¿Cuál es el propósito de la tristeza y la depresión? ¿cómo salir de ella?

¿Cuál es el propósito de la tristeza y la depresión? ¿cómo salir de ella?

La tristeza, como todas las emociones básicas, tiene un propósito de ser, una función y algo de positivo para nosotros. El problema es que no estamos acostumbrados a aceptarla en nuestras vidas ni como sociedad, la vemos como algo muy malo que si nos atrevemos a sentir… nos podrá llevar a la depresión y después a desperdiciar nuestras vidas, es por eso que no nos damos el tiempo para sentirla y precisamente por lo que no descubrimos su propósito.

Estamos acostumbrados a bloquear y negar la tristeza

Si pudiéramos escuchar con un micrófono universal lo que dice la gente del mundo en cada momento, estoy segura que escucharíamos millones de veces al mismo tiempo las frases de “no estés triste, no llores, ya ya… no pasa nada, no llores”.  Sobre todo de mamás hacia sus niños pequeños, sembrando la idea de que “eso que estás sintiendo no es bueno sentir”. Y bueno, ni para qué agregarle los típicos aún peores mensajes de: “los hombres no lloran, llorar es de débiles, si lloras te van a salir “lo que sea” en los cachetes…, mira cómo te está viendo el otro niño llorar…” etc.

Cabe recalcar, que todos estos mensajes que fuimos recibiendo en nuestra niñez, es la forma en la que de adultos nos hablamos a nosotros mismos, traduciéndose en nuestras voz interior como “eres un débil, no llores frente a los demás van a pensar que eres débil, aguántate el nudo en la garganta es sólo una película, va a decir que estás loca, ¿por qué me puse a llorar así? debo de estar deprimido, etc, etc”.

Pero no vamos a culpar a nuestros lindos padres ni a sus padres que les enseñaron lo mismo, esa es la normalidad en la sociedad y no es culpa de nadie, más sí es nuestra responsabilidad modificar esta falta de inteligencia emocional.

Bloqueamos la tristeza porque no sabemos qué hacer con ella

Estamos acostumbrados a bloquear la tristeza en nosotros y en nuestros seres queridos, ¿por qué? simplemente porque es incómodo presenciarla, porque no te gusta ver a tu ser querido sintiéndose así y quieres que deje de estarlo lo más pronto posible, porque no sabes qué hacer con tu propia incomodidad emocional al presenciarla pues no te enseñaron qué hacer con ella.

De esta forma, hemos ido desarrollando un miedo alrededor de la tristeza, un rechazo, resistencia y muchas veces, negación de la misma. Como cuando te preguntan cómo estás, y tu por dentro te sientes triste pero como no quieres hacer sentir mal al otro dices.. “muy bien, todo perfecto!”.

No sabemos qué hacer con la tristeza y por eso mismo, tenemos miedo de que se apodere de nuestras vidas y nos deprima. Como si fuera un “ente” dentro de nosotros pero al mismo tiempo ajeno a nosotros, algo que tiene su voluntad propia y nos quita la nuestra.

La función y el propósito de la tristeza es la introspección

Pero la tristeza, junto con el enojo, el miedo, la alegría y la aversión, forma parte de las emociones básicas que traemos “de fábrica” como seres humanos y que como cada una de ellas, tiene una función y un propósito de ser.

No es en balde ni para arruinarnos la vida que existen estas emociones básicas, y en el caso de la tristeza su función principal es la de permitirnos la introspección.

La introspección es la capacidad o el momento en el que entras con tu conciencia en tu interior para conectar con cuestiones más profundas, como por ejemplo, qué estás necesitando para disfrutar más de la vida, para evolucionar, transformarte, ser más tú mismo.

En otras palabras, los momentos de tristeza nos llevan a la inactividad, al desgane físico, a la baja energía y a las ganas de meternos en nuestra cama, no hacer nada y llorar… y como sociedad, obviamente que no queremos estos momentos porque estamos acostumbrados a “hacer hacer hacer y hacer”, pero… hay momentos en la vida en los que necesitamos de esta tristeza precisamente para poner pausa al ruido exterior y escuchar tu música interior 😉

Fuera de frases bonitas, el propósito de ser de la tristeza es ayudarte a entender qué está pasando contigo, qué estás necesitando y tener un momento de honestidad en el que te das un tiempo para ti y te dices a ti mismo o a ti misma hacia dónde quieres moverte.

Los momentos de tristeza son necesarios en la vida

Los momentos de tristeza funcionan para procesar duelos, y no nada más de personas que perdemos en nuestras vidas, sino también de etapas de nuestras vidas, facetas de nosotros mismos que están evolucionando, duelos en medio de transformaciones personales, de cambios de vida, de maneras de pensar.

