¿Cómo dejar de postergar?

dejar de postergar

El postergar es algo que hacemos la mayoría de las personas. Es algo que no le damos mucha importancia, pero genera demasiada ansiedad en tu vida. Para dejar de postergar, primero hay que saber por qué lo hacemos.

 

¿Por qué postergamos?

  • Porque tienes demasiadas cosas por hacer, te sientes saturado, y te abrumas de tal manera que ya no te dan ganas de hacer nada.
  • Porque percibes que eso que tienes que hacer, será desagradable, que no lo disfrutas, que es algo que “tienes que hacer”, pero que realmente prefieres hacerlo en otro momento. (y el otro momento no llega…)
  • Porque crees que tu mente es un usb, y que almacenará perfectamente cada cosa que te acuerdas que tienes que hacer, cuando la realidad es que probablemente se te olvidará, hasta que llegue de nuevo ese “tengo que…” y vuelvas a pensar… “ah si, al rato”.  (y al rato… no llega…)
  • Porque vas a prisa, sientes que tienes que llegar a algún lado todo el tiempo, terminar rápido lo que estás haciendo, y no puedes “perder” tiempo haciendo eso que llega a tu mente que has de hacer.
  • Crees que tienes cosas más importantes que hacer.
  • Porque evitas afrontar los sentimientos o la incomodidad que hacer “eso” te pueda generar.
  • Porque no has tenido la fuerza o valentía para decirle a los demás “no”, cuando te piden algo que no tienes tiempo o que no quieres hacer.  La salida a esto es aprender a pedir lo que necesitas y negociar para que puedan llegar a un acuerdo.
  • Porque se te ha olvidado hacer una lista y priorizar todo lo que quieres hacer, mínimo hacer esto cada semana.
  • Porque eso que “tienes” que hacer…realmente no lo quieres hacer. 

 

¿Cómo dejar de hacerlo?

Fácil, sigue las siguientes recomendaciones:

1.- Responde el siguiente diagrama utilizando un ejemplo de algo que traigas postergando.

 

 

Ejemplo: Tengo que echar ropa a lavar

¿Quiero hacerlo? No…

¿Por qué? Porque me da flojera…

¿Para qué si quisiera hacerlo? Para tener ropa limpia y salir tranquila de casa

¿Puedo hacerlo ahorita en menos de 5 minutos? No

(Lo anoto en mi agenda cuándo si puedo)

La intención de éste cuestionamiento es que lo hagas inmediatamente cuando llega el pensamiento a tu mente y encuentres la intención y el sentido de hacerlo, o el miedo que te está impidiendo hacerlo.

Las respuestas que no serían válidas serían todas aquellas como… “porque me da miedo”, “porque me da flojera”, “porque no se lo que va a pasar…”.

Las válidas serían “porque no es importante para mí”, “porque no me toca hacerlo”.

Empieza a hacerlo, y verás los cambios.

 

Si el postergar es algo que te genera ansiedad, sientes que no te alcanza el tiempo y que andas a prisa todo el tiempo, y que no te estás dedicando a lo que quieres en realidad…

te recomiendo tomar el taller de “Manejo del tiempo”, escríbeme y organizamos el grupo para que lo puedas recibir en cuernavaca o sus alrededores.

2.- Encuentra el sentido a aquello que “tienes” que hacer

Cuando no le encontramos el sentido o la intención de aquello que tenemos que hacer, lo vemos precisamente como algo que “tenemos que” y se convierte en un pesar, en un sacrificio, en algo que no queda de otra, inmediatamente eso nos genera estrés y ansiedad, y mi propuesta es que no hagas nada que tengas que hacer, haz solamente aquello que quieres y que elijes hacer y ser.

Pero ¿cómo saber si realmente quiero hacer eso que tengo que hacer?

Haz la técnica de flecha ascendiente, para que encuentres el valor real detrás de cada acción que realices, y de ésta manera, cobrará un sentido mayor, y no te generará pesar hacerlo.

Instrucciones: ve respondiendo a cada pregunta “y para qué quiero X (tu respuesta)” hasta que llegues a una respuesta que te hace más sentido y te da más valor. 

Ejemplo: Tengo que echar ropa a lavar

¿Para qué quiero echar a lavar la ropa?

Para tener ropa limpia

¿Y para qué quiero tener ropa limpia?

Para que en la mañana me pueda poner lo que quiera

¿y para qué quiero ponerme lo que quiera en la mañana?

Para sentirme a gusto conmigo misma a lo largo del día

¿Y para qué quiero sentirme a gusto conmigo?

Para estar tranquila y relajada

¿Y para qué quiero estar tranquila y relajada?

