ayuda a México sismo
Ansiedad generalizada Paso 5

Mi camino personal hacia la libertad

Mi camino personal hacia la libertad
Escrito por Fabiola Cuevas
   

Estaba leyendo mi “diario de la recuperación”, donde escribía bastante sobre mi proceso de la ansiedad, y realmente, mucho de ahí es de donde fui descubriendo los 5 pasos que ahora comparto.

Puedo ver claramente en mis escritos cómo fui pasando a la etapa de la libertad, y quisiera compartírtelos, (quién iba a pensar que lo que no compartía ni con mi mejor amiga ahora comparto con el mundo jeje) y lo hago porque no quisiera que creyeras que en este quinto paso vives la libertad como arte de magia, es algo que se va intercalando con la superación de los miedos, el cambiar tu manera de pensar y la recuperación de la confianza en ti.

A través de mi siguiente relato, puedes ver algunos puntos importantes que nos permiten alcanzar la verdadera libertad. Por ejemplo, que llega un momento en el que necesitas tomar decisiones sobre ti mismo, sabiendo que tú eres capaz de hacerte cargo de lo que pasa dentro, que has de perderle el miedo a fracasar por tomar esas decisiones sabiendo que nada es permanente, que te irás descubriendo a partir de la experiencia.

Aceptar quién eres y conocerte a través de lo que eliges y permitirte fluir en la expresión de tu ser sin estar pensando tanto en lo que puedan pensar o sentir los demás a partir de tus decisiones. La libertad llega cuando te enfocas en el presente, cuando conectas con lo que anhelas en cada momento y con responsabilidad y toma de decisión te lo permites experimentar en ese momento.

También podrás observar que debajo de la ansiedad yo ya traía bastante depresión, la cual fue la que en realidad aprendí a sanar, tomando responsabilidad de ella, después de aceptar la ansiedad.

En general, lo que me ayudó a conectar con la libertad en mi interior fue lo siguiente:

  • estar dispuesta a modificar las partes de mi personalidad que me estaban limitando (melancolía, negativismo, flojera)
  • preferir ser feliz que seguir buscando explicaciones a mi infelicidad
  • dejar de pensar en cómo los demás reaccionarían a lo que quería hacer, y empezar a hacerlo
  • pasar a la acción, haciendo lo que sabía que era mejor para mí aunque no tuviera muchas ganas de hacerlo
  • tomar decisiones aunque no estuviera segura de ellas, con la confianza de que siempre podría “echarme para atrás” y tomar otra decisión en caso de ver que no me funcionaba, pero que tenía que probar
  • estaba segura que no había forma de fracasar, pues había pasado por tal crisis, que ya no había nada peor que pudiera pasar, no había riesgo, habían todas las de ganar
  • me alejé momentáneamente de las personas que me generaban dependencia emocional y enojos
  • dejé de querer controlar la vida de los demás, de esperar algo a cambio como ser comprendida, salvada o que me pidieran disculpas
  • recuperé la ilusión por las cosas que me llamaba la atención hacer, y aunque no fuera de “gran trascendencia”, las hacía
  • me enfoqué en los sueños inmediatos, en el sentido del presente, en el disfrute del momento y dejé de querer entender y predecir el resto de mi vida
  • dejé de verme limitada por “tengo que trabajar” y me di cuenta que podía elegir dónde trabajar, y estando dentro de ahí, transformar las circunstancias para convertirlo en mi lugar ideal, más adelante, entendí que yo podía generar mi propio trabajo y encontrar gente que resonaran conmigo
  • me aventé, aunque no supiera exactamente qué podría pasar, di un salto de fe ciega al mundo real fuera de lo conocido y controlado de mi pasado

Y ahora te comparto algunos escritos de mi diario en esa época, espero te ayuden, en febrero del 2009 escribí prácticamente diario, realmente para mí, escribir, terapia, leer y el contacto con la naturaleza fueron clave para mi recuperación de la libertad.

