Ansiedad generalizada Fobia Social

Cómo liberarse del juicio o el qué dirán de los demás

Escrito por Fabiola Cuevas

Un tema muy común en quienes presentan altos niveles de ansiedad, es una alta preocupación por las opiniones que tienen los demás sobre nosotros mismos.

El preocuparte por lo que piensan los demás de ti, genera ansiedad.  Pero no te culpes, así lo has aprendido a hacer, lo has hecho para sobrevivir en un mundo de humanos. El reto ahora es encontrar una manera de relacionarte con los demás en la que seas libre de sus opiniones y puedas hacer y dictar tu vida haciendo lo que es mejor para ti.

Existe un fenómeno interesante en la mente del ser humano, y esto es sentirte en la mirada de los demás como si hubiera un foco alumbrándote sólo a ti, y esto junto con la manera distorsionada de pensar en la que tu estás seguro de lo que están pensando los demás de ti, es que empiezan los problemas.


¿Por qué nos importa el juicio, comentarios u opiniones de los demás?

  • Porque una necesidad básica como seres humanos que nacimos rodeados de más seres humanos, es sentirnos aceptados y amados por otros para sentirnos seguros.

  • Porque de chicos aprendimos que una manera fácil de evitar el conflicto o de ganarnos el cariño de los demás es a través de no dar lata, de complacerlos, de ser bien vistos, y por eso cada vez que no somos bien vistos nos sentimos en peligro, en un riesgo, pues dejaran de querernos.

  • Porque generamos creencias en nuestra mente relacionadas con “deberías” y “tengo que”, por ejemplo: Debo de ser linda y prudente para caerle bien a los demás, debo de cumplir con lo que me dicen para no generar problemas, debo de ser perfecta o perfecto para gustarle a los demás.

  • Porque estamos acostumbrados a mostrarnos a los demás con diferentes máscaras, según las personas y la ocasión claro está.

  • Porque cuando de niños hacíamos algo espontáneo, despreocupado y divertido como por ejemplo enseñar los calzones, los adultos nos decían “si enseñas los calzones te van a ver feo”, “si cantas en la mesa te van a voltear a ver los demás”, “si no entregas tu tarea no le vas a caer bien a la maestra y te va a reprobar”, “los demás compañeros no hacen eso ¿o si? y con esto aprendimos a compararnos con los demás y llegar a la conclusión que nos tenemos que parecer para ser aceptados.

  • En conclusión, le pusimos requisitos a poder recibir la aceptación y el cariño de los demás.  O sea, que tengo que ser de cierta forma, actuar de cierta manera para ser bien visto, y por ende, recibir su aceptación y su cariño.

Para papás 

Pongan especial atención a todos los comentarios que le hacen a sus hijos referentes a compararse con los demás o a ser igual que todos, o a que dejaran de quererlos o aceptarlos si hacen tal o cual cosa. Por favor, simplemente dejen de hacerlo y cuestiónense qué tanto es que a ustedes el comportamiento de sus hijos les incomoda por miedo al juicio de los demás.

¿Cómo me libero de sentirme mal por el juicio de los demás?

  • Revisa las creencias que tienes al rededor de “debo ser”, “tengo que comportarme…”, “he de mostrarme”.  Y cuestiona si realmente tienes que hacer y ser todo eso que te has autoimpuesto para ser feliz y recibir el cariño de los demás.

  • Comprueba cuando estés seguro de lo que están pensando los demás de ti, y pregúntales, investiga, antes de llegar a esa conclusión.

  • Cuando sientas que estás en un lugar con mucha gente, y que las miradas están sobre ti como si tuvieras un foco, observa con objetividad lo que los demás están haciendo y baja la intensidad de esa creencia o sensación.

  • Haz conciencia de que más vale que te quieran por quien realmente eres, a que quieran una máscara o un personaje ficticio que se comporta como los demás quieren que seas.

  • Date cuenta de lo cansado que es estarte comportando como los demás quieren, pues en cada ocasión o con cada persona tienes que andar cambiando el disfraz, eso por sí mismo es demasiado estresante, mucha energía gastada en querer complacer a otros.

  • Recuerda que los juicios que hagan los demás de ti es tan sólo un reflejo de los juicios que tienen sobre ellos mismos, de lo que ellos mismos no se permiten, de lo que rechazan en ellos.

  • Empieza tú por dejar de enjuiciar o criticar a los demás, se congruente, si tu no quieres recibir críticas o juicios, no los hagas.

  • Date a ti mismo la aceptación que buscas de los demás, aprobando tus gustos, acciones, movimientos, gestos y palabras porque son tuyos y porque así lo eliges tú.

  • Cuestiona si realmente los demás te dejarían de querer si eres auténtico y te muestras tal y como eres, si abres esa caja de pandora que de repente escondes.

  • Evalúa y registra cada vez que te sientas juzgado por esa persona que más te duele su juicio, y cuestiona si eso de lo que te sientes enjuiciado tú también te juzgas a ti mismo.  Si tu no tienes problema con algo que te dicen los demás…entonces, ¿qué importa?

  • Balancea la probabilidad de que estés filtrando las veces que sí te aceptan y que sí te reconocen por quien eres, y empieza a poner atención a esos momentos, si no los ves, presta más atención y regístralos a lado de las veces que te sientes juzgado.  (esto es para encontrar la realidad, puede ser que te sientas juzgado cuando realmente no es tanto).

  • Atrévete a ser diferente y ser auténtico, libérate de las máscaras y deja de culpar o juzgar a tus padres si ellos desde su ignorancia sembraron esas creencias en ti. Revisa el post que se relaciona con éste tema: Ser auténtico y libre de ansiedad

Decreto

Soy Libre de ser como soy y me muestro a los demás con confianza y seguridad.

Conclusión:

Recuerda que las relaciones más valiosas son las que se basan en una honestidad y transparencia tal, que la vulnerabilidad te deja de manifiesto el amor auténtico y real que nace de esa relación.  Si quieres tener relaciones donde te sientes a salvo porque nada más muestras poco, serán relaciones superficiales y conflictivas.  Ábrete y atrévete a resonar con gente que también esté abierta, y verás que más vale calidad que cantidad.

Posts relacionados:

Supera la pena y el miedo a la vergüenza

5 preguntas para identificar la raíz de tu ansiedad

Cómo dejar de tensionarte por la manera de ser de los demás

Comentarios