Si no te sientes libre es porque no te has atrevido a serlo

Últimamente me he dado cuenta que se nos dificulta sentirnos libres para ser libres. 

O sea, no nos damos permiso de ser libres. Pareciera que en el fondo nos gusta tener ataduras, juzgarnos a nosotros mismos, ponernos reglas u obligarnos a hacer cosas que no queremos, a ser quien no queremos.

Pareciera que nos gusta estar apretaditos por una caja en la que nosotros mismos nos pusimos,  quizás así nos sentimos seguros…. ¿será?  Quizás en apariencia, pero no creo que funcione así.

El elefante que se quedaba como si estuviera amarrado

No sé si conozcas la historia del elefante que amarraron desde chiquito a un poste y le enseñaron que al estar amarrado, no podía moverse. Con el paso del tiempo, en lugar de amarrarlo a ese poste, sólo lo amarraban a una silla de plástico. Si el elefante quisiera, podría darse la vuelta e irse caminando, pero no lo hacía porque pensaba que estaba amarrado.

Creo que de la misma forma nos sucede a nosotros los humanos, ya somos libres y podemos hacer uso de esa libertad, pero creemos que algo nos detiene, o que estamos imposibilitados, o que simplemente no lo merecemos.

¿Te sientes encerrado por alguna bruja en tu cuento?

Creo que se nos quedó muy bien grabada la idea de que es de princesas o de valientes estar atrapados; ser víctimas de la bruja malvada que no nos deja salir de nuestro castillo, o            simplemente prisioneros en una cárcel de alta seguridad, ideando cómo salir de ahí.

Nos gusta estar planeando una estrategia para alcanzar una vida libre, fantaseando e idealizando todas las cosas que haríamos, claro, una vez que nos deshagamos de la bruja.  Nos gusta estar soñando con esas tomas de películas en las que corres por el campo con los brazos abiertos, nadas en el mar sobre tu tabla de surf y duermes en la hamaca todo el día.

Nos gusta la idea de ser princesas o valientes encerrados por la malvada bruja 

Pero una vez que llega el día de abrir la puerta y salir corriendo a la vida… damos un paso atrás, lo pensamos dos veces, dudamos y pensamos ¿y si fracaso? ¿y si salgo lastimado?

Tu miedo es la bruja del cuento

La bruja y la cárcel, son todos esos pretextos que nos ponemos para no hacer lo que realmente queremos, son todas esas obligaciones con las que tienes que cumplir antes de tener permiso de hacer lo que quieras con tu vida.

La bruja de tu cuento es tu miedo a fracasar en la vida, a verte vulnerable o a demostrarle a los demás que “no pudiste”.  Tu miedo se disfraza de compromisos que tienes que cumplir, y se disfraza también de ansiedad, haciéndote creer que es por la ansiedad que no puedes hacer tu vida.

Tu miedo es el que te hace sentir aprisionado, soñando con las próximas vacaciones en las que te sentirás libre de nuevo.

Da el primer paso afuera de tu castillo

Cuando se nos abre la puerta que nos aprisiona y nos dicen puedes hacer lo que quieres, eres libre, elige tu vida, nos quedamos con cara de “what” y preferimos quedarnos adentro, en nuestra zona segura. 

Estar en la zona segura tiene muchas ventajas, quizás tienes limitaciones, pero te son familiares, existen caminos trazados una y otra vez, sin opción a que de repente te tengas que adaptar a algún cambio o sentir alguna incomodidad de la transición.

Cuando pierdas el miedo a fracasar, habrás alcanzado el éxito real

Tienes rutinas aburridas, pero al final del día, rutinas que te definen (según tu), y es mejor estar definido por rutinas que no saber quién eres.

Y al final del día, vivir en tu zona de confort es más fácil y más seguro, pero sobre todo… es más conveniente porque siempre habrá alguien o algo a quién culpar.

Mientras estamos atados a algo, tenemos a algo o a quién culpar

Imagínate que tomaras la responsabilidad de hacerte cargo de tu vida y hacer lo que quisieras de ella, y entonces… imagina que las cosas no salen como lo “planeado”, tienes que regresar con tus papás a pedirles ayuda, o pedir prestado.

Cualquier cosa que sucediera entonces, tú serías el único responsable. 

Pero lo curioso es que esas cosas que pueden salir “mal” o “planes perfectos”, realmente no existen, son nada más una idea en nuestra mente, que nos dice que porque así funciona así debe de ser, y el problema con esto, es que puedes caer en limitaciones que van atrapando tu expresión personal, tu creatividad, inventiva, y sobre todo, van limitando esos momentos de éxtasis que podrías sentir por el mero hecho de existir, de vivir, de crear, de respirar.

El querer tener planes perfectos limita los momentos de éxtasis y creatividad.

¿Qué prefieres?
  • ¿Estar en el camino seguro y controlado, o vivir en la incertidumbre de un futuro libre y sin caminos por seguir?
  • ¿Seguir el camino de otros? o trazar el tuyo?
  • ¿Cumplir ciertos requisitos de la vida? o crear tus propias reglas?
  • ¿Evitarte el arriesgarte a que las cosas salgan mal? o que tú mismo te des cuenta de lo que sí y lo que no te funciona?
Quizás no es fácil, pero vale la pena

Reconozco que no es fácil sentirse, saberse y actuar libremente; libre de nuestros juicios, de pensamientos que nos limitan a experimentar el placer de estar vivos en cada momento, libres de requisitos que nos hemos puesto para darnos permiso de ser felices, pero creo que vale la pena intentar vivir aunque sea un día, libre de todo eso que “tienes que hacer”, y dejándote ser tal y como eres.

