Ansiedad generalizada Comida

¿Cómo mejorar tu relación con la comida?

cómo mejorar tu relación con la comida
Escrito por Fabiola Cuevas

En primer lugar, date cuenta que tu comportamiento hacia la comida es algo que depende de ti, y que la comida no es tu enemigo, si no que ella te ayuda a ser consciente de cómo estás contigo mismo. En este Post te cuento cómo mejorar tu relación con la comida.

La comida es un termómetro que te indica tu nivel de autocuidado, y recuerda que mientras más vaya bajando ese nivel, más propenso estás de caer en los avisos de la ansiedad (la ansiedad te avisa que ya te descuidaste demasiado).

 

Entonces… ¿cómo mejorar tu relación con la comida?

 

  • Deja de verla como tu enemiga que de repente la amas y luego la odias, a veces no quieres saber nada de ella, y luego te le avalanchas como si fuera la última coca cola del desierto.  Para eso, te recomiendo que cuando te encuentres en alguno de estos dos estados, te digas a ti mismo “la comida es alimento para mi cuerpo y yo decido cómo relacionarme con ella”.

 

  • Ten comida que tú eliges en el refrigerador, si puedes, ve personalmente al súper (sin hambre), para que elijas lo que sabes que te hará bien, y procura que siempre tengas opciones diferentes. (no se trata de no darte antojos, si no que tus antojos sean de alimentos que eliges previamente).

 

  • Organiza tu horario para que puedas prepararte por lo menos 5 comidas diarias, y que aunque salgas a la oficina o a la calle, siempre traigas contigo algún snack rico y sano como cacahuates, amaranto, un sándwich integral, y así no tengas que pararte a comprar papitas en la tiendita.

 

  • Analiza desde cuándo aprendiste a canalizar tu ansiedad o tus emociones a través de la comida, y date cuenta que fue algo que necesitaste hacer en su momento para adaptarte, pero no necesariamente tienes que seguir haciéndolo, el asunto es que lo traes aprendido por la repetición, y por eso hay que empezar a forzarte a repetir nuevos hábitos en un principio, hasta que el comer en paz se vuelva tu nuevo estilo de vida.

 

  • Si te encuentras obsesionado por la comida, hazle un alto a esos pensamientos, literalmente les dices “alto”, y regresa tu atención al momento presente a través de tu respiración, y continúa con la actividad que estabas haciendo.

 

  • Identifica si tu comes por la vista, el olfato, el estómago o las emociones, hay 7 diferentes tipos de hambre (7 tipos de hambre), por los cuales nos movemos, y el que es realmente válido es el del estómago, entonces identifica si alguno de estos te está motivando y así podrás decidir si hacerle caso o no.

 

  • Libérate de la culpa, no tiene nada de malo que de vez en cuando te comas una rebanada de pastel, eso no te engorda ni te hace daño, lo que te hace daño es comértelo con culpa, pensando que se va a ir directamente a tus caderas, y después por la misma culpa al día siguiente te comas las garnachas de la esquina, te de más culpa, y acabes deprimido.  Mientras lleves un ritmo de comida saludable, puedes darte gustos.

 

  • No porque “caigas”, significa que te tienes que quedar ahí tirado.  O sea, no porque todo un día comas mal, significa que tus esfuerzos ya no valieron, y que vas a seguir comiendo mal.

 

  • Date cuenta qué pasa a tu al rededor cuando comes sin control y comida de baja densidad o mala calidad, por ejemplo, puede que te suceda cuando estás aburrido, cuando vas a casa de alguien que tiene la despensa llena de cosas tentadoras, cuando estás de viaje y te quieres liberar, cuando estás con ciertas personas que te ponen nervioso o te fomentan comer así, etc.  Una vez que te des cuenta, antes de empezar a comer sin consciencia, haz un alto y decide cómo quieres comportarte.

 

  • Aprende a saborear los alimentos, evita comer frente a la televisión o mientras lees, dale la atención que necesita la comida (esto lo practicamos en la meditación con atención plena), y de esta forma, te darás cuenta cuando ya estás saciado, y disfrutarás mucho más del acto de comer.   Practica comer una vez a la semana en silencio, con toda tu atención en tu cuerpo y en lo que estás comiendo.  (meditación con atención plena – mindfulness)

Comentarios