Cuando estamos en proceso de superar la ansiedad y pasamos por unos días buenos donde vemos salir la luz… inmediatamente podemos empezar a tener miedo a las recaídas, o bien… podemos realmente recaer y juzgarnos demasiado y sentirnos peor que antes… aquí te platico sobre cómo hacer de las recaídas retos a superar.

Recaída no es lo mismo que retroceso

Esto ya lo sabes por un post anterior, el retroceso en nuestra conciencia no existe, pues una vez que se ensancha no puede regresar a su tamaño anterior. Así es que primero haz una diferencia entre lo que es ir caminando y tropezarte y caer, contra lo que es caerte y regresarte arrastrándote hasta el punto donde empezaste… lo cual, rara vez sucede.

Lo que es normal que suceda es lo que conocemos como recaídas, pero no me gusta en sí la palabra recaída porque suena a que otra vez te debilitaste, te volviste a enfermar, te lastimaste con la caída y te costará trabajo levantarte…

Recaídas como retos a superar

Me gusta más ver las recaídas como retos a superar. Un reto es algo que se nos presenta en la vida que nos hace esforzarnos, pero siempre al alcance de ser conquistado. O sea, un reto es algo con lo que podemos, si no, no se nos presentaría.

Los retos son momentos donde necesitas poner en práctica lo aprendido previamente. Y al hacerlo, podrás realmente dar el salto evolutivo hacia la expansión de tu ser, pues dejarás atrás los patrones viejos e interiorizarás de verdad la nueva información adquirida.

¿Cómo sabrás que aprendiste si no haces el examen?

Te invito a ver a las recaídas como momentos donde hemos de poner de manifiesto lo aprendido, como un examen donde se nos evalúa lo siguiente:

  • qué tanto sabes hacer las paces contigo mismo y tu cuerpo cuando te sientes conflictuado
  • qué tanto dejas estar las sensaciones en tu cuerpo sin resistirlas
  • qué tanto te dejas sentir, contactas con tus emociones y las canalizas de alguna forma asertiva al exterior
  • qué tanto eres capaz de tomar el mando sobre tus pensamientos y dirigirlos hacia la verdad
  • qué tanto te dejas llevar por la reacción inmediata o por la respuesta consciente
  • qué tanto te victimizas o te ubicas como adulto responsable

Gracias a las recaídas avanzamos

Realmente cuando se te vuelve a presentar una situación estrenaste, un disgusto, o simplemente un día muy ajetreado…ahí es donde al poner en práctica lo recientemente aprendido, tu consciencia se ensancha y evolucionas.

Es como si pasaras de grado y te encuentras listo para adquirir nuevos aprendizajes.

¿Reaccionar o responder?

En esos momentos hemos de hacer un alto y preguntarnos “¿quiero reaccionar ante esto como normalmente reaccionaba? o…¿elijo responder con conciencia?

Sé que se dice fácil, a mi en lo personal me costó mucho trabajo, mucha práctica y muchas pruebas a superar para realmente hacer un alto en esos momentos y elegir responder.

Al elegir responder es cuando usas tu razón y tu conciencia a tu favor y decides qué hacer con lo que sientes y con lo que está pasando a tu alrededor…

Evita dejarte influenciar por el perfeccionismo emocional

El perfeccionismo emocional es ese que quiere tener todo dentro de ti ordenado, limpio, organizado y bien presentado, y con todo me refiero a tus emociones, pensamientos y estado de ánimo en general.

Hay muchas películas que han recreado lo que pasaría si tomáramos una pastilla para ser emocionalmente estables y asertivos todo el tiempo, y junto con eso, nuestra pasión por el logro y por el amor se perderían.

Recuerda, ¡no eres un robot!

Las emociones son necesarias para sentirnos humanos, los altibajos son necesarios para aprender de nosotros mismos y de la vida, para seguir creciendo.. no podemos pretender dejar de sentir o sentirnos siempre bien y perfecto.

Lo que sí podemos lograr, es sentirnos tranquilos dentro de las mareas o tormentas, es saber dar un paso para atrás y observar nuestras aguas internas que están en constante movimiento, y poder tomar una decisión de qué queremos hacer con eso, claro, siempre dejándonos sentir primero.

Entonces… ¿qué hacer si tienes una recaída?

  • primero, por favor… no te juzgues ni te sientas culpable ni te reproches, eso sería hacer lo mismo que hacías antes y que te generaba ansiedad
  • después, date permiso de ser humano y sentirte así
  • siente lo que sea que está pasando en tu interior
  • da un paso atrás y observa lo que está pasando en tu interior y exterior, date cuenta qué sería reaccionar y qué sería responder
  • pregúntate sobre tus aprendizajes del pasado y cómo los podrías poner en práctica ahora
  • responde con conciencia, lleva a la acción lo que sabes que es lo mejor para ti
  • después, pregúntate qué fue lo que te generó esa recaída, y haz un plan de acción para evitar que eso siga sucediendo en el futuro

La idea es caer cada vez menos y con más protección

Es como la primera vez que te caíste patinando o andando en bicicleta, quizás hiciste el berrinche de tu vida y te quedaste pataleando ahí media hora, pero después de la caída número veinte, ya hasta sabías cómo caer con estilo y de tal forma que las rodilleras te protegieran.

No digo que tengas que caer muchas veces, pero sí que cada vez caigas menos, que cada vez te duela menos y que cada vez sepas cómo levantarte sin sentirte mal por eso, e inclusive, disfrutando de estar abajo y ver el cielo antes de volverte a levantar.

Y finalmente, creo que la idea con esto de la vida es que al conocernos a nosotros mismos, ya sabremos lo que necesitamos hacer para mantenernos en equilibrio y realmente dejar de caernos, pero el caerte de vez en cuando también te puede ayudar a hacerte más fuerte.