Creo que un paso para salir de la ansiedad, y sobre todo de los ataques de pánico, es dejar de creer en esos pensamientos que no son verdad, que te están limitando y te están haciendo creer que eres prisionero de ésta condición, de ésta “enfermedad”, creo que esos pensamientos y esas ideas son un muy buen pretexto para no estar disfrutando de la vida, pero te reto a que veas la mentira detrás de esas ideas y de esos pensamientos. 

¿Qué tanto la ansiedad se ha vuelto la bruja de tu cuento que no te deja ser libre? ¿Qué tanto tú te agarras de tu ansiedad para no arriesgarte a salir de tu zona controlada?

Créete la verdad, no hay nada malo contigo

Te invito a que intentes vivir y sentir la siguiente verdad (aunque tu mente no lo crea)

No hay nada malo contigo, no tienes ninguna enfermedad,  no está a punto de pasar nada malo,  no tienes que estar en donde no quieres estar, no tienes que hacer lo que no quieres hacer, no tienes que ser quien no quieres ser, no tienes que ser diferente, no vas a fracasar si lo intentas

Te invito a ser tú mismo, a ser auténtico, a trazar tu propio camino, a liberarte de cualquier cosa que esté limitando tu expresión, y que entonces experimentes un gozo impresionante, de saber que estás yendo tras el sentido de tu vida, el cual se te revelará una vez que dejes de creer todo aquello que te limita y te tiene encerrado.

De tarea

Te invito a que en ésta semana, identifiques qué cosas haces que te hacen sentir que estás aprisionado o bajo las leyes de alguien más, y que poco a poco vayas actuando según tus propias motivaciones.  Recuerda que primero hay que satisfacerte a ti mismo, y después a los demás.  Probablemente al ver por ti, mágicamente verás por los demás. 

Siéntete libre de elegir

Y otra cosa, siéntete libre de elegir, aunque tu cuerpo empiece a actuar como “loco”, tú siempre puedes elegir relajarlo, y aunque tu mente empiece a decirte cosas extrañas, tu siempre puedes elegir creerle o no, tú eres quien cree o no, más no lo que siente tu cuerpo o piensa tu mente.

Por último, cierra tus ojos, y haz tres inhalaciones profundas, sintiendo precisamente ese sentimiento de libertad. 

Si necesitas ayuda para superar la ansiedad, te recomiendo mi guía de 5 pasos “Dale Alas a la Ansiedad”.

Etiquetas: ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • Eréndira
    • 22 noviembre, 2016

    Hablando de brujas, a mi me comenzó a dar ansiedad porque una ex compañera de trabajo me dijo que uno de los “loquitos”( un paciente con esquizofrenia) de la comunidad terapéutica en donde trabajé me había hecho brujería. Lo chistoso es que esto fue como en el 2011, pero apenas hace cuatro meses me entró un miedo terrible a que gracias a la brujería me iba a volver loca, cosa que de verdad no se lo deseo a NADIE! Es algo horrible! Yo estaba justo terminando los últimos cambios de mi tesis en donde hablo sobre la psicosis y sobre mi experiencia en ese lugar cuando tuve el primer ataque de pánico. La ansiedad ya me bajó porque tomo terapia, talleres de Mindfulness y meditaciones, flores de Bach y homeopatía, además de ahora naturismo, el punto es que aunque mejore, ese miedo me sigue al grado de pensar en irme a hacer una limpia, pero en el fondo no quiero creer en eso, antes no lo hacia y me molesta creer que exista eso, pero ahora con la ansiedad me encuentro creyendo todo tipo de cosas locas 🙁 . Me podrían ayudar justo con este tema de las brujerías? Te lo agradecería mucho, Fabi. Gracias de antemano 🙂

      • Jesica Campos/Equipo Desansiedad
      • 30 noviembre, 2016

      Hola Eréndira!

      Gracias por escribirnos.

      Te comparto que, cuando nos obsesionamos con algún tema es probable que tengamos alguna situación pendiente de resolver o alguna emoción que no nos hemos dado permiso de sentir y expresar y ahí es donde aparece la obsesión, que nos sirve como fuga o una distracción ante aquello que no queremos enfrentar. De lo que se trata es de aprender a dirigir la obsesión, primero a resolver lo que necesitamos para luego enfocarla en algún proyecto o algún objetivo que nos aporte satisfacción.

      Mira, en este audio encuentras:

      “¿Cómo salir de la obsesión?”
      https://soundcloud.com/desansiedad/como-salir-de-la-obsesion

      Y en este post:

      “Cómo superé el miedo a los fantasmas y lo paranormal”
      http://www.desansiedad.com/2016/11/28/como-supere-el-miedo-a-los-fantasmas-y-lo-paranormal/

      Espero que sea de tu ayuda,
      Te mando un saludo!

      • Eréndira
      • 30 noviembre, 2016

      Lo checo, muchísimas gracias!

Los comentarios están cerrados.
1K compartir