Es por eso que quienes están haciendo la guía de Dale alas a la ansiedad, saben que después de liberar sus enojos, contactan con episodios y momentos de tristeza, pues detrás de esos enojos estaba el dolor de haber vivido lo que se vivió.  Y saben también, que hay que permitirse vivir y desahogar esta etapa de tristeza para poder recuperar el equilibrio interior.

Además, los momentos de tristeza sirven para recordarnos que los seres humanos somos sensibles, que tenemos sentimientos y que no somos de piedra, que experimentamos el dolor emocional y que detrás de la rabia o la ira que sentimos hacia ciertas injusticias o pérdidas, nos duele que eso suceda, ¡y está bien que duela! significa que estás vivo y que eres humano.

Te comparto un escrito de Gibran Jalil Gibran

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara.

Y de un mismo manantial surgen vuestra risa y vuestras lágrimas.

No puede ser de otro modo.

Mientras más profundo cave el pesar en vuestro corazón, más espacio habrá para vuestra alegría.

¿No es la copa que contiene vuestro vino la misma que estuvo quemándose en el horno del alfarero?

¿Y no es el laúd que serena vuestro espíritu la misma madera que fue tallada con cuchillos?

Mirad en el fondo de vuestro corazón cuando estéis contentos;

comprobaréis que sólo lo que os produjo tristeza os devuelve alegría;

Y mirad de nuevo en vuestro corazón cuando estéis tristes:

comprobaréis que estáis llorando por lo que fue vuestro deleite.

Algunos de vosotros tenéis la costumbre de afirmar: “La alegría es mejor que la tristeza”;

y otros: “No, la tristeza es un sentimiento superior”.

Pero yo os digo que son inseparables.

Llegan juntos y cuando uno de ellos se sienta con vosotros a la mesa,

el otro espera durmiendo en vuestro lecho.

En verdad, estáis suspensos, como fiel de balanza, entre vuestra alegría y vuestra tristeza.

Sólo cuando estáis vacíos vuestro peso permanece quieto y equilibrado.

Así, cuando el que cuida el tesoro os levante para pesar su oro y su plata,

es necesario que vuestra alegría y vuestro pesar suban y bajen.

El otro propósito de la tristeza: la empatía

Si no has visto la película de “Intensamente” “Al revés” o “Inside out”, abre ahora mismo youtube y vela. Aquí se explica muy bien la función de las emociones, sobre todo, el de la tristeza, quitándole la etiqueta negativa y haciéndonos ver que si algo trae de positivo la tristeza, es la empatía.

Necesitamos de la empatía entre los seres humanos, pues de lo contrario, realmente nos importaría muy poco lo que pasa con el otro y simplemente no sobreviviríamos como sociedad, la empatía es lo que nos acerca entre nosotros permitiéndonos sentir lo que el otro está sintiendo, conectando con el dolor y siendo honestos en este dolor, sin querer aparentar que somos fuertes o súper poderosos todo el tiempo.

Esta empatía también funciona hacia ti mismo; la tristeza te ha de poder ayudar a comprenderte, a sentirte y a aceptar esa vulnerabilidad sin pretender ser todo poderoso… al menos no todo el tiempo 😉

Para poder hacer uso de la tristeza hay que perderle el miedo al dolor

El dolor emocional es ese momento donde contactas con tu propia vulnerabilidad. Quizás esos dolores son causados por cuestiones que no tienen tanto fundamento en la realidad, como pensar que no podrás ser feliz sin una pareja, que serás un fracasado porque te corrieron de tu trabajo o que no vales nada porque no te invitaron a la fiesta.

Hay muchas situaciones en tu vida que te pueden generar dolor, pero puede ser que ese dolor esté basado en creencias equivocadas de lo que necesitas para ser feliz. Después, existe el dolor emocional genuino, donde simplemente conectas con esa vulnerabilidad y te duele lo que sucede más por empatía hacia el sufrimiento propio y humano que por cuestiones superficiales que no suceden como querías.

Pero sea por las razones que sean, el dolor emocional existe, y es precisamente al no permitirnos sentirlo que se convierte en sufrimiento.  Hay que reconocer que el dolor existe, y que como ser humano que eres, es importante que aceptes que existe y que te des el tiempo de experimentarlo cuando llega. Sin tener que hacer nada al respecto, simplemente sentirlo para poder después utilizarlo a tu favor y encontrarle un propósito.

