Lo que más me está ayudando para dejar de procrastinar y postergar

    Te confieso que soy una persona que tiende bastante a postergar y procrastinar todas aquellas cosas que en el momento me parecen… nada importantes, como dejar la puerta del clóset abierta, la de la alacena, la del coche… llevar la ropa sucia al cesto de la ropa sucia… lavar el plato, meter la leche al refri, etc etc.

    Y hace dos semanas, perdí las llaves de mi coche porque postergué el guardarlas en mi bolsa y vete tú a saber dónde las dejé :S

    Entonces… llevo un par de semanas perdonándome a mí misma y empezando a practicar algo que me está ayudando mucho y que es muy sencillo, y quiero compartírtelo porque creo que te puede ayudar.

    Primero necesito platicarte que yo postergo las cosas porque en el momento que las “tendría” que hacer, siento que es más importante hacer otra cosa, y que es una pérdida de tiempo dedicarme a eso otro que no necesito, mi mente va muy rápido y en cuanto termino de hacer algo ya estoy pensando en lo siguiente (nótese que para mí el concepto de terminar algo es usarlo, en lugar de usarlo-guardarlo).

    Entonces, lo que he estado haciendo es que me doy cuenta en ese momento que dejo algo a la mitad, hago un alto y me imagino que en el futuro yo misma tendré que llevar ese calcetín al bote o tendré que cerrar la puerta de la alacena.  Literalmente es un microsegundo en el que me imagino haciéndolo en un futuro e inmediatamente después pienso que quizás me gustaría hacer otra cosa con mi futuro jeje.

    O sea, me he dado cuenta de que la acción que quiero evitar hacer, de todas formas la haré.

    No vendrá el hada madrina de los cuentos a hacerlo por mi, y aunque tengo ayuda en la casa, prefiero que me ayude a otras cosas que en realidad no puedo o no quiero hacer. Entonces… me imagino a mi misma haciendo eso en un futuro y me doy cuenta que si de todas formas lo voy a hacer, mejor lo hago ahora, y de cierta forma en mi mente le pongo pausa a eso otro que ya había pensado quería hacer en este nuevo preciso momento.

    Por eso creo que es mejor hacerlo de una vez y olvidarme del asunto para dedicarme a hacer otras cosas que me ilusionen más.

    Por ejemplo hoy en un sólo día, hice todo esto que en un día normal lo hubiera dejado “para después”:

    • doblé mi piyama después de cambiarme
    • me serví agua en mi termo en mi casa en lugar de esperar a tomar agua en el lugar al que iba
    • bajé los calcetines que dejó mi hijo tirados en el coche
    • llevé el martillo de regreso a su lugar después de usarlo, y… cerré y guardé la caja de herramientas (pues estuve a punto de dejarla abierta)
    • le pedí a Jesi y Marinela que nos acompañaran en una reunión en línea en lugar de platicárselo después
    • le pedí a la chica que me ayuda en mi casa que guardara unos muñecos de mi hijo en lugar de intentar hacerlo yo en la noche

    Y quizás son 6 cosas muy sencillas y pequeñas, pero si no las hubiera hecho, en la noche estaría viendo el martillo en mi buró, y hubiera pensado.. “ay, no llevé el martillo a su lugar”, o bien.. mi esposo me diría “¿qué hace este martillo aquí?” en lugar de decirme “buenas noches mi amor te amo” jejeje.

    El punto es que son cosas que si no hago en el presente, en el futuro estarán ahí, ocupando espacio y tiempo en mi mente y en mi vida, y que la mayoría de esas cosas no me llevan más de 5 minutos hacerlo, los cuales de todas formas se utilizarían en eso después.

    Así es que al terminar de hacer estas actividades después conecto conmigo y siento la satisfacción de hacerlo, y me ha sido más placentero sentir esa satisfacción, que la “pseudo” satisfacción de no hacerlo en su momento.

    Aclaro que de repente lo logro y de repente no, no me exijo hacerlo pero sí es algo que quiero modificar ya que no quiero seguir invirtiendo dinero en reponer llaves, tampoco quiero invertir el tiempo de la ayuda que recibo en mi casa en recoger o resolver esas cosas y sobre todo, quiero liberar mi mente de espacio y dirigir mi atención hacia cosas más importantes, que quieras que no, el estar viendo y pensando en todo eso que llevas postergando, ocupa un lugar y espacio en tu interior, aunque te hagas como el que “no lo ve”.

    Así es que el proceso de esta técnica sería:

    1. Date cuenta en el momento que estás decidiendo dejar algo para después
    2. Haz un alto e imagínate a ti mismo haciéndolo en un futuro
    3. Opta por hacerlo mejor en este momento
    4. Olvídate del asunto
    5. Haz algo más que te guste e ilusione

    Compártenos: ¿A tí que te ayuda para dejar de postergar?

    Ya que es un tema que a muchos nos sucede, si nos compartes tus propias herramientas te lo agradezco mucho! Mientras tanto, seguimos en contacto.

