

Ir a una entrevista de trabajo no tiene por qué ser causa de tanto estrés y ansiedad en ti, si bien es lógico y hasta positivo que te pongas algo nervioso, aquí te comparto algunas ideas para que no se convierta en una experiencia desagradable que te tenga con ansiedad anticipatoria.

Lo principal que hay que hacer es mejorar tu confianza con la que vas, tus pensamientos y creencias al respecto y con esto, tu actitud. Y para lograrlo, te comparto lo siguiente:

¿Vas a que te acepten? o ¿a ver si a ti te gusta?

El punto principal que te quiero compartir es que muchas veces vamos a las entrevistas de trabajo con la actitud de “voy a que me evalúen y me acepten, tener trabajo es muy importante para mi, tengo que estar impecable para obtenerlo, tengo que estar perfecto para ser aceptado”, y esta actitud hace que vayas con más nervios y presión sobre tus hombros de la necesaria, pues ¿cómo no vas a sentirte nervioso si sientes que vas a un lugar donde te van a evaluar y en función de eso decidir si aceptarte o no?

Y lo que te quiero proponer es un cambio de perspectiva de 180%

No se trata de “voy a que me acepten” sino que se trata de “voy a ver si coincidimos en aceptarnos mutuamente”.

O sea, quien va a ocupar ese puesto, estar en ese lugar y con esas personas, eres tú. Tú necesitas ir también con la actitud de “voy a evaluar y ver si acepto este trabajo”.

Esto no significa que vayas a ir con una actitud prepotente o narcisista de “voy a ver si me merecen aquí”, sino más bien de “voy a conocer, darme a conocer y ver si coincidimos”. Entonces, te sales de la actitud de sentirte un insecto bajo la mirada de un microscopio, para ponerte como un ser humano, entrando en contacto con otro ser humano, dándose a conocer y conociendo al otro, para decidir mutuamente si son el uno para el otro. Así tal cual como con las parejas.

Y habrá veces que le gustes al otro y a ti no tanto, o habrá veces que te encante el trabajo pero no fueras lo que estaban buscando, y entonces… ¡está perfecto! no hubo coincidencia en aceptación, más eso no significa que haya algo malo en ti, tampoco significa que no puedas encontrar algo mejor y más adecuado para ti.

Ahora, para lograr ir con esta actitud, hay que trabajar en tu confianza y en tus creencias al respecto.

¿Crees que mereces tener un trabajo que te guste?

Me parece increíble la cultura en la que vivimos en la que competimos y perseguimos trabajos, aceptando todo lo que caiga en nuestras manos sin sentarnos a evaluar por un momento ¿esto me gusta? ¿qué tipo de trabajo merezco? ( y sí, hacemos lo mismo con las parejas)

Es importante que antes de ir a una entrevista de trabajo te preguntes ¿cuál sería mi trabajo ideal? ¿qué estoy buscando en una empresa?

Y que sepas, que mucho de lo que obtendrás de una empresa, y mucho de tener un puesto ideal, depende de lo que tú hagas estando una vez ahí. Muchas veces lo que una empresa nos ofrece es una oportunidad, un lugar, personas y recursos para tú desenvolverte y generar esas circunstancias ideales.

¿Crees que tienes algo especial por ofrecer? 

Si crees que alguien más te tiene que hacer el favor y contratarte en su empresa, es lógico que te pongas nervioso. Pero si en lugar de eso sabes realmente cuáles son tus capacidades, habilidades.. qué es lo que te hace único, entonces vas para mostrar eso que sí eres y que sí tienes. Te recomiendo que antes de ir a la entrevista, tengas muy en claro desde tu honestidad, que te hace único y que te haría ser digno de ser elegido.

¿Crees que alguien más podría hacer lo mismo que tú? 

No recuerdo de dónde obtuve esta idea, pero es una que me ha cambiado radicalmente la vida. La idea de que nadie puede ocupar tu lugar, pues qué crees? nadie es exactamente igual que tú. Yo por eso en realidad no siento que compita con alguien, por más que hagan lo mismo que yo o digan lo mismo que yo, no son yo. Cada quien en este Universo tiene su lugar, y es como la física, no hay dos objetos que puedan ocupar el mismo lugar en el mismo momento, y físicamente, si te imaginas que eres un molde, nadie puede ocupar exactamente tu molde externo, mucho menos, tu molde interno.