 

Enero 2009: insegura, incierta, dudosa 

Bueno pues quiero escribir porque traigo cosas adentro, muchas emociones…un tanto de confusión, un mucho de tristeza, ahogo, taquicardia…ideas…

Creo que me he desligado de ese poder interno, sensitivo, en el que algo me latía y lo hacía y luego me daba cuenta que estaba en lo correcto, que los deseos y sueños y presentimientos se cumplen…y últimamente no siento ese poder, esa certeza, a ratos sí me llegan como insantes de paz y claridad, pero la verdad es que se van muy rápido y la mayoría del tiempo estoy como ahorita, dudando de mí misma, con miedo a estar sola, pero con ganas de alejarme de las personas, siento miedo de perderme, perder la razón, de no saber qué hacer…de que ésto dure mucho tiempo, y en la mañana pensando eso, del miedo a que nunca pueda cambiar mi realidad y ser feliz, pensé que no se si el tiempo con su paso me haga más fuerte, o me haga encontrar la manera de hacer lo que quiero, de saber qué quiero.

Eso es lo que me tiene así, que si tan sólo estuviera segura de algo…si algo me motivara más allá de mis limitaciones…todo sería más fácil. Pero no sé ni qué quiero lograr, no sé en qué trabajo sería feliz y realizada, no se dónde quiero vivir, quisiera, como otras veces, escapar, no regresar al trabajo, desaparecer, ni si quiera me motiva meter psicología en los colegios, me da resistencia, no quiero seguir conociendo casos de violencia, depresión, no quiero seguir dándome cuenta de cosas de la realidad que no me gustan, no quiero ver niños sufrir, y yo sentirme comprometida o llamada a ayudar, y es que siento que psicología e confunde más, me ha confundido…y tal vez es mejor dejar que las cosas sigan su curso, ayudando en otra cosa, o haciendo otra cosa, no sé…

El punto es que no me siento segura de nada, y como que no se cómo solucionar ésta situación. Me choca sentirme que no quiero regresar a trabajar, que no quiero regresar a la ciudad de México pero tampoco me quiero quedar aquí con mis papás.

La verdad es que estoy harta de seguir quejándome de todo esto, lo mismo de toda mi vida. Pero principalmente lo que me tiene mal es que no agarro las riendas de mi vida, pero principalmente porque no sé hacia dónde dirigirla…y pienso en dejarme llevar…pero es lo que estoy haciendo y la verdad es que no soy feliz.

Febrero 2009 toma de decisiones

El trabajo empezó a mejorar cuando logré enfrentar a “x” y cambiar mi actitud. Platiqué con “y” sobre lo que me pasaba y vi que no era la única que se sentía así, y tenía razones para sentirme desadaptada, lo cual fue bueno…luego, el jueves pasado me despidieron, por un lado, me dio mucha felicidad y por el otro lado angustia. No esta padre que te despidan…en teoría fue porque no salió el presupuesto para mi proyecto pero la verdad es que yo no estaba feliz ahí y creo que se notó…

Luego tuve un par de sesiones muy buenas en terapia, hice conciencia sobre mi manera de relacionarme, el por qué a veces siento que pierdo la libertad, mi mecanismo de guardar el enojo y la culpa, y en la otra fue al día siguiente del despido y vi que tengo mucho miedo al fracaso, que no confío en mí y que quiero encontrar la felicidad afuera de mí, en un trabajo, lugar y novio perfecto, ya hecho para mí. Pero así no funciona, se va trabajando diario esa felicidad al ver cuál es tu misión cada día, y no tanto esperar cumplir a largo una misión en específico, pues en el proceso pasan muchas cosas..

y febrero ahorita empieza un poco raro, hoy volví a sentir esa…rareza ante la realidad, lo más que busco es independencia y autonomía y siento que irme a Cancún sólo me permite pagar mis deudas y estar en la naturaleza y cobrar nuevas perspectivas, tal vez encontrar un camino de desarrollo profesional pero al pensar en irme me entra a la mente una imagen de Fabi en Cuernavaca, independiente, de aquí para acá, involucrada en algo de psicología pero la realidad es que ahorita no hay ninguna opción…no sé por donde buscarle, y no quiero regresar a como estaba antes por nada del mundo.

Entonces pienso que puedo probar y ver qué tal me siento y quizás me pueda gustar, y pues atreverme a no tener miedo a que me pueda sentir mal…yo creo que todo es mejor a estar aquí esperando a que caiga algo del cielo y seguir pensando sobre mi sentido de existencialidad.

Febrero 2009 . recaída superada

Si el sufrimiento es inherente a mi existir… ¿por qué no adaptarme? viví feliz mucho tiempo, sufría por el malestar de los demás, de mis papás y el mundo, hoy el malestar se encarnó en mí, desde hace ya varios meses, ha traído desesperanza, desilusión y amargura a mi vida, acompañado de la pizca de acidez existencial diaria.

