¿Cómo recuperar las ganas de vivir?

A veces podemos perder las ganas de vivir cuando nuestra experiencia diaria se llena de rutina, tristeza, malestar físico, desmotivación laboral, desconexión de nuestras familias… etcétera, y a pesar de todo esto, nosotros podemos volver a recuperar el interés y las ganas por vivir.

Pierdes las ganas de vivir cuando te pierdes de ti mismo

Creo que perdemos las ganas de vivir cuando nos perdemos de nosotros mismos, cuando nos olvidamos de lo que nos gusta, de lo que nos hace felices, de lo que sí nos interesa hacer y de lo que sí nos dan ganas de llenar nuestro tiempo.

El cómo usamos nuestro tiempo es un punto muy importante para recuperar las ganas de vivir, pues en realidad la vida se vive con el transcurso del tiempo, y si sentimos que lo usamos en cosas que no nos interesan o que inclusive nos llenan de preocupaciones y angustias ¿cómo vamos a disfrutar la vida?

Recupera el poder sobre tu tiempo

Es por eso que para recuperar las ganas de vivir hay que recuperar el poder sobre cómo usamos nuestro tiempo, y a la larga esto se convierte en que habremos recuperado el poder sobre cómo usamos nuestra vida.

Pero si creemos que no somos dueños de nuestra vida, que no tenemos el permiso de hacer con ella lo que queramos o que si lo hacemos lastimaremos a los demás, pues se nos complicará esto de tener ganas de vivir.

Tienes permiso y derecho de tomar las riendas de tu vida

Te recomiendo que reflexiones por un momento qué cosas has dejado de hacer que sí disfrutas, de qué actividades te privas porque “no tengo tiempo, no tengo dinero, no tengo ganas”, de qué situaciones o de qué personas te has alejado que te hacían bien…

Y por otro lado, que reflexiones sobre las cosas que te sobran en tu vida diaria y que nada más te generan angustia, preocupaciones o pesar.

Por ejemplo, recientemente me propuse enfocarme en las cosas que sí disfruto y hacer a un lado las que no, y buscar la forma de simplificarlas, depurarlas o pedirle a alguien más ayuda con eso, pues llegué a un momento en el que eran demasiadas cosas por hacer, y no todas las estaba disfrutando.

Así es que pedí ayuda, y me dije a mi misma “yo me simplifico la vida” y redireccioné mi atención a las cosas que sí disfruto.

Y te recomiendo lo mismo, ya que a los 2 o 3 días de hacer esto, volví a sentir esa emoción de “sí! ya quiero despertar!” porque claro, sabía que el día iba a ser algo que yo estaba eligiendo y que iba a disfrutar.

La vida se disfruta cuando disfrutas de tu presente

Así es que la vida se disfruta cuando disfrutas cada día, las ganas por vivir se activan cuando tienes ganas por despertar, y las ganas de despertar se activan cuando eliges tus actividades y cómo usar tu tiempo.

Espero que esto te ayude y si lo necesitas, te doy permiso de disfrutar tu vida, lo mereces.
Date un espacio y momento para ti

A veces nos sentimos mal por aislarnos de los demás, pero también a veces es muy necesario, pues solamente en el silencio nos podemos escuchar a nosotros mismos y a veces el ruido exterior y el estar en contacto con otros nos distraen de entrar en contacto con nosotros mismos.

Así es que busca un lugar donde puedas escucharte, desahogarte, encontrarte…para que veas que en el momento que recuperes la paz contigo mismo, recuperarás las ganas de vivir.

No porque de momento no veas el sol significa que no existe

A veces el sol se esconde detrás de las nubes, y lo único que ves es oscuridad y nubes grises a tu alrededor, pero es una etapa, no porque de momento sea así significa que así es en realidad o que seguirá siendo. El sol existe, la salida existe, la felicidad existe, pero necesitas soplarle a las nubes para que te dejen verlo.

Si necesitas ayuda para superar la ansiedad, te recomiendo mi guía de 5 pasos “Dale Alas a la Ansiedad”.

Etiquetas: , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Susana
    • 30 enero, 2017

    Hola,hace un año y medio deje una empresa que tenía montada con mi hermano porque me engaño,le firme muchos préstamos para poder pagar deudas de él y nunca quiso ayudarme a pagarlas.Mientras trabajé con él pasé por muchas etapas desagradables,puesto que me infravaloraba,humillaba y me hacía responsable de las malas decisiones tomadas por él..Superé grandes ciclos de ansiedad,siempre he sido luchadora,siempre con una sonrisa en la cara.Cuando decidí dejar el negocio ,me fui con una deuda generada por él de 66.000 euros..préstamos que le firme como mencioné anteriormente.No sólo tengo con esto sino que el padre de mi hijo me abandona justo el día que le digo que dejó esta pesadilla de negocio.Hasta ahora,en este año me he visto trabajando para salir adelante con mi pequeño,reconozco que aún ganado solamente para comer he tenido suerte..pero me siento agotada,sin ganas de vivir,irritable,ahora tengo pareja y cambio de trabajo en breve a un trabajo mejor…y aún así,me siento mal,cansada …mi pequeño tiene 4 años y me agoto de nada que hago algo con él..por mi cabeza sólo pasa la palabra fracaso…

      • Marinela Nicolás / equipo desansiedad
      • 2 febrero, 2017

      Hola Susana, gracias por escribirnos.

      Por lo que comentas creo que tienes mucha carga emocional acumulada que necesitas liberar, para ello te propongo los ejercicios que nos comparte Fabiola Cuevas en el siguiente audio:

      Ejercicios de Liberación Emocional
      https://soundcloud.com/desansiedad/ejercicios-de-liberacion-emocional

      Además te recomiendo que de des tiempos para estar contigo misma, cuidar de ti, mimarte, descansar y atenderte en todos los aspectos que estés necesitando. Te comparto este artículo relacionado:

      ¿Qué necesita tu cuerpo para estar en equilibrio?
      http://www.desansiedad.com/2016/03/16/que-necesita-tu-cuerpo-para-estar-en-equilibrio/

      Espero te sirva de ayuda.
      Un saludo

Los comentarios están cerrados.
587 comparte