Ataque de pánico: mantén la calma

Ataque de pánico: mantén la calma

La diferencia entre una crisis de angustia normal (esa que no te hace querer salir corriendo al hospital) y el ataque de pánico (el que sí te hace querer salir corriendo) es un pensamiento. El ataque de pánico se distingue por estar seguro de que algo muy malo te está pasando; de que tu vida está en peligro, de que estás enloqueciendo o a punto de tener un ataque al corazón, y todos estos pensamientos, son una mentira. En este post te comparto qué hacer ante ellos… Ataque de pánico: mantén la calma.

Es lógico pensar que estás en peligro

Tu cuerpo está teniendo sensaciones y reacciones totalmente extrañas e intensas a la vez.  Son desconocidas para ti, o quizás conocidas en cuanto a que llevas mucho tiempo presentándolas, pero eso no quita que sean atemorizantes.

Ahora, el que sean atemorizantes no significa que en realidad sean peligrosas.  Es lógico pensar que sí, pues así se siente, pero esto en psicología se conoce como “razonamiento emocional”, o sea, que a partir de lo que sientes… concluyes.

Sé que se siente horrible y que pareces perder todo tipo de control, pero es necesario que empieces a creértela que no estás en peligro, que no perderás la razón y que no morirás.

Convéncete a ti mismo de la verdad: estoy totalmente cuerdo

Sé que ésta imagen te puede perturbar, y lo siento, pero es a propósito.  Pues en el ataque de pánico a penas ves una imagen, te hablan de eso o escuchas algo relacionado y crees que están hablando de ti, o que lo que estás escuchando tiene que ver contigo, te lo tomas personal y lo relacionas y crees que porque te hace sentir eso entonces debe de ser verdad.

Acepta esas sensaciones que percibes al ver ésta imagen, y date cuenta que no pasa nada de que las sientas, simplemente obsérvalas y déjalas pasar.

Durante el ataque de pánico, cuando empiezas a pensar que estás perdiendo la razón, desmiéntete a ti mismo.  ¿Cómo? fácil… te dices a ti mismo “si realmente estuviera perdiendo la razón no tendría conciencia de mi mismo, no podría hablar bien, andaría caminando desnudo por la calle o desorientado, probablemente ya estaría en un hospital psiquiátrico y haría cosas fuera de lo normal”.

Estoy segura que la locura solamente sucede en tu interior, realmente no sucede en el exterior, por eso es que has de estar seguro de que no te estás volviendo loco.  Me consta que el camino hacia la locura es otro, las causas son otras, lo que tú tienes es mucha ansiedad y es un trastorno neurótico más no psiquiátrico.

Convéncete a ti mismo de la verdad: estoy a salvo

El otro principal temor durante el ataque de pánico es que te estás muriendo, ya sea por ahogamiento o por un ataque al corazón.  Cualquiera de estas dos cosas no sucederá, realmente el ataque de pánico no es causa de muerte.  A las personas que les da un ataque al corazón simplemente les da, si tu estás en ese estado de temor nada más pensando sobre eso, no te dará.

Igualmente, por más que tu cuerpo sienta que se está ahogando, no te ahogarás pues el instinto de supervivencia es mucho mayor que tu miedo.

Y esto es muy importante, tu instinto de supervivencia es mucho mayor que tu miedo.  Tu cuerpo quiere vivir y es infinitamente sabio para lograrlo, a pesar de las mentiras que pueda estar diciendo tu mente.  Aquí te puedes decir “estoy a salvo, mi cuerpo funciona perfectamente, mi corazón late armoniosamente, respiro aire, siento el aire, estoy a salvo”.

Libérate del temor a enfermar

Seguramente acompañado de todo esto viene acompañado el miedo de estar enfermo, de que vivirás toda tu vida con esta enfermedad, de que estás siendo casi casi castigado quién sabe por quién o por qué.  Libérate de éste temor, pues realmente no sucederá.

Estás pasando por una crisis, más no significa que vas a vivir así toda tu vida.  Si haces los cambios necesarios en tu vida, en tus hábitos, manera de interpretar la realidad y en cómo te tratas, no tendrías por qué volver a experimentarlo.

Mantén la calma

Esto es como un temblor o incendio donde te dicen que lo más importante es mantener la calma.  Durante el ataque de pánico mantén la calma, ¿pero cómo? ¿si es un ataque de pánico?:  Aceptando todo lo que sientes.

Deja de luchar contra las sensaciones, tampoco las hagas más grandes de lo que son, deja de pensar que porque ya empiezas a sentirte incómodo te está dando un ataque de pánico, acepta cada sensación tal y como es sin querer quitarla o combatirla.

La guerra interna dejará de existir cuando dejes de pelear

Además, como un colega especializado en ataques de pánico dice: pídele más al ataque.  O sea, ya estás ahí con las sensaciones horribles, pídele más, dile que quieres más, que si eso es todo lo que tiene.  Esto hace que le pierdas el miedo y que inmediatamente empiece a disminuir.