Solía vivir en una burbuja de bondad, hecho por un reflejo positivo del exterior, en algún momento decidí tocar la burbuja, tal vez por interés en su veracidad, curiosidad, o tal vez estornudé más fuerte del normal, quizás alguien de fuera la lastimó…no sé, el punto es que se rompió.

La mujer que había dentro retrocedió 20 años, y yo, ahí sentada, lloro como bebé, asustada ante los peligros que observo, y voy con otros bebes, algunos juegan, otros sufren otros comen, pero estamos todos aquí buscando distraernos del ruido y de los llantos, rompiendo burbujas, construyendo nuevas…

Y lloro pues me siento sola y desprotegida, experimentando esta extraña vida, en la que observo que los demás se quejan y buscan adaptarse, trabajar a pesar del disgusto, perdiendo conciencia, huyendo, y muy pocos observo que se divierten.

Por un momento me he sentido una más, vulnerable ante los mensajes de conformismo de los demás, olvidándome de aquellos sueños que solía albergar en mi burbuja…

Hoy no quisiera reconstruirla, sino tomar mis sueños con mis manos y protegerlos de la angustia y acidez que me produce esta extraña realidad.

Febrero 2009 – rasgos de optimismo

Seguimos en el camino de las decisiones y prioridades. Cabeza, opiniones, corazón y realidad buscan ser protagonistas.

Me parece que a pesar del pesimismo manifestado en mi conciencia, experimentaré, en búsqueda de mis propias respuestas. Pero requiero moverme, no permitir el estancamiento de mis aguas internas.

Tal vez no estoy segura de nada, pues en este caso no tengo nada que perder. Si la vida percibo me defrauda, ¿por qué no salir?

Este año me propuse en un momento oscuro, experimentar todo sin miedo, menos aquello que me hace daño, para entonces tomar la decisión, clara y real sobre mi voluntad en el seguir.

Febrero 2009 – pinceladas de libertad

aceptación total, apertura incondicional, libertad…

Ser libre, me libera. En este mes de febrero, diario, seré libre, pues no lo soy por mi misma, la lucha no es contra los demás, es conmigo misma, atreverme a expresarme sin juzgarme…ser libre…

Febrero 2009 – inspiración

Si tan sólo mi espíritu tomara las riendas y mi mente se dejara llevar, liberar las ataduras, hacer las paces con la paciencia, si pudiera expandir mi pecho al cielo, alcanzando tocar el infinito, si mis ojos guiaran mi mente y los miedos los dejara atrás…

Quisiera dejarlos atrás, junto con mis monstruos también, reconciliarme con la paz, perder el miedo a volar. Siempre hay algo mal, y estoy cansada de eso, a pesar del pesimismo, intentaré recuperar la paz.

Febrero 2009 – aprendizaje

Las etapas terminan, te muestran tu verdadera misión, aquella que desconocías en un principio.

No sirve de nada adelantarse a los hechos, siempre hay algo por aprender, sólo se sufre, si así lo deseo. La vida te va mostrando el camino, poco a poco, lentamente te muestra sus exigencias, tu misión, específica de cada lugar, momento y personas. No pasa nada malo, detrás siempre habrá un bien, y aunque hoy no lo comprenda el por qué de mi dolor, y mis miedos, se que la vida se ocupará de hacerlos claros para superarlos, actuando, siempre actuando. Por eso no hoy, no quiero preocuparme por lo que pueda pasar o por lo que debo hacer, simplemente ocuparme de lo que me toca ahorita, hacerlo y esperar, para ver de qué se trataba en realidad…

Febrero 2009 – descubrir belleza en lo que es

Hoy, luna, quisiera estuvieras llena, ansío platicar contigo y asombrarme de tu belleza. Hoy, luna, siento muchas cosas, emociones e ideas juegan entre sí..liberación en busca de su camino.

Hoy, luna, quiero decir sí, sí a la vida sin ataduras, decir sí, a la alegría sin amargura.

Hoy, luna, quisiera admirarte, y así lo hago, así estés llena…o casi vacía.

Febrero 2009 – aceptando quien soy a partir de la información de las experiencias

Hay algo que me gustó de la sesión de terapia el viernes, y es que te conoces a partir de las experiencias, y vas viendo los caminos que sólo tú buscarás abrir.