Si te dejas sentir la tristeza, sin irte al futuro o sin magnificar lo que sientes… entonces podrás contactar con tu ser interior y descubrir qué estás necesitando para recuperar tu propio equilibrio.

¿Por cuánto tiempo hay que dejarse sentirla?

Creo que  dejarse sentir la tristeza en el momento que la sientes y quizás hasta 3 días más, a veces puede ser que con un día sea suficiente o que necesites 3 semanas. Cuando ya llevas en un estado de tristeza por más de 1 mes entonces quizás no has escuchado de verdad lo que te estás tratando de decir, quizás no la has sentido de verdad al cien por ciento… o simplemente ya se hizo un hábito o un rasgo de tu personalidad que no te está ayudando.

Cuando la tristeza se prolonga y se convierte en depresión

Oficialmente, puedes decir que estás deprimido cuando llevas mas de 3 meses con estados constantes de tristeza, con desgane físico, con una insensibilidad emocional, haciendo las cosas como robot sin satisfacción, pero sin energía para hacer cosas. Hay casos de depresión extrema donde físicamente es realmente imposible pararse de la cama.

El punto es que hay muchas intensidades de depresión, grados y hasta tipos de estar deprimido, pero lo importante es que tú sabes que llevas mucho tiempo sin conectar con la satisfacción profunda y real de estar vivo, y eso es sentirte deprimido.

Quizás también la tristeza se ha convertido en depresión porque tu cerebro ya se acostumbró a este estado y ha adaptado sus funciones y sus químicos para repetirlo, quizás emocionalmente encuentras alguna ventaja al estar en estos estados de tristeza o depresión, quizás salir de este estado implica enfrentarte a cosas que te den miedo…

En el caso del cerebro, necesitas saber que tus actitudes y tus pensamientos tienen absolutamente todo el poder de modificar los químicos en el cerebro, y no lo digo yo, sino todas las últimas investigaciones que se han hecho al respecto sobre cómo la cognición y la conducta influyen en nuestra fisiología. Te comparto también este audio donde te hablo sobre cómo regresar a tu cerebro a su estado de equilibrio natural. 

¿Cómo salir de estados de tristeza y depresión?

Precisamente para salir de estos estados te recomiendo que inviertas en ti un día de tu vida. Si ya llevas muchos días deprimido o triste y si te quedan muchos más días por vivir, vale la pena que le digas a todo mundo que no cuenten contigo durante todo un día. Si necesitas pedirles que se vayan todo el día de tu casa o tú irte a otro lugar…pero organízalo, escríbelo en tu agenda y date esto; lo necesitas.

¿Y qué vas a hacer en este día de inversión para ti mismo? vivir la tristeza y el dolor emocional detrás de la depresión si es que consideras que estás deprimido.

Vivir la depresión y la tristeza, sin actuar en consecuencia.

¿Cómo? Si. Se trata de que SIENTAS la tristeza y la depresión, SIN HACER nada al respecto.  O sea que tu día se verá algo así como tú echado en la cama viendo el techo, cambiando de posición en la cama, cambiando el foco de atención en el techo y quizás llorando a ratos.

Es importante que si vas a llorar, llores con consciencia, aquí te explico cómo hacerlo. Y si no te dan ganas de llorar… cierra tus ojos y siente ese bloqueo, siente esa sensación de no sentir nada dentro… y ahí empezarás a volver a sentir, aunque sea sentir el hecho de que no sientes.

Aquí tengo varios audios de dejarte sentir que puedes usar en este día. 

Y después, te recomiendo escribir sobre lo que estás sintiendo. Literalmente describir y sacar de tu interior todo lo que te está pasando dentro. La idea es que vivas y comprendas a la tristeza en su máxima expresión durante todo un día. Es probable que al hacerlo, descubras su propósito de ser, o quizás, simplemente te canses de ella. Pero realmente no hay otro objetivo más que dejarte sentir la tristeza y el dolor emocional sin hacer nada al respecto más que sentirla.

Mientras que escribes o mientras cierras tus ojos y meditas… puedes hacerte algunas de estas preguntas:

¿de qué me sirve la tristeza? ¿de qué me ha servido estar deprimido? ¿estoy dispuesto a dejar la depresión atrás? ¿qué se me antoja hacer con mi vida? ¿qué quiero hacer por mi mismo? ¿si sé que yo tomo las riendas de mi vida, qué me da ilusión hacer?

Y por más chiquita e “insignificante” que llegue la respuesta, quédate con ella y tómatela en serio. Muchas veces las respuestas que nos llegan nos permiten abrir puertas de regreso hacia el gusto por vivir, la satisfacción y sobre todo, el sentido y el propósito de vivir.

