Mensajes poderosos que te ayudarán a sentirte mejor

Existen ciertos puntos clave para sentirte mejor y conectar con la felicidad en momentos tanto de tranquilidad como de estrés o conflicto. Aquí te los comparto.

Mensajes poderosos para sentirte mejor
  • Cree y confía en que cuentas con el poder y fuerza necesaria para salir adelante de cualquier crisis o “enfermedad”
  • La ansiedad y la depresión llegan a tu vida como un aviso de algo que ya es necesario evolucionar en ti y en tu manera de relacionarte con la realidad.
  • Tu malestar no durará para siempre, estás en un proceso de evolución y autoconocimiento importante.
  • No estás mal por sentirte así, tampoco estás defectuoso y mucho menos con una enfermedad incurable.
  • Toda enfermedad física o emocional provienen desde adentro de tí para darte un mensaje en específico, y tu cuentas con la respuesta en tu interior.
  • Las crisis llegan a tu vida como parteagüas hacia un nuevo paradigma de creencias y estilo de vida y para acercarte a la plenitud emocional.
  • En la vida existe la ley universal de causa y efecto, tu presente es el resultado de las decisiones del pasado, y ahora tienes la oportunidad de elegir cómo quieres enfrentar tu realidad y qué futuro generarte para ti.
  • Tu eres el único responsable de tu vida, en tus manos esta elegir tu presente y tu destino.
  • No le debes cuentas a nadie, tampoco eres esclavo de nada. Eres el dueño y creador de tu propia existencia.
  • Toda emoción y sentimiento te puede ayudar a evolucionar si las aceptas y descubres por qué y para qué están ahi.
  • El temor, miedo y pánico son estados mentales generados por pensamientos irracionales…si cambias tu manera de interpretar la realidad, observando y aceptando la verdad, te darás cuenta que estás a salvo, que realmente no existe el peligro.
  • Contigo basta para ser feliz. La compañía de los demás es un gozo, más no un requisito para tu paz interior, si aprendes a estar contigo…la soledad no te atemorizará jamás.
  • Tu principal propósito o misión en esta vida es ser feliz, por eso sí vale la pena luchar y levantarte cada día, aunque eso implique de vez en cuando ir en contra de lo establecido por la mayoría o de lo que los demás esperan de ti.
  • Tu no eres responsable de la felicidad de los demás.
  • Repito, tu no eres el responsable de la felicidad de los.demás. Eres responsable.de la tuya…y compartirla con todos los que te rodean.
  • Puedes ser tu mismo en todo momento, expresar tus ideas, perseguir tus sueños, alcanzar tu ideal…tienes permiso de hacerlo por el simple hecho de respirar.
  • Tu pasado no es capaz de limitarte mientras tengas en claro quién quieres ser hoy.
  • No existen culpables en la vida, solamente somos gente que hace lo mejor en cada momento, con la información que cuenta en cada momento.
  • Tus padres tuvieron la mejor intención en hacer lo que hicieron en tu infancia y adolescencia, si te dañaron…fue a causa de no conocer otra manera de actuar, de no saber sanar sus propias heridas, de repetir patrones aprendidos; atrévete a perdonarlos.
  • Por más oscuro que parezca tu camino, siempre podrás encontrar la luz…pero has de levantar la mirada y confiar en que así será.
  • No eres el único con miedos y tristezas, puedes abrirte a los demás y encontrar compañeros de viaje.
  • La pérdida de un ser querido no te lastimará siempre y cuando mantengas vivo lo que aprendiste junto a esa persona.
  • Es de valientes pedir ayuda cuando por ti mismo no encuentras las respuestas.
  • El juicio de los demás es tan solo el reflejo de lo que rechazan en sí mismos, realmente no es personal.
  • Cualquier situación que te aflija tiene sus ventajas y sus desventajas, cuando las reconozcas tu pesar disminuirá.
  • No porque aceptes tu situación actual significa que seguirá siendo así por siempre. Pero si no la aceptas… ¿cómo la podrás dejar ir?
Lleva a la acción lo siguiente:
  • Ten un momento de calidad contigo mismo, donde puedas escuchar lo que está resonando en tu interior.
  • Exterioriza eso que descubriste, ya sea con un amigo, un terapeuta, maestro o guía espiritual o por medio del arte o la escritura.
  • Haz un alto a tu actividad y consiéntete cuidando tu cuerpo, regalándote un masaje, llenándote de olores agradables, dándote un baño rico…o simplemente hacer por ti eso que has venido aplazando.
  • Pon atención a tu alimentación y busca realmente nutrirte de comida sana…recuerda que la comida trae su propia energía, elige la que te ayudará a sentirte mejor.
  • Por un día dedícate a hacer…”naaaaaada”. Pasea, quédate tranquilo y déjate sentir.
  • Haz una lista de todo lo que te inquieta y decide sobre qué puntos quieres y puedes hacer algo al respecto y haz un plan para hacerlo.
  • Al finalizar cada noche repasa tu día y ve agradeciendo todo lo que sí recibiste. Recuerda que sería imposible agradecer algo que no existió. Por eso este ejercicio te ayudará a ver la realidad y ayudar a tu mente a ver lo que sí hay, pasando de la carencia a la abundancia.
  • Descubre si tu mente está viajando en exageraciones o dramas donde realmente no los hay y ponle un límite a esos viajes.
  • Habla contigo frente al espejo y confiesa y libera todo lo que sientes, dándote al final un mensaje de luz y de apoyo.
  • Haz por ti lo que te gustaría que los demás hicieran por ti.
  • Recupera las actividades que disfrutas, si no te acuerdas cuáles son, haz lo que disfrutabas hacer de chico, aunque parezca ilógico o una pérdida de tiempo, hazlo.
Inscríbete gratis a nuestra lista de correos y recibe la guía “Lo primero que necesitas saber de la Ansiedad”

Recibirás en tu correo un mail de confirmación, sigue los pasos y la podrás leer o escuchar ahora mismo.




Etiquetas: , , , , , , ,

Artículos relacionados

por
¡Hola! Soy psicóloga y fundadora de desansiedad. Logré transformar la ansiedad en libertad y plenitud. Deseo compartirte mi experiencia y ayudarte a superar la ansiedad.
Publicación anterior Publicación siguiente

Comentarios

    • rolando jasso
    • 4 octubre, 2016

    exelentes consejos hay que empezar a aplicarlos

Los comentarios están cerrados.
297 comparte