Ansiedad generalizada Recaídas

¿En qué situaciones puede regresar la ansiedad a tu vida?

regresar la ansiedad a tu vida
Escrito por Fabiola Cuevas

La ansiedad sí puede regresar a tu vida, aunque no siempre será de la misma forma, ni por los mismos motivos. En este post te quiero compartir un poco de mí como ejemplo para que te ayude en estas situaciones.

Un poco de mí

Después de un tiempo de estar desaparecida, casi dos meses de no subir un post a la página, estoy aquí retomando.  Para quienes me conocen, y para quienes no, sepan que quien está detrás de todos los artículos soy yo, Fabiola Cuevas, soy psicóloga y escritora de corazón, y en los últimos 2 meses, he vuelto a sentir ansiedad, y es por eso que me tomé un tiempo para mi, para recuperar mi equilibrio interior y reconectar con mi centro.

En mi caso personal, regresó porque estoy embarazada, (¡¡¡yeiiii!!) y a pesar de que era algo que ya quería con todo mi ser, la noticia tan anhelada generó sorpresa y emoción al por mayor, luego el ir captando lo que implica estar embarazada, junto con los cambios hormonales internos… más las náuseas y las visitas constantes al baño, los cambios en la glucosa de la sangre y el cambio interno en general, pues claro que la ansiedad regresó.

Lo padre, es que ahora que regresa, no le tengo miedo, mucho menos me asustó, aunque claro que si generó tensión emocional en mi que tuvo que ser liberada con llanto, y por supuesto que tuve que aplicar todas las herramientas de relajación y meditación que conozco al triple, pero sobre todo, lo más importante, fue el descubrir los pensamientos y causas internas que me la estaban generando.

Pues además de la hormona y el cambio interior, yo misma me estaba exigiendo tener el rendimiento de antes, cuando mi cuerpo me estaba pidiendo otra cosa, y ¿cuántas veces no nos sucede así en nuestra vida?

Fue más que nada la resistencia a aceptar que mi energía había bajado y que mi mente estaba en el universo de mamiland, ausente del universo de Desansiedad. Entonces, dejé de pelear conmigo misma, acepté que no tengo la misma energía ni enfoque, que mi energía se quería dirigir a mi bebé y fue así que la ansiedad bajó un 90%. Si bien sigo sintiendo algunos síntomas físicos, son esporádicos y reflejan simplemente el cambio interior por el que estoy viviendo.

Y es así que me nació escribir este post, y que ahora les comparto en qué situaciones puede regresar la ansiedad en su vida, y qué hacer cuando regresa.

Situaciones en las que la ansiedad puede regresar

  • Pérdida de un empleo, ser querido, capacidad física, objeto muy importante para ti
  • Cambio interno a nivel hormonal o de glucosa
  • Consumo de alguna droga psicoactiva o medicamento con efectos secundarios
  • Cambio de ciudad
  • Ante casi cualquier tipo de cambio que signifique una readaptación para ti (ya sea interno o externo)
  • Presentar un examen final, presentación o conferencia, sobre todo si te es muy importante
  • Transiciones en las etapas de tu vida

Qué hacer

  • Evitar pensar “ay no, otra vez ahí viene la ansiedad, jamás tendré cura”, “seguro me sentiré igual de mal que aquella vez, o inclusive peor”.
  • Revisar las causas físicas, emocionales o cognitivas que te estén generando la ansiedad. (alimentación, hormonas, falta de ejercicio o descanso, acumulación de enojo, pensamientos negativos)
  • Tomarte un par de días para descansar, desconectar tu mente de la rutina e ir a tu interior a expresar tus emociones, escribir sobre lo que sientes, hacer un repaso de tu vida
  • Volver a tomar vitamina B, y alimentarte por lo menos 5 veces al día de manera saludable
  • Hacer ejercicios de relajación en la noche y en la mañana
  • Enfocarte en soltar tu panza y respirar llevando oxígeno al diafragma cada vez que te acuerdes durante el día
  • Hacer alguna actividad diferente que involucre aire libre, naturaleza, agua en movimiento
  • Tomarlo con calma, sin asustarte, simplemente aplicar todo lo que has aprendido y decirte a ti mismo “esto es una etapa, ya pasará”.

En conclusión

Es importante que sepas que la ansiedad no es peligrosa, al contrario, nos ayuda a retomar nuestro equilibrio, es probable que regrese en algunos momentos de tu vida, pero si escuchas lo que te quiere decir, si le bajas a tu exigencia, recuperas el equilibrio físico y emocional y desmientes pensamientos negativos, no tiene por qué durar más de un par de días.

Comentarios