Entonces, es cuestión de que creas que lo que es para ti es para ti, y que lo que es para el otro es para el otro. Pero que tú necesitas ir haciendo tu propio lugar con la convicción de que no tienes competencia y tampoco nada que demostrar.

Elígete tu a ti mismo 

Si tu fueras a pedir ese trabajo o lanzarte en el mundo de los emprendedores, ¿te elegirías?. Esta es otra idea que me ha impulsado a independizarme y publicar mi primer post, que yo me elegí como lo que estaba esperando que otros me eligieran. Es importante que tú te elijas como tu propio líder, que tu te des el puesto antes de esperar a que otros te lo den, que tu te consideres lo que esperas que otros te consideren, pero que sea de verdad, que sea genuino, y que sepas con honestidad por qué sí te eliges y también, qué áreas de ti mismo te gustaría ir evolucionando y desarrollando.

¿Crees que no existen oportunidades? 

Si algo he aprendido en esta vida, es que oportunidades hay todas las que queramos, pero que quizás no existen así ya hechas tal y como lo pensamos, sino que somos nosotros los que las vamos generando, uniendo lo que se nos va presentando y vamos encontrando. Pero creo que por más difícil que sea una situación en un país, existen oportunidades para encontrar y generar lo que se ajusta a tu propio molde.

Te platico que en mi etapa de salir adelante de los ataques de pánico, me puse a soñar en qué lugar me gustaría trabajar, y anoté esas palabras en el buscador de Google, y qué crees? encontré ese lugar, en el mismo lugar donde quería vivir. Y ahí crecí, me desarrollé y aprendí muchísimas cosas que hoy te comparto… pero si me hubiera quedado con la idea de: “sin experiencia nadie me va a contratar, mi idea es mala, no tengo lo que otros tienen”, pues… no estaría hoy aquí claro está.

Creo que hoy en día internet es una gran herramienta para que puedas encontrar eso que estás buscando, es cuestión de buscar y querer encontrar.

Usa los nervios a tu favor 

En sí los nervios no son tan malos, es fuerza y energía que puedes usar a tu favor, demuestran que hay algo que te interesa y también mandan la señal al otro de que estar ahí te interesa. Sería raro que alguien llegara a una entrevista de trabajo totalmente relajado, bostezando, recostándose en el asiento con la cabeza echada hacia atrás… la interpretación sería “no le interesa estar aquí”.

Entonces, más bien, usa los nervios. Siente cuando aparecen en tu cuerpo, en tu estómago, en tu corazón.. y no luches contra ellos, mucho menos los pretendas esconder pues aumentarás tu tensión y dejarás de usarlos a tu favor. Mejor, siente esa energía que dice que estás vivo y de cierta forma tómala internamente para convertirla en fuerza en tu postura, en caminar con confianza, en mirar a los ojos, en ser espontáneo y natural y conectar con la otra persona.

No te imaginas, el peso que tiene el que conectes con quien te entrevista, pero para conectar con otro ser humano, hay que ser ser humano, ni tan rígido ni tan aguado… simplemente como eres, y si necesitas decir “estoy muy nervioso con esta entrevista pues me gusta mucho este lugar” ¡se vale! romperás el hielo y el entrevistador verá que no eres alguien que pretenda, escribirá “honesto” en su hoja de evaluación y eso será algo muy importante para tomarse en cuenta.

Antes de ir, haz una visualización

Y finalmente, haz una visualización de ti mismo el día de tu entrevista. Haz realmente un ensayo; una actuación donde te imagines que llegas, que saludas, y te mueves y te comportas como quieres comportarte. En tu visualización conectas con cómo quieres sentirte. Y si en tu visualización llegas los nervios o la ansiedad; haces un alto interno y permites las sensaciones reafirmándote… por qué sí confías en ti y usando esa fuerza física a tu favor.

En conclusión 

Hay que confiar que existe el camino de autorealización para cada uno, el cual se va formando a partir de mezclar las oportunidades que se te presentan y cómo tú las vas forjando. Confía en ti y muestra quien eres para que realmente encuentres ese molde, flexible y a tu medida, que te llene de satisfacción de saber que estás donde quieres estar, o por lo menos, encaminado hacia allá.

Etiquetas:

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente
33 comparte