En la universidad me di cuenta que me gusta hacer amigos, involucrarme en acción social directa y convivir con alguien en absoluta confianza, ser independiente y valerme por mí misma, al salir me di cuenta también que me cuesta trabajo ser realista y poner los pies en la tierra, que no me hace nada bien la ociosidad y que me cuesta trabajo expresar algo, también que puedo caer fácilmente en el aislamiento…y…que me gusta la vida tranquila pero también que a veces me gana el miedo a expresar mis deseos frente a los demás.

Aprendí que no importa tanto lo que se haga, sino empezar a hacerlo, que hay gente que me quiere mucho en quien me puedo apoyar, que todo en esta vida tiene explicación, también entendí que soy igual que el resto de los mortales, que puedo perder o sentir que pierdo el control sobre mi misma si me olvido de quién soy.

Que hay cosas que pienso bien y que debo defender a pesar que lo “de hoy” me diga lo contrario, que no me ayuda escapar de la realidad, pero que tengo un buen mecanismo de lucha, afrontamiento y rehabilitación después de la crisis, que al final del día quiero vivir, pues lucho y continúo luchando en busca de ese algo, y que estando hasta abajo en esperanza y visión del mundo tengo otra parte que me impulsó a ir a terapia, cambiar de casa, trabajar y a pesar de mi voluntad desesperanzadora, logrando recuperar por breves momentos la paz y canalizando la energía para disminuir en un 90% la ansiedad.

Al trabajar percibí que soy muy sensible al ambiente, y que percibo lo que pasa y que normalmente no confiaba en ese “conocimiento” pero muchas veces tengo la razón, y puedo encontrar la manera de comprobarlo, aprendí también con esto que no siempre soy yo la del problema sino que existen cuestiones externas que efectivamente funcionan mal y nos afectan.

Por 3 meses fui parte de esa mayoría insatisfecha con su trabajo y tuve la fuerza suficiente para soportarlo, me di cuenta que no me gusta estar en una oficina, estar en una computadora todo el día, el frío y la menar de vestirme “formal”, etc. Que normalmente tengo razón en cuanto a mi percepción de las personas. Aprendí que por más mala que sea la situación, puedes encontrar un sentido y un camino para expresarte, que es importante para mi expresar mi creatividad. también que puedo sobrevivir y mantenerme económicamente yo solita tranquilamente, aprendí que el orden, cierta rutina y estabilidad me hacen bien y que cuando algo no me gusta, se nota…

Que Dios me está llevando por un proceso de aprendizaje y maduración, que me gusta la música, relajarme, tener tiempo para mí, y que cuando no me siento bien, mi percepción se ve influenciada, y si es positiva, cosas buenas pasan..

Febrero 2009 – a veces hay luz

A veces todo parece sin sentido, la visión es cerrada y desesperanzada, me convierto en una extraña y el mundo lo es más…
A veces, por momentos, nada parece bueno, saboreo una crudeza, junto a la ambigua desesperanza que oscurece mi interior…

A veces, estoy del lado oscuro, y a veces no.

10 febrero 2009

Aclarando un par de ideas:

  1. la felicidad y la paz mental están dentro de mí, ninguna circunstancia la delimita.
  2. en el peor de los escenarios puedo encontrar mi sentido de realización personal.
  3. las experiencias me ayudan a conocerme, lo que me gusta y lo que no.
  4. quiero expresar quien soy, sin pensarlo tanto, simplemente hacerlo.
  5. todo sufrimiento me puede ayudar a sanar, debo simplemente observarlo y observarme sin juicios.
  6. mientras esté cerca de mi espíritu tendré paz, pues no tendré egoísmo y buscaré la manera de perdonar.
  7. no tengo una misión prestablecida, sino un camino en el que voy conociendo y creando misiones diferentes.
  8. es al final de cada etapa que veo lo que aprendí de mi y de la vida.
  9. hay tantas cosas, ideas, emociones y partes de mí en esta vida, que no debo tener miedo a nuevas cosas y experiencias y he de aceptar que forman parte de la realidad.
  10. fui creada por la razón de tener felicidad, por eso he de confiar en que tengo todo lo que necesito para ser feliz, sin complicármela tanto.

