Neurotransmisores de la felicidad: genéralos de manera natural

Neurotransmisores de la felicidad: genéralos de manera natural

Muchas veces pensamos que la única manera de tener a nuestro cerebro feliz y contento es a través de medicamentos… y a mi me gusta pensar que nuestro cuerpo sabe cómo generar esos neurotransmisores por si solo. En este post te cuento más sobre los neurotransmisores de la felicidad: genéralos de manera natural.

Y bueno no es que me guste pensarlo, en realidad está científicamente comprobado que ciertas actividades hacen que tu cerebro se equilibre a nivel químico, que aumentes tu oxitocina y equilibres los niveles de dopamina y serotonina. Y por otro lado, actividades que hacen que tu cuerpo por si mismo genere endocrinas que funcionen como opiaceos, así es, calmantes naturales del dolor.

Tenemos calmantes internos tanto para el dolor físico como emocional, la cuestión es que tu vayas aprendiendo qué actividades o actitudes internas te los pueden generar. Claro, estas actividades funcionan mejor cuando las hacemos repetidamente, como parte de nuestra rutina. Pero en mi caso, a veces con hacerlo a la primera, puede sentir sus beneficios.

Te dejo una lista de actividades que te pueden ayudar para lograrlo.

Escuchar conscientemente música que te gusta

Con esto me refiero, a que te sientes a escuchar la música, no mientras que manejas o haces otra cosa (lo cual también ayuda) sino que te acuestes en tu cama o en el sillón y pongas las bocinas o audífonos con tu música favorita. De hecho, puedes intentar escuchar las 4 estaciones de Vivaldi, también se han encontrado altamente benéficas para nuestro cerebro.

Bailar libremente 

Dejar que el cuerpo baile, que se mueva, que se afloje al ritmo de la música, también te ayudará a relajar y aumentar tus niveles de dopamina. A mi me gusta practicarlo poniendo música instrumental, cerrando los ojos, y sintiendo que mi cuerpo hace lo que la música le pide… es como que se unieran mi cuerpo con el ritmo, y dejo mi mente a un lado, junto con la mirada autocrítica. No hay forma de bailar bien o mal, hay movimiento y punto.

El contacto físico en la piel  

También está demostrado, que el que te hagan un masaje, un cariño o que tú te lo hagas a ti mismo, aumenta tus niveles de oxitocina, la cual se considera la hormona del amor y del vínculo, haciéndote sentir emociones de bienestar. Así es que cómprate una de esas manitas largas para rascarte la espalda, una de esas arañas que te hacen cariñito en la cabeza.. date un masaje o pide que te lo den, pero el contacto físico es básico para nuestro bienestar.

Sumergirte en el agua 

Cuando tu cuerpo entra en contacto con el agua, naturalmente empieza a soltar y relajar los músculos pues tu cuerpo flota, no hay resistencia, no hay esfuerzo. Si puedes flotar, o hundirte y dejarte flotar hacia arriba, aún mejor, pues activas esa sensación que teníamos en el vientre materno de “puedo dedicarme a flotar y nada más”, eso aumenta tus niveles de dopamina.

Acostarte en una hamaca 

En este mismo sentido, acostarte en una hamaca o en algo que flotes, también es bastante relajante. Hay una idea que he visto en internet, donde pones inclusive debajo de tu escritorio una pequeña hamaca para que tus pies floten ahí.

Estar descalzo 

¿Sabías que en tus pies, así como en tus orejas, tienes cientos si no que miles de terminaciones nerviosas, las cuales al ser relajadas o estimuladas pueden mandar diferentes señales a todo tu sistema nervioso central? Bueno, por eso es que andar descalzo en texturas relajantes/naturales te puede ayudar mucho. He visto que ponen arena debajo de los escritorios mientras que trabajas, (solo necesitas una cubeta con arena) para que puedas tener ahí tus pies. Si trabajas en oficina proponlo en Recursos Humanos como una práctica que haga de la empresa un mejor lugar para sus empleados.

Sudar 

Así es, ya lo hemos escuchado hasta el cansancio pero es que es real, de hecho, leí un artículo recientemente donde se pone al ejercicio físico por encima de los medicamentos como medicina para la depresión. La cuestión es.. empezar a hacerlo aunque no tengas ganas, pues las ganas vendrán a medida de que lo haces. Levantarte de tu cama o del sillón y simplemente ir a trotar, subir una montaña en medio de la naturaleza, correr ahí mismo en tus escaleras, lo que sea que te lleve a sudar un poco. Aquí tengo unas recomendaciones para hacer ejercicio.