Platícame

Si sientes que estás en una recaída, ¿cómo la convertirás en reto a superar?

Para aprender más sobre cómo superar la ansiedad cuento con la guía
“Dale alas a la ansiedad”
Etiquetas: , , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Sandra
    • 12 septiembre, 2016

    Hola 🙂 , el inicio de este nuevo mes me ha indicado que la recta final de mi ansiedad ya está aquí…ya se que no me voy a volver loca, aunque a veces he estado mas vulnerable que otros días, en parte gracias al síndrome premenstrual y una sobreingesta de vitaminas que me alteraron un montón, sin mencionar que aprendí la lección de no volver a buscar sobre síntomas de posibles enfermedades en google (bueno, nada posibles)…..el punto es que desde hace dos semanas, gracias en parte a los consejos de este blog, he mejorado mucho, me dejo sentir, “debato” con los pensamientos, les escribo, los detengo cuando vienen, el domingo en la madrugada sentí una enorme paz interior, ese mismo día incluso tuve una sesión de llanto liberador, hasta reí, despues salí y los niveles de ansiedad estaban a tope (manos sudorosas y estaba inquieta), pero igual no era malo, sentí como una especie de depuración emocional…esto en parte me ayuda a superar la agorafobia que tenía desde hace años (a pesar de que ese síntoma que me asustó sobre la esquizofrenia que es que aseguran que les leen la mente aún no se va, pero ya es mas débil, se que es solo un pensamiento, y que estoy muy segura de que no me voy a volver loca, pero aún no se va)….hoy tambien me expuse, salí a la calle, viajé en transporte público, me decía frases positivas, estuve muy bien, hasta que en una de esas me cayó el veinte de que ya no sentía ni pensaba nada, me sentí libre, aunque sea un “microsegundo”, hasta que mi mente como que dijo “y ahors que?, que tal si el pensamiento regresa?, que voy a pensar ahora?”….y en unas horas tenía ese pensamiento otra vez, con un poco mas de ansiedad….a pesar de todo, se que hoy fue un muy buen día y que ya casi estoy por aprender todo lo que la ansiedad trajo para enseñarme…solo que si ya se que no estoy loca y nunca lo estaré, cual es el punto de que ese pensamiento siga existiendo?…gracias, y ojalá me puedan ayudar

      • Marinela Nicolás / equipo desansiedad
      • 13 septiembre, 2016

      Hola Sandra,

      Te felicito por el trabajo que estás realizando y por hacerte responsable de tu recuperación. Lo que sí te recomendaría es que actives tu paciencia y que des tiempo a que esos pensamientos dejen de aparecer. En cualquier caso el objetivo final no es tanto que desaparezcan como el que si vienen los dejes pasar. En este artículo encuentras información sobre las razones de por qué regresan los pensamientos ya desmentidos:

      ¿Por qué regresan los pensamientos que ya sabes que no son verdad?
      http://www.desansiedad.com/2016/04/19/por-que-regresan-los-pensamientos-que-ya-habias-debatido-o-que-sabes-que-no-es-verdad/

      Un cordial saludo

    • Hernan
    • 11 septiembre, 2016

    hola soy hernan de argentina y tengo 33 años pero desde el año 98 arranque con ataques de panico y ansiedad y mi vida fue un infierno pase por todos los sintomas , miedo a lastimar a alguien , a salir a la calle tuve depresion e incluso pense en el suicidio porque lamentablemente no veia la salida . pero en el 2012 empeze tratamiento en un hospital con psicologo y psiquiatra y empeze a andar muy bien hasta el dia de la fecha ke me dieron el alta y deje los medicamentos aunduve muy bien años sin ningun sintoma . pero hace poco me quede sin trabajo y tuve una recaida y la verdad no se porque no puedo superarlo , lo peor de todo es que lo que mas me molesta es el miedo a volverme loco que es el sintoma que mas me costo enfrentar. lo habia eliminado por completo pero ahora con la recaida es como si hubiera vuelto mucho mas fuerte . agradeceria algo de ayuda desde ya muchas gracias

      • Fabiola Cuevas
      • 12 septiembre, 2016

      Hola Hernan. Lamento que estés pasando por esta recaída después de sentirte bien, pero no viene “de la nada”, al perder tu trabajo probablemente lo estés interpretando como algo peligroso, algo que te puso en alerta y activó el miedo dentro y las creencias arraigadas de “no voy a poder, está difícil, fue injusto”, etc. Cuando tenemos ansiedad y no cambiamos estos esquemas de pensamiento, luego nos suceden cosas ante las que interpretamos negativamente y nos generamos miedo y con eso, ansiedad. Después, al tener ansiedad elevada, tenemos tanta tensión en nuestra mente y emociones, que lo único “lógico” que podemos pensar es que estamos volviéndonos locos. Cuando en realidad, lo que sucede es que te has distanciado emocionalmente de ti, quizás no has atendido las emociones que tu vida te genera, quizás te has dejado llevar por cierto tipo de pensamientos que no son verdad, y este miedo es una consecuencia, más como ya sabes, no es verdad.
      Hernan, te recomiendo que aproveches esta oportunidad para modificar esas creencias de raíz, que modifiques alguna visión que tengas de ti mismo o el mundo que no te ayuden para ser feliz y que confíes en ti en que superarás esta etapa, igual que has superado los momentos difíciles de tu pasado, recuerda las herramientas que aprendiste y ponlas en práctica, y espero que esto pase pronto dejándote más fortalecido. ¡saludos!

Los comentarios están cerrados.
537 comparte