Necesitas creer en lo que tú mismo te digas, siempre y cuando sea realista 

La función de la tristeza y la depresión es regresarte como catapulta hacia tu propósito y sentido de vivir

el cual quizás ha cambiado en tu vida y por eso te sientes perdido, o quizás no es el que tú creías o el que te habían dicho. Pero necesitas CREER que mereces vivir ese propósito real, personal y auto generado por ti mismo y que mereces disfrutar de tu vida con satisfacción personal, tomando las riendas de ella.

Así es que tómate en serio, hazte caso, dale prioridad a lo que te estás diciendo (aquí puedas ver un post sobre cómo hacerte tu propia autoridad), y empieza a hacerlo. No tienes que ir tras el gran sentido súper trascendental, necesitas empezar a hacer algo que te de satisfacción y que te reconecte contigo y con la vida, y paso a paso, cada cosa que hagas te irá llevando a otras nuevas para irte sintiendo mejor.

Puedes revisar también el post sobre cómo encontrar la pasión y misión de tu vida.

Así es que este día lo terminas con un plan, que incluya acciones claras y sencillas que puedas hacer a partir del día siguiente, para poder empezar a reconectar con el gusto por vivir. No se trata de “me voy a forzar a salir de la depresión, tengo que hacer esto para sentirme mejor”, porque entonces así no funciona. No, se trata de que de verdad te den ganas de hacer algo, ¡lo que sea! algo que te de gusto hacer y que te motive, y ese algo, que lo puedas hacer a partir del día siguiente o al menos que empieces a hacer las cosas que te permitan llegar a ese algo.

Puede ser hacer un viaje, retomar alguna manualidad, ir a clases de algo que te interesa aprender, hablarle a alguna persona con la que te daba gusto platicar, involucrarte en alguna actividad que te llame la atención.. Te repito, no tiene que ser la gran actividad, ni el gran propósito, se trata de que encuentres algo que te llame la atención, te interese o que te gustaría retomar porque antes te encantaba hacer.

Tú puedes decidir qué hacer con tu día y con tu vida

Recuerda por favor, que no eres víctima de las circunstancias, no eres víctima de otras personas, ni de la edad que tienes, ni del tiempo que llevas con tristeza o depresión, no eres víctima tampoco de tu cerebro ni de tu genética, no eres víctima de la sociedad que padece de productivitis, no eres víctima de tu infancia ni de lo que tus padres te enseñaron.

En el momento que te das cuenta que a partir de este momento tú puedes tomar las riendas de tu día, dejas de ser víctima de los demás.

Hay muchas cosas para ayudarte con esto, por ejemplo, preguntarte ¿cómo me quiero sentir? y a partir de ahí, seleccionar las actividades que te gusta hacer. Para eso te recomiendo mucho este post donde te enseño cómo hacerlo. 

En conclusión

Necesito terminar este post pues si no ya se convierte en libro, pero, en conclusión, te invito a que consideres la verdad de que la tristeza tiene una función para ti, tiene un propósito, y que si esta tristeza ya se convirtió en depresión, entonces quizás el propósito es más grande. El punto es que en su esencia, el dolor emocional que acompaña a la tristeza tiene información que darte, información que proviene desde tu interior cuando te das el tiempo necesario para hacer esta introspección.

Etiquetas: ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Paulina Arrieta
    • 19 enero, 2017

    Hola Fabiola! Estoy pasando por mucha ansiedad y depresión y ganas de morir! No me falta nada, tengo un familia que me amo y yo a ellos, pero esta ansiedad no me deja ser feliz y siento que lo mejor seria morirme! He encontrado tu página en una búsqueda desesperada por encontrar paz y una luz que me ayude a seguir, pero no puedo!!! Ya me siento muy cansada!

      • Marinela Nicolás / equipo desansiedad
      • 22 enero, 2017

      Hola Paulina, gracias por escribirnos.

