Paso 3

¿Cómo hacer de tu mente tu aliada?

¿Cómo hacer de tu mente tu aliada?
Escrito por Fabiola Cuevas

Me parece fundamental para tu recuperación de la ansiedad, que sepas que tu mente guarda un secreto. El secreto de tu mente es que aunque tu no lo sepas, se la vive todo el día organizando la información que recibe del exterior y del interior, para comprobar que tus creencias y pensamientos son verdad, aunque estas creencias  te hagan infeliz. O sea, tu puedes tener una creencia que no te hace feliz y que no es verdad, pero aún así crees en ella, simplemente porque no la has cuestionado antes.

Tu mente está a tu servicio

Tu mente está a tu servicio, no al revés,  ella es una herramienta que tenemos y que necesitamos aprender a manejar y guiar.  La mente es increíble, realmente los científicos todavía no terminan de comprenderla. Y la mente es tan increíble, que realiza millones de estrategias al día con toda la información que recibe, para darle orden y sentido al mundo en el que vives.  Ella trabaja para ti, pero si tu no sabes cómo guiarla, hará lo mejor que pueda, y en algunas ocasiones se puede equivocar.

Lo que tu crees del mundo, tu mente lo creará y lo confirmará

Así es, si tu en tu interior albergas la creencia de que “el mundo es un lugar peligroso”, tu mente seguirá tus órdenes y buscará toda la información que compruebe que el mundo es peligroso. De la misma manera que si creyeras que “el mundo no es peligroso”.  Si tu crees que en tu ciudad no encontrarás pareja, entonces tu mente hará todo lo posible que eso es verdad.  Independientemente de que haya o no haya opciones de pareja en tu ciudad.

Para lograr comprobar tus creencias, la mente se hace de dos estrategias fundamentales que te quiero platicar en este post:

  • sesgos de información
  • profecías autorealizadas

Pero antes de pasar a eso, te platico un poco mas sobre la mente.

Tu mente es como un archivero

Dentro de tu cabeza, tienes un archivero con cajones, y dentro de cada cajón se guardan folders llenos de información.

Cada folder corresponde a una creencia que has venido albergando desde muy chico.  Y los cajones quizás están acomodados por secciones como “creencias sobre la familia”, “creencias sobre mi mismo”, “creencias sobre los demás”, “creencias sobre el mundo”, “creencias sobre mi cuerpo”, “creencias sobre el dinero”, “creencias sobre la muerte”, etcétera.

Lo interesante, es que esas creencias las has ido formando desde niño a través de tu experiencia, de lo que te han dicho los demás, de lo que ves en la vida de otros, en tu cultura y en la televisión. Y rara vez, te has cuestionado si esas creencias te hacen feliz, o tan si quiera, si son verdad.

Entonces, tu mente, que es el organizador de tu archivero, se va a dedicar a que toda la información que entra a través de tus sentidos, sea almacenada en los cajones y folders que corresponden.

Por ejemplo: si ves una noticia de que un niño sufrió una injusticia, esa información será captada por tu cerebro para aumentar el tamaño de tu folder “el mundo es peligroso”, dentro del cajón “creencias sobre el mundo”.

Pero si vieras una noticia de cómo salvaron al mundo, tu cerebro, al no tener el folder “el mundo es bonito y amable”, simplemente desechará esa información y no le dará mucha importancia.

Si llega información sin folder, es desechada

En tu cerebro existe la indicación de que necesita ahorrar energía para sobrevivir y simplificar todos los procesos cognitivos lo más posible.

Entonces, si entra una información nueva, algo que no corresponde a tu creencia almacenada, algo que no tiene folder o que vaya en contra de lo que hay dentro de él, lo más probable es que lo deseche, que lo sesgue, y no le preste atención.

Es por eso que cuesta tanto trabajo cambiar nuestras creencias, pues requiere de esfuerzo, energía y repetición constante para que se cree un nuevo folder, más energía para que se elimine un folder del archivero, y todavía más para que se vea remplazado.

Y es por eso, que si desde niña o niño tienes la creencia de que no tienes buena suerte en la vida, no te acuerdas de las veces que sí has tenido buena suerte.

Tu mente selecciona la información que le conviene

Te platico ahora sí sobre los sesgos de información.

Los 3 sesgos principales que usa tu mente son:

  • de atención
  • percepción y
  • memoria

 

Sesgos de atención:

Tu mente dirige constantemente tu atención hacia lo que le conviene prestar atención, es por eso que si tu amaneces con el pensamiento “hoy es un día triste”, al salir de tu casa, tan sólo le pondrás atención a las personas tristes que confirman tu pensamiento, actuarás más triste, y confirmarás, “sí, en efecto hoy fue un día triste”.