Para tener salud y ser feliz =)

3.- Cambia el “tengo que…” por el “quiero…” o “elijo…”

Cáchate cada vez que tu mente piense en términos de “tengo que”, e inmediatamente haz la técnica de flecha descendiente para que puedas llegar a la conclusión que en realidad sí quieres y elijes hacerlo, y entonces, cambias la manera en la que te hablas a tí mismo diciéndote “quiero…” o “elijo…”.  Esto es conocido en las técnicas de neurolingüística, donde se ha demostrado que lo que te dices a ti mismo determina el nivel de estrés y ansiedad que te generas.

4.- Atrévete a usar una agenda

Es más importante de lo que crees, el tener una agenda te permitirá sentirte tranquilo porque sabes que TODO lo que quieres hacer, está anotado en su lugar exacto, en el momento en el que lo harás, no tienes que andar jugando al malabarista, la agenda te guía.  Deposita en ella esa responsabilidad, y tú solamente encárgate de revisarla constantemente.

5.- Utiliza el tiempo haciendo lo que te da valor

Esto es, que hay muchas actividades que no te has dado cuenta, pero que te quitan mucho tiempo, que realmente no les quisieras dedicar.  Hay actividades que en menos de que te das cuenta ya llevas una hora haciéndolo, y realmente no es tan importante para tí.  Por eso haz un registro de todo aquello a lo que le dedicas tiempo, y analiza si la cantidad de tiempo que le dedicas corresponde a la importancia que le das.  Elimina de tu tiempo aquellas actividades que no te son significativas, para que puedas encontrar el tiempo a aquello que sí lo es.

Etiquetas: , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

  1. Responder

    Muchas gracias por la información.

    Comparto contigo y con vosotros parte de mi historia personal y a lo que me dedico actualmente.
    Yo durante muchos años he sufrido este mal y caro hábito de posponer las cosas una y otra vez y todo comenzó en mis años de estudiante. Por entonces no sabía ni le ponía un término a lo que me estaba sucediendo, ahora ya se le conoce y le han denominado procrastinación. Así que puedo deciros que durante muchos años dedique mi vida a la procrastinación.
    Sinceramente no me sentía motivada ni ilusionada cuando estudiaba. Lo hacía porque yo creía que era lo que tenía que hacer, mi obligación. Para mí era lo que tenía que hacer en ese momento.

    Estudié Pedagogía y a pesar de lograr terminar la carrera, yo seguía sintiéndome mal por casi todo. Mi problema era que no había aún descubierto con claridad cuál era mi pasión, mi vocación, a lo que yo realmente quería dedicarme profesionalmente donde yo pudiera sentirme realizada, plena y bien conmigo misma con lo que hacía. Esto me hacía sentir un malestar interior generalizado.
    Pero decidí tomar una nueva dirección en mi vida cuando llegó el día en el que ocurrieron una serie de situaciones inesperadas y difíciles en mi vida laboral que yo no pude controlar en ese momento, y me pregunté: ¿Y ahora qué? Fue desde ese instante cuando tomé la firme decisión de volver a empezar, pero esta vez sí iba a ser diferente.
    Y fue a partir de ahí cómo me reinventé de nuevo, mis hábitos cambiaron por completo, y como consecuencia puedo decirte que se produjo en mí lo más importante de todo: mi transformación interna personal independientemente de las circunstancias y situaciones externas que me rodeaban y que vivía en esos momentos.

    Ahora me doy cuenta de que todo tuvo que suceder y no fue casualidad, para yo encontrarme ahora haciendo lo que más amo. Por fin hice realidad mi sueño, que por muchos años siempre había estado en mi mente, y era tener mi propio negocio por mí misma, pero que por circunstancias había dejado a un lado pero siempre estuvo ahí.
    Y ahora estoy dedicada y totalmente entregada y comprometida a ayudar a personas que sufren este enemigo hábito improductivo de la postergación como forma de vida y que al igual que yo en su día, te encuentras batallando con esta lucha interna de posponer, para que por fin puedas también romper esa lucha para siempre y puedas vivir la libertad basada en el estilo de vida que tú elijas crear y disfrutar y que tanto te mereces.

    Es por esa razón que he creado un programa que verdaderamente ayuda a destruir por fin y para siempre este enemigo hábito y se llama: “Destruye La Postergación AHORA…!.

    Os invito a visitar mi blog y podréis descargaros gratis mi audio donde explico cuál es el enfoque válido que me ha ayudado a mí y desde mi experiencia tanto personal como profesional y que os ayudará a destruirlo de una vez por todas además de mis artículos y boletín semanal que entrego que os dará información muy valiosa acerca de cómo desaprender este caro hábito y crear en su lugar los hábitos positivos y ganadores que te ayuden a lograr tu éxito en todas las áreas de tu vida.

    Mi blog es: http://www.NoeliaDuran.com

    Os deseo a todos todo lo mejor.
    Muchas gracias por vuestro tiempo y atención.

    Un saludo cariñoso a todos!.
    Noelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 comparte