Besar 

Si, besar con la boca a tu pareja, igualmente activa todo tu sistema de bienestar interno, segregando igualmente la oxitocina y equilibrando la serotonina, haciéndote sentir el vínculo y la activación de tu cuerpo. Así es que a besar se ha dicho, pues se ha demostrado que tiene grandes beneficios y te relaja bastante.

Igualmente, tener un orgasmo está ya más que comprobado que lleva las endorfinas hasta nuestro cerebro, por lo que también es recomendable.

Meditar 

Bueno, lógicamente… meditar es ahorita de lo que más se está estudiando sobre cómo ayudar a equilibrar nuestra actividad cerebral, nuestro ritmo cardiaco e inclusive nuestra digestión. Todo eso hace que nuestros químicos internos se equilibren y funcionen mejor. Basta con que te sientes cinco minutos.. a sentir tu respiración mientras que aceptas todo lo que va apareciendo a tu conciencia.  (ya sabes que aquí te ofrezco un entrenamiento para aprender a meditar)

Tener menos cosas 

¿Cómo? sí, resulta que leí un estudio donde investigaron a personas que acumulaban cosas en contraste de quienes practican el minimalismo (tener solo necesario y en pocas cantidades), y resulta que desde la psicología visual, el no tener saturado de cosas tu casa o tu lugar de trabajo, te ayuda a sentirte relajado. La recomendación es que no haya más de 2 objetos por metro cuadrado, es algo que yo estoy modificando en mi casa, y realmente hasta sientes que respiras un poco más. Se dice que se necesita espacio y aire para poder crear, y si acumulamos nuestros ambientes de objetos.. mentalmente nos saturamos y mandamos la señal de estrés al cuerpo. Así es que.. ¡a depurar!

Visualizarte

Hacer visualizaciones de tú haciendo algo que disfrutas, logrando algo que anhelas e inclusive, imaginándote que te vas de vacaciones… está científicamente demostrado que inclusive tiene mejores resultados, que cuando realmente lo hacemos. Cerrar tus ojos y simplemente “verte” en esas situaciones que anhelas, y sentir como si realmente ya las estuvieras viviendo, tiene un gran poder cerebral para bajar tus niveles de cortisol, y así, poco a poco, vas remplazando las imágenes negativas a nivel mental, por estas un poco más positivas que te inspiren y motiven para realmente vivirlo.

Agradecer

Así es, hacer una lista de agradecimiento en las noches igualmente baja los niveles de cortisol, ya han sido muchos los estudios que lo demuestran también, comparando grupos de personas que agradecen con otros que no, y sobre todo lo que mejora es el nivel de serotonina y cortisol. Así es que.. saca una pluma y encuentra 10 agradecimientos diarios, es bastante rico hacerlo.

Placer y diversión 

Creo que si te enfocas en estas dos palabras, estarás segregando endorfinas de manera natural, y podrás sentir cómo te vas relajando en tu vida si te abres de nuevo a sentir placer en los momentos del día, en simplemente sentarte a sentir la brisa del aire por un momento y si después, te enfocas en hacer actividades que te diviertan, jugar algo con tus hijos, salir con tus amigos, ir a algún lugar que te guste como el boliche, tiro al arco, subirte a una balsa… ¡lo que sea que te divierta!

En conclusión 

Así es que ya sabes, si quieres ayudarle a tu cuerpo y tu cerebro a tener más equilibrio interno, intenta estas actividades, incluyendo una por una en tu rutina. ¿Tu sabes de alguna otra? ¿cuál agregarías?

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Sandra
    • 12 mayo, 2017

    Fabi,práctico absolutamente todo lo que escribes y estoy 100% de acuerdo en esto. Agregaría cuidar la alimentación con Omega 3 (aceite oliva,palta,frutos secos,pescado azul) y escribir lo que te hizo sonreir en el día, SIN JUZGAR si para otros podría ser una pabada. También APRENDER y PERMITIRSE reír,pues quienes vivimos con ansiedad la risa es como si estuviera prohibida x pensar que no somos merecedores x lo que nos sucede o tomarnos las cosas tan en serio. Por tanto,cuanto más piense Que no se merece,MAS HACERLO

      • Fabiola Cuevas
      • 16 mayo, 2017

      Así es Sandra estamos conectadas, venía manejando acordándome que me faltó agregar reír. 🙂 gracias!

    • aracelis de la hoz
    • 11 mayo, 2017

    ya estoy escuchando las cuatro estaciones de vivaldi, también estoy intentando aprender a tocar guitarra, la ansiedad va y viene, mas aun cuanto tengo algun malestar fisico, justamente hoy tuve un mini ataque de miedo, solo que me acosté e hice una visualización y me quede dormida, ahora estoy mas tranquila.
    saludos desde colombia!

Los comentarios están cerrados.
258 comparte