14 febrero – contacto con la naturaleza

ya en cancún, creo que me di cuenta del motivo de mi infelicidad. En 1er lugar, que he abandonado totalmente mi espíritu de servicio al pensar que como eso no me deja lana, lo tengo que dejar para poder pagar mis deudas, y entonces de cierta forma perdí la esperanza, pues lo que me ha motivado a actuar es este espíritu de servicio, y como que al abandonarlo, pues obvio que ya no hay nada por hacer…entonces vi que todo esto del servicio a los demás es mi prioridad, lo que me da esperanza y me alimenta y me une a Dios.

y en segundo lugar, estoy un poco confundida, si es mi pareja o mi independencia, o sea, la confusión en cuanto a que no puedo tomar decisiones tranquilas sin pensar en los demás, me cuesta ver claro cuando tomo en cuenta más las decisiones y sentimientos de otros.

20 febrero – contacto con lo que quiero

siento que estoy cerca de lo que busco, una vida más natural, bonita, en contacto con la naturaleza, en un ambiente mas adecuado a mi, como que estoy llegando a aceptar el hecho de que soy diferente en muchos sentidos a mi familia, parecida en muchos otros también, pero yo soy la que  en el fondo no me he aceptado, y no me he aventurado a buscar eso que quiero, y pues ayer me imaginé viviendo de algo sencillo, haciendo algo de servicio, conociendo lugares, yendo de un lado al otro, tener un grupo de amigos…

entonces…qué quiero?

llegar a desprenderme de mi depresión provada por no expresar quién soy, y quién soy? alguien que quiere una vida tranquila, natural, alegre, en constante movimiento, con la naturaleza, con cultura y gente interesante. Voy a conseguir eso que quiero, y si incluye a quienes están, pues bien, si no, ni modo.

1 marzo – decisión sin miedo

Empiezo a ver la razón de este viaje. No sé qué pueda pasar después, pero creo que empiezo a adaptarme a esto de los cambios, y creo que ya no estoy tan aferrada a mi vida tranquila de antes, sin obligaciones…creo que empiezo a tomar responsabilidad sobre mi, sobre todo al elegir y hacer lo que siento que en verdad quiero. También estoy aceptando más las cosas que pasan y las emociones que tengo, si por ejemplo extraño a “a”, pues no me agobio, es lógico y no significa que tenga que hacer algo al respecto.

Y bueno, estoy aplicando lo de no ponerle resistencia a lo que siento y mucha aceptación, y también he sentido por breves momentos que tal vez puedo llegar a experimentar la verdadera felicidad y olvidarme de mi desesperanza, pero para poder lograr esto tengo que aceptar quién soy y empezar a hacer cambios, porque en el fondo creo que todo el problemas es por una falta de expresión de mi videradero ser.

El punto es que tal vez si acepto las oportunidades que se me van presentando y que haciendo uso de mi libertad, completa, elija, sin el miedo a decir que no o defender lo que sí quiero.

31 de marzo- responsabilidad ultra

Ahora que estoy en la nieve, me acuerdo de hace un año que vine y cómo regresé súper motivada para salir adelante y sentirme bien…y pues, creo que entiendo esa parte mía de echarle ganas un rato y luego ya no, y creo que hoy cuento con un insight que no quisiera se desvaneciera, y es que soy yo misma quien solapa mi tristeza, es algo en mí, casi natural, y sólo yo tengo el poder de controlarlo y de decidir no sentirme así en el momento en que lo siento, primero aceptando que se ha vuelto parte de mí, pues ya lleva rato este patrón…y con calma dejarlo ir, pues yo tengo el control de cómo me siento.

Como que entendí que soy yo la que lo siento. Y me veía imposibilitada a cambiar ese sentir por depositar mi felicidad en el exterior y no en mí, y me doy cuenta de esto porque desde chiquita imaginaba otra familia, otra mamá, otro coche, otros amigos, otra casa, luego fue otro cuerpo, luego éxito profesional, ser diferente y salvar al mundo.. y con esto deposito mi esperanza en cuestiones externas que no dependen tanto de mí, pero yo sí puedo cambiar mi actitud ante ellas al ver la realidad sin desear otra, y ponerme metas objetivas, realistas y no exageradas, pero sobre todo, pensando que si yo decido ser feliz, ningún factor externo puede dañarme tanto como para lanzarme a la desesperanza pues en lo exterior no está mi felicidad.

