¿Tu corazón late más fuerte o con dolor?

mi corazón late con dolor

Te propongo una teoría nueva para que entiendas qué pasa con tu corazón cuando se acelera, late más fuerte o te duele, y qué hacer para relajarlo. Normalmente creemos que es nuestro corazón el que está funcionando “mal” y el que está en peligro… pero… quizás no.

Puede ser que tu pulso cardiaco no sea el problema

Es probable que en muchas ocasiones, sobre todo en aquellos que ya súper confirmaron que su corazón funciona perfectamente, que en realidad el pulso no se acelera, sino que los músculos alrededor del corazón se tensan.

O sea, tú cuando te preocupas o principalmente, cuando te quieres proteger de no salir lastimado, encorvas la espalda, echas los hombros hacia adelante y aprietas, literalmente, los músculos alrededor de tu corazón.

Y cuando un músculo se aprieta constantemente, a la larga se inflama, y al inflamarse, toca con más facilidad lo que tiene a su alrededor.

O sea, aumenta tu sensibilidad.

¿Será que eres más sensible a tu pulso?

Entonces esta es mi sospecha, que tu corazón está ahí latiendo tranquilamente, a su ritmo, pero… como los músculos a su alrededor están más inflamados, tu percepción del pulso aumenta y entonces crees que está latiendo más fuerte, pero en realidad, está latiendo normal, nada más que tu lo sientes más.

También puede ser, que por la misma presión de tus músculos, aprietes ligeramente a tu corazón y le estés pidiendo que trabaje más rápido, como si le faltara espacio para moverse libremente.

Ahora, no te asustes, me parecería imposible que los músculos se pudieran inflamar tanto que realmente no dejaran trabajar a tu corazón.  TU corazón seguirá trabajando, y hará lo mejor que sabe hacer, aquí el tema es con cuánto trabajo lo está logrando.

El dolor de tu corazón quizás es dolor muscular

Recuerdo la primera vez que me dolió el corazón, todavía no tenía ataques de pánico, faltaba mucho para eso.  Acababa de terminar una relación conflictiva y de la “nada”, me empezaron a dar como pinchazos en el corazón que dolían muchísimo.  Obviamente que salí corriendo al cardiólogo… para que tan sólo me dijera que aprendiera a relajarme.

Y entonces, ahora caigo en cuenta, el problema no era mi corazón, nunca me dolió el corazón (más que por la parte sentimental), en realidad, me dolieron los músculos alrededor del corazón.

¿Por qué apretamos los músculos alrededor del corazón?

Como decía anteriormente, para protegernos de no sufrir o de no salir lastimados.  Literalmente estás protegiendo el bienestar de tu corazón, y con eso, de tu vida.  Es un acto casi instintivo para defenderte y ponerte un escudo fuerte y apretado que no permita que “el mal” entre.

Por eso, creo que es muy importante que aprendas a reconocer cuándo te tienes que realmente defender, y lo hagas, en lugar de nada más apretar tus músculos.

¿La solución? aprende a relajar los músculos alrededor de tu corazón

Sea o no correcta mi teoría, lo que sí es un hecho es que seguramente estás tenso a la altura de tus hombros, espalda alta, y pecho. Todos esos músculos son los que te pueden estar apretando el corazón y haciéndote creer que te duele o que late más fuerte.  Inclusive, al tensar todos esos músculos, es que sientes que te falta el aire, pues también pueden apretar tus pulmones.

La buena noticia, es que es pura tensión física, muscular, y que tú tienes el control absoluto sobre tus músculos. Y aquí te dejo algunas propuestas para relajarlos:

  • inhala llenando tu estómago (inflando el diafragma) y al exhalar, deja caer tus hombros, llévalos ligeramente hacia atrás y suelta el pecho.
  • practica yoga, y cuando hagas la postura de “perro boca abajo o montaña”, enfócate en derretir tu corazón hacia el centro de la Tierra. Inmediatamente sentirás cómo se relaja todo tu pecho y hasta haces mejor tu postura.
  • escanéate a cada rato, pon una alarma en tu celular que suene cada dos horas (con un sonido bonito por favor), y cuando la escuches, revisa cómo está tu pecho y tus hombros, respira profundo, y relájalos al exhalar.
  • haz ejercicios de estiramiento donde abras tu pecho y tus brazos, literalmente, saca el pecho, deja caer los hombros, sube la cara hacia arriba, respira profundo y deja que se oxigene todo tu pecho.
  • cuando medites antes de dormir, visualiza tu corazón rodeado de una luz rosa (color del amor) y hazle sentir seguro y protegido, pero sobre todo, amado.
  • revisa de qué te estás queriendo proteger, qué dolores emocionales traes ahí guardados, y busca alguien con quien platicarlos, o tan si quiera escribe sobre ellos, pero libera ese dolor pues es el que te hace protegerte.
  • en general, disponte a volver a abrir tu corazón, déjate ser vulnerable y déjate sentir lo que la vida tiene para ti.

En conclusión

Si te enfocas en relajar los músculos alrededor del corazón, y dejas de pensar que tienes un problema cardiaco o que te lo puedes generar, estarás haciendo algo para que realmente te deje de doler, y de eso se trata.

Etiquetas: , , , , , , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Elena
    • 27 julio, 2017

    Gracias por estos articulos a mi me an ayudado bastante … gracias 😊😊… saludos

Los comentarios están cerrados.
228 comparte