Sesgos de percepción:

Con los sesgos de percepción sucede parecido pero con los demás sentidos, donde si tuvieras el pensamiento o creencia “siempre me siento mal en las tardes”, realmente no te darás cuenta que estás sintiendo algo bonito en la tarde, solamente magnificarás las sensaciones desagradables que estás sintiendo en ese momento.

Sesgos de memoria:

Y finalmente, los sesgos de memoria, son los que no te permiten recordar las situaciones que desmientan una creencia negativa que tengas sobre ti mismo, el mundo o los demás.  Es por eso que si siempre has creído que tienes mala suerte con los hombres, simplemente no te acordarás de ese par de veces que muchos hombres te volteaban a ver.

Todo esto tu mente no lo hace por mala onda, lo hace porque sigue las instrucciones de tus creencias y pensamientos, es por eso que si modificas tus creencias, modificarás tu realidad en la que vives.

Lo que tu mente quiere es tener la razón

Ahora te quiero platicar de la estrategia de profecía autorealizada que tu mente usa para tener la razón.

Tu profetizas que algo va a suceder en el futuro, por ejemplo, que si sales a la calle te sentirás mal.  Y haciendo uso de tus sesgos y tus acciones, vas a demostrar que ese pensamiento es verdad. Simplemente, para sentirte seguro de que tu pensamiento fue verdad. Es un tema de ego si así lo queremos ver.

Entonces, si tu piensas que te irá mal en la entrevista de trabajo, cuando llegues, solamente te vas a fijar en que el otro candidato se ve mejor que tu, que la otra chava está guapa y que cómo es posible que usaste tus zapatos viejos. Durante la entrevista, te comportarás nervioso, queriendo compensar tus inseguridades generadas por tu pensamiento, y entonces, al final, no te darán el trabajo, y confirmarás “a mi siempre me va mal en las entrevistas de trabajo”, es probable que todo esto lo haces porque en el fondo no quieres trabajar en una oficina 😉

Pero el punto aquí, es que tu mente se las ingenia para que suceda en la realidad eso que estás pensando en tu interior, es por eso que realmente nosotros nos generamos nuestra propia realidad.

¿Y por qué te juega así tu mente?

Para ayudarte a sentirte seguro.  Ahora sí que como dice el dicho “más vale malo por conocido que bueno por conocer”. Tu te sientes seguro de comprobar que la realidad corresponde a tus creencias, aunque esas creencias no sean positivas para ti, pero lo que importa, es que conoces el mundo y lo puedes predecir.

Es por eso que si quieres aventurarte a mejorar tu realidad, tendrás que enfrentarte a salir de tu confort y de repente sentirte inseguro de no tener siempre la razón.

Entonces, ¿cómo hacer de tu mente tu aliada?

Transforma estas dos piruetas en poderosas acciones a tu favor:

1.  En lugar de sesgar la información, abre tu atención plena a todo lo que sucede dentro de ti y a tu alrededor.

2.  En lugar de andar profetizando y autorealizando tus pensamientos, ábrete a descubrir el mundo, a los demás y a ti mismo de una nueva manera, desde nuevos enfoques.

En otras palabras, toma las riendas de tu mente.

¿Suena fácil verdad? bueno, no tendría que ser difícil, pero si requerirás de mucho esfuerzo y valentía para abrir tu atención, ampliar tus sentidos, estar dispuesto a comprobar que esas creencias o pensamientos quizás no son verdad, esforzarte en romper paradigmas de ideas que no te ayudan a ser feliz.

Sí se requiere de un esfuerzo, pero realmente, cuando entiendas cómo funciona tu mente, se convierte en algo fácil, pues ya sabes lo que necesitas hacer.

 

Haz pequeños ejercicios como:

  • descubre un objeto nuevo en el lugar al que siempre vas
  • recuerda ejemplos de situaciones que demuestren lo contrario a tu creencia
  • observa como si fuera la primera vez que ves a tu jefe o tu pareja y descubre algo nuevo de esa persona que desmiente tu juicio de “siempre esta enojado, nunca puede con lo que le pido, etcétera”
  • anota todas las creencias que tienes sobre ti, el mundo y los demás, y pregúntate si esa creencia te hace feliz o no, si quieres seguir creyendo en ella o no
  • encuentra las pruebas de la realidad que demuestran que lo que piensas es verdad o si es mentira

En general, es un tema de apertura, necesitas abrirte al cambio y a la evolución, abrir tu mente a descubrir nuevas informaciones, y darte cuenta cuándo estás generándote las profecías autorealizadas, preguntándote, ¿de qué me serviría comprobar que eso es verdad?

En conclusión

La mente es increíble y es la mejor aliada con la que contamos para crear nuestra realidad, así es que es cuestión de que la conozcas, de que dejes de luchar contra ella, y que la vuelvas tu aliada.

Comentarios