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

    Te gustaría aprender a:

    Cómo relajarte

    Permíteme enviarte a tu correo
    información de valor sobre este tema


    Psico. Fabiola Cuevas
    Fundadora de Desansiedad

    Dale alas a la Ansiedad

    Emprende tu camino hacia transformar la ansiedad en libertad

    Proceso de recuperación de la ansiedad

    VER MÁS

    11 thoughts on “Lo que más me está ayudando para dejar de procrastinar y postergar

    1. Me parecen muy utiles los consejos, a mi me paso al revés, era adicta a mi trabajo y a los quehaceres de la casa, todo el tiempo estaba realizando algo porque me sentía ansiosa si estaba descansando, gracias a sus consejos he aprendido a descansar y a vivir en el presente, saludos y muchas gracias 😀

      1. Hola Katzel, gracias por escribirnos.

        Nos alegra mucho saber que nuestro trabajo te ha sido de ayuda. Gracias por compartirlo con nosotros.

        Un saludo

    2. Me ha gustado especialmente este articulo ya que me estoy dando cuenta que continuamente lo hago con las cosas que no me interesan para nada como es la casa…pienso que mi chico lo hará y dejo todo por hacer y me dedico a escribir que es lo que a mi me gusta..
      Voy a empezar a no procrastinar lo que no me gusta..y hacerlo ya para no tenerlo que hacer después…
      Gracias por el artículo

      1. Hola Anna, me identifico contigo pues si por mi fuera, escribiría todo el día, pero luego he descubierto que dejar las cosas para después me impiden escribir tranquila, entonces, ya no levanto las cosas porque “tengo que recogerlas” sino porque sé que al final me ayuda tener orden para pensar más claro jeje entonces, te recomiendo que le encuentres un sentido, un “para qué”, si puedes ver los otros artículos que tengo sobre procrastinar por ahí explico más esto de encontrarle un sentido. ¡saludos!

    3. Hola Fabiola y a todos!

      A mi me ha funcionado, para dejar de procrastinar y postergar, el cambiar el lenguaje que ocupo (para mi) para hacer las cosas.

      El “tengo que arreglar el baño…”, “tengo que lavar la ropa…” es como muy imperativo para mi persona. Prefiero cambiar ese TENGO por “opto por lavar la ropa…” porque ayuda a saber que esas pequeñas cosas hay que hacerlas por nuestro propio bien ya que, si no se hacen, generan algo de estrés en el momento que se acumulan.

      Una colega me dio ese tip de cambiar un poco ese lenguaje para nosotros mismos y bueno, a mi me ha ayudado 🙂

      Por cierto, neta, gracias Fabiola por todo lo que enseñas, compartes y creas. Ayuda mucho!

      Abrazos.

      1. Hola Berenice! gracias por compartirnos! así es, tengo por ahí otro post donde les explico más a profundidad lo de cambiarlo por “quiero” o como dices por “opto” y a mi me gusta agregarle el “para qué”, encontrarle un sentido a eso que quieres hacer, para que se convierta en algo que realmente quieres hacer de corazón. Muchas gracias por seguirnos y mientras tanto te mando un abrazo!

    4. me siento reflejada..gracias!dejo todo para despues o para ultimo momento y asi me estreso. Cuando practico hacer y terminar de hacer algo, con lo que ello implica, siento satisfaccion y autovaloracion a mi misma.

    5. Mi padre lo decía y con el tiempo lo entendí. No hay nada más satisfactorio que la meta cumplida..muy buen articulo, gracias

      1. Hola Jenny! mucho gusto en saludarte! Bueno, he de decirte que de inicio no creo en el diagnóstico de déficit de atención, más sí creo en la saturación de estímulos y falta de canalización de la energía/tensión interna que impide la concentración, y si se trata de niños, esto es aún más común si se tiene una dieta alta en azúcares y colorantes, tiempo frente a pantallas y falta de movimiento físico. En el caso de los adultos pasa muy parecido, tenemos la necesidad de movernos, de liberar la tensión que ocasiona la acumulación emocional y cognitiva, pero al no movernos y saturarnos de información y estímulos, puede parecer deficit de atención, y más bien, estamos hablando de una mente sobrecargada y con necesidad de liberar espacio dentro y descansar. Todo esto sí se puede confundir, ya que en realidad es acumulación de estrés. Ahora, ansiedad es la inquietud que se siente al percibir todo ese movimiento interno, es el querer quitarla, el querer entenderlo y no aceptar esas sensaciones de hiperactividad interna o la misma falta de atención, digamos que todo está interconectado. Entonces Jenny yo te recomendaría que mas allá de buscar un diagnóstico, lo cual claro que es importante, pero creo que es más importante ir a la causa de lo que está ocasionando el desequilibrio y empezar a poner orden en hábitos, cuerpo, alimentación, y sobre todo en el manejo de la mente. Espero mi respuesta sea de ayuda, mientras tanto un saludo!

    6. Muy buen artículo la verdad yo tengo mucho de eso pero poco a poco lo estoy olvidando ya que estoy haciendo las cosas en el momento y no después acumulado tareas hasta quedar ansiosa y estresada

    Comments are closed.