      Entiendo como te sientes, la misma ansiedad nos hace sentir que no podemos más y nos cansa tanto a nivel físico como mental. Lo primero que te recomiendo hacer es que dejes de luchar contra ella, ya que esto aún aumenta más el cansancio y la propia ansiedad. Este es el primer paso, de los 5 que propone Fabiola Cuevas, para transformar la ansiedad que es hacer un alto, dejarse sentir y aceptar. Aquí te dejo más información de cómo hacerlo:

      Primer paso para superar la ansiedad: hacer un alto
      http://www.desansiedad.com/2016/02/09/primer-paso-para-superar-la-ansiedad-hacer-un-alto/

      Aceptar la ansiedad: primer paso para superarla
      https://soundcloud.com/desansiedad/aceptar-la-ansiedad-primer-paso-para-superarla

      5 requisitos para facilitar tu proceso de sanación
      https://www.youtube.com/watch?v=sayLDMkN8vk

      También te recomiendo mucho que te leas la guía gratuita “Lo primero que necesitas saber de la ansiedad”, donde encuentras respuesta a la mayoría de tus preguntas y qué pasos seguir para recuperarte de la ansiedad. La puedes descargar en el siguiente enlace:

      “Lo primero que necesitas saber de la ansiedad.”
      http://www.desansiedad.com/producto/lo-primero-que-necesitas-saber-de-la-ansiedad/

      Y si quieres hacer un trabajo más profundo y organizado, en la guía de “Dale alas a la ansiedad” encuentras los 5 pasos del método desansiedad orientándote con ejercicios y herramientas para poder transformar la ansiedad en libertad:

      “Guía: Dale alas a la ansiedad”
      http://www.desansiedad.com/producto/guia-dale-alas-la-ansiedad/

      Espero te sirva de ayuda.
      Un saludo

    • Jesús del Toro
    • 14 diciembre, 2016

    Hola Fabiola, estoy encantando con tu página web, me ha ayudado demasiado, más tus audios
    Tengo 19 años y tengo ansiedad desde hace 3 meses, he sabido manejarlo gracias a tus audios, pero hay en veces que no puedo controlar de todo por más que quiera controlarme y encontrar mi equilibrio
    Hace pocos días me puse a pensar mucho y entré en una tipo depresión, si se podría decir, y despues de eso me empezó a dar mareos, debilidad, dolor de cabeza y una sensacion rara por la boca del estomago o diafragma, sin dudarlo hoy fui a consultar
    El doctor me atendió y todo, y le expliqué lo que me pasaba y me dijo que era por la misma ansiedad, y me empezó a decir muchas maneras el como se provocaba
    Entonces le dije que para eso comenzaría terapias y para esto me dijo que las terapias no me iban a servir de nada, solo las terapias funcionaban en los niños, que era perdida de tiempo
    Y que el me iba a recetar un medicamento para poder estabilizarme emocionalmente
    Cuando mencionó eso te juro que pensé rápidamente en miedo a medicarme contra la ansiedad
    Me da mucho miedo tener abstinencia con medicamentos
    Por cierto el medicamento se llama Lamotrigina
    Y no se que hacer, tengo mucha angustia, necesito de tu ayuda
    Espero que puedas leer mi mensaje

      • Marinela/Equipo Desansiedad
      • 15 diciembre, 2016

      Hola Jesús, gracias por escribir a desansiedad.

      Sí lo que nos está generando la ansiedad son patrones aprendidos igualmente podemos desaprenderlos. Incluso sin hacer nada concreto, seguimos evolucionando, no es que lleguemos a cierta edad y ya nos quedamos así para siempre, las mismas experiencias de la vida nos pueden llevar a cambios internos y estamos en constante transformación. Y realmente podemos intervenir de forma consciente en este proceso y decidir que cambios queremos realizar. Esto se puede hacer tanto a través de una terapia con un profesional como realizando un trabajo personal. En cualquier caso es un proceso que lleva su tiempo pero que realmente merece la pena realizar. Te comparto este artículo de Fabiola Cuevas relacionado con este tema:

      La cura del trastorno de ansiedad generalizada
      http://www.desansiedad.com/2013/06/26/trastorno-de-ansiedad-generalizada-que-es-y-cual-es-la-cura-cuernavaca-mexico/

      Y aquí encuentras información sobre la medicación:

      ¿Necesitas tomar medicamentos para la ansiedad?
      http://www.desansiedad.com/2015/05/25/necesitas-tomar-medicamentos-para-la-ansiedad/
      El poder de los medicamentos sobre la ansiedad
      http://www.desansiedad.com/2013/01/30/el-poder-de-los-medicamentos-sobre-la-ansiedad/

      Jesús, para transformar la ansiedad un punto fundamental es comprender qué es y cómo funciona. Para ello te recomiendo mucho la guía gratuita sobre lo primero que necesitas saber de la ansiedad en la que encuentras respuestas a las preguntas frecuentes y qué pasos seguir para superarla.
      La puedes descargar en el siguiente enlace:

      “Lo primero que necesitas saber de la ansiedad.”
      http://www.desansiedad.com/lo-primero-que-necesitas-saber-de-la-ansiedad

      Espero te sirva de ayuda.
      Un saludo

Los comentarios están cerrados.
4 comparte