También entendí que he depositado la responsabilidad de resolver cualquiera que sea mi problema en los demás, ya sea en mis papas, hermana, amigos, terapeuta, y luego por eso guardo enojos, pues según yo no están queriéndome al no pagarme mis deudas, o al haberme hecho tantos traumas desde chiquita y que por eso tengo estos cambios de humor…

Sé que es un proceso, pero no veo por qué si ya tomé la decisión de no volver a deprimirme, tener que esperar a que algo pase. Claro que es algo de todos los días, y aunque me regresen estos sentimientos he de saber y creérmela que sólo yo soy responsable de ellos y de mi vida, y puedo, si quiero…ser diferente…qué no?

  • luego hice trabajo de ventajas y desventajas de ser así “depresiva con cambios de humor”

4 abril – contacto con el disfrute

sigo en la nieve, hoy decidí perder el miedo a la bajada y me dejé llevar y uy! qué rico! me falta mucha condición pero me dan ganas de seguir mejorando porque lo disfruto mucho. Aquí seguiré disfrutando y me dejaré llevar.

Me he dado cuenta que llevo aguantando dentro unas ganas de libertad impresionantes, las cuales pensé que se iban a ver limitadas por mi deuda y a partir de ahí yo misma me he limitado para hacer lo que sea que me guste, pero ya no más, es momento de confiar en que puedo hacer lo que quiero de la vida y lo demás estará bien también.

 

 

 

Comentarios

  • Hola, Fabi. Espero te encuentres bien. Esta vez te escribo por una petición especial.

    Comencé a padecer ansiedad y crisis de pánico hace un año y medio. Tu experiencia llego a mi vida con la carta de la ansiedad, lloré mucho cuando la leí y en seguida, comencé a leerte. Me identifiqué mucho con tu historia y tu testimonio me dio mucho valor y al mismo tiempo fuerza para seguir con esta nueva forma de vida. Poco a poco he superado muchas cosas como el miedo a estar sola, el miedo a conducir, entre otras. Sin embargo, hay algo que me llama mucho la atención y es que, de unos meses hacia acá, estoy experimentando una sensación de pesadez en el tórax. No es presión, es como si los huesos del tórax (o costillas) me pesaran y me jalaran hacia abajo. Esto se acompaña de tensión en el cuello y los músculos de la cara.

    A veces siento que tengo todo “bajo control” pero al sentirme así, me doy cuenta de que no es cierto. Esto me afecta pues no es agradable estar con esta sensación todos los días. A veces me asusto y creo que es algún problema del corazón pero inmediatamente trato de calmarme y pensar que es por la misma ansiedad. Esto mismo me ha generado temor al dormir por las noches pues al acostarme es más notoria y en algunos momentos, tengo la sensación de que mi corazón late más despacio e inmediatamente, cambia el ritmo y se normaliza.

    Te cuento todo esto pues he buscado en tus audios y post algún artículo relacionado con mi situación y de momento no encontré nada. Por decisión propia decidí no medicarme y confiar en mi capacidad para salir de esto o más bien, para aprender a convivir con esto, pero hay días en los que siento tanta felicidad por los avances que te comenté antes y hay otros momentos como este en los que siento tristeza pues desaparecen unos síntomas y vienen otros, y solo puedo pensar ¿cuándo va parar todo? ¿Acaso hay más?

    Espero que podas darme una luz y gracias por todo lo que a diario haces para que logremos abrazar lo que nos pasa. Besos!

  • Hola Fabi, cómo podria perder el miedo y recuperar la confianza en mi, si la ansiedad y el miedo que tengo es por mi propio maltrato, es decir por algo que yo me hice.

  • lo leí una y otra vez y me siento tan identificada, fui a ver a mi madre que vive en otra ciudad, ahí me sentía tranquila pero extrañando mi vida de rutina, como que uno se acostumbra a lo mismo todos los días, hoy ya estoy de vuelta y siento ansiedad no es tanta como antes , pero esta ahi, me produce miedos a ratos, ganas de llorar, sensacion de mareos a ratos, y nervios en piernas. pero tengo 2 hijos una de 12 años y un niñito de 2 añitos, siento que no me pueden ver mal, que soy su pilar, lejos de la familia, me siento sola, leo cada dia tu pagina faby para salir de esto, voy a terapia y si bien me ha ayudado, ayer cuando volví de ella, llegue con mas ansiedad, me pegunto porque, y no se. quiero ir hacer yoga, me han dicho que sirve mucho. algun concejo que seguir , si bien la ansiedad es menos, duele sentirla , y como dices porque no soy la misma de antes. necesito ser libre ,para el disfrute de mis tesoros mis hijos, gracias .