El disparador del ataque de pánico es tu pensamiento

Entonces, si realmente crees que no te vas a morir y que no te vas a volver loco, las sensaciones incómodas serán tan sólo eso, sensaciones incómodas.  Más no te alarmarán y tampoco te angustiarán.  Toma las sensaciones como lo que son y quítales el poder que les has dado de hacerte creer que estás en peligro.

Retoma el control de ti mismo, habla contigo mismo, sé tú quien define cómo sentirte ante cada momento, inclusive mientras que atraviesas la crisis del pánico.  Confía en ti mismo y cree que eres capaz hasta de lo que parece imposible.

En conclusión

Yo sé que decir “mantén la calma” puede inclusive estresarte más… pero… es que es la realidad, hay que mantener la calma en lo que las sensaciones pasan, y yo estoy segura que si lo intentas lo puedes conseguir.

Etiquetas: , , , , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Florencia
    • 28 enero, 2017
    Responder

    Hola, buenas tardes, mi nombre es Florencia, tengo 13 años y me siento muy, muy mal con esto.
    Todo me está matando, me estoy muriendo por dentro ya que mi interior pide a gritos que me descargue, pero mi mente me dice ¡No, Florencia! ¿Qué es eso de perder la cordura? ¡Sos una persona hecha y derecha, enloquecer lo es normal, comportate! Vivo en la frontera entre tu mundo y el mío, en una eterna guerra a la cual quiero poner fin… ¡Pero ya llevo años intentándolo! ¡Ayuda, por favor! Pido a gritos que me ayuden.
    Yo tengo un patrón numérico para todo cual viene seguido de rituales y un orden obsesivo, también siento grandes impulsos de romper objetos, golpear gente, maltratar animales y autolesionarme. A eso se le agrega una constante paranoia cual me hace creer que estoy siendo perseguida, que alguien me mira por detrás, y me hace imaginar monstruos horribles, accidentes fatales y en algunas ocasiones (Sólo tres) creí escuchar voces diciendo mi nombre y saludando.
    Agh, encima odio a las personas de repente y sin razón… Odio el ruido que hacen y retengo este impulso mordiendo mis manos.
    Todo esto se lo comunique a mi mamá (No todo, solo que tengo miedo por las noches), desde chiquita me cuesta horrores dormir por las noches (Algunas más que otras, hay veces que me parece fácil) pero ella piensa que yo estoy fingiendo esto porque soy muy propensa a mirar documentales de enfermedades mentales, y piensa que quiero llamar la atención. Entonces, decidí buscar ayuda de un profesional, le pedí ayuda al psicólogo de la escuela, y pasé bastante tiempo hablando con él, quién llamó a mi mamá diciéndole que me tenían que hacer un psicodiagnostico porque creía que tenía TOC.
    Mi mamá me llevó a el psicólogo, quien dijo que “Como no estaba psicótica, el sólo iba a atenderme dos veces, y le iba a transferir con otra psicóloga” entonces fui a la otra psicóloga, y me dijo que no quería hacerme un psicodiagnostico (No sé porqué) y que quería atenderme a través de terapia, para todo esto yo me puse muy contenta, porque pensé que la terapia iba a ayudarme y sentirme contenida, y mismo yo había escrito un diaro íntimo con dibujos y reflexiones donde explicaba absolutamente tooodo lo que me pasaba cual se lo entregué en la primera sesión.
    La terapia fue muy aburrida, fui un par de veces solamente porque ella se fue de vacaciones y no me dejaba hablar, sólo me preguntaba cosas y sacaba sus propias conclusiones sin dejarme terminar. Ella se centraba en lo que pasaba a mi alrededor, y no me creyó lo de los monstruos, y me dijo que los patrones es natural. En resumen, siento que nadie me entiende.
    Todos los días sufro de una constante depresión porque el patrón y mis enojos me dejaron sin amigos, encima no estoy teniendo atención psicológica.
    Por favor, lo que necesito es un consejo, no sé… ¿Qué puedo hacer? Yo le suelo contar esto a mi papá (Psicólogo especializado en niños y adolescentes) pero no lo veo muy seguido porque mi mamá y mi papá están separados.
    ¿Cómo hago para descargar mi odio hacia todo? Ya probé con dibujar, y exigirme mucho con deporte. Pero esto me está arruinado la vida, ya me va mal en la escuela y en la sociedad… ¡Ayuda!

      • Marinela Nicolás / equipo desansiedad
      • 2 febrero, 2017

      Hola Florencia, gracias por escribirnos.

      Mi recomendación es que insistas en seguir una terapia y teniendo a tu padre que es psicólogo nada mejor que el para asesorarte y ayudarte en este sentido, aunque no sea el que te atienda personalmente. Mientras tanto te dejo aquí algunos enlaces que pueden serte de ayuda:

      Mira, para liberar enojos te recomiendo mucho este audio donde Fabiola Cuevas nos explica qué hacer al respecto:

      Cómo Manejar El Enojo
      https://soundcloud.com/desansiedad/como-manejar-el-enojo

      Y para el TOC te recomiendo la siguiente página:
      http://tocmexico.com.mx/

      Espero te sirva de ayuda.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 comparte