ayuda a México sismo
Ansiedad con la comida Ansiedad generalizada

Ansiedad por comer: descubre si la tienes

   

La comida es tan sólo un medio para ayudarnos a actuar, crear, amar, ser felices, y si te está impidiendo lograr alguna de éstas, estás en momento de revertir el proceso y alcanzar el balance.

Photograph Taijitu by Gert Lavsen on 500px

Si sospechas que tienes ansiedad por comer… existe la probabilidad de que sí la tengas, pero no te preocupes, en ese caso, existe una salida más cerca de lo que te imaginas.

Aquí te van algunos avisos que pueden indicar que has aprendido a canalizar tus emociones a través de la comida, o sea, que presentes ansiedad por comer:

  • piensas la mayoría del tiempo en comida, si acabas de desayunar, ya estás pensando qué tendrás de lunch, y así te vas todo el día.
  • te preocupa tu manera de comer, presientes que no lo estás haciendo de la manera indicada.
  • has probado más de 3 dietas a lo largo de tu vida, con su consecuente rebote.
  • en reuniones sociales la botana es tu mejor compañía.
  • te comparas físicamente con las demás, y cuando te sientes con sobrepeso, inmediatamente repercute en tu manera de comer.
  • presentas momentos de atracones, en los que sin darte cuenta (aunque en el fondo si te estás dando cuenta), te terminas una caja de chocolates, galletas, papas con catsup, etc.  (y después viene la culpa)
  • cuando te sientes nerviosa o aburrida, abres insistentemente el refrigerador o la alacena, buscando qué pellizcar.
  • si estás en una casa donde hay abundancia de comida, te entra un ansia y prisa por descubrir qué podrás degustar.
  • cuando te encuentras solo o sola, tiendes a comer aquello que está sabido que no es muy saludable para el cuerpo.
  • la culpa es algo familiar para ti, pues no te deja disfrutar del todo la comida, y llega de vez en cuando.
  • tiendes a callar o evitar tus emociones, sobre todo el enojo y la tristeza, y cuando comes en exceso con altos niveles de carbohidrato, tu emoción baja y te sientes relajado.
  • te gustaría olvidarte del asunto, ya no quieres saber nada más de dietas y te sientes cansado de intentarlo.
  • tienes la necesidad de traer algo en la boca todo el día. (chicle, paletas, cigarro, morderte uñas, chocolates, pan).
  • el sentirte súper satisfecho es algo común para tí.
  • comes más rápido que la mayoría de las demás personas.
  • te restringes por largos períodos de tiempo, y luego devoras lo primero que vean tus ojos.
  • no sabes distinguir entre antojo, hambre genuina o ansiedad.
  • has olvidado a disfrutar realmente del comer, aunque comas un pastel.
  • te limitas en los cumpleaños a comer una rebanada de pastel, pero llegando a tu casa te preparas tu manjar.
  • después de comer en exceso, te da sueño y frío.

Si te identificaste con cinco o más de éstos puntos, es probable que canalices tu ansiedad a través de la comida.  Pero no te preocupes, como te decía anteriormente, existe una salida, por más cansado que estés de intentarlo.  No se trata de una nueva dieta o de un régimen de ejercicio, se trata de reaprender a comer, recuperar tu capacidad de disfrutarlo sin culpa, y de aprender a darle a tu cuerpo lo que realmente necesita.

Es importante que sepas, que el acto de comer, está sabiamente puesto en el mismo lugar de tu cerebro en el que registras el placer (el hipotálamo y la hipófisis trabajan juntos para lograrlo).  La naturaleza en su infinita sabiduría, lo hizo así, para que pudiéramos sobrevivir, al igual que ahí está ubicada tu capacidad de regular tu temperatura y sueño, así como la regulación de tus hormonas sexuales para poder procrearnos y sobrevivir como especie. 

En éste mismo lugar, se ubica el registro y regulación de tus emociones (tristeza, enojo, frustración, alegría).  Por eso es probable que al crecer aprendiste a encontrar placer y descargar tus emociones a través de la comida, logrando que ésta te relajara y te diera un sentimiento de tranquilidad.  Y más allá de que sea un acto del cual disfrutas, se ha convertido en una relación del tipo codependiente, en el que sufres cuando no la tienes pero tampoco gozas del todo al obtenerlo. 

Por eso te invito al taller de “Alimentación a tu medida y sin remordimientos”, el cual tendrá lugar el sábado 24 de agosto en cuernavaca, morelos. Donde podrás recuperar el placer por comer sin culpa, descubriendo herramientas prácticas que podrás poner en acción en tu vida diaria, para así poder sentirte en paz y de pasada, bajar esos kilos demás que te impiden sentirte satisfecho contigo mismo.

Además tendrás la oportunidad de escuchar a la nutrióloga Andrea Triana, quien te dará los lineamientos para llevar a la práctica esa alimentación a tu medida que necesitas.

 

Para más información sobre el taller, escribe a [email